Print

LA SEMILLA 20 DE MAYO DE 2018

APUNTE PASTORAL

“Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”. Lucas 6:38. Jesús dijo: “El mayor entre vosotros, será el servidor”. Las personas que no sirven no tienen derecho a recibir nada.

“Dad limosnas”. Jesús dijo: “No temáis manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino. Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye”. Lucas 12:32-33.

El Padre celestial dice que Él respaldará tanto nuestras ventas, así como nuestras dádivas. ¿Y por qué es tan importante dar limosnas? Cuando conocemos la naturaleza de Dios, entendemos cuán importante es dar. Dios es el más grande dador. La Palabra de Dios dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Juan 3:16.

Dar es divino, dar es celestial. Dar es iniciar algo de pura gracia. Dar es favor por amor. La Biblia dice: “El da pan al que come y semilla al que siembra” Isaías 55:10. Cuando usted da limosna, usted pone en acción la ley de la semilla. Cuando una semilla se siembra, ésta producirá según su género y se multiplicará cientos de veces mas.

La razón de vender y ganar es para poseer y dar. Esta combinación establece el Reino de Dios en la tierra. El mundo que Dios creó está basado en el principio de dar. Dejar de dar es morir. El primer hombre en agradar verdaderamente a Dios fue Abel. La Biblia dice que por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que su hermano Caín. Por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas. Abel puso en acción la ley de dar u ofrendar. La Biblia califica sus ofrendas como lo más gordo y lo primero de su ganado.

Las riquezas tienen un propósito divino. Son para establecer el Reino, Jesús dijo: la administración correcta de las riquezas trae justicia a la tierra. Sirven para honrar a Dios y para compartir con los necesitados.

El plan de Dios para la liberación financiera tiene que visualizarse dando. Tiene que verse ayudando a establecer el Reino de Dios. Imagínese con su dinero levantando templos, escuelas y hospitales. Imagínese comprando Biblias y dándolas a las personas que no conocen al Señor como su Salvador personal. Visualícese estableciendo canales de televisión y de radio. No hay límites en lo que usted pueda visualizar que da para la gloria de Dios.

Entonces comience poco a poco. Venda lo que posee y luego dé. Dé sus diezmos y sus ofrendas a la iglesia. Luego comience a dar a los necesitados. Haga esto por fe en la Palabra de Dios; vended y dad. Use sus dádivas como una semilla en las manos de Dios. No pasará mucho tiempo sin que advierta que algo maravilloso va a comenzar a suceder con sus finanzas.

Un hombre vino en cierta ocasión a la oficina de su pastor, estaba algo nervioso, pero contento a la vez. Le contó al pastor que de camino al banco para depositar USD$1.000 en su cuenta de ahorros, oyó una voz que le dijo que regresara y llevara ese dinero al pastor de su iglesia para la construcción del templo. Este hermano le explicó al pastor que era una persona nueva en la congregación. Cuando llegó a la iglesia, sólo podía diezmar USD$60 mensuales, pero que después de oír un mensaje sobre dar y sobre la prosperidad creyó con todo su corazón y Dios lo dirigió a establecer un negocio. A los seis meses producía tanto que podía diezmar USD$1.000 al mes.

La Biblia dice en Lucas 6:38 “Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”. Dios no considera al hombre próspero por lo que posee, sino por lo que da. Todo logro, todo éxito, comienza con dar algo para la gloria de Dios. ESTA ES UNA BUENA SEMANA. LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

Dietrich Bonhoeffer, hallándose sentado en una prisión nazi, escribió una vez un sermón de bodas para una sobrina que estaba por casarse. En el decía: “El matrimonio es más que simplemente vuestro amor del uno por el otro. Tiene una dignidad y poder mas altos, pues es la santa ordenanza de Dios por medio de la cual Él desea perpetuar la raza humana hasta el fin del tiempo.

En vuestro amor os veis solamente a vosotros en el mundo, pero en el matrimonio sois un eslabón en la cadena de las generaciones, que Dios hace venir y pasar a su gloria, y llama a su reino.

En vuestro amor solamente veis el cielo de vuestra felicidad, pero en el matrimonio estáis colocados en un puesto de responsabilidad hacia el mundo y la humanidad.

Vuestro amor es vuestra posesión privada, pero el matrimonio es mas que algo personal, es un estado, un oficio”.

