Print

LA SEMILLA 1 DE ENERO DE 2017

APUNTE PASTORAL

Cuando abordamos el tema de la prosperidad financiera, la mayoría de los cristianos al escuchar la Palabra del Señor inmediatamente razonan y se hacen la pregunta: ¿Por qué yo conozco tantos ateos, tantos pecadores y muchos avaros que son prosperados? La realidad es que no existe ninguno de ellos que hayan sido prosperados.

Seguramente usted ha escuchado acerca de la fortuna que poseen los narcotraficantes, la gente deshonesta que han acumulado un gran capital, y muchos avaros que han amontonado millones en sus cuentas bancarias.

Pero realmente ellos no son prósperos. Por lo general sus riquezas solo sirven para que se vuelvan orgullosos y soberbios y se corrompan practicando toda clase de pecados.

Acerca de esta clase de gente, la Biblia dice: “El desvío de los ignorantes los matará, y la prosperidad de los necios los echará a perder” Proverbios 1:32.

Recordemos también lo que dice 3 Juan 2 “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”. La prosperidad de Dios siempre empieza por el alma. Es solamente cuando el hombre interior está prosperado y bendecido que las riquezas adquieren su verdadero significado.

Muchos cristianos no han renovado sus mentes y todavía tienen un concepto carnal de la prosperidad. Cuando ellos leen o escuchan este tipo de mensajes sus ojos brillan y empiezan a imaginarse a sí mismos en los cruceros, y viajando por todo el mundo. Esto no es pecado, por su puesto, pero no es todo acerca de la prosperidad.

Una persona próspera es aquella cuya alma prospera, cuyo cuerpo está sano y sus finanzas sobreabundan. Pero las bendiciones deben venir en ese orden, este es el orden de Dios. Si usted lo piensa un poco, el orden de Dios es el correcto.

Después de todo, los yates, autos, joyas, casas y cuentas bancarias son temporales. Usted las usará durante unos pocos años y luego tendrá que dejarlas aquí. Cuando muera, no podrá llevarse absolutamente nada, ninguna de sus posesiones, como dice la Biblia “Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda, nada podremos sacar de él” 1 Timoteo 6:7.

La prosperidad bíblica empieza por lo eterno. Un incrédulo puede poseer millones, pero si no tiene la justicia, la paz y el gozo de Dios, es un desventurado. Sus riquezas se quedarán aquí y él perecerá eternamente.

El Señor Jesucristo nos enseña que “Quien acumula tesoros para sí mismo, y no es rico para con Dios es un necio” Lucas 12:20-21.

La palabra necio es la forma adecuada que usa el Señor para llamar tontos a los avaros. En Mateo 8:36 el Señor les preguntó a los oyentes: ¿De qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? La respuesta es obvia: de nada.

No hay ninguna razón para envidiar a los que se enriquecen sin Dios. Solo los cristianos que no han renovado sus mentes pueden confundir esas riquezas con la verdadera prosperidad.

Uno de los salmistas en la Biblia llamado Asaf, se preguntó la razón por la cual las personas se enriquecen sin Dios. Miremos su queja en el Salmo 73:12, 16 “He aquí estos impíos sin ser turbados del mundo, alcanzan riquezas… cuando pensé para entender esto, fue duro trabajo para mí”.

Según el Salmo 73:17, Asaf necesitó una revelación de Dios para entender por qué poseían riquezas estos hombres pecadores, que no tenían ningún interés en Dios y su obra. “Hasta que entrando en el santuario de Dios, comprendí el fin de ellos”.

Dios quiere traerlo a Su santuario, al lugar de la revelación, para que usted pueda comprender cuál es el fin que, de acuerdo al Salmo 73:19, le espera a esta gente. “Han sido asoladas de repente, perecieron, se consumieron en sus temores”. Dios quiere que usted sea prosperado en todas las cosas, empezando por la prosperidad de su alma. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

En una familia, la esposa es el eslabón entre el esposo y los hijos; cuando ella vive de acuerdo al Orden Divino, contribuirá al orden entre el esposo y a los hijos. Por consiguiente, al hablar acerca del Orden Divino en la familia, la Escritura se dirige primero a la esposa:

“Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo”. Ef. 5:22-24.

