Print

LA SEMILLA 8 DE ENERO DE 2017

APUNTE PASTORAL

La Biblia nos habla acerca del final de aquellos que se enriquecen sin tomar en cuenta el Plan de Dios para sus vidas. Job 27:19 y 20 dice: “Rico se acuesta, pero por última vez; abrirá sus ojos y nada tendrá. Se apoderará de él terrores como aguas; torbellino lo arrebatará de noche”. Que cuadro tan triste. Para estas personas llega la última noche de su vida y ellos no lo saben. Han contado sus posesiones y se consideran ricos, pero llega la muerte, abren sus ojos en la eternidad y descubren que no tienen nada allí. Entonces se aterrorizan y angustian, pero ya no pueden cambiar su situación. El versículo 16 de este mismo capítulo dice que estas personas acumularon durante su vida plata como polvo y trajes innumerables. “Aunque amontonen plata como polvo y prepare ropa como lodo;”. Y el versículo 17 dice que “La habrá preparado él, más el justo se vestirá, y el inocente repartirá la plata”. Ahora podemos ver que la verdad de Proverbios 13:22 está funcionando, este versículo dice: “La riqueza del pecador está guardada para el justo”.

Cuando la prosperidad es según el orden bíblico, empieza con lo eterno y termina siendo eterna. Empieza con la prosperidad del alma y se manifiesta utilizando los recursos económicos para la predicación del evangelio eterno. Esas riquezas que invertimos en la obra de Dios jamás se pierden ni se desperdician, porque Dios mismo las acredita en una cuenta a nuestro nombre, allá en la eternidad.

El Señor Jesucristo se refirió a esto en Mateo 6:20 “Haceos tesoro en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde los ladrones no minan ni hurtan”. Eso es prosperidad eterna. El justo muere, abre sus ojos en la eternidad y allá le está esperando el tesoro que acumuló durante toda una vida de generosidad, de dar y sembrar en la obra del Señor nuestro Dios.

Notemos qué gran diferencia existe entre la muerte del incrédulo y la del creyente. Debe ser espantoso vivir entre terrores, preocupado por la inflación, por los ladrones, por las quiebras bancarias, por los empleados deshonestos, por el pago de los impuestos y por el alto costo de vida para luego morir y descubrir que no se tiene absolutamente nada en la eternidad.

En cambio, en el Salmo 112:7 dice la Biblia que el justo “No tendrá temor de malas noticias; su corazón está firme, confiado en Jehová”. Y esto es así porque él ha hecho un pacto con Dios. El justo se preocupa por la obra del Señor y el Señor se ocupa de proteger y aumentar las posesiones del justo.

Sin terrores y sin angustias, porque de acuerdo a Proverbios 10:22 “La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella”. Ojalá su mente continúe renovándose por la Palabra de Dios para que comprenda que existe una enorme diferencia entre una persona que solo posee bienes materiales y alguien que en realidad esté siendo prosperado por Dios. Como dice el antiguo proverbio: “No hay nadie más pobre que aquél que sólo tiene dinero”.

Las riquezas del justo son eternas. Se invierten en una obra eterna y las encontrará aumentadas en la eternidad. En Mateo 25:14-30 el Señor nos refirió una parábola acerca de lo que ocurrirá con aquellos que hayan administrado con fidelidad las posesiones que Él les encomendó. A quienes hayan sido buenos banqueros el Señor les dirá en aquel día: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor”.

Esto significa que en la eternidad seremos puestos sobre lo mucho, y que nuestro fruto permanecerá. El Salmo 1 dice que todo aquel que se deleita y obedece la Palabra del Señor “Será como árbol plantado junto a las corrientes de agua, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace prosperará”.

Cuando renovamos nuestra mente y empezamos a ser liberados de la miseria y la avaricia por el conocimiento y la obediencia a la Palabra de Dios, estamos listos para convertirnos en gente que se ocupa de los negocios del Padre. Entonces podremos prosperar en esta vida y recibir aprobación y recompensa en la eternidad. Eclesiastés 7:8 dice: “Mejor es el fin del negocio que su principio”.

Seamos fieles a partir de hoy. Seamos dadores generosos y sembremos semilla abundante. Multipliquemos lo que el Señor ha puesto en nuestras manos, y así entraremos en una nueva dimensión de gozo en el Señor. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

Dios le ha dado a las esposas la oportunidad de elegir libremente el camino de la sumisión, tal como Jesús eligió estar sometido al Padre. “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no escatimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo… Filipenses 2:5-9 Dios honra a aquellos que eligen libremente obedecerle.

