Print

LA SEMILLA 2 DE OCTUBRE DE 2016

APUNTE PASTORAL

“Ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre siendo rico, para que vosotros con Su pobreza fueseis enriquecidos”. 2 Corintios 8:9.

Como podemos ver en el Antiguo Testamento la obra de Dios fue hecha con abundancia. Las riquezas del mundo fluyeron hasta las manos del pueblo de Dios para que éste edificara el Tabernáculo y el Templo de Dios, que fueron los lugares donde se manifestó la Gloria del Señor.

En el Nuevo Testamento esa gloria habitó corporalmente en Jesús. Ya no existía Tabernáculo, y el Templo era el centro de una religión vacía y muerta.

Fue en Jesús donde se manifestó la gloria del Padre, y la tradición religiosa nos enseñó que Jesús siempre fue pobre. Esa es otra de las falsas ideas que satanás ha sembrado en la mente de los cristianos. A pesar de lo que usted ha creído hasta ahora, es imprescindible que aprenda esta verdad, porque ella renovará su forma de pensar. Durante toda Su vida, Jesús vivió y ministró en el nivel de la abundancia. Miremos estos principios básicos y elementales que son verdaderos y poderosos porque están basados en la Palabra infalible de Dios.

La Biblia dice que cuando nació Jesús, llegaron unos magos del Oriente para saludar al nuevo Rey. Es casi seguro que provenían de Babilonia, la cual se encontraba a dos mil kilómetros de distancia. Según Mateo 2:11 estos magos entraron a la casa donde estaba el niño Jesús con sus padres José y María, ellos se postraron para adorarlo “y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.”

No pensemos que ellos le trajeron una cadenita de oro, una cucharada de incienso y dos granos de mirra. Ellos venían a conocer a un Rey, y a adorar al verdadero Dios. Por eso el Espíritu Santo dice que le trajeron tesoros.

Esos magos no iban a hacer un viaje desde tierras tan lejanas para traerle unas cuantas migajas a Jesús. Ellos no venían con un regalito de nochebuena para un niño indigente, sino que traían tesoros de oro y especias, que eran carísimas en esa época, para adorar al nuevo Templo donde Dios revelaría Su gloria.

Todo esto había sido profetizado casi mil años antes. El Salmo 72:10 y 11 dice: “Los reyes de Tarsis y de las costas traerán presentes; los reyes de Sabá y de Seba ofrecerán dones. Todos los reyes se postrarán ante él”. Como podemos ver, esto se cumplió durante la infancia de Jesús. Un poco más adelante, el versículo 15 dice que el niño fue honrado de esa manera “vivirá, y se le dará el oro de Sabá, y se orará por él continuamente; todo el día se le bendecirá”.

Esta parte de la profecía se está cumpliendo en la actualidad. Jesús resucitó de los muertos y vivirá para siempre. Continuamente se ora en Su nombre en todas las naciones, y a cada instante se le bendice en todos los idiomas y dialectos del mundo entero. Así que para cumplir en su totalidad con esa profecía lo único que hace falta es que traigamos el oro para honrarle.

Cuando traemos al templo las ofrendas, diezmos y presentes lo hacemos para honrar al Señor Jesucristo y a la vez desatamos el poder de la gloria de Dios sobre nuestras finanzas. La Biblia dice que las riquezas de las naciones vendrán a ser nuestras Isaías 60:5 y Dios asegura que la gloria postrera de esta casa – Iglesia, los creyentes – será mejor que la primera Hageo 2:8-9.

La pobreza no dignifica y hace más humilde a los cristianos, es la voluntad de Dios que sus hijos vivamos en prosperidad, que no nos falte ninguna cosa buena. Por su puesto que esto lo alcanza a usted también, solamente aplique los principios bíblicos para desatar las finanzas sobre su vida y familia. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

El secreto de una buena vida familiar es asombrosamente sencillo: Cultive la relación de la familia con Jesucristo. No hay fase de la vida familiar que quede excluida de esta relación. No hay problemas que una familia podría encarar que no encuentre su solución dentro del campo de visual de este objetivo.

¿Cómo es que una familia cultiva su relación con Jesucristo? Después de todo no es como tener a un huésped mudándose a la casa… ¿o en realidad es así? Pero no podemos verle, ni hablar con Jesús, no podemos comunicarnos con El… ¿o es que podemos, si nos tomamos el tiempo de aprender cómo uno puede comunicarse con El? Recordemos que el hecho básico de la vida cristiana es simplemente éste, que su Señor esta vivo.

