Print

LA SEMILLA 3 DE DICIEMBRE DE 2017

APUNTE PASTORAL

Cuando Josué fue llamado por Dios para que ocupara el puesto de Moisés, recibió unas promesas especiales. La Biblia dice: “Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. Yo, os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie. Desde el desierto, y el Líbano hasta el gran río Éufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio. Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré ni te desampararé. Esfuérzate y sé valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien”. Josué 1:1-9.

Dios le estaba asegurando a Josué que en realidad él no tendría competencia en la consecución de su destino.

Todo lo que Josué tenía que hacer era llenarse de aquellas palabras de día y de noche. Esas palabras cambiarían sus pensamientos en pensamientos de fe y determinación.

Con esos pensamientos toda su vida interior sería impactada. Sus emociones, sus instintos, sus palabras, sus deseos, sus actitudes, sus sueños y visión todo se alinearía a ellos. Esa era y es la clave del éxito y las riquezas. Ante esa condición, no habría competencia para él y el pueblo de Dios.

Si Josué hubiera comenzado a decir: Estoy perdido, no podré llevar a este pueblo a la tierra de prosperidad, soy un fracasado, entonces con esa actitud cualquier adversidad lo hubiera destruido.

Usted ha visto seguramente, cuando una persona se siente vejada, amenazada, criticada, insultada, o superada por alguna competencia, corre el peligro de aceptar todo eso como su final. Entonces él mismo se ha convertido en su propio exterminador.

Muchos comerciantes han cerrado sus negocios ante la amenaza de grandes centros comerciales. Lo más triste es que algunos llegan a la conclusión de que todo se ha acabado para ellos. Pero eso es un grave error. Dios siempre ha hecho provisión para todos. Mientras que algunos llenos de miedo cierran y se van, otros vienen con fe y aprovechan las cercanías del gran centro comercial para exhibir sus mercancías.

Recuerde: usted no tiene competencia. Nadie es igual a usted. Nadie tiene sus huellas dactilares, ni la forma de sus labios o sus ojos. Usted es único. Usted es una pieza de colección del Gran Creador. Usted tiene dones y talentos que aún no ha descubierto.

Usted tiene una misión en este planeta. Esa misión es exhibir la grandeza que Dios ha puesto en usted para Su gloria. Por esa razón, Dios puso abundancia para todos. Jesús dijo: “Para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir Su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos” Mateo 5:45.

Dios no tiene hijos predilectos, usted es el hijo del corazón de Padre Dios. Atrévase, no desista, Dios el Padre está de su parte. Recuerde: Con Dios obrando en usted, imposible que fracase. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

Desde el tiempo de la Revolución Francesa ha ganado amplia aceptación la idea de que la naturaleza humana es básicamente buena. El “mal” que irrumpe de tiempo en tiempo se debe a la falta de educación y de comprensión, o tal vez a patrones psicológicos infligidos por la cultura y el medio ambiente de uno. Lo que se necesita, dicen, es educación y tal vez algún ajuste en el medio ambiente, de lo económico, social, político, psicológico. Una vez que una persona “comprende”, y una vez que se remueven las restricciones artificiales, florecerá la bondad innata de la naturaleza humana.

Dos guerras mundiales, seguidas por una generación de guerras frías y calientes, han atemperado de algún modo ese optimismo ingenuo referente a la naturaleza humana. Sin embargo, muchas de nuestras presuposiciones y de nuestros juicios están basados todavía en la idea de que la naturaleza humana es básicamente buena, pues esta idea ha penetrado en toda nuestra cultura y pensamiento. ¡Y en no menor grado en la zona de la crianza de niños! Gran parte de la pesadumbre en las relaciones entre el padre y el hijo tiene sus raíces en esta falsa comprensión de la naturaleza humana.

Los padres consideran a sus hijos como básicamente “buenos”. Cuando se muestran “malos” en una situación particular, el padre comienza a indagar frenéticamente la razón: ¿Qué está estorbando y restringiendo a mi hijo, para que haga una cosa semejante? Primero se emplea la razón. Por su puesto que simplemente él no comprende. Una vez que comprenda, su bondad y lógica innatas habrán de manifestarse.

