Iglesia Cristiana PAI – Ministerio de Jóvenes

Devocional Junio 11 /2019

Sin la sangre de Cristo, nadie puede tener una relación con el Padre celestial porque Dios es Santo, porque nuestro pecado bloquea cualquier posibilidad de relación con Él. Pero, por su amor, el Señor puso en marcha un proceso de reconciliación. La preciosa sangre de Jesús ofrece todo lo que necesitamos para acercarnos al Padre. Y esto es lo que nos dice la Palabra de Dios al respecto. Apocalipsis 12:11 “Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte”.

En el antiguo pacto, todo sacrificio sobre el altar era para cumplir la pena de muerte exigida por la Ley de Dios. El sistema de sacrificios enseñaba a las personas que el Señor es santo, que las transgresiones deben ser castigadas, y que la expiación por el pecado se lleva a cabo sólo a través del derramamiento de sangre. Este plan era “sombra” de lo que vendría después con Jesús.

Ya que los sacrificios de animales sólo pueden cubrir el pecado era necesario que el “Cordero de Dios”, el señor Jesucristo, derramara su sangre para eliminar toda la iniquidad del hombre.

BENEFICIOS QUE RECIBIMOS POR MEDIO DE LA SANGRE DE CRISTO

EL PERDÓN DE NUESTROS PECADOS.

Mateo 26:27-28 “Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión (perdón) de los pecados”.

SOMOS JUSTIFICADOS CONSIDERADOS INOCENTES ANTE DIOS.

Romanos 5:1-2 “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios”.

Todos debemos tener fe en la sangre de Jesús, ya que, a través de su confesión, sus pecados le serán perdonados. Debemos declarar lo que la sangre de Jesús hizo por su vida. Esto le hace “apropiarse” de los beneficios del sacrificio de Jesús.

Comparte en redes sociales