Print

LA SEMILLA 17 DE JUNIO DE 2018

APUNTE PASTORAL

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”. 3 Juan 2. Existen muchos cristianos que tienen un corazón generoso. Ellos quisieran dar más para la obra de Dios, quisieran invertir en el Reino, pero a veces no tienen ni siquiera lo suficiente para cubrir las necesidades básicas de su familia. Si este es el caso suyo, es posible que ya usted esté cansado de esa situación.

Sin embargo, antes que nuestra situación cambie, nosotros debemos cambiar. Nuestra mente debe ser renovada antes de que el yugo de la pobreza y necesidad sean arrancados de nuestra vida.

El apóstol Juan hizo una oración en su tercera Epístola “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”. Estas son palabras poderosas. No son solamente un saludo de cortesía o una buena muestra de los deseos del apóstol para un amigo en particular; sino que fueron inspiradas por el Espíritu Santo, y reflejan la perfecta voluntad del Padre para todos sus hijos.

Observe que Juan no ora para que usted aprenda a conformarse con la pobreza, ni a soportar la miseria. Más bien ora para que un mover poderoso de Dios rompa los yugos de necesidad en su vida, y que usted pueda empezar a prosperar según el orden divino.

Existen dos principios espirituales muy importantes para la prosperidad financiera.

1. Es bastante probable que su actual condición financiera haya sido causada por la actitud que en años pasados, usted tuvo hacia el dar.

2. Su futura condición financiera será determinada en gran parte por la obediencia que usted empiece a manifestar a partir de hoy.

Lea estos principios una y otra vez hasta que queden grabados en su memoria. Ya es hora de que deje de culpar a Dios, a la mala suerte, a su patrono o a su esposa y que empiece a aceptar su propia responsabilidad.

Algunos dicen que las promesas de Dios han fallado porque ellos siguen teniendo necesidades incluso después que han leído, creído y confesado versículos como Filipenses 4:19 “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falte conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. Lo que ocurre es que estas personas no han entendido que la promesa de Filipenses 4 no empieza en el versículo 19, sino en el 15.

Pablo les dio esta palabra de fe a los filipenses porque esa fue la única iglesia que contribuyó financieramente a sus esfuerzos misioneros. Ellos dieron sin cansancio para la obra de Dios, una y otra vez Filipenses 4:16 y dieron tanto que Pablo pudo escribirles estoy lleno, tengo abundancia 4:18. Hasta que no hayamos dado de esa manera generosa y sacrificial no tendremos derecho a reclamar como declara Filipenses 4:19.

En segundo lugar, note que esta promesa enseña que Dios nos bendecirá conforme a sus riquezas, y no conforme a nuestras necesidades. Muchas personas piensan que por el simple hecho de que ellas necesitan algo, Dios va a correr a dárselo.

Si Dios se moviera por la necesidad de los hombres, entonces no habría millones de personas muriendo de hambre en la India, Somalia y muchas ciudades de América Latina.

Aunque a su mente vieja le cueste trabajo admitirlo, lo que mueve la mano de Dios para actuar no es la necesidad del hombre, sino la fe en Su Palabra. Dios responde a la fe porque la fe verdadera siempre conduce a la obediencia. Siembre semillas de dinero en la obra de Dios, ellas traerán una abundante cosecha, al ciento por uno. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

¿Qué puede decirse del padre que rehuye su deber en cuanto a la instrucción moral y espiritual de sus hijos, con el fin de adquirir riquezas, o posiciones de honor a las cuales no esta llamado por el deber? ¿Quién le ha indicado que elija una condición en la vida que le impide cuidar del bienestar espiritual de sus hijos? ¿Quién puede justificarse por el hecho de estar yendo tras la ganancia y el éxito material en forma tal que no le queda tiempo para consagrar a su familia?

Nada sabe de su deber y dignidad de padre el que no esta listo para hacer cualquier sacrificio de tiempo o dinero con el fin de cumplir su responsabilidad como padre y cabeza de su casa.

El cristiano aparta el Día del Señor para descansar de la actividad material; sabe que Dios habrá de bendecir la labor de los seis días de trabajo. Del mismo modo, un padre debe apartarse de su trabajo un rato cada día, con el fin de servir a Dios en sus hijos. Los frutos del ocuparse de su familia serán una recompensa más dulce que cualquier otra ganancia.

