Print

LA SEMILLA 10 DE JUNIO DE 2018

APUNTE PASTORAL

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo… Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” Juan 14:27; 16:33.

El estrés es un denominador común entre la gente de todas las clases sociales de hoy. El estrés es un tema que le interesa a todo el mundo. Los libros que más se venden en las librerías abordan el tema. Se tienen cursillos sobre el estrés. Al mundo de los negocios le preocupa el daño que el estrés produce en la salud y productividad de sus empleados. Además de ser una tremenda fuerza que desgasta nuestras funciones mentales y físicas, el estrés es realmente un asesino. Se ha descubierto que está directamente vinculado a dolencias como las úlceras, las enfermedades cardiacas e incluso al cáncer.

¿Será posible que el creyente pueda vivir libre del estrés en un mundo como el que tenemos hoy día? La Palabra de Dios tiene un antídoto para el estrés: “Tu guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado” Isaías 26:3. En lugar de preocuparse de que algún miembro de su familia será víctima de violación, robo, asalto, o cáncer, confíe en el poder de la Palabra de Dios que dice: “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” Salmo 34:7. Dígale al diablo: “Escrito está, que no me sobrevendrá mal, ni plaga tocará mi morada” Salmo 91:10.

No se preocupe en el trabajo acerca de los problemas, reclame la Palabra de Dios que dice: “Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos” Éxodo 14:14. Dígale: “Diablo, escrito está que el Señor me librará de toda obra mala” 2 Timoteo 4:18. Recuerde que el Espíritu de Dios estará levantando una poderosa bandera de defensa en su favor al mismo tiempo que otros pudieran estar poniéndole presión a usted. La batalla no es suya sino de Dios 2 de Crónicas 20:15.

En vez de preocuparse acerca de cómo irá a pagar sus deudas, cite la Palabra de Dios que dice: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. Filipenses 4:19. Transfiérale toda su ansiedad y preocupación al Señor: “Echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros” 1 Pedro 5:7; La Biblia dice: Encomienda a Jehová tu camino, y confía en Él; y Él hará”. Salmo 37:5. Cuando usted consagra su vida a Dios completamente y pone su confianza en Él, Él soluciona cada problema de su vida. Según vaya usted echando su ansiedad sobre Él hallará paz. Entonces verá que será fácil conciliar el sueño, estar libre de temor y de ansiedad con la certidumbre de que Dios está velando por usted y todo lo que se relaciona con su familia y sus bienes.

Confíe en Dios, ponga todas sus cargas sobre Él, porque Jesús dijo: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”. Mateo 11:28. Dios está de su parte, recuerde: Con Dios todo es posible. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

Estos son unos principios básicos que debemos practicar dentro del hogar para que nuestras familias sean poderosas y bendecidas como Dios quiere. Salmo 112:1-3.

“Someteos unos a otros en el temor del Señor. Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor, porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó así mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela así mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia. Porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y la iglesia. Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como así mismo; y la mujer respete a su marido”. Efesios 5:21-33.

La relación matrimonial total es considerada simbólica de la relación entre Cristo y la Iglesia. De igual forma podemos afirmar que la relación sexual dentro del marco de la normalidad –relación entre esposo y esposa-, y se trata en una forma muy práctica, por lo que ella es: Un acto físico, con un fuerte ímpetu emocional, no sólo satisface física y emocionalmente a la pareja, sino que además bendice y fortalece los vínculos matrimoniales.

La Biblia dice: “El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y así mismo la mujer con el marido… No os neguéis el uno al otro… para que no os tiente satanás a causa de vuestra incontinencia.” 1 Corintios 7:1-9.

Este es el único capítulo del Nuevo Testamento que ofrece consejos específicos sobre las relaciones sexuales en el matrimonio. El sexo es solo uno de los aspectos del matrimonio. Del mismo modo que cualquier otra cosa en el matrimonio, debe hacerse tan bien como sea posible.

