Print

LA SEMILLA 19 DE AGOSTO DE 2018

APUNTE PASTORAL

Si el cajero de un banco tiene un puñado de billetes de cincuenta mil pesos, no puede apreciar ninguna diferencia entre ellos, porque para él todos poseen el mismo valor.

Pero si en la ofrenda dominical de una iglesia hay un puñado de billetes de cincuenta mil pesos, cada uno posee un valor diferente a los ojos de Dios.

No representa el mismo valor espiritual el billete de cincuenta mil pesos ofrendado por una persona que posee millones de pesos en su cuenta bancaria, que el billete ofrendado de manera sacrificial por alguien que sólo posee cien mil pesos para cubrir todas sus necesidades.

En San Marcos 12:41-44 encontramos ilustrado este principio, Jesús estaba sentado frente al arca de las ofrendas del Templo de Jerusalén, observando la forma como el pueblo ofrendaba. Note que no dice que Jesús examinaba cuánto daban, sino cómo ofrendaban.

La Biblia dice que muchos ricos echaban mucho, pero ellos no recibieron ninguna alabanza de parte del Señor. Sin embargo, una viuda pobre dio dos blancas, la moneda más pequeña que circulaba en aquella época, y Jesús se conmovió tanto que llamó a sus discípulos para explicarles que esta mujer había dado más que todos los que habían desfilado ante el arca de las ofrendas.

La verdadera razón para que esta ofrenda hubiera impactado tanto al Señor Jesús es que esta mujer había dado “todo lo que tenía”, todo su sustento. Aquella viuda sembró en medio de su pobreza y necesidad, y sé que Dios no permitió que ella se muriera de hambre al día siguiente por falta de sus dos moneditas.

En el antiguo Testamento también encontramos el mismo principio: el profeta Elías viajó a Sarepta y encontró a una mujer viuda que estaba preparando el último puñado de harina que le queda. Ella mezclaba esa harina con las últimas gotas de aceite que tenía y se disponía a hacer una torta para compartirla con su hijo y acostarse a esperar la muerte, pues era época de sequía y hambruna, y no les quedaba absolutamente nada más para alimentarse.

Elías le pidió alimento a esta viuda y ella invirtió la última semilla que poseía para alimentar al hombre que era la voz de Dios en aquella época. La viuda no murió de hambre, ni tampoco su hijo; sino que más bien, “la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la Palabra que Jehová había hablado”. 1 Reyes 17:8-16.

Vida, abundancia y prosperidad son los maravillosos resultados que tendremos cada vez que actuamos conforme a la Palabra que el Señor ha hablado, y no conforme a los impulsos del temor, la avaricia y la mentalidad del mundo.

Usted puede ver claramente en estas dos historias que cuando estamos en escasez, satanás se va a moverse para poner temor en nuestro corazón y tratar de que nos comamos las semillas de la bendición que Dios ha puesto en nuestras manos.

El Señor siempre nos proveerá de oportunidades para que actuemos en fe y obediencia, para que sembremos en Su reino y para que Él pueda darnos una abundante cosecha. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

Quizá lo peor que produce la soledad es el deseo de suicidarse. Sabemos que cuando una persona decide atentar contra su vida, es porque no le ve futuro a la vida, no se siente capacitada para enfrentarla ni tiene una mano amiga que le brinde apoyo en los momentos necesarios. Se dice que el suicidio es el acto más valiente de un cobarde, lo cual indica el deseo que el suicida tiene de escapar de sus responsabilidades.

El temor también es producto de la soledad. Se define como miedo, aprensión, alarma, inquietud y espanto. Aunque parezca paradójico, las personas buscan la soledad por el temor de tratar con sus semejantes, pero esto lo que hace es aumentar los temores y las aprensiones.

Hay ocasiones en que la soledad crea rebeldía que se puede definir como la actitud de ocupar el tiempo en realizar lo prohibido.

La soledad rebaja el amor propio. Esto sucede cuando no reconocemos nuestras habilidades, restando así las posibilidades de triunfo en la vida. El que no tiene un amor propio fuerte, basado en la realidad de las posibilidades, tendrá también un rechazo u odio de sí.

La Biblia dice: “Digo, pues por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno” Romanos 12:3.

Leemos lo que la Biblia dice “que nadie tenga más alto concepto de sí que el que debe tener”; pero un contexto tácito también quiere decir: Nadie tenga más bajo concepto de sí que el que deba tener.