Al entregarse a tales obligaciones, él puede esperar con mucha mayor confianza la ayuda y protección que viene de arriba. El darse tiempo para sus hijos no significa que debe ponerse a disposición de ellos, e inmiscuirse en sus actividades, aun cuando de vez en cuando uno puede hacer esto.

Pero es igualmente efectivo, y generalmente mas emocionante para el niño, el ser incluido en alguna actividad del padre. Por ejemplo, salir a practicar un deporte, o simplemente a comprar algo que se necesite para el trabajo o la casa. Estas maneras naturales de incluir al niño en sus actividades, estrechan los vínculos de cariño entre padres e hijos.

La mayoría de los padres jamás pensaría en negar a sus hijos las cosas esenciales de la vida (buena comida, vestuario, atención médica adecuada, y educación). La verdad es que la tendencia actual es ir más allá de las meras necesidades. Hoy los padres tienden a errar por el lado de dar a sus hijos demasiados bienes materiales personales, demasiadas cosas que son de ellos, y esto es a menudo el pago de la culpa de no darse verdaderamente ellos mismos.

La codicia natural de un niño debe estar sujeta a restricción y disciplina. Debe enseñársele que la prosperidad es motivo de agradecimiento, de generosidad a la obra de Dios, y para ayudar a los menos afortunados, pero no para ostentación simplemente.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Dios no lo creó a usted para el sufrimiento, la pobreza ni la muerte. Su destino es la realización y la vida buena y triunfante. La única manera de permanecer en la pobreza es no estando consciente de las riquezas que Dios le ha dado. Filipenses 4:19 dice: “Dios suplirá todo lo que os haga falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. Proverbios 10:22 dice: “La bendición del Señor es la que os enriquece, y no añade tristeza con ella”. También leemos en Efesios 1:3 “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo”.

La bendición es la fuerza de atracción de las cosas buenas que Dios nos ha dado y que opera eficazmente en nosotros los que creemos. La Biblia manifiesta abundantemente la bondad, la generosidad y la abundancia de Dios y evidencia que las riquezas de este planeta fueron puestas aquí para quienes creen en Él.

Tenemos algo del cielo aquí en la tierra. En el cielo habrá calles de oro. Dios también creó oro aquí en la tierra para nosotros. En el cielo hay gemas y piedras preciosas de precio incalculable. Dios también creó abundancia de ellas aquí en la tierra para nosotros. En el cielo hay árboles que producen frutos. Dios también los creó aquí en la tierra para nosotros.

¿Por qué, entonces, existe la idea religiosa de que las riquezas son malas y la pobreza es santa? Estos son los pensamientos que el diablo a través del sistema religioso ha plantado en la mente de los seres humanos con el fin de dominarlos y mantenerlos en las profundidades de la pobreza y la escasez.

Saque esos pensamientos de pobreza de su mente, piense los pensamientos de Dios. La Biblia dice: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis”. Dios es bueno, generoso y Omnipotente. El quiere obrar en y a través de usted las cosas maravillosas para que las disfrute.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: SOMOS RESPONSABLES DE NUESTRO DESTINO: NUESTRA POSESIÓN DEPENDE DE LA VISIÓN.

Texto Principal: Josué 1:1-9; Génesis 13:9-14; 15:1-6; Hebreos 12:2.

Introducción: Todos nuestros sueños, deseos y las aspiraciones que han inundado nuestra vida en el pasado, son posibles si reconocemos nuestra responsabilidad delante del Señor; hagamos lo que tengamos que hacer con nuestros recursos. El sentido de responsabilidad es un factor decisivo en aquellos que logran cambiar el curso de sus vidas. La gente de fe determinada y responsable, no se desviará de la visión y sera heredero de Dios. El que vea con el espíritu se hará fuerte, mientras que el que no vea se hará débil.

I. RESPONSABILIDAD ANTE TODO

La responsabilidad es el cumplimiento de las obligaciones o cuidado al hacer o decidir algo. La responsabilidad se puede ver como la conciencia acerca de las consecuencias que tiene todo lo que hacemos o dejamos de hacer sobre nosotros mismos o sobre los demás.

1. El Señor le dijo a Josué: “Yo estaré contigo y bendeciré lo que hagas, pero tienes que aceptar la responsabilidad de esforzarte y de ser valiente haciendo lo que está escrito en este libro”. Josué 1:8.

