Print

LA SEMILLA 29 DE ABRIL DE 2018

APUNTE PASTORAL

“Así ha dicho Jehová: Reprime del llanto tu voz, y de las lágrimas tus ojos; porque salario hay para tu trabajo, dice Jehová, y volverán de la tierra del enemigo. Esperanza hay también para tu porvenir, dice Jehová, y los hijos volverán a su propia tierra”. Jeremías 31:16-17.

No se conforme con poco, usted tiene derecho a más, a mucho más. Durante el estudio que hemos hecho del programa de liberación financiera hemos tratado principios como que tenemos que alinearnos con los principios que Dios nos ha dado en Su Palabra para que podamos triunfar en la vida.

Este estudio nos lleva a concentrarnos, ejercitarnos y movernos en la bendición de Dios. Recordémoslos: Primeramente el principio de la libertad para escoger; libertad sagrada que nos fue dada por Dios; en segundo lugar recordemos los tres hábitos más importantes para llegar a ser todo lo que podemos ser: a) El hábito de confesar lo que deseamos; b) El hábito de responsabilidad; c) El hábito de pensar en grande. Sin éstos tres hábitos su libertad no tendría valor alguno.

También hemos comprendido cuán determinante es que aceptemos la responsabilidad de llegar a ser y tener lo que deseamos. Otro gran recurso que estudiamos para producir es el tiempo.

Ejercitándonos diariamente en estos principios y podremos subir la más alta montaña con facilidad, como lo haría cualquier alpinista experimentado.

Lo que nos resta ahora es la ejecución de lo que somos y tenemos por la gracia de Dios. Esta labor comprende dos partes fundamentales según la mente de Dios. La forma y manera en que se realicen determinará cuánto éxito se tendrá en la vida.

¿Qué labor es esa que se divide en dos partes? “Vended y dad”. La frase “todos somos vendedores” encierra una gran verdad espiritual. Todos tenemos algo que vender. Jesús dijo en Lucas 12:33 “Vended lo que poseéis, y dad limosna”.

Jesús sabía esto muy bien, y por lo tanto, lo utilizó en su mensaje juntamente con la acción de dar limosna. Jesús le estaba diciendo a aquel pequeño grupo de seguidores: “No temáis manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino”. Entonces les explicó como establecer ese reino. “Vended lo que poseéis, y dad limosna”.

Jesús estaba hablando de un reino espiritual que se manifestaría hacia el mundo natural. Un reino de milagros, un reino donde Dios expresaría Su voluntad y Su gran poder. Jesús vivió y mostró ese Reino en Su ministerio terrenal. Él nunca tuvo que preocuparse con las dudas de poder pagar los impuestos o de cómo dar de comer a las multitudes. Financieramente, su ministerio fue tan próspero que tuvo que nombrar un tesorero entre sus seguidores.

Camino a Samaria, sus discípulos fueron a comprar de comer, dice la Escritura, mientras Él evangelizaba a una mujer junto al pozo. Sus campañas fueron tan grandes y tan costosas que requirió un gran equipo de ayudadores. El Señor utilizó los principios que Él mismo enseñó para prosperar y cubrir Sus gastos ministeriales.

Jesús vivió el Reino y luego se lo entregó a sus seguidores. Yo creo que Dios nos ha dado en Su Palabra el secreto de cómo establecer ese Reino: “Vended y dad”.

Observemos primeramente la venta, después de todo fue lo primero que Él mencionó. Todos nos ganamos la vida vendiendo algo. Un servicio o un producto. Sea lo que sea, el principio está contenido. El maestro vende su servicio al gobierno o a un colegio. Su capacidad para enseñar es su producto. Un policía realmente está vendiendo su servicio de vigilancia al gobierno o a alguna institución privada. Un médico vende su servicio igualmente. Un comerciante se especializa en productos que compra y vende. Pero sea lo que sea, un servicio o un producto, el éxito está en la venta.

Usted y yo somos propietarios y tenemos mucho que vender, con la ayuda de Dios, vamos a vender nuestros servicios y mercancías, hay suficientes personas en el mundo que están necesitadas de nuestros servicios. Vamos con confianza y diligencia a ofrecer lo que tenemos, entreguemos esos productos con excelencia y seremos bien remunerados. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

Enseñemosle a nuestros niños la obediencia, pongámosles sencillas tareas para que aprendan la obediencia, a que cumplan sus labores y así se someterán y a la vez aprenderán a gobernar su carácter.

Por consiguiente, los padres no se fatigarán tanto, pues el hijo es ahora quien se preocupa de cortar el césped, y así con otras cosas. El amor fluirá de los padres hacia los hijos y de los hijos hacia los padres, pues todas las cosas estarán en orden.