Sin embargo, se piensa que a la relación sexual se le puede echar responsabilidades tan ridículas. “Por lo único que te preocupas es por el sexo. ¿Por qué no apagas ese televisor de una vez y conversamos?”. Bueno, conviene repetir que el hecho de que uno encuentre placer en la relación sexual está perfectamente en orden. Además, la pareja debe tomarse el tiempo que sea necesario para conversar sobre los problemas, y cada situación se debe tratar dentro de su propia esfera. En lo que respecta a la disciplina de sus hijos debe ser genuina y efectiva también.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

“Jehová, Señor nuestro, cuán grande es tu nombre en toda la tierra. Has puesto tu gloria sobre los cielos. De la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza a causa de tus enemigos, para hacer callar al enemigo y al vengativo. Cuando veo tus cielos obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre para que lo visites?

Lo has hecho poco menor que los ángeles (ELOHIM) y lo coronaste de gloria y de honra. Lo hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste bajo sus pies” Salmo capítulo 8.

Usted es lo mejor de Dios. Este es un principio muy fácil de aprender y es, a la vez, tan poderoso que comenzará a obrar el milagro que necesite en su vida mientras esté enfocado en él. Mirará a lo que antes era una imposibilidad y dirá: “Ahora sé qué hacer, qué decir y cómo actuar en cualquier ocasión para triunfar”.

El destino está ahora actuando en usted. Usted es la persona que Dios escogió para mostrarle Su voluntad y decirle: “Yo te amo. Lo mejor de mi creación fue hacerte a ti. Yo pagué un precio por ti y tú vales todo lo que yo pagué. He destinado para ti lo mejor que tengo.”

Sea como Tomás Edison. Alguien le preguntó como había hecho para dar tantas invenciones al mundo y él contestó: “porque jamás pienso en palabras, sino que mis pensamientos forman imágenes”. Así que deje que su mente se remonte por las alturas.

Dios no hizo nada inferior. El lo hace todo de primera clase. El lo creó en forma exclusiva. Usted es excepcional, único en su clase. Antes que naciera, ya usted existía en la mente de Dios. El sabía que el mundo le iba a necesitar en estos momentos. El lo planeó con un propósito especial que nadie más podrá cumplir, porque usted está aquí para hacer lo que nadie más en la tierra puede hacer. Usted es un ser creado a imagen de Dios, para ser igual que El, para manifestarlo a El en forma humana; fue hecho para la vida, el amor, el poder, la prosperidad, el éxito y la dignidad. ¡Con Dios todo es posible!

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: LA FE NO NIEGA LA REALIDAD DE LA SITUACIÓN; DECLARA EL PODER DE DIOS.

Texto Principal: Números 13:30; Josué 14:6-15; Hebreos 3:1; 4:14.

Introducción: Caleb, quien con Josué trajo el informe de la minoría en Cades-barnea, pidió y recibió la ciudad de Hebrón por heredad especial Josué 15:13. Aún vigoroso a los 85 años, ayudó a despojar a los anaceos Josué 14:12 y conquistó la tierra que Dios le había dado como heredad Josué 21:12. Caleb fue uno de los doce espías Números 13:6; hombre valiente Números 13:3; en Caleb hubo otro espíritu, y decidió ir en pos de Dios Números 14:24. Caleb practicó los principios de la fe.

I. LA CONFESIÓN DE FE PREVALECE.

Caleb vio los mismos gigantes y las mismas ciudades amuralladas que vieron los otros espías, pero los diez espías regresaron para transmitir un pesimista malvado informe.

1. Caleb con sus palabras proclamó su fe: “más podremos nosotros que ellos”.

2. Caleb permaneció en la fe. El hecho de que finalmente lograra la posesión de la tierra en una fecha tardía, indica que, aunque vendrán retrasos, la confesión de la fe traerá al final la victoria al creyente.

II. “MÁS PODREMOS NOSOTROS QUE ELLOS”.

Podremos, palabra hebrea ‘yacol, (Strong 3201) tener la habilidad, tener el poder; la capacidad para vencer o tener éxito. Generalmente se traduce de varias formas, pero todas encierran ideas similares.

1. En Números 13:30 Caleb utiliza ‘yacol’ a fin de indicar su clara y firme convicción de que el pueblo poseía todos los recursos físicos y espirituales para lograr la victoria.

