La unción produce revelación, la revelación nos lleva a la libertad y la libertad de Dios está empezando a desatar riquezas para que fluyan hasta las manos de gente con una visión grande, con pasión por las almas y con fidelidad en la administración.

Por Apóstol Torra

Dios no tiene ninguna necesidad allá en el cielo. Es aquí en la tierra donde se necesitan los recursos para predicarle a las naciones. Él ha ordenado que haya alimento en su casa porque su deseo es que el mundo entero pueda ser saciado. Dios no tiene ningún interés en arruinar a sus hijos, o en ponerles una carga muy difícil de llevar. Por el contrario, ya hemos visto que el deseo de Su corazón es que nosotros seamos bendecidos y prosperados.

Pero Dios también se preocupa por los pecadores. Él quiere que ellos sean salvos, que escuchen el evangelio y que pasen de las tinieblas del pecado a la luz admirable de la salvación.

El diezmo es una ley eterna que refleja la sabiduría del Padre. A través de lo que Él nos pide se está financiando la evangelización del mundo y apresuramos el regreso de Cristo a la tierra. No importa si usted tiene tan pocos recursos como la viuda de Sarepta, o si ha logrado acumular una fortuna tan grande como la que Abraham tenía. Separe hoy mismo la décima parte, la que el Señor reclama como suya, y así estará desatando todo el poder de la Palabra de Dios sobre su vida y sus finanzas.

No estoy hablando de que de una ofrenda y luego se olvide del asunto hasta que surja otra crisis; sino de que usted calcule el porcentaje que le corresponde a Dios y lo lleve tan pronto como sea posible al lugar donde esta recibiendo alimento y cobertura espiritual. La Biblia dice: “El que es enseñado en la palabra haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye”. Gálatas 6:6

Si por alguna razón usted no se está congregando en una iglesia que tenga una visión misionera, donde se predique una palabra poderosa de revelación; entonces debe diezmar en el lugar donde se alimenta.

La Biblia dice: “Indefectiblemente diezmarás todo el producto del ganado que rinda su campo cada año.

Comerás delante de Jehová, tu Dios, en el lugar en que él escoja para poner allí Su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová, tu Dios, todos los días. Si el camino es tan largo que no puedas llevarlo, por estar lejos de ti el lugar que Jehová, tu Dios, haya escogido para poner en Él su nombre, cuando Jehová, tu Dios, te haya bendecido, entonces lo venderás, llevarás el dinero contigo e irás al lugar que Jehová tu Dios escoja. Allí entregarás el dinero por todo lo que deseas: por vacas, por ovejas, por vino, por sidra o por cualquier cosa que tú desees. Comerás allí delante de Jehová, tu Dios, y te alegrarás”. Deuteronomio 14:22-26

Busque una iglesia local donde crean toda la Palabra de Dios y honren a Jesucristo. Donde prediquen la Palabra de fe y no lo vayan a esclavizar en el legalismo ni en la religiosidad.

Establézcase allí y sujétese a sus lideres y sea un creyente comprometido, fiel y generoso. Recuerde que a donde usted diezme, de allí vendrá su cobertura. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

Comparte en redes sociales