Print

LA SEMILLA 10 DE DICIEMBRE DE 2017

APUNTE PASTORAL

“No os engañéis; Dios no puede ser burlado: Pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” Gálatas 6:7.

No critique las riquezas de otros. No critique sus casas, sus autos, sus ropas, sus negocios. Recuerde que cada uno cosechará lo que siembra. Si usted critica y condena las riquezas de los demás, usted traerá crítica, condenación y peor aún, maldición sobre su propio estado financiero. Usted tiene que entender que usted no es pobre porque ellos sean ricos, usted es pobre porque no está practicando la ley de la fe en las riquezas.

Los empresarios que se liberan del miedo a la competencia buscan precisamente el beneficio de la competencia. Observe los grandes centros comerciales. Podemos ver que las grandes cadenas comerciales quieren estar ahí precisamente. Donde va Sears quiere ir J. C. Penney, Lord & Taylor y Macys. En todos encontramos ropas, enseres de hogar, prendas y muchas cosas más que son similares. Pero ellos no tienen miedo a la competencia. El secreto de cada uno de ellos estriba en los detalles, las ofertas, las garantías, los servicios, y para todos hay clientes. Libérese usted también del temor a la competencia. La competencia no existe para usted.

Crea en su exclusividad, usted es un mundo especial, una joya que no tiene comparación. Nadie esta compitiendo contra usted sino que todos juntos estamos atrayendo nuevas bendiciones de Dios cada día. No mire con resentimiento a su vecino cuando le pase por el lado en un auto nuevo. Todo lo contrario, alégrese y échele bendiciones para que su propio espíritu se edifique. Sienta la abundancia que le rodea en su vecindario. Cuando alguno mejora su casa, causa que la suya aumente de valor. Así mismo cuando usted mejora la suya, la de los demás también aumentan.

No se dañe la mente y el espíritu con la envidia, porque si lo hace es porque no ha reconocido la abundancia que Dios ha provisto para usted.

Se cuenta de un pastor de ovejas que se quejaba de la parte del monte que le había tocado para pastar su rebaño. El observaba a su vecino con despecho en el lado opuesto del monte. Allí había árboles frondosos y robustos. El pasto era más fresco y atractivo para las ovejas. El suyo en cambio sólo tenía arbustos y pasto seco. Este hombre decidió vender su terreno a otro pastor pensando que Dios había sido injusto con él. Se quejaba de que Dios hacía acepción de personas y que nunca le había visitado. Al poco tiempo de vender su terreno el nuevo pastor un día miró al monte y vio que uno de los arbustos ardía y ardía y no se consumía. Cuando subió al monte para ver aquella visión escuchó la voz de Dios que le decía: “No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que estás, tierra santa es” Éxodo 3:5. Dios había descendido para hablar cara a cara con Moisés. Los arbustos que el antiguo dueño despreció se convirtieron en la morada de Dios.

Aunque la primera parte de la historia es ficción, sirve para enseñarnos que Dios no se puede manifestar en la vida de aquellos que menosprecian lo que Dios les ha dado.

Si usted se dedica todo el tiempo a estar mirando con envidia, el negocio o la empresa de su prójimo, no tendrá tiempo para ver a Dios prosperando el suyo. Dios es suficientemente poderoso y afluente para darle a usted la abundancia para que viva bien y se convierta en el gran inversionista del Reino. ESTA ES UNA BUENA SEMANA. LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

Aun cuando la generación de gente mayor, maestros y también padres, pueda estar profundamente preocupada por la crisis de valores que hoy afecta a la juventud, muchas veces estas personas dejan sus responsabilidades como son las de instruir correctamente a esta nueva generación con los principios de la Palabra de Dios. Deuteronomio 6:5-9.

La mayoría de la gente culpa a la sociedad por toda la perdida de los valores morales y espirituales. Si como padre de familia y líderes que somos en nuestra sociedad asumiéramos con responsabilidad el rol que cada uno debemos cumplir empezando con nuestros hijos, veríamos una generación libre y bendecida, cumpliendo los propósitos de Dios aquí en la tierra.

Empecemos con restaurar la adoración a Dios en nuestra casa, tomemos un tiempo de oración y meditación de la Palara de Dios con nuestros hijos. Escuchemos sus inquietudes, impartámosles la orientación que ellos requieren. Controlar la radio, la televisión o la píldora, no sobra, esto es necesario. Enseñémosle a los hijos a administrar bien su tiempo libre.