2. ¿Por qué es tan importante que reconozcamos nuestra responsabilidad? Porque solo así dejamos de buscar razones para fracasar y personas a quienes culpar. Desde el momento en que reconocemos nuestra responsabilidad con nuestras acciones y con nuestro futuro, el Espíritu Santo nos ayudará a buscar soluciones y alternativas. Somos dueños de nuestro destino.

II. LA VISIÓN: DIO LE DIJO A ABRAHAM, SU POSESIÓN DEPENDERÁ DE SU VISIÓN.

Dios llevó a Abraham a la dimensión sobrenatural a través de la visión del espíritu. La visión nos hace ver el plan de Dios. Dios quiere que miremos con los ojos del espíritu. Primero la visión y después la posesión. Nuestra fortaleza o debilidad dependen en realidad de que veamos mas o menos. Génesis 13:14-18.

1. Con frecuencia nuestra vista se halla limitada a una perspectiva muy pequeña. No somos capaces de ver cosas mayores ante Dios.

2. La clave es ver. Lo que Dios nos podía dar ya nos ha sido dado, y está a nuestra disposición. La Biblia dice: “Su divino poder, al darnos al darnos el conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y excelencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda”. 2 Pedro 1:3 (NVI)

3. Dios hizo que creciera la visión en el espíritu de Abraham. Lo llevó a fuera para que viera las estrellas y le dijo: “Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar, y le dijo: Así será tu descendencia” Génesis 15:5. Abraham percibió la visión de Dios, creyó y actúo.

4. Antes de poseer lo que deseamos, tenemos que ver aquellas cosas en nuestro espíritu y actuar basados en la fe que profesamos. Solo así obtendremos la materialización del propósito de Dios en nuestra vida. Abraham es el padre de la fe y padre de multitudes.

III. ABRAHAM HEREDERO DEL MUNDO.

Dios le heredó el mundo a Abraham y a su descendencia. Dios le dijo al padre de la fe: “Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre”. Génesis 13:14-15.

1. No es por la ley, es por fe. “Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe”. Romanos 4:13.

2. Dios nos entregó la tierra como herencia. “Los cielos son los cielos de Jehová; y ha dado la tierra a los hijos de los hombres”. Salmo 115:16.

3. La tierra es la herencia para los que esperan en el Señor “…Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra… Los justos heredarán la tierra, y vivirán para siempre sobre ella”. Salmo 37:9, 29.

4. “Y tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la tierra; renuevos de mi plantío, obra de mis manos, para glorificarme”. Isaías 60:21.

5. Santiago 2:18-24. La gente de fe le cree al Señor. Romanos 4:3; Gálatas. 3:6. Cuando un hijo de Dios camina en el nivel de la vida de fe, la palabra de Dios viene para afirmar su determinación.

Conclusión: La revelación, el rehema de la Palabra se incrementará en nosotros en la medida que la creamos y actuemos por encima de cualquier circunstancia. Dios no nos confiará más a menos que nos encuentre fieles en lo que nos ha encomendado. Dios nos dice: “Les voy a dar herencia, la tierra”.

LA MÁXIMA

Elige ser el dueño de tu destino y el capitán de tu alma” V. HENLEY.

LA CONFESIÓN DIARIA

Los momentos difíciles no perduran, las personas fuertes si. Con tremendas cosas me responderá Dios. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 17 de Junio de 2018

Descargue el audio de la Predicación dominical del 17 de Junio de 2018

LECTURAS DIARIAS

Lunes

1 Crónicas 11

Martes

1 Crónicas 12

Miércoles

1 Crónicas 13

Jueves

1 Crónicas 14

Viernes

1 Crónicas 15

Sábado

1 Crónicas 16

Domingo

1 Crónicas 17

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Oremos por el ministerio radial de PAI. Todos los días por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM. A las 5:00 de la mañana. Los domingos la transmisión de la Escuela Dominical a partir de las 10:00 a.m. por AMBIENTE ESTÉREO 88.4 y por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM.

Sintonice todos los días a partir de las 9:00 de la noche AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE por Ambiente estéreo 88.4 FM y Emisora Nuevo Continente 1460 AM. Gracias por su ofrenda para este ministerio; usted y yo conformamos este equipo para bendecir a miles de oyentes.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.