En el cristianismo el matrimonio alcanza una santidad y significación que no se conoció en tiempos antiguos. La dignidad olvidada de la mujer fue traída a la luz, y su valor fue reconocido. Ni la ley romana, ni la mosaica le concedían a la esposa derechos que fueran igualmente grandes y sagrados como los del hombre.

En el cristianismo la esposa, del mismo modo como el esposo, tiene derecho a tener la perfecta fidelidad de su consorte. La esposa deja de ser meramente la ayudante de su esposo en esta vida presente, y llega a ser coheredera con él de la vida eterna. La Biblia dice: ¨vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo”. 1 Pedro 3:7.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Para ver la realización de nuestras metas, no basta con tener fe. Para que la fe produzca los resultados que esperamos, debemos ponerla en acción. La Biblia dice: “sed hacedores de la palabra y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Si alguno es oidor de la palabra, pero no hacedor de ella, es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural; él se considera así mismo y se va, y pronto olvida como era. Pero el que mira atentamente a la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace”. Santiago 1:22-25 la fe sin las obras que corresponden, esta muerta.

La acción es prueba de que usted cree lo que dice, es lo que trae emoción a la vida. La acción lo libera de la inactividad que produce la ociosidad, lo saca del banquillo de la pereza, detiene la senilidad y suprime el cinismo. La acción lo saca de las gradas de los espectadores; le da vigor, energías y vitalidad.

La acción es el camino excitante de la realización, la clave del éxito, la entrada a la excelencia y semilla de logros.

La acción transforma sus sueños en realidades mejora la calidad de sus normas de vida, pone dinero en su bolsillo y pone un auto nuevo en su garaje. La acción lo lanza para ponerlo por delante del resto de la gente, le da respeto y prestigio, aumenta su autoestima, le hace feliz y cura la soledad, el aburrimiento y la mediocridad.

La acción depende de la confianza y del conocimiento; la confianza en usted mismo, en sus ideas, en otras personas y en Dios. La acción transforma el conocimiento y la confianza en fuerza y logros y le encamina por la vida.

Reconozca que lo mejor de la vida es abundante y está disponible para usted cuando ponga en acción el nuevo conocimiento que ha adquirido acerca de sí mismo y acerca de Dios.

La fe auténtica siempre se comprueba con acciones decisivas. El proceso para obtener fe verdadera, es: Conocer, Analizar, Escoger, decidir y el clímax de esa fe es: Actuar; actuar porque usted sabe que obtendrá lo que es suyo.

El mayor de todos los secretos para nuestro éxito personal radica en la acción, Actuamos porque tenemos fe.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: DIOS ES LA PORCIÓN DE MI HERENCIA.

Texto Principal: Josué 11:16-23; Salmo 16.

Introducción: La tierra de Canaán fue la herencia que Dios le dio a los hijos de Israel, tierra de abundancia, la tierra que fluye leche y miel. Deuteronomio 8:7-10; 32:49. “Tendremos posesión en la tierra si primeramente somos poseídos por el Señor”. Cuando Jesucristo es Señor de nuestra mente, del espíritu de las emociones y voluntad, de nuestra casa, de nuestras finanzas, de los bienes que administramos, entonces entraremos al nivel de lo que es tener cosas sin que las cosas nos posean. El apóstol Pablo lo define en Romanos 14:7 “Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos”.

I. EL PODER DE LA OFRENDA.

Sembrar en el reino es lo mas hermoso que hay. Tenemos que darle un valor extraordinario a la ofrenda porque las ofrendas nos cambian el presente y nos abren el futuro. Cuando nos dan la oportunidad de ofrendar se nos abre la eternidad y lo invisible; como a Abraham que con lo material aseguró lo eterno por las próximas generaciones, Hebreos 7:5-10. Lo mismo sucede con nosotros, y aunque nos vayamos, nuestros hijos serán poderosos en la tierra. Salmo 112:1-3.

1. Póngale sentido a las cosas que hace, Dios no hace nada por casualidad. Ofrende con propósito.

2. Dios es nuestra porción, Él es nuestra herencia, Él es nuestro alimento; somos de Él y Él nos pertenece, todo lo que tenemos es de Él porque por Él y para Él y de Él son todas las cosas.

II. ES HERMOSA LA HEREDAD QUE ME HA TOCADO.

“Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa; tú aseguras mi suerte. Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos y es hermosa la heredad que me ha tocado” Salmo 16:5-6.