Recordemos lo que dice la Biblia respecto a nuestra naturaleza humana: “De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el pecado está en mí” Romanos 7:17-21.

Es por eso que la enseñanza que los padres le imparten a sus hijos desde la temprana edad, basada en los principios y valores espirituales y morales es esencial para la estructuración de la personalidad de ellos. La Biblia dice: “Enseña al niño el camino en que debe andar, y aún cuando sea viejo no se apartará de él” Proverbios 22:6.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

“Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros una cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” 2 Corintios 4:17-18.

El secreto del poder que está en usted puede cambiar su mundo. Si el mundo a su alrededor no lo satisface tal y como está, usted y Dios pueden crearlo de nuevo. Cuando usted alinea lo que escoge con lo que Dios escoge y alinea su decisión con la que Él toma, entonces usted y Dios triunfarán juntos.

Una vez usted y Dios estén asociados no habrá fuerza ni oposición que los detenga. Su voluntad o deseo, alineado con la voluntad o el deseo de Dios, derrota todo tipo de oposición.

El señor LINCOLN entró como capitán en las fuerzas armadas y cuando salió era un soldado raso. Cuando montó un negocio fracasó y tuvo que vender las herramientas que necesitaba para ganarse la vida a fin de pagar sus deudas. La primera vez que Lincoln trató de ser elegido para la legislatura estatal fue derrotado, como fue derrotado en su primer intento de ser congresista Federal.

Cuando trató de ser elegido Comisionado General de terrenos de su estado, Lincoln volvió a fracasar. Luego fracasó cuando trató de ser elegido al Senado. También fracasó en su intento de ser nominado como vicepresidente.

Pero Abraham Lincoln jamás se dio por vencido. Llegó a ser presidente de los Estados Unidos y a ser reconocido como uno de los líderes más grandes que la nación norteamericana haya tenido. Su determinación de sobresalir en la vida jamás se debilitó.

Aunque usted haya fracasado muchas veces en la vida, jamás se dé por vencido. Con determinación y consiente del plan de Dios para su vida, usted lo puede lograr. Inténtelo de nuevo, no se dé por vencido. Entre más grandes sean los retos de la vida, mayores serán las victorias. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Filipenses 4:13. Con Dios todo es posible.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: LA BENDICIÓN DEL SEÑOR ES PARA TODO AQUEL QUE CREE.

Texto Principal: Proverbios 10:22; Génesis 2:8-25.

Introducción: El propósito eterno de Dios es que todos sus hijos vivan en la bendición. Somos linaje bendito del Señor. La Palabra de Dios es la semilla de bendición que está germinando en nosotros sus hijos.

La bendición que menospreciaron Adán y Eva en el Huerto de Edén, no desapareció ni quedó desactivada, por el contrario, Dios la está avivando en sus hijos hoy. La bendición es para todo aquel que cree.

I. LA BENDICIÓN DEL EDÉN.

El Edén, probablemente localizado en algún lugar de Mesopotamia (Irak), significa “Deleite”.

1. En el Edén reinó la bendición. Allí no había muerte, en Edén reinó la vida de Dios.

2. En el Edén o había pobreza en Edén, había oro, abundancia, riquezas.

3. En el Edén no había enfermedad. La bendición del Señor es sanidad, Él quita nuestros dolores.

II. LA BENDICIÓN DE ABRAHAM Gálatas 3:14.

La bendición de Abraham es la del Edén, la bendición que Dios puso sobre Adán, es la misma bendición que el Señor le impartió a los patriarcas.

1. La función de la bendición es quitar la maldición de usted y reemplazarla con la bendición del Edén.

2. La bendición es longevidad. La primera vez que Dios dijo algo sobre los años que viviría el hombre sobre la tierra fue en Génesis 6:3 Él dijo: “Mas serán sus días ciento veinte años”. Dios quiere que usted viva ciento veinte años, si nos necesitara setenta, hubiera dicho, setenta. Eso vino en el desierto por aquellos desobedientes, el plan de Dios es que vivamos 120 años.

3. La bendición trae revelación. Dios nos revela sus pensamientos.

4. El Señor Jesucristo quitó la maldición. Para que “la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles”. Gálatas 3:13, 14 por eso Cristo fue a la cruz. “Para que la bendición de Abraham, la bendición del Edén viniera sobre nosotros los creyentes.