El negocio de cultivar la relación de su familia con Jesús consta básicamente de dos partes: La primera consiste en establecer el “Orden Divino” en el hogar. Esto trata de relación de orden y autoridad entre los varios miembros de una familia. La segunda parte consiste en “Practicar la presencia de Jesús”.

Esta es la aventura de hacernos sensibles a la presencia invisible de Jesús en el hogar- desarrollando nuestra capacidad de percepción espiritual- aprendiendo las maneras prácticas por las cuales podemos intensificar nuestra conciencia de lo que son su camino y su voluntad para nuestra familia.

De estas dos partes, la segunda es la más importante. Es únicamente la base de que “practiquemos la presencia de Jesús” que nuestros hogares llegaran a ser verdaderamente cristianos. Sin embargo, el establecer el “Orden Divino” tiene una cierta prioridad funcional, pues ello ayuda a crear una atmósfera en la que estamos en condiciones de practicar la presencia de Jesús. Cuando establecemos el Orden Divino en nuestro hogar, esto crea una atmósfera en la cual Jesús se siente en casa; el Espíritu Santo puede entonces hacer su trabajo de enseñarnos y guiarnos a la clase de vida familiar para la cual Dios nos creó.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Dios obra cuando nosotros obramos. La Biblia dice que “Somos colaboradores de Dios” 1 Corintios 3:9. El Señor está listo cuando nosotros lo estemos para emprender las grandes hazañas. Así como el Señor le prometió a Josué el éxito en todas sus jornadas, de la misma manera sucede con nosotros los que hemos creído a Su Palabra. La Palabra de Dios para Josué fue: “Nadie podrá hacerte frente en todos los días de tu vida: como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré ni te desampararé” Josué 1:5, es la misma Palabra de Dios para usted y para mí hoy. La Palabra de Dios es eterna y permanece para siempre en los cielos. “Para siempre, Jehová, permanece tu Palabra en los cielos” Salmo 119:89; la Palabra que Dios ha hablado es fiel e integra, Él la sostiene y la cumple en nuestros días. “Me dijo Jehová: Bien has visto, porque yo vigilo sobre mi palabra para ponerla por obra” Jeremías 1:12.

Al estar consciente de estos principios jamás volveremos a ser chapuceros o mediocres con lo que Dios ha hecho, no desmoralizaremos Sus ideales, no desacreditaremos sus sueños ni deshonraremos los planes divinos.

Jamás volveremos a condenar la creación de Dios, ni a limitar Su poder ni a acusar a Sus redimidos.

Jamás volveremos a rebajar lo que Dios ha levantado, a insultar Su nobleza, a traicionar Su confianza, a dañar lo que Él creó hermoso ni a empobrecer lo que Él enriqueció.

El tesoro más grande que hemos descubierto, es mantener nuestras ambiciones despiertas, la valentía renovada, las esperanzas revividas; ahora tenemos nuevas posibilidades y la decisión de ser mejores en todo, más felices, más saludables, más ricos y más realizados.

Caminemos en la fe de Dios, declaremos Su Palabra. El Señor dice: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditaras en él, para que guardes y hagas conforme a lo que en él esta escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en donde quiera que vayas” Josué 1:8-9.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: LA MUERTE Y LA VIDA ESTÁN EN PODER DE LA LENGUA.

Texto Principal: Proverbios 18:20-21; Hebreos 4:14; Filipenses 1:27-28; 2 Corintios 2:14-15.

Introducción: Nuestra fe o incredulidad es determinada por nuestra confesión. Las palabras que salen de nuestra boca causan un gran efecto en nuestro corazón y también en el corazón del adversario. Si confesamos fracaso financiero, esto hace que el dinero deje de entrar. Si confesamos enfermedades, nuestros cuerpos se vuelven vulnerables y enfermizos. Si confesamos derrota, seremos derrotados por nuestros enemigos.

Nuestra confianza puede depender de una persona, puede depender de la medicina, o de las instituciones, pero cualquiera que sea la cosa en que esté puesta dicha confianza, si contradice la Palabra de Dios, destruye nuestra fe, destruye nuestras oraciones y nos esclaviza de nuevo.