La Biblia enfrenta el problema de la crianza de los niños desde un punto de vista fundamentalmente diferente.

La disciplina también es necesaria, no deje que los hijos hagan todo lo que les parece, contrólelos a tiempo antes que sea tarde.

La Biblia no considera a un niño como básicamente bueno. “He aquí en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” Salmo 51:5. La Biblia no contempla a un niño como alguien que esencialmente desea hacer la cosa más sabia y correcta. Su comprensión de la naturaleza del niño es diferente y por tanto su filosofía en cuanto a la disciplina es diferente. “La necedad está ligada al corazón del muchacho; más la vara de la corrección la alejará de él” Prov. 22:15.

El método de Dios acerca de la disciplina es sencillo e inequívoco: La vara. Antes de desechar esto como anticuado, bárbaro, carente de comprensión y de amor, e irremediablemente ajeno a los métodos de la psicología moderna, consideremos lo que la Biblia dice acerca de la disciplina de la vara.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Tomás Edison, después de sus 10.000 intentos para inventar el bombillo eléctrico, negó que hubiera fracasado alguna vez. El sólo descubrió miles de formas que no dieron resultado. Estaba entregado a su idea; Él y Dios jamás se dieron por vencidos. La electricidad siempre estaba allí. Edison permitió que Dios le ayudara a desarrollar formas de utilizarla.

El presidente Grant, a la edad de 38 años, se ganaba la vida cortando y entregando madera para estufas de calefacción. Pero supo escoger noblemente y tomar decisiones de altura. Nueve años más tarde fue elegido presidente de los Estados Unidos.

Miles de los llamados don nadie han escogido la buena vida, decidieron tener lo mejor y se han levantado para dirigir naciones, hacer o aumentar fortunas y establecer instituciones para el bienestar de la humanidad. Cuando escoja y decida con Dios en usted, y haga esa su meta, nada podrá detenerle cuando se junte con Dios.

Veinticinco mil casos de fracasos fueron analizados. Las evidencias mostraron claramente que la falta de decisión fue la causa principal del fracaso de cada uno de los casos. Cuatro de cada cinco graduados de educación superior norteamericana no saben qué quieren de la vida.

Las estadísticas prueban que al llegar a la edad de 65 años sólo uno de cada cien graduados será rico. Se analizaron cientos de casos exitosos. En todos los casos las personas que hicieron elecciones claras y definidas, se informaron lo mejor posible, tomaron una decisión y se entregaron a la tarea que estaba ante ellos, alcanzaron las metas que se habían propuesto.

La mayoría de la gente que fracasa se afecta profundamente y, por lo tanto, se deja dominar, por las opiniones de otras personas.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: EL REINO DE LA ABUNDANCIA.

Texto Principal: Mateo 14:13-16.

Introducción: La compasión no es un sentimiento, es una persona. Dios es compasión, Dios es amor. No solo tiene amor, Él es amor. En San Mateo 14:14 “Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos”.

Jesús acababa de sanar a los enfermos con toda compasión, y los discípulos lo interrumpieron para decirle acerca de la multitud que se encontraba allí: “Despídelos”, mándalos a casa, ya es de noche, como si Jesús no lo supiera. El lugar es desierto, ¿Jesús no lo sabía? La Biblia dice que Jesús fue allí a propósito.

El Señor Jesucristo conoce todos nuestros líos y situaciones, no hay nada que Él no sepa, nada nuevo o que lo sorprenda. Todos nuestros líos Él puede y quiere arreglarlos Amén.

I. VIVA EN EL REINO DE DIOS: SALGA DEL REINO BABILÓNICO.

El Reino de Dios es fe, paz, gozo, amor y abundancia. El reino babilónico es incredulidad, temor, esclavitud, tristeza, odio y escasez Romanos 14:17.

1. Jesús estaba obrando en el Reino de Dios, Los discípulos en el reino babilónico. Ellos le dijeron al Señor: “El lugar es desierto”, es solitario. El temor los había atrapado, porque el lugar era peligroso y de noche. Ellos se preguntaban cómo esa gente volvería a su casa, esta gente había venido a pie desde muchos lugares distantes.

2. Había escases de comida. No tenían agua, y había mucha gente. El sol se ocultaba y pensaron que ellos debían hacer algo al respecto y pronto. ¿Por qué? el lugar es peligroso, y no hay comida.

