Print

LA SEMILLA 1 DE JULIO DE 2018

APUNTE PASTORAL

“No os engañéis; Dios no puede ser burlado: Pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” Gálatas 6:7. Este principio lo llamamos LA SIEMBRA Y LA COSECHA, es el principio de la calidad. Es tan sencillo que hasta un niño puede comprenderlo, pues significa que usted cosechará el mismo tipo de cosas que sembró. Si plantó fríjoles sería estúpido esperar una cosecha de arroz. Si sembró café, bajo ninguna circunstancia podrá cosechar trigo. Parece elemental, ¿verdad? Pues no lo es tanto.

Millones de cristianos que están en necesidad económica hacen largas oraciones para que sus circunstancias mejoren, algunos ayunan, asisten a congresos, viajan a trabajar a otros países o hacen cualquier cosa excepto lo más obvio: comprender que si quieren levantar una cosecha de dinero nunca lo lograrán sembrando oración, ayuno o alabanza. Si desean cosechar dinero, deben sembrar dinero.

Desde el primer capítulo de la Biblia Dios estableció un principio que tendría validez eterna: Las cosas creadas se reproducen únicamente según su género.

Si alguien tiene una finca y jamás ha plantado allí una sola semilla puede orar años enteros, puede ayunar hasta morir de hambre, puede alabar y danzar durante meses sobre ese terreno, puede traer a sus amigos y evangelizarlos sobre esa propiedad, puede recitar la Biblia entera, y les aseguro que nunca se levantará cosecha alguna de ese lugar. Todo lo que el dueño de la finca hizo era bueno y correcto en otras circunstancias, pero olvidó hacer lo más importante: tenía que plantar la semilla.

Esto no es un asunto acerca del poder de la oración, la validez del ayuno o la importancia de la alabanza. Lo que está en discusión es un principio eterno: la cosecha siempre será de la misma calidad de la semilla que sembramos.

Si usted desea ser respetado, empiece por respetar a los demás. Si desea ser amado, dedíquese a amar a los que lo rodean. Si desea prosperar financieramente, entonces debe sembrar dinero en la obra de Dios.

El segundo principio que entra en el juego es la cantidad. La Biblia dice: 2 Corintios 9:6 “Pero esto digo: el que siembra escasamente también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará”.

Notemos que Dios no es una persona complicada. Sus principios son sencillos, fáciles de comprender y de aplicar. Lo que Él está diciendo es que la cosecha que levantamos siempre será proporcional a la cantidad de semilla que hayamos plantado. Si yo siembro dos granos de arroz, estoy seguro de que no voy a necesitar comprar una cosechadora para levantar la producción. Pero si alguien ha sembrado cien hectáreas de arroz, sería mejor que no fuera a recoger la cosecha con una bolsita plástica en la mano.

Si este principio es verdadero, y yo lo creo que lo es, hágase una pregunta: Si quiero prosperar financieramente ¿Cuál es el factor que decide hasta donde lo voy a hacer? ¿Quién es el que le pone límites a nuestra prosperidad?

Estamos viviendo en los tiempos finales, miles de millones de personas necesitan ser alcanzados con el Evangelio. La tarea más urgente de la iglesia de Cristo alrededor del mundo es saturar a las naciones con las buenas noticias de la salvación, y para lograrlo se necesitan enormes recursos financieros.

Una de las razones por las que Dios quiere prosperar a sus hijos es para que “abunden en toda buena obra” 2 Corintios 9:8 ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

Dios les ha dado grandes talentos y habilidades a las mujeres. Su inteligencia es igual a la de los hombres, su vigor y aguante emocional a menudo son superiores. Dios no desea que las mujeres sepulten sus capacidades, sino que les den cauce. La responsabilidad principal de una esposa es darse a si misma, su tiempo y su energía a su esposo, sus hijos y su hogar. Eso no significa que las mujeres no pueden tener cargos responsables como líderes y todavía estar en el plan de Dios.

La verdad de las cosas es que Dios reservó honores especiales para las mujeres: fueron las que quedaron hasta lo último frente a la cruz, y las primeras en llegar a la tumba. Fue a una mujer, María Magdalena, a la que Jesús se le apareció primero después de su resurrección.

El antiguo Testamento nos cuenta de María, que fue el instrumento para salvar la vida de Moisés mientras era todavía un bebé; Débora que dirigió a los israelitas en calidad de profetiza y juez; Ester, la reina valiente que salvó a su pueblo de la muerte.

