Print

LA SEMILLA 30 DE ABRIL DE 2017

APUNTE PASTORAL

Usted es un sediento de la Palabra de Dios y estoy seguro que en su interior siempre ha existido un anhelo por ver a su familia prosperada, y disfrutando de salud y bienestar espiritual.

Es posible que a estas alturas, usted ya haya hecho el pacto de bendición con Dios. Usted le pagará los diezmos de todo porque sabe que no son suyos; y Él reforzará la muralla de protección alrededor suyo, de su casa, de su familia y del trabajo de sus manos para que sus bienes se multipliquen sobre la tierra. Esta fue la manera como el Señor protegió a Job y satanás expresó su inconformidad ante Dios “¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo o que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra” Job 1:10. De esta manera el Señor está trabajando con sus hijos e hijas hoy.

El concepto que Abram tenía de los diezmos era muy centrado en la Palabra de Dios, él comprendió que los diezmos le pertenecen al Señor Dios Altísimo y que son invertidos en la obra de Dios. La Biblia dice: “Melquisedec, Rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo” Génesis 14:18-20. Abraham le entregó los diezmos de todo porque comprendió que la fuente de su prosperidad era Dios y no los reyes de Sodoma.

Ahora que usted ha ratificado el pacto con Dios de entregarle los diezmos, se estará preguntando: ¿Qué hacer con los diezmos?

Los diezmos deben ser llevados a la iglesia, a la casa de Dios. Al lugar donde le ofrecen el pan y el vino y lo alimentan con la Palabra de Dios. Si su iglesia esta muerta y sin visión, o si no confía en la integridad de quienes administran los fondos, entonces usted debe hablar sinceramente con ellos, y pedirles su bendición para moverse a otra iglesia donde si se cumplan estos requisitos.

Lo que no puede hacer es seguir participando del pan y del vino, seguir alimentándose con la Palabra de Dios y vivir bajo la cobertura espiritual de sus ministerios para luego decir que no paga sus diezmos porque no está conforme con la iglesia.

Recuerde, la Biblia dice: ¡Indefectiblemente diezmarás! En realidad los diezmos no le pertenecen a la iglesia, ni a los ministros, Levíticos 27:30 enseña que el diezmo es de Jehová, es cosa dedicada a Dios.

Usted no le paga los diezmos a la iglesia. Se los paga a Dios, porque le pertenecen a Él.

El asunto es que debe entregárselos a alguien aquí en la tierra, en su congregación, pero Dios toma nota allá en el cielo y los acredita en una cuenta personal que existe en la eternidad.

Hebreos 7:8 aclara este principio cuando afirma que “Aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales, pero allá uno de quien se da testimonio de que vive”.

Observe que sus diezmos son contabilizados en dos ocasiones. Una vez aquí, en la tesorería de su congregación, y la segunda allá, en los registros celestiales.

Apocalipsis 5:12 dice que “El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder y las riquezas. Para tomar las riquezas se necesitan manos. Las manos pertenecen al cuerpo y la iglesia es el Cuerpo de Cristo operando en la tierra.

Los diezmos son de Él, pero las manos que lo recogen deben pertenecer a la iglesia. ¡Aleluya! Gocémonos porque en los próximos años va a haber abundancia de pan en la casa de Dios. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

Una brillante esposa, que en un tiempo buscó un escape en actividades literarias, ha revelado recientemente su secreto para hallar satisfacción en la vida: “Es por medio de hacer lo que Jesús quiere que yo haga” Ella agregó que Jesús puede cambiar nuestras actitudes; el puede cambiar las tareas rutinarias que antes eran desagradables y convertirlas en motivos de gozo. Hermanas, “Si su raíz está en Cristo, no en su esposo; entonces tienen la libertad para ser las personas dignas, bendecidas y buenas esposas”.

Jesús la invita a llevar sus preocupaciones a la cruz, y a dejar la obra de cambiar a su esposo en las manos de Dios. La esposa que tiene su confianza puesta en Dios no está reprochando continuamente a su esposo por las faltas.

La sumisión es mucho más que una forma externa; es una actitud interna. Es más que colocarse un velo sobre la cabeza; es un corazón cubierto con un velo de honor y reverencia por su esposo. Cuidémonos de andar haciendo piadosas oraciones en público por el esposo “inconverso”, si la esposa aún sigue con esa conducta insubordinada hacia la autoridad de su esposo. La Palabra de Dios es muy clara respecto a la sumisión de la esposa a su esposo. “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador” Efesios 5:22-23.