El solo pensamiento de estar sujetas, o sumisas a su marido despertará sentimientos negativos dentro de muchas mujeres capaces e inteligentes que piensan que esto significa ser una inactiva e insignificante alfombra para los pies: “Esposo, esposo, cesa tu lucha, no desvaríes, señor, más, totalmente; Aun cuando soy tu desposada, sin embargo, señor, ¡no soy tu esclava!” (Burns)

Para Dios, sin embargo, la sumisión significa algo más. El ser sumiso significa manifestar obediencia humilde e inteligente a un poder o autoridad ordenados.

El ejemplo que Dios nos da es el de la iglesia sometida al gobierno de Cristo. ¡Lejos de ser degradante, esto es la gloria de la iglesia! Dios no estableció esta ley de que las esposas deben estar sometidas a sus maridos porque él tuviera mala voluntad para con las mujeres: al contrario, él estableció este orden para la protección de las mujeres y para la armonía del hogar.

La intención de Dios es que la mujer esté protegida de muchas de las confrontaciones rudas de la vida. Las Sagradas Escritura no dicen nada de un “matrimonio democrático” basado en el principio de 50-50. El sistema implantado por Dios es 100-100. La esposa es 100% esposa, y el esposo es 100% esposo.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Que la vida de Dios esté en usted quiere decir que Su poder inmensurable, milagroso, positivo y productivo también está en usted y está brotando por medio de usted para llegar a otras personas.

Jamás necesitará sentirse abandonado, culpable ni condenado. Jamás necesitará sentirse inferior, sin valor, confundido, sin propósitos ni con temor o ansiedad.

Cuando usted reconozca que sus raíces están en Dios y se vea como la habitación en la que El ha hecho planes de morar; cuando descubra lo fácil que es experimentar a Dios en usted, tendrá un verdadero renacimiento de valor propio. Su vida es hecha el milagro del aliento de vida que Dios sopló en usted.

Las demás personas comenzarán a respetarle y a sacar fuerzas e inspiración de usted, y será así porque ha descubierto el respeto personal, el valor propio y la autoestima que son base para una perspectiva positiva y entusiasta de la vida.

Comenzará a contar con Dios en su interior porque permitirá que Él viva dentro de usted. Comenzará a pensar y a hablar igual que los personajes de los tiempos bíblicos que confiaron en Dios.

El ser humano no puede tolerar la vida sin dignidad. Se encerraría en un cuarto y cerraría las ventanas. Se separaría de la sociedad, se tiraría en las cunetas o en los alcantarillados para morir gradualmente, víctima de la soledad o de la falta de propósito en la vida.

Usted fue creado por Dios, fue hecho a Su imagen y semejanza. Usted no está aquí para fracasar. Usted está aquí para expresar lo mejor de Dios. Su gloria.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: CÓMO DESARROLLAR LA FE.

Texto Principal: Romanos 12:3.

Introducción: Dios no producirá ninguna de sus grandes obras en nuestra vida, a menos que las realice por medio de la fe que nos ha dado. La Biblia “…conforme a la medida de fe que Dios impartió a cada uno”. Romanos 12:3. Usted tiene fe, la que Dios le impartió. ¿Cuáles son los elementos que activan la fe?

I. UNA VISIÓN CLARA.

Para poder usar su fe, usted debe tener una visión clara del objetivo. La fe es la sustancia de las cosas –cosas claramente nítidas- que se esperan. Hebreos 11:1.

1. No tenga ideas vagas de lo que desea, porque estará fuera del ámbito de la fe y sus oraciones no tendrán respuestas. Tenga una visión clara y definida de la cosa que desea.

2. Mire claramente con los ojos de su espíritu las cosas que desea. Ponga su fe en el Señor Jesucristo y ore en Su nombre para que reciba cualquier cosa que se atreva pedirle a Dios. Juan 14:14; 16:23-24.

3. Pida en oración las cosas que desea en términos precisos y Dios contestará sus oraciones en términos claros y precisos. Llame las cosas que no son como si fueran. Romanos 4:17.