III. ABRAHAM LE CREYÓ A DIOS Génesis 15:6; Romanos 4:3.

“Un pacto, aunque sea de hombres, una vez ratificado, nadie lo invalida, ni le añade. Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo” Gálatas 3:15-16.

1. La promesa, juramento que le hizo Dios a Abraham, fue el “Verbo” que se hizo carne. Juan 1:14 Abraham creyó la promesa de la bendición, la que engendró a Isaac, a Jacob, a Moisés, a Daniel.

2. Abraham le creyó a Dios, ¿qué creyó? Creyó que fue bendecido.

IV. CRISTO NOS REDIMIÓ DE LA MALDICIÓN Gálatas 3:13.

Fuimos redimidos del poder de la maldición y trasladados al reino de la bendición, esta es nuestra realidad; ahora tenemos que pensar así, como hijos bendecidos del Señor. Cambiemos nuestro modo de pensar.

1. Hay cosas que decimos que deben ser corregidas: por ejemplo, “soy de familia enfermiza”; soy “pobre”. Eso éramos antes, ahora no somos así. Cambie su modo de pensar.

2. “Los pensamientos de Dios son más altos que nuestros pensamientos”. “Deje el impío su camino”. La palabra impío describe la maldición. Deje el impío su forma de pensar. La palabra de Dios cambia nuestros pensamientos. Isaías 55:6-9 Jesucristo dice que no estemos ansiosos Mateo 6:28-34.

V. USTED ES BENDECIDO: DECÍDALO, PIÉNSELO Y DECLÁRELO.

“Los pensamientos nunca crean ni crearan nada. El pensamiento hecho palabra es acción, Dios creo el mundo con palabra”. Declárelo y será hecho: Soy bendito al entrar y bendito al salir.

1. Decido leer la Palabra y declarar ese pensamiento en voz alta rehusando decir tengo fiebre, no puedo, no tengo suficiente para comprar eso. Declaro: soy rico, tengo todo lo suficiente en Cristo Jesús.

2. “La bendición de Dios enriquece y no añade tristeza” Prov. 10:22 Lo decido, lo pienso y lo digo.

3. Decido que por Sus llagas yo fui sanado. Lo decido, lo pienso y lo digo.

4. Pensaré como Dios, elevaré mi modo de pensar, pensaré victoria, Dios me quiere rico, que viva ciento veinte años y que viva sano, no débil. Lo decido, lo pienso y lo digo.

5. Declaro la Palabra de Dios en abundancia. Lo decido, lo pienso y lo digo.

Conclusión: Lo decidí para pensarlo y lo pensé, luego lo declaré hasta que ya no tenía que pensarlo más.

Cuando pude decirlo sin decidirlo o sin pensar para decirlo ya era parte de mí, y cuando lo decía ya iba lleno de fe. Recuerde: De la abundancia del corazón habla la boca, activa la bendición, déjala operar.

LA MÁXIMA

“Nadie te podrá derrotar en toda tu vida, y yo estaré contigo así como estuve con Moisés, sin dejarte ni abandonarte” Josué 1:5.

LA CONFESIÓN DIARIA

Yo soy lo que la Biblia dice que soy; yo tengo lo que la Biblia dice que tengo; yo puedo hacer lo que la Biblia dice que puedo hacer. Con tremendas cosas me responderá Dios, este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 3 de Diciembre de 2017

Descargue el audio de la Predicación dominical del 3 de Diciembre de 2017

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Salmo 120

Martes

Salmo 121

Miércoles

Salmo 122

Jueves

Salmo 123

Viernes

Salmo 124

Sábado

Salmo 125

Domingo

Salmo 126

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Oremos por el ministerio radial de PAI. Todos los días por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM. A las 5:00 de la mañana. Los domingos la transmisión de la Escuela Dominical a partir de las 10:00 a.m. por AMBIENTE ESTÉREO 88.4 y por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM.

Sintonice todos los días a partir de las 9:00 de la noche AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE por Ambiente estéreo 88.4 FM y Emisora Nuevo Continente 1460 AM. Gracias por su ofrenda para este ministerio; usted y yo conformamos este equipo para bendecir a miles de oyentes.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.