Pero hágalo ahora. Comience con ellos lo más temprano posible. Si los deja sueltos hasta que tengan diez o doce años, de veras que va a tener un problema difícil. Ya por ese tiempo su carácter será demasiado voluntarioso y será difícil quebrantarlo.

Un pianista de concierto llegará a ser pianista de concierto tras largas horas de práctica. Los niños aprenden a trabajar por la repetición, y es de este modo como aprendemos todas las cosas, ya sea para bien o para mal.

Confío que no habrán de mal interpretarme y lleguen a pensar que les quiero decir que los niños deben trabajar todo el tiempo desde la mañana hasta la noche. No, por su puesto que no. Debe haber tiempo para que ellos se relajen y jueguen.

Efectivamente, un día bien sazonado y proporcionado de trabajo y de juego harán que su tiempo dedicado al juego sea más manejable y dentro de los límites de la actividad sana y completa. Usted no tendrá que estar continuamente criticándolos y fastidiándose para mantenerlos en línea y libres de daño. Ellos se alegrarán de tener un corto tiempo para jugar cuando su trabajo esté terminado. Con gozo jugarán y no se aburrirán como para tener alguna excitación inconveniente que podría perjudicar a sus padres. El producto y resultado de ocio excesivo es tribulación. Recuerde que el ocio es el taller del diablo.

Por todos los medios, instruya al primero o a los dos primeros, y se dará cuenta que habrá traspasado su valla más alta. La mayoría de los menores seguirán el ejemplo de ellos. Al observar como los mayores se aplican, este mismo espíritu penetrará en los menores. Cuando comienza a una edad temprana, ellos aprenderán a deleitarse de veras en el trabajo. Esto será de ayuda y sostén todos los días de su vida.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” Hebreos 11:1. La fe es certeza, convicción, confianza y seguridad. Lo más natural del mundo es actuar de acuerdo con su fe.

Si usted compra un boleto para volar en un avión esta entregando su vida a esa compañía de aviación: sube a una nave que no ha inspeccionado; depende de un piloto y asistentes de vuelo cuyos nombres desconoce y cuyas habilidades no ha verificado. Usted no sabe si los mecánicos hicieron sus labores pertinentes y tampoco inspeccionó la hoja del servicio de mantenimiento dado al avión; ni siquiera sabe si la nave tiene los equipos necesarios para aterrizar salvo al llegar a su destino.

Con sus acciones prueba la fe que tiene; usted deposita dinero en el banco, dinero que le costó trabajo ahorrar sin examinar las credenciales de los empleados y probablemente, sin siquiera verificar el historial del banco. ¿Confía usted en su abogado, en su carnicero y en la persona a la que le compra los alimentos? ¿Confía en su médico? ¿Confía en la compañía de seguros?

Usted actúa positivamente porque cree, tiene fe en estas instituciones y en estas personas. Usted vive en el “Si” de la vida. Jamás llegará a ningún lugar viviendo en una vida de “No”

El no es limitador, reductor y desmoralizador. El sí da vigor, es inspirador y exaltador. Actúe positivamente en el “Sí” de la vida, pero debe estar seguro de que el “Sí” esté basado en el plan del amor de Dios para usted. Entonces confíe en Él que está obrando en su vida. Creer en la integridad de Dios y de Su Palabra es la clave para el éxito. Ponga en acción lo que conoce de Dios.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: EL PODER DEL ACUERDO EN LA ORACIÓN.

Texto principal: Mateo 18:18-20; Deuteronomio 32:30: Romanos 8:26.

Introducción: Hay un poder ilimitado cuando dos o tres se ponen de acuerdo en oración respecto a cualquier cosa que pidan. De todas las promesas que encontramos en la Biblia, ésta, que está en Mateo 18:19 tiene gran significado. Muchos cristianos tienen conocimiento de ésta Palabra, sin haber logrado los resultados en sus vidas. Dios no puso estas promesas en la Biblia relacionadas a la oración sólo para llenar espacios. Él las dejó para nuestro bien, podemos usarlas y también podemos actuar conforme a cada una de las promesas que el Señor nos ha revelado respecto a la oración.

I. CUALQUIER COSA QUE PIDA LE SERÁ HECHO POR EL PADRE Mateo 18:19.

El Señor Jesucristo dijo: “…Les será hecho por mi Padre que está en los cielos” Mat. 18:19. Esta afirmación del Señor Jesucristo es tan poderosa porque está respaldada por el Trono mismo de Dios. Jeremías 1:12.