4. Dios trabaja a través de sus pensamientos, recuerde que Él está dentro de usted.

II. DESEE ARDIENTEMENTE AQUELLAS COSAS QUE ESTÁ VISIONANDO EN SU ESPÍRITU.

La Biblia dice: “A los justos le será dado lo que desean” Proverbios 10:24; “Deléitate asi mismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón”. Salmo 37:4. Es necesario sentir un deseo muy ardiente por algo, y mantenerse mirando ese algo, hasta que se realice.

1. Usted debe tener un mismo deseo ardiente en su corazón.

2. Si sus deseos están al rojo vivo, podrá ver los resultados.

III. TENGA LA SUSTANCIA, O LA SEGURIDAD.

La palabra sustancia en el idioma griego es hypostasis. Esta palabra significa en nuestro idioma “título o papel legal”. Cuando usted tiene una meta bien definida, y un deseo ardiente en su corazón, un deseo que llegue al punto de ebullición, entonces puede orar hasta tener la sustancia o la seguridad de que la cosa que desea.

1. Ore el tiempo que sea necesario hasta que tenga la sustancia. Ore hasta tener la seguridad.

2. Una vez que usted tenga la sustancia –título legal-, sea que vea ya esas cosas o no, ellas vendrán a ser legalmente suyas.

IV. DÉ MUESTRAS DE SU FE.

Abraham era un viejo de cien años y Sara tenía noventa. Ambos tenían un anhelo bien claro: tener un hijo, sentían un deseo ardiente de ver a ese hijo y oraron durante veinte cinco años. Cuando Dios les dio la Palabra y ellos tuvieron la seguridad de la Palabra, Dios les cambio sus nombres. Génesis 17:5,15.

1. Abraham: “Padre de muchedumbre de gentes”; Sara: “Princesa”. Abraham y Sara no tenían hijo.

2. No importa lo que la gente pueda decir, declare lo que Dios dice que usted tiene, lo que usted es y lo que puede hacer.

3. Hable claramente como si ya tuviera las cosas que desea ardientemente en su corazón, declárelas como si ya la tuviera. Dios llama las cosas que no son como si fueran. Romanos 4:17.

4. Si no hablamos claramente la Palabra Rehema de Dios, no seremos de su categoría.

5. Abraham cambio su nombre y le dijo a su esposa: mi nombre ha sido cambiado, ahora soy padre de multitudes y usted ya no es Sarai, sino Sara –Princesa-.

6. ¿Desea ver sonrisas en los de su casa? ¿en sus negocios? Use la ley de la fe, llama las cosas que no son como si fueran. Entonces podrá ver a su Isaac naciendo en su vida.

7. Lo que su espíritu y su mente concibió, ya esta listo para manifestarse en su ambiente y circunstancias. Vigile su corazón y su mente mas que cualquier otra cosa.

8. No trate de hallar la respuesta de Dios a través de otra persona, la respuesta de Dios viene a su espíritu y por medio de Su Espíritu la respuesta de Dios se materializará en sus circunstancias.

Conclusión: Los milagros son el resultado de las leyes que hay en el reino espiritual, usted posee en el corazón recursos inagotables. Su cuerpo es el templo de Dios. Dios quiere cooperar con usted en la obtención de grandes cosas. Recuerde, Dios es inmutable, Él nunca ha cambiado.

LA MÁXIMA

“Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su trabajo” SALOMON Eclesiastés. 4:9.

LA CONFESIÓN DIARIA

Para todo tengo recursos en Cristo que vive en mí. Cosas tremendas hará Dios conmigo. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 1 de Enero de 2016

Descargue el audio de la Predicación dominical del 1 de Enero de 2016

LECTURAS DIARIAS

Lunes

1 Samuel 11

Martes

1 Samuel 12

Miércoles

1 Samuel 13

Jueves

1 Samuel 14

Viernes

1 Samuel 15

Sábado

1 Samuel 16

Domingo

1 Samuel 17

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Oremos por el ministerio radial de PAI. Todos los días por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM. A las 5:00 de la mañana. Los domingos la transmisión de la Escuela Dominical a partir de las 10:00 a.m. por AMBIENTE ESTÉREO 88.4 y por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM.

Sintonice todos los días a partir de las 9:00 de la noche AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE por Ambiente estéreo 88.4 FM y Emisora Nuevo Continente 1460 AM. Gracias por su ofrenda para este ministerio; usted y yo conformamos este equipo para bendecir a miles de oyentes.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.