El Nuevo Testamento también nos habla de profetizas como Ana (una viuda), y las hijas (solteras) de Felipe, Lidia, una de las primeras convertidas bajo el ministerio de Pablo que era una mujer de negocios. Pero aquella que es “bendita entre las mujeres”, la mujer que ha recibido el más alto honor en todas las épocas, la madre de nuestro Señor Jesucristo era una mujer sencilla que cumplió su misión como esposa y madre donde Dios la había colocado.

Sumisión, un medio de poder espiritual. Una esposa es más que madre, guardiana del hogar, cocinera, consejera y chofer. Ella no habrá de encontrar satisfacción para los anhelos más profundos de su corazón en las reuniones de padres de familia en el colegio de sus hijos, ni en las reuniones sociales.

Por otra parte, si su única fuente de felicidad yace en su esposo o en sus hijos, también está condenada a la frustración. Dios ha planeado las cosas de tal modo que sea imposible para el ser humano encontrar satisfacción verdadera sin tenerle a El. Una esposa que pone a Jesús en primer lugar será motivo de gozo para su “Señor y Salvador Jesucristo”.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. 2 Corintios 5:17.

“Mas a todos lo que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de varón, sino de Dios”. Juan 1:12-13.

“Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de Su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo” Gálatas 4:6-7.

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. Romanos 8:1.

Nuestro Padre Dios nos prometió que cuando abrimos el corazón y aceptamos por la fe al Señor Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, recibimos también la Nueva Creación convirtiéndonos en sus hijos legítimos, y portadores de Su naturaleza. Todo esto viene por la fe.

Ahora que usted es un creyente en el Señor, aprópiese de estas realidades y declare: El Dios Todopoderoso está en mi vida, Él mora en mí tal como lo planeó originalmente cuando me creó.

Creo que soy salvo. Dios y yo somos uno, por lo que Cristo hizo en mi lugar cuando murió en la cruz.

El Señor Jesucristo pagó el precio completo de mis transgresiones, ya no quedan más deudas que yo tenga que pagar. Creo que tengo salvación, aquí, ahora y para siempre.

Ahora estoy restaurado ante Dios mi Padre, por medio del Señor Jesucristo. Creo que toda la abundancia que mi Padre Dios creó en esta tierra es para mi bendición.

Yo se que mi Dios suplirá todo lo que yo necesite y me guiará a obtener toda esa abundancia.

El Señor Jesucristo es mi Médico por excelencia. Él me conoce perfectamente y vive en mí. Su vida maravillosa es ahora mi fuente de sanidad permanente.

De ahora en adelante no viviré en la soledad, porque Jesucristo es mi amigo y mi residente.

Cuando Cristo murió en la cruz, mis pecados recibieron su castigo. No podrán ser castigados de nuevo.

Mi deuda ya fue pagada. Ninguna deuda debe jamás pagarse dos veces.

Soy salvo, aquí y ahora. Tengo fe, creo, y por lo tanto soy libre. Gracias Padre. Amen.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: EL ESPÍRITU SANTO NOS ANHELA.

Texto Principal: Salmo 73:25; Mateo 1:18; Lucas 1:26-38.

Introducción: “Como el águila que revolotea sobre su nido y anima a sus pequeños a volar, así él abrió sus alas, lo agarró y lo cargó en sus plumas”. (Versión de la Palabra de Dios para Todos)

I. SER HALLADO POR EL ESPÍRITU SANTO ES ESTAR LLENO DEL ESPÍRITU SANTO.

En Mateo 1:18 leemos que “se halló que María había concebido por el Espíritu Santo”. Ser hallado por el Espíritu Santo es lo más precioso que uno pueda experimentar.

1. La diferencia está entre la unción de una persona y la experiencia de otro por un toque o simplemente la transmisión de la unción.

2. La gente va de un lado para otro para recibir un toque de alguien, en vez de recibir directamente la llenura del Espíritu Santo.

II. CONCIBIENDO DEL ESPÍRITU SANTO Mateo 1:18-21.

Concebir del Espíritu Santo es lo que hace la diferencia. El que ha concebido del Espíritu Santo, vive en el Espíritu, camina en el Espíritu, desea las cosas del Espíritu, tiene la mente del Espíritu y se vuelve una fuente para otros.

1. Así como una esposa concibe de su esposo, nosotros, los hijos de Dios podemos concebir en nuestro espíritu del Espíritu Santo, y esto se refleja en nuestra alma y cuerpo.

2. María fue llena del Espíritu Santo, ahora tenía la vida de Jesús en ella levantándose; esto es lo que hace el Espíritu Santo en nosotros. Lucas 1:39-45.