2. Esta es la confesión de fe que prevalece frente a las dificultades de la vida. La confesión de Caleb se basó en la Palabra de Dios. “…subamos luego, tomemos posesión de ella; más podremos nosotros que ellos” Números 13:30.

III. AFERRÉMONOS A LA FE QUE PROFESAMOS Hebreos 4:14.

La razón por la que muchos cristianos no reciben la respuesta a sus oraciones, es por la falta de entendimiento acerca de lo que significa la confesión.

1. Estamos en las palabras. Las palabras que salen de nuestra boca, nacen de nosotros y son parte de nosotros. Nosotros vivimos en ellas y las palabras viven en nosotros.

2. La Biblia nació de Dios, Él la hizo nacer, Él le dio vida a Su propia Palabra. Dios está en la Palabra, la Palabra es parte de Él. Dios vive en Su Palabra, la que sale de nuestros labios.

3. Nuestras palabras ponen a Jesús en libertad para sanar, liberar y bendecir.

IV. LA FE SE EXPRESA A TRAVÉS DE LA CONFESIÓN.

Hebreos 3:1 se refiere a la vida cristiana como “profesión”, es la misma palabra griega que aquí se traduce como “confesión”. En el idioma griego esta palabra significa “decir la misma cosa”, quiere decir creer y decir lo que Dios dice acerca de nuestros pecados, las enfermedades, la prosperidad financiera y todo lo demás que está incluido en nuestra redención.

1. Confesión es una afirmación de la verdad bíblica que hemos almacenado en nuestro espíritu regenerado. Es creer con el corazón y repetir con nuestros labios la declaración de Dios acerca de lo que somos en Cristo. El Espíritu Santo dice: “Por cuya herida fuisteis sanados”. 1 Pedro 2:24. Tenemos que creer esta palabra y afirmarla con la declaración persistente. Cuando afirmamos lo que dice la Palabra de Dios, “Él apresura Su Palabra para ponerla por obra” Jeremías 1:12.

2. Aférrese a la fe que confiesa. La Biblia dice “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo”. Romanos 10:9. Esta es una confesión hecha con nuestros labios.

3. Para ser salvos, solo necesitamos confesar que el Hijo de Dios murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras, y que al tercer día resucitó de entre los muertos. La fórmula es: Confesar el Señorío de Cristo resucitado; aceptar con el corazón la justificación, y confesar con la boca la salvación.

4. Piense y declare los pensamientos de Dios Isaías 55:7-9. Someta sus pensamientos a la obediencia a Cristo 2 Cor. 10:5.

Conclusión: Todo lo que el Señor Jesucristo hizo en la cruz de Calvario, lo hizo por nosotros. Esas bendiciones son nuestra propiedad. Debemos creer con el corazón y declarar constantemente lo que él dice que somos en Cristo. La declaración de la Palabra de Dios, es el acto de fe, que pone a Dios en acción en el cumplimiento de Su Palabra. CREER Y DECLARAR LA PALABRA DE DIOS NOS HACE POSEEDORES DE LA HERENCIA QUE TENEMOS EN CRISTO.

LA MÁXIMA

“La fe sin las obras que corresponden, esta muerta” SANTIAGO 2:20.

LA CONFESIÓN DIARIA

Para todo tengo recursos en Cristo que vive en mí. Cosas tremendas hará Dios conmigo. Este es un buen día, SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 10 de Junio de 2018

Descargue el audio de la Predicación dominical del 10 de Junio de 2018

LECTURAS DIARIAS

Lunes

1 Crónicas 4

Martes

1 Crónicas 5

Miércoles

1 Crónicas 6

Jueves

1 Crónicas 7

Viernes

1 Crónicas 8

Sábado

1 Crónicas 9

Domingo

1 Crónicas 10

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Oremos por el ministerio radial de PAI. Todos los días por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM. A las 5:00 de la mañana. Los domingos la transmisión de la Escuela Dominical a partir de las 10:00 a.m. por AMBIENTE ESTÉREO 88.4 y por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM.

Sintonice todos los días a partir de las 9:00 de la noche AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE por Ambiente estéreo 88.4 FM y Emisora Nuevo Continente 1460 AM. Gracias por su ofrenda para este ministerio; usted y yo conformamos este equipo para bendecir a miles de oyentes.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.