En el nombre del Señor Jesucristo, libérese del temor a la soledad, no permita que ese enemigo espiritual lo siga sometiendo al fracaso, la baja autoestima, la enfermedad o la derrota.

La realidad es que usted nunca ha estado solo, la presencia del Señor siempre lo ha acompañado durante todos los días de su vida. El Señor dice: “No te desampararé ni te dejaré. Así que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre”. Hebreos 13:5-6.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Dentro de nosotros existe el poder para resolver cualquier cosa. Dios ha hecho su habitación en nosotros, Dios está con y en nosotros por lo tanto no seremos derrotados. Recuerde que Dios nunca ha sido ni será un perdedor. Trabajemos con Él y todo saldrá bien.

Controle las imágenes que permita formarse en sus pensamientos, y asegúrese que esas imágenes estén de acuerdo con la imagen que Dios tiene de usted. En 2 de Corintios 3:18 dice: “Nosotros todos miramos la gloria del Señor, y somos transformados en esa misma imagen”.

Los conceptos de debilidad, fracaso o pobreza son destructivos y desmoralizantes. Le reducirán al nivel que ellos ocupan. Son sus enemigos mortales, son ladrones viciosos que le roban la felicidad, la salud, el éxito y la abundancia.

Resista, como resistiría a los mismos demonios las ideas de que usted es una persona indigna, pobre, limitada, débil o inferior. Esas ideas son mentiras. Usted nació para tener éxito y no fracaso. La Palabra de Dios dice: “Y sabemos, además, que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados… Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó”. Romanos 8:28,37.

Cuando Jesucristo dijo en Lucas 17:21 “El reino de los cielos está dentro de vosotros”, Él estaba diciéndole a usted que toda su generosidad y habilidad creadora son construidas en su interior para garantizarle lo mejor que Él tiene en la vida.

Cuando comprenda que la visión que usted desarrolla es cual semilla de poder, y que ésta semilla “siempre produce según su género”, entonces comenzará a entender el poder que tiene una idea, la fuerza de una visión.

El poder de la idea y el poder de la visión son semillas de poder.

En su cerebro hay ideas que tienen poder que solo esperan nacer, crecer y producir. Según los científicos usted tiene capacidad para tres mil millones de ideas. Decida dejar que alguna de esas ideas adquiera vida y se hagan extensivas en su vida para beneficio suyo y del mundo. Se dice que como máximo, usted está usando sólo el diez por ciento del poder de sus pensamientos. Eso quiere decir que Dios, quien está obrando en su vida, tiene disponible como máximo sólo el diez por ciento del potencial que Él usó en usted cuando le creó. Dios lo hizo a usted un ser maravilloso, ¡Aleluya! CON DIOS TODO ES POSIBLE.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: DIOS QUIERE PROSPERARTE.

Texto Principal: 3 Juan 2; Deuteronomio 8:18; Salmo 115:12-18; Hebreos 7:22

Introducción: Cuando hablamos de prosperidad financiera tenemos que tener un fundamento sólido y, el fundamento es el Pacto de Dios con nosotros; el Nuevo Pacto que Cristo estableció con Su Sangre. La Biblia dice: “Sino acuérdate de Jehová, tu Dios, porque él es quien te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar el pacto que juró a tus padres, como lo hace hoy”. Deuteronomio 8:18.

I. DIOS DESEA QUE SEAMOS PROSPERADOS.

Prosperar es tener éxito en todo lo que se emprenda, tiene que ver con los logros que alcanzamos en la vida. En sentido figurado es prosperar en los negocios. Dios ya proveyó “todas las cosas buenas que necesitamos para vivir bien”. En relación con las finanzas, la prosperidad se refleja a través del oro y de la plata. El Señor bendijo a nuestros antepasados. La bendición los enriqueció de manera sobrenatural. Si él lo hizo con ellos también lo hará con nosotros. Dios anhela que seamos prosperados en todas las cosas 3 Juan 2.

1. Abraham era riquísimo en ganado, plata y en oro. Génesis 13:1-12.

2. Isaac: “Y sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó aquel año ciento por uno, y le bendijo Jehová. El varón se enriqueció hasta hacerse muy poderoso. Y tuvo hato de ovejas, y hato de vacas, y mucha labranza; y los filisteos le tuvieron envidia”. Génesis 26:12-14.

3. Jacob: “Y se enriqueció el varón muchísimo, y tuvo muchas ovejas, y siervas y siervos, y camellos y asnos”. Génesis 30:43.