1. Lo que Jesús prometió: “…les será hecho por mi Padre…”. Mateo 18:19.

2. “Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré” Juan 14:14.

3. Lo que el Señor Jesucristo está diciendo es: “Si pidieres cualquier cosa en mi nombre, y no la tengo, entonces yo lo haré por ti”. (Esta es la traducción más literal del versículo tomada del griego)

II. LA AUTORIDAD PARA ATAR Y DESATAR Mateo 18:20.

“Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Este versículo lo podemos relacionar con las reuniones en el templo; pero lo que el Señor Jesús está diciendo es que donde quiera que estén dos o tres personas si se ponen de acuerdo, allí está él para validar lo que declaren en el nombre que es sobre todo nombre: el Nombre de Jesús.

1. Cualquier cosa que atemos en la tierra, será atada en el cielo, y cualquier cosa que desatemos en la tierra, será desatada en el cielo”. Tenemos la autoridad para atar o desatar. El cielo nos respaldará en todo lo que hagamos. No permita que el diablo ate su familia, su salud, o sus finanzas.

2. Atar significa impedir; desatar quiere decir permitir.

3. Usted puede liberar el poder para atar y desatar, póngase de acuerdo con uno o dos creyentes más y en el nombre de Jesús reprenda al diablo, ate a los demonios, échelos fuera y permita que las bendiciones del Señor, las que le pertenecen como hijo de Dios se derramen sobre su vida, familia, finanzas y en su nación. Créalo con el corazón y confiéselo con su boca, lo que diga le será hecho.

III. EL PODER DEL ACUERDO PARA LA MULTIPLICACIÓN Deuteronomio 32:30.

¿Cómo podría perseguir uno a mil, y dos hacer huir a diez mil, si su Roca no los hubiera vendido y Jehová no los hubiera entregado? Podemos ser poderosos en oración, pero podríamos ser más poderosos y exitosos si nos unimos con alguien que esté creyendo a la Palabra de Dios.

1. La Biblia dice que uno puede perseguir a mil, pero dos pueden hacer huir a diez mil.

2. Con alguien poniéndose de acuerdo con nosotros en oración, podemos hacer diez veces más que nosotros solos. No tiene que haber un gran número. Un esposo y una esposa, si oran en el acuerdo, es suficiente. Sólo dos.

3. La gente sencilla cree la Palabra de Dios y obtiene los resultados. No es con la mente que se cree, es con el corazón. Dios es Todopoderoso, Dios honra Su Palabra, no importa quien sea la persona, ni qué nivel educativo tenga, Dios honra Su Palabra.

IV. LA ORACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO Romanos 8:26.

“Y de igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues que hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”. Romanos 8:26. La versión griega dice en la última parte de este versículo: “Con gemidos que no pueden ser expresados con lenguaje articulado”. Esto quiere decir, orar en lenguas.

1. El Espíritu Santo y nuestro espíritu unidos en oración. 1 Corintios 14:14 Mi espíritu, a través del Espíritu Santo en mi, ora.

2. No sabemos que hemos de pedir como conviene, pero el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad.

3. Nosotros somos responsables por nuestra vida de oración, el Espíritu Santo nos ayuda en cada aspecto de nuestra vida.

Conclusión: Jesús dijo: “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos”. Mateo 18:19.

LA MÁXIMA

“Los hombres que trabajaron para otros el pasado año, trabajarán para si mismos en el presente, y el próximo año contratarán a su vez a otros hombres”. ABRAHAM LINCOLN

LA CONFESIÓN DIARIA

La presencia de Dios en mi vida me garantiza el éxito en todos mis caminos. Aunque pase por el valle de la sombre de la muerte, no temeré mal alguno, porque Dios está conmigo. Antes en todas estas cosas, soy más que vencedor. Este es un buen día, SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 29 de Abril de 2018

Descargue el audio de la Predicación dominical del 29 de Abril de 2018

LECTURAS DIARIAS

Lunes

1 Reyes 9

Martes

1 Reyes 10

Miércoles

1 Reyes 11

Jueves

1 Reyes 12

Viernes

1 Reyes 13

Sábado

1 Reyes 14

Domingo

1 Reyes 15

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Oremos por el ministerio radial de PAI. Todos los días por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM. A las 5:00 de la mañana. Los domingos la transmisión de la Escuela Dominical a partir de las 10:00 a.m. por AMBIENTE ESTÉREO 88.4 y por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM.

Sintonice todos los días a partir de las 9:00 de la noche AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE por Ambiente estéreo 88.4 FM y Emisora Nuevo Continente 1460 AM. Gracias por su ofrenda para este ministerio; usted y yo conformamos este equipo para bendecir a miles de oyentes.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.