3. En la esfera natural todo eso es cierto, pero en el Reino de Dios no. Jesús opera en el Reino de Dios, los discípulos operaban en el reino natural (Babilonia), uno se opone al otro. Uno opera en fe el otro opera en el temor.

4. La manifestación del poder de la Palabra de Dios es la razón por la que Jesús estaba en ese lugar.

II. EL PROCESO DEL REINO DE DIOS.

Respecto al proceso del Reino de Dios, Jesús dijo: “¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, Él hace las obras” Juan 14:10.

1. El Padre que mora en mí, Él hace las obras. Lo primero de esa obra era decir a Jesús qué decir.

2. A Moisés le dijo qué hacer y qué decir. Éxodo 4:12.

3. A Josué le dijo qué hacer y qué decir Josué 1:1-9; 6:1-5.

4. En toda la Biblia veremos que ese es el proceso del Reino, Dios habla y nosotros repetimos pues Jesús dijo yo solo digo lo que oigo a mi Padre decir y hago lo que veo a mi Padre hacer, yo no debo hacer nada por mi cuenta. Juan 5:19, 30.

5. Sigamos el mismo proceso, busquemos del Señor, vayamos a Su Palabra, y pidámosle: haz en mi Señor conforme a tu Palabra, estoy a tus órdenes, estoy dispuesto por fe a solo decir lo que te oigo decir y hacer lo que te veo hacer y espero lo mismo que Jesús, que tú Padre hagas la obra.

III. DECLARE LAS PALABRAS DEL PADRE.

Esto es lo que Dios ha hecho en nosotros, Él dice: “En tu boca he puesto mis palabras, y con la sombra de mi mano te cubrí, extendiendo los cielos y echando los cimientos de la tierra, y diciendo a Sion: Pueblo mío eres tú” Isaías 51:16. El Padre puso Su Palabra en la boca del Señor Jesucristo.

1. Jesús solo dijo lo que oyó decir al Padre e hizo solo lo que el Padre le dijo y luego el Padre obró. Jesús dijo, el Padre que mora en mí, Él hace las obras. Luego dijo, el que en mí cree, en verdad él nos dice, si realmente ustedes creen lo que les digo, “…El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará, porque yo voy al Padre”. Juan 14:10,12. Recuerde eso, todo lo que Jesús hizo, es porque Él dijo lo que le oyó decir al Padre.

2. En el estanque de Betesda sólo sanó a un hombre, y había mucha gente. Jesús le dijo al enfermo: ¿Quieres ser sano? Si Jesús sabía que el hombre estaba ahí para eso, ¿por qué lo dijo? Porque fue lo que le oyó al Padre decir.

Conclusión: Cuando los discípulos le preguntaron al Señor Jesús cuándo había de venir el reino de Dios, Jesús les respondió: “…el reino de Dios está entre vosotros” Lucas 17:20-21 si seguimos el proceso del Reino de Dios y aplicamos los principios como el Señor Jesús lo hizo, veremos con nuestros ojos los resultados milagrosos de la obra del Padre en nosotros.

LA MÁXIMA

“Al que cree, todo le es posible” Marcos 9:23.

LA CONFESIÓN DIARIA

Soy hijo de Dios, mi vida es como un jardín bien regado, como un árbol plantado junto a corrientes de aguas, daré mucho fruto y todo lo que haga prosperará. Se vislumbra un futuro mejor para mi familia. Cosas tremendas hará Dios conmigo. ESTE ES UN BUEN DÍA, SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 10 de Diciembre de 2017

Descargue el audio de la Predicación dominical del 10 de Diciembre de 2017

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Salmo 127

Martes

Salmo 128

Miércoles

Salmo 129

Jueves

Salmo 130

Viernes

Salmo 131

Sábado

Salmo 132

Domingo

Salmo 133

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Oremos por el ministerio radial de PAI. Todos los días por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM. A las 5:00 de la mañana. Los domingos la transmisión de la Escuela Dominical a partir de las 10:00 a.m. por AMBIENTE ESTÉREO 88.4 y por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM.

Sintonice todos los días a partir de las 9:00 de la noche AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE por Ambiente estéreo 88.4 FM y Emisora Nuevo Continente 1460 AM. Gracias por su ofrenda para este ministerio; usted y yo conformamos este equipo para bendecir a miles de oyentes.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.