“Una buena esposa… Más preciosa que joyas”

En el libro de un Hombre Llamado Pedro, Catherine Marshall cuenta cómo su fallecido esposo tenía la tendencia a colocar a las mujeres en un pedestal. Ella cita lo siguiente de uno de sus sermones: “Las muchachas modernas alegan que tienen que ganar un sueldo con el fin de establecer un hogar, pues eso seria imposible con solamente lo que gana el esposo. Esa es la verdad en algunos casos, pero siempre que sucede debe considerarse como una necesidad lamentable, y nunca como la cosa normal o natural que debe hacer una esposa. Si la esposa promedio consagra todo su tiempo a su hogar, a su esposo, a sus hijos… de contener el egoísmo de él mientras, le inspira confianza en sí mismo, de eliminar su engreimiento machista y al mismo tiempo lo alienta en sus esperanzas, y trata de establecer alrededor de la familia un círculo de verdaderos amigos… Si provee en el hogar una atmósfera adecuada de cultura, de amor por la música, de bellos muebles y de un jardín… Si ella puede hacer todo esto, estará empeñada en una vida de trabajo que le demandará todas sus energías, toda su paciencia, todo el talento que Dios le ha dado, el sacrificio extremo de su amor.

Le demandará todo lo que ella tiene y más. Y se dará cuenta del motivo por el cual fue creada. Sabrá que está llevando a cabo el plan de Dios. Será una colaboradora con el Soberano Gobernador del universo”.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

El salmo 91 parafraseado dice:

“El Altísimo y Omnipotente Dios es tu refugio y tu fortaleza. Solo El puede librarte de trampas y de plagas mortales.

El te cubre. Su verdad es tu escudo. No temas de día ni de noche. Aunque la tragedia acontezca a tu lado, tu seguridad está en Dios. Nada lo destruirá a El y El vive en ti.

No te sobrevendrá ningún mal. No habrá plaga que llegue a tu casa porque Dios está en ella. Sus ángeles te cuidarán por dondequiera que vayas. Ellos te levantarán con sus manos por encima de cualquier peligro que está en tu camino.

Podrás andar por encima de cualquier enemigo que intente lastimarte, o destruirte.

Estas son bendiciones tuyas, porque Dios puso en ti su amor y tú has puesto tu amor en El. El conoce tu nombre y te pone a salvo en un lugar alto.

Cuando lo invoques, te contestará. El está contigo en medio de los problemas. El te libra y te da honores. Te hace disfrutar de una vida larga y te muestra tu salvación”.

El ser humano es la única criatura en la tierra que anhela tener respeto personal, valor propio y auto estima. El ser humano no puede tolerar la vida sin dignidad. Se encerraría en un cuarto y cerraría las puertas y ventanas. Se separaría de la sociedad, se tiraría en las cunetas o en los alcantarillados para morir gradualmente, victima de la soledad o de la falta de propósito en la vida. La maldición de la resignación y el cáncer de la futilidad y del abandono sólo se desarrollan en la gente que no logra descubrir su valor propio ni su dignidad ni su potencial para obtener una vida prospera y feliz.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: CREADOS A IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS.

Texto Principal: Génesis 1:26-30; Jeremías 1:5.

Introducción: Todo lo que Dios hace, lo hace de primera clase. Cuando Dios lo creó a usted, lo hizo de forma exclusiva. Usted es excepcional, único en su clase, fuimos creados a semejanza natural y moral de Dios.

I. HECHOS A SU IMAGEN Y SEMEJANZA.

La Biblia dice: “Dios creó al ser humano a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” Génesis 1:27. Nótese que se repite “a imagen de Dios”. Luego en Génesis 5:1, 2 “… El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo… y los bendijo…”.

Dios creó al ser humano tan igual a Él como un hijo puede ser igual a sus padres naturales.

1. Adán tuvo un hijo llamado Set, parecido a él. Las mismas palabras “a su semejanza” usadas en Génesis 5:4 para describir el parecido de Set con su padre Adán, son las usadas para describir el parecido que tenemos con Dios nuestro Padre. Génesis 1:27.

2. Lo que se pueda decir de los padres, se puede decir también de sus hijos. Dios planeó que cualquier cosa que se pudiera decir acerca de Él, también se pudiera decir acerca de nosotros.

II. USTED ES EXCEPCIONAL Salmo 139:13-17.

“Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas. ¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos!” Salmo 139:16-17 El ser humano es excepcional, único en su clase.