No es poco común que la esposa aventaje a su esposo en cuanto a preocupación y previsión en los asuntos espirituales. Pero allí es precisamente en donde yace el peligro para una esposa. Ella usa esto como una excusa piadosa para revelarse contra la autoridad de su marido. A ella le parece que solamente si toma una activa “dirección espiritual” en la familia puede asegurar una adecuada crianza a los hijos y la eventual conversión de su marido. Bajo esa máscara de piadosa espiritualidad puede esconderse una gran cantidad de rebelión no santa (“engañoso es el corazón más que todas las cosas” Jeremías 17:9). Aún más importante, no cumple el fin deseado, sino que en la realidad lo frustra. El esposo es ahuyentado de todo interés en las cosas espirituales.

Por el contrario, en una actitud continua de sumisión la esposa tiene a su disposición un poder espiritual con Dios, estos son resultados garantizados. La Biblia dice: “Así mismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, considerando vuestra conducta casta y respetuosa” (para con el marido) 1 Pedro 3:1-2.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Por la fe en el Señor Jesucristo, al aceptarlo en nuestro corazón como el Señor y Salvador de nuestra vida, recibimos la salvación, el perdón de pecados, la justificación y la naturaleza divina que nos impartió el Padre cuando engendró como sus hijos e hijas.

Esto fue lo que resolvió el problema espiritual en que estábamos ante Dios ya que nuestra comunión estaba rota por causas de nuestras iniquidades.

Ahora que usted ha sido restaurado, y es miembro de la Familia de Dios como hijo legítimo, una vida de milagros ha comenzado en su vida. A partir de este momento comience a activar el poder de la palabra hablada, recuerde que Jesús dijo: “Lo que diga será hecho” Marcos 11:23.

Haga esta declaración: Yo me identifico con Jesucristo en una forma práctica. El es el modelo para los propósitos y la obtención de mis logros en la vida; es mi camino para lograr el éxito.

Yo se que el plan original de Dios fue que yo, sin inferioridad ni condenación, tuviera felicidad, salud y autorrealización, así como Adán y Eva a quienes El creó. Pero ellos no prestaron la atención adecuada a Su plan; ese fue el origen de los problemas humanos.

Para salvarme, Jesucristo tomó los males que yo había hecho al morir en mi lugar. Luego, El regreso con la vida nueva de Dios que ahora me ofrece. Me identifico con El porque, ya que asumió la culpa que era mía, puedo recibir la nueva vida de Dios que El me trae.

Su amor concibió la idea de no dejarme morir en el vacío, sino pagar por mis males y restaurarme al estilo de vida de Dios, para el cual fui creado originalmente.

Ahora vivo nuevamente con Dios como en mi propia casa y El me bendice por medio de Jesucristo. He recuperado mi dignidad. Ahora estoy restaurado y soy un hijo de Dios. Por eso caminaré de ahora en adelante basado en la Palabra de Dios, lo haré erguido, sin temor, porque sé que mayor es que está en mí que el que está en el mundo. 1 Juan 4:4.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: NUNCA JAMÁS SERÁ AVERGONZADO.

Texto Principal: Joel 2:23-27; Mateo 6:33; Salmo 1:1-3.

Introducción: La vergüenza que el enemigo de nuestras almas nos ha logrado causar se basa en la pobreza financiera. La voluntad de Dios para sus hijos es que seamos prosperados en todas las cosas. Nunca jamás seremos avergonzados. Él desea que tengamos todas las cosas que necesitamos para vivir bien. La clave es amar a Dios sobre todas las cosas. “Mas buscad el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” Mateo 6:33.

I. MOISÉS PUSO LOS ASUNTOS DEL REINO DE DIOS PRIMERO Heb. 11:24-26.

Moisés era el hijo de la hija de faraón; era el sucesor al trono de Egipto, tenía prestigio, honor y riqueza.

1. Tenía todas las cosas que el mundo le podía ofrecer. Hebreos 11:24-25.

2. Moisés estimó al Señor superior a todos los tesoros. Hebreos 11:26.

3. La prosperidad financiera es la extensión de la prosperidad espiritual. Primero Dios.

II. OIR Y OBEDECER LA PALABRA DE DIOS: LA LLAVE PARA LA PROSPERIDAD.

“Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra”. Deuteronomio 28:1 Dios nos pide obediencia y no sacrificios. 1 Samuel 15:22.