1. Las palabras porción, suerte y cuerdas en el Salmo 16:5-6 significan destino asignado, lote apartado, parte escogida, medida amplia, límites para desarrollar lo que se nos ha entregado. Todas las personas que nacen en el reino de Dios, tienen un lote apartado. Porción, cuerda, suerte es lo que nos toca, es nuestra herencia, declaré: mi herencia.

3. Para Israel fue la tierra prometida, para nosotros, es el Rey, y es su reino. Él nuestra porción.

4. Dios nos plantó en esta tierra para que seamos una representación visible, una manifestación palpable de lo que es el reino de Dios. “… Serán llamados árboles de justicia, plantíos del Señor para gloria suya” Isaías 61:3. El Señor nos dio un reino, el reino es espiritual, por eso nos plantó en la tierra como plantíos suyos, para la gloria de Él.

5. ¿Cuál es la misión de los hijos del reino? Reedificar las ruinas antiguas, levantar los asolamientos primeros, restaurar las ciudades arruinadas y remover los escombros de todas las maldiciones generacionales. Nuestro ministerio es el de un reedificador, un poseedor de ciudades para remover la maldición, los escombros de muchas generaciones. Fuimos plantados para ser una bendición aquí en la tierra.

III. LA PORCIÓN QUE DIOS LE DIO A ISRAEL POR MEDIO DE JOSUÉ.

Las tribus de Israel no heredaban donde querían, la porción que cada tribu iba a heredar, estaba determinada por Dios ¿Por qué?, porque Dios puso en cada tribu y en cada familia de las tribus el gen espiritual para que ellos fueran una representación visible del reino, por eso a las tribus de Zabulón y de Neftalí los puso a la orilla del mar, a otros los puso en la montaña porque las habilidades espirituales con las cuales ellos venían encapsulados los capacitó para que transformaran la orilla del mar y todo lo que era llanura en una representación visible del reino; los que estaba en la montaña para hacer terraplenes y hacer ciudades, como plantar, como regar, como fructificar.

1. Todo lo que hace Dios tiene un sentido de destino y propósito. Hay gente que dice a mi no me gusta esta iglesia me voy a otra, ¿Y si Dios lo plantó aquí? Dios nos plantó aquí como a Israel.

2. Debemos tener un fuerte compromiso con la iglesia, con la tierra, con el mundo físico. Romanos 8:19 dice que la creación, el mundo físico clama, ora a Dios por la manifestación gloriosa de los hijos de Dios. Oremos para que la tierra sea recreada, la tierra no es nuestra enemiga, debemos bendecir a la tierra.

Conclusión: ¿Cuál es nuestra herencia? Nuestro vecindario es nuestra herencia, nuestra casa, nuestro trabajo, la iglesia donde nos congregamos es nuestra herencia asignada por Dios. Si colaboramos y participamos en la iglesia y damos el diezmo, la ofrenda y oramos, todo irá encaminado para bien.

LA MÁXIMA

“El silencio es el elemento donde las grandes cosas se forjan” TOMAS CARLYLE

LA CONFESIÓN DIARIA

El Señor es la porción de mi herencia, es hermosa la heredad que me ha tocado. Jesucristo es el Señor de mi vida, de mi familia, de mis finanzas y de todo lo que poseo. Él está en mi y yo estoy en Él. Cosas tremendas hará Dios conmigo. ESTE ES UN BUEN DÍA, SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 20 de Mayo de 2018

Descargue el audio de la Predicación dominical del 20 de Mayo de 2018

LECTURAS DIARIAS

Lunes

2 Reyes 8

Martes

2 Reyes 9

Miércoles

2 Reyes 10

Jueves

2 Reyes 11

Viernes

2 Reyes 12

Sábado

2 Reyes 13

Domingo

2 Reyes 14

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Oremos por el ministerio radial de PAI. Todos los días por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM. A las 5:00 de la mañana. Los domingos la transmisión de la Escuela Dominical a partir de las 10:00 a.m. por AMBIENTE ESTÉREO 88.4 y por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM.

Sintonice todos los días a partir de las 9:00 de la noche AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE por Ambiente estéreo 88.4 FM y Emisora Nuevo Continente 1460 AM. Gracias por su ofrenda para este ministerio; usted y yo conformamos este equipo para bendecir a miles de oyentes.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.