1. Antes que naciera, usted existía en la mente de Dios Jeremías 1:5. Dios sabía que lo iba a necesitar en estos momentos aquí en la tierra.

2. Dios planeó su nacimiento con un propósito especial que nadie más puede cumplir. Usted está aquí para hacer lo que nadie más en la tierra puede hacer.

3. Dios lo creó a usted como Él es. Dios no creó al ser humano para que fuera incapaz de pensar o de actuar, ni para vivir en la vergüenza ni en la desgracia. Fuimos creados por Dios como seres exclusivos. Dios no hace a nadie para el fracaso.

4. EL valor humano. Toda persona es alguien especial ante los ojos de Dios, ningún ser humano fue creado para ser inferior a los demás. Dios jamás planeó que alguien viviera en la soledad, la derrota, la enfermedad, la destrucción o el abatimiento. Dios lo creó a usted a Su Imagen para vivir Su clase de Vida, caminar con Él, hablar con Él y para pensar, planificar y actuar con Él.

5. El poder que actúo en el Señor Jesucristo, también actúa en usted. Lucas 5:17.

III. NO NOS MENOSPRECIEMOS, RECONOZCAMOS EL VALOR QUE DIOS NOS HA DADO.

El valor que Dios nos ha dado, no depende de genes especiales de padres superiores. Lo que valemos delante de Dios no es medido por los bienes ni por el color de la piel, ni por la súper inteligencia, ni por los títulos de su educación formal.

1. Aceptemos el valor que Dios nos ha dado Salmo 8:5-6. “Hiciste al hombre poco menor que Dios. Le coronaste de gloria y honra. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos. Todo lo pusiste debajo de sus pies”. El poder de la auto estima, desarrollará en usted el mejor ser posible en este mundo.

2. La auto estima nos librará de todo celo, porque jamás desearemos ser ninguna otra persona.

3. Seremos libres de la inferioridad, porque Dios habita en nosotros, y Él es más poderoso que cualquier otra persona u otro poder que esté a nuestro alrededor. Reconozcamos el valor que Dios nos ha dado, y eliminemos el temor, porque nada podrá detenernos, estamos trabajando con Dios.

IV. CONOZCAMOS EL ESTILO DE VIDA Y EL PLAN QUE DIOS DISEÑÓ PARA NOSOTROS.

Este es el estilo de vida y el plan que nuestro Padre Dios diseñó para cada uno de sus hijos. La Biblia dice en Génesis 1:28 “Los bendijo Dios y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra”.

1. Dios nos dio la tierra como posesión. “Los cielos son los cielos de Jehová; y ha dado la tierra a los hijos de los hombres”. Salmo 115:16 Todas las posesiones existentes en la tierra Dios nos las entregó. Génesis 1:29 dice: “Después dijo Dios: Mirad, os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, así como todo árbol en que hay fruto y da semilla…”.

2. Dios no hizo planes para que viviéramos en la pobreza. Los planes de Dios son de bienestar. “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes afirma el Señor-, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza”. Jeremías 29:11 N.V.I.

Conclusión: Véase, respétese y valórese a sí mismo como a alguien que pertenece a la Realeza divina. Como hijo de Dios, debe representarlo y reflejarlo en el estilo de vida que usted vive aquí en la tierra. Piense y hable como una persona que tiene valor y dignidad.

LA MÁXIMA

“Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su trabajo” SALOMON Eclesiastés. 4:9.

LA CONFESIÓN DIARIA

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Cosas tremendas hará Dios conmigo, este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 8 de Enero de 2017

Descargue el audio de la Predicación dominical del 8 de Enero de 2017

LECTURAS DIARIAS

Lunes

1 Samuel 18

Martes

1 Samuel 19

Miércoles

1 Samuel 20

Jueves

1 Samuel 21

Viernes

1 Samuel 22

Sábado

1 Samuel 23

Domingo

1 Samuel 24

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Oremos por el ministerio radial de PAI. Todos los días por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM. A las 5:00 de la mañana. Los domingos la transmisión de la Escuela Dominical a partir de las 10:00 a.m. por AMBIENTE ESTÉREO 88.4 y por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM.

Sintonice todos los días a partir de las 9:00 de la noche AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE por Ambiente estéreo 88.4 FM y Emisora Nuevo Continente 1460 AM. Gracias por su ofrenda para este ministerio; usted y yo conformamos este equipo para bendecir a miles de oyentes.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.