4. David dijo: “Tuya es oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor, porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tu dominas sobre todo; en tu mano esta la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y dar poder a todos” 1 Crónicas 29:11-12.

5. Dios le dijo al rey Salomón: “He aquí lo he hecho conforme a tus palabras; ...Y aun también te he dado las cosas que no pediste, riquezas y gloria, de tal manera que entre los reyes ninguno haya como tu en todos tus días”. 1 Reyes 3:12-13.

6. Al rey Ezequías Dios lo bendijo grandemente: “Y tuvo Ezequías riquezas y gloria, muchas en gran manera; y adquirió tesoros de plata y oro, piedras preciosas, perfumes, escudos, y toda clase de joyas deseables”. 2 Crónicas 32:27.

7. Así bendijo Dios a Job: “Su hacienda era siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas, y muchísimos criados; y era aquel varón más grande que todos los orientales”. Job 1:3.

II. LA BENDICIÓN DE JEHOVÁ ES LA QUE ENRIQUECE Proverbios 10:22

La verdadera prosperidad es la bendición de Dios, la que no va acompañada ni de ansiedad ni tristeza.

1. En la Biblia las riquezas son una bendición, y un bien que Dios le ha confiado a sus hijos.

2. Las riquezas y la gloria proceden de Dios 1 Crónicas 29:12.

III. LA UNCIÓN PARA HACER LAS RIQUEZAS Deuteronomio 8:18.

La unción es la Presencia de Dios manifestada en sus hijos. Dios se comprometió a sí mismo a prosperarnos. Como Dios tiene un propósito para nuestra vida, nos dio el poder para hacer las riquezas a fin de confirmar Su Pacto. Deuteronomio. 8:18.

1. Dios unge a la simiente de Abraham para que posea las riquezas. No sólo la unción de prosperidad es para el pueblo de Israel, también es para los hijos de pacto, la simiente de Abraham. Gálatas 3:14,29 La prosperidad es para todo aquel que esta en pacto con Dios.

2. Hay suficiente. No andaremos quebrados económicamente. Hay un pacto entre Dios y nosotros, no podemos seguir en la pobreza cuando Dios nos ha ungido para hacer las riquezas.

IV. LA OBEDIENCIA ES LA CLAVE PARA LA PROSPERIDAD Deuteronomio 8:1.

Pongamos por obra todo mandamiento. Esta es la clave para activar el poder para hacer las riquezas.

1. “Traed todos los diezmos al alfolí”. Cuando Dios habla del diezmo no es para despojarnos, Él lo dice con el fin de activar el poder para hacer las riquezas. Malaquías 3:10.

2. Traed todos los diezmos al alfolí. Los diezmos son de Dios. Si obedecemos este principio, Dios reprenderá al devorador y abrirá las ventanas de los cielos y derramará bendición hasta que sobreabunde. Malaquías 3:11. Cuando diezmamos “mostramos lo que hay en nuestro corazón Deuteronomio. 8:2. Recuerde, fue Dios quien nos sacó de la pobreza. Deuteronomio. 8:14-18.

Conclusión: Somos hijos de Dios, fuimos bendecidos con toda bendición espiritual en Cristo Jesús Efesios 1:3. Disfrute ahora de lo mejor de la vida. DIOS ES BUENO. Salga de la escasez, la abundancia de Dios le pertenece. Todo lo que usted haga, Dios lo hará prosperar. Salmo 1:3 Viene algo Grande de Dios. Gén. 41:14-45.

LA MÁXIMA

“Una consistencia estúpida es el duende de las mentes pequeñas” RALPH WALDO EMERSON.

LA CONFESIÓN DIARIA

Para todo tengo recursos en Cristo que vive en mí. Con tremendas cosas me responderá Dios. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 19 de Agosto de 2018

Descargue el audio de la Predicación dominical del 19 de Agosto de 2018

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Job 9

Martes

Job 10

Miércoles

Job 11

Jueves

Job 12

Viernes

Job 13

Sábado

Job 14

Domingo

Job 15

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 9:00 AM Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Oremos por el ministerio radial de PAI. Todos los días por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM. A las 5:00 de la mañana. Los domingos la transmisión de la Escuela Dominical a partir de las 10:00 a.m. por AMBIENTE ESTÉREO 88.4 y por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM.

Sintonice todos los días a partir de las 9:00 de la noche AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE por Ambiente estéreo 88.4 FM y Emisora Nuevo Continente 1460 AM. Gracias por su ofrenda para este ministerio; usted y yo conformamos este equipo para bendecir a miles de oyentes.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.