3. La iglesia y los pastores necesitamos concebir para levantarnos a las montañas de oración.

4. María llego a la casa de Zacarías y Elizabet, y en el momento la criatura saltó en su vientre; y Elizabet fue llena del Espíritu Santo. Lucas 1:41. Cuando usted ha concebido y llega a algún lugar, la gente comenzará a saltar y será llena del Espíritu Santo. Lucas 1:44.

III. PASOS PARA DAR A LUZ.

En Santiago 1:14-15 encontramos los pasos del que es atraído en el alma y cae en pecado. Estos pasos son dentro del alma y lo mismo sucede con el espíritu: Es atraído, seducido, Concibe y Da a luz.

Es en nuestro espíritu regenerado donde el Espíritu Santo implanta Su Simiente de la misma manera como la virgen María concibió en su vientre y dio a luz al Señor Jesucristo. Por el Espíritu Santo, nos embarazamos de los milagros. Para concebir del Espíritu Santo, sucede lo mismo que con el alma o el cuerpo:

1. Atracción: El Espíritu Santo nos atrae y comenzamos a correr en pos de Él. “Atráeme; en pos de ti correremos. El Rey nos ha metido sus cámaras; nos gozaremos y alegraremos en ti…” Cantares 1:4. Esto sucede por ser tocados por Él, nuestra vida se estremece y hay una sensación de bienestar porque estamos siendo seducidos por Él.

2. Seducción: “Me sedujiste, oh Jehová, y fui seducido; mas fuerte fuiste que yo, y me venciste; …” Jeremías 20:7. El amor de Dios se manifiesta en nuestro espíritu, alma y cuerpo. Es en las cámaras del Rey donde empezamos a gustar más íntimamente del Señor Jesús. Jeremías 23:18.

a. Es en el secreto de Sus cámaras donde hay revelación de Su Palabra. “Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habría hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras”. Jeremías 23:22. La Palabra de Dios es Espíritu y vida.

b. Es en Sus cámaras donde el Espíritu Santo nos da la revelación de las Palabras de Jesús.

c. El Espíritu Santo le dice a la iglesia: “¡Que hermosa eres y cuán suave, oh amor deleitoso!” Cantares 7:6.

d. Jamás quisiera uno salirse de Su presencia. David dijo: “Todas tus olas y tus ondas han pasado sobre mí” Salmo 42:7; “Una cosa he demandado al Señor, esta buscaré; que esté yo en la casa del Señor todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del Señor y para inquirir en Su templo¨. Salmo 27:4.

3. La concepción: después que somos atraídos y seducidos, concebimos. Este es un paso más profundo. Lucas 1:34, 35. María dijo: “He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra”

4. Dar a luz: El milagro se va a manifestar, ese niño nacerá. Ninguna mujer embarazada se ha quedado embarazada para siempre. Una vez se haya concebido del Espíritu Santo, daremos a luz de acuerdo a la Simiente sobrenatural que El Espíritu Santo implantó en nuestro espíritu.

Conclusión: “El Espíritu Santo nos anhela celosamente”. Santiago 4:5. Él nos desea. De la misma manera que el rey David expresó su amor por la presencia de Dios nosotros debemos expresarnos delante del Señor. David dijo: “Mi alma tiene sed de ti” Salmo 42; “Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela” Salmo 63:1; “…y fuera de ti nada deseo en la tierra”. Salmo 73:25. El rey David satisfizo su sed de Dios, también el Señor satisfará nuestro espíritu, alma y cuerpo con Su Gloria. Juan 7:37-39.

LA MÁXIMA

“Puedo hacer todo a través de Cristo, que me fortalece” Filipenses 4:13.

LA CONFESIÓN DIARIA

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Cosas tremendas hará Dios conmigo. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 1 de Julio de 2018

Descargue el audio de la Predicación dominical del 1 de Julio de 2018

LECTURAS DIARIAS

Lunes

1 Crónicas 25

Martes

1 Crónicas 26

Miércoles

1 Crónicas 27

Jueves

1 Crónicas 28

Viernes

1 Crónicas 29

Sábado

2 Crónicas 1

Domingo

2 Crónicas 2

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Oremos por el ministerio radial de PAI. Todos los días por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM. A las 5:00 de la mañana. Los domingos la transmisión de la Escuela Dominical a partir de las 10:00 a.m. por AMBIENTE ESTÉREO 88.4 y por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM.

Sintonice todos los días a partir de las 9:00 de la noche AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE por Ambiente estéreo 88.4 FM y Emisora Nuevo Continente 1460 AM. Gracias por su ofrenda para este ministerio; usted y yo conformamos este equipo para bendecir a miles de oyentes.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.