1. “Caminen en mis estatutos y guarden mis mandamientos, hagan lo que es recto delante de mis ojos y tendrán salud, longevidad y bendeciré tu pan y tus aguas”. Éxodo 15:26; 23:25-26.

2. La canasta y artesa de amasar son bendecidas Deuteronomio 28:1-14; Proverbios 3:10.

3. La prosperidad es integral: espiritual, física y económica 3 Juan 2 La prosperidad física y material son la extensión de la prosperidad espiritual.

III. EL PRINCIPAL MANDAMIENTO Salmo 1:1-13.

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento” Marcos 12:30. Dios quiere que sus hijos prosperemos en todo, pero recuerde primero amar a Dios sobre todas las cosas.

1. No dejando de congregarnos Hebreos 10:25.

2. Honrar a Dios con los Diezmos y las ofrendas. Proverbios 3:9; Malaquías 3:10-11.

3. Cumplir con los deberes propios de los padres Proverbios 22:6 “Instruye al niño…”.

4. Compartir el Evangelio con los no creyentes para que sean salvos. Marcos 16:15.

IV. DIOS CREÓ TODAS LAS RIQUEZAS EN EL MUNDO PARA QUE SUS HIJOS LAS DISFRUTEMOS.

Piense los pensamientos de Dios acerca de la prosperidad para sus hijos. Dios nos ha revelado sus pensamientos, están escritos en la Santa Biblia. Si nuestra forma de pensar es errónea, nuestra creencia también lo será. Si nuestras creencias son erróneas, nuestra forma de hablar también lo será. Crea lo que la Biblia dice y declárelo creyendo y le será hecho.

1. Todo lo que hay en el mundo le pertenece a nuestro Padre Dios. Salmo 50:10,12 Todo fue creado por ÉL y todo le pertenece a Él.

2. Dios no creó las riquezas para que el diablo las administre, las creó para los hijos de Dios las disfruten. “Si quisieres y oyeres, comeréis el bien de la tierra” Isaías 1:19.

V. EL PODER PARA HACER LAS RIQUEZAS PROCEDEN DE DIOS.

Hay una unción para hacer las riquezas, es la gracia, la habilidad que Dios ha puesto en nosotros para que las riquezas vengan a nuestra vida.

La bendición es el poder, la habilidad, el derecho, la unción que Dios nos ha dado para prosperar.

1. “Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día” Deuteronomio 8:18.

2. “Será como árbol plantado junto a las corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará” Salmo 1:3.

Conclusión: La obediencia a Dios nos llevará a la vida de abundancia espiritual, física y financiera. Legalmente ya fuimos liberados de la maldición de la ley, Gálatas 3:13. Cristo nos liberó de la maldición de la pobreza, para que fuésemos enriquecidos 2 Corintios 8:9.

LA MÁXIMA

“Nuestra imaginación es el único límite para lo que podemos tener en el futuro” CHARLES KETTERING.

LA CONFESIÓN DIARIA

Yo me identifico con Jesucristo en una forma práctica. El es el modelo para los propósitos y la obtención de mis logros en la vida; Cristo es mi camino para lograr el éxito. Con tremendas cosas me responderá Dios. ESTE ES UN BUEN DÍA, SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 30 de Abril de 2017

Descargue el audio de la Predicación dominical del 30 de Abril de 2017

LECTURAS DIARIAS

Lunes

2 Crónicas 10

Martes

2 Crónicas 11

Miércoles

2 Crónicas 12

Jueves

2 Crónicas 13

Viernes

2 Crónicas 14

Sábado

2 Crónicas 15

Domingo

2 Crónicas 16

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Oremos por el ministerio radial de PAI. Todos los días por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM. A las 5:00 de la mañana. Los domingos la transmisión de la Escuela Dominical a partir de las 10:00 a.m. por AMBIENTE ESTÉREO 88.4 y por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM.

Sintonice todos los días a partir de las 9:00 de la noche AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE por Ambiente estéreo 88.4 FM y Emisora Nuevo Continente 1460 AM. Gracias por su ofrenda para este ministerio; usted y yo conformamos este equipo para bendecir a miles de oyentes.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.