I. LAS PALABRAS DEL NECIO SON LAZOS PARA SU ALMA Proverbios 6:2; 18:7.

Si decimos que no podemos, en el momento que lo declaramos sufrimos la derrota. Si decimos que no tenemos fe, la duda se levantará como gigante y tomará el control convirtiéndonos es su esclavo. Si confesamos fracaso, el fracaso se apoderará de nosotros.

1. Las palabras son lazos que atan Proverbios 6:2.

2. La perversidad de la lengua es quebrantamiento de espíritu. Proverbios 15:4.

3. No es malo expresar lo que esta en la mente, si tenemos la mente de Cristo. Pero si la mente está dominada por el diablo, las palabras serán negativas y desatarán la muerte, las enfermedades y la pobreza. Proverbios 18:20-21. No declaremos fracaso ni derrota.

4. Cuando dudamos del Padre, dudamos de Su Palabra. Cuando dudamos de Su Palabra, es porque creemos en otra cosa que es contraria a la Palabra de Dios.

5. El conocimiento sensorial confiesa únicamente lo que ha visto, oído o sentido. Si hablamos de nuestra pruebas y dificultades, de la falta de dinero y de las enfermedades, la fe se marchitará.

II. LAS PALABRAS DE FE SON VIDA Y MEDICINA PARA TODO EL CUERPO Proverbios 4:22.

Nosotros caminamos a la luz de nuestras declaraciones, nuestra fe jamás va más allá de nuestra confesión. La Biblia dice: “La lengua apacible es árbol de vida;…” Proverbios 15:4 “Apacible” significa “sanadora”. La lengua sana, es árbol de vida. Nadie se levanta más arriba del nivel de sus palabras.

1. Nuestra confesión es que la Palabra del Padre no puede ser quebrantada; nuestro testimonio de la realidad de la Palabra de Dios es temido por satanás. “Que si confesares con tu boca…” Rom. 10:9.

2. Ninguna Palabra de Dios está desprovista de poder. En todo el universo no hay poder capaz de anular una sola declaración que hagamos de la Palabra de Dios. Jeremías 1:12.

3. Renovemos nuestra mente con la Palabra del Padre. Pensemos sus pensamientos. Isaías 55:7-9.

4. No dejemos de reconocer que la capacidad de Dios en nosotros a través de Su Palabra nos hace más que victoriosos. Filipenses 4:13.

III. RETENGAMOS NUESTRA CONFESIÓN DE FE Hebreos 4:14.

“Teniendo, pues, un gran Pontífice que penetró en los cielos, Jesús, el hijo de Dios, mantengámonos adheridos a la confesión”. Hebreos 4:14 (Versión Nácar Colunga). Toda persona que camine por la fe tendrá pruebas. Pero recuerde que estas pruebas no vienen de Dios, sino del adversario.

1. Nosotros nos convertimos en un enemigo peligroso para el adversario en la medida que confiamos en la capacidad de Dios para satisfacer todas nuestras necesidades. Cuando esto se convierte en una realidad en nuestra conciencia, el adversario es derrotado.

2. Nuestra confianza está en la Palabra inquebrantable y viviente, por eso nos mantenemos adheridos a nuestra confesión de fe frente al enemigo.

3. No nos dejemos intimidar por el enemigo. La Biblia dice: “Sin dejarnos intimidar en lo más mínimo por los enemigos. Lo que para ellos es señal de perdición, para nosotros lo es de salvación, y esto por disposición de Dios”. Filipenses 1:28 (Versión católica CEBIHA)

4. Tomemos nuestra posición en Cristo. somos más que vencedores. 2 Corintios 2:14-15; Rom. 8:37.

5. Puede ser un cáncer, la parálisis o un accidente en que la muerte parezca ser el amo de la situación. Jamás nos rendiremos. Dios y nosotros, siempre seremos los amos de la situación.

6. En el nombre de Jesús actuamos en Su lugar. Con valentía tomamos nuestro lugar en Cristo.

7. Confesemos nuestra capacidad en Cristo y enfrentaremos cualquier situación y venceremos. La victoria de Cristo es nuestra victoria.

Conclusión: No nos importa cuán grande puede ser la prueba, Dios no nos dejará fracasar porque dependemos completamente de la veracidad de la Palabra del Padre. Nuestra confianza está en la inmutable e inquebrantable Palabra de Dios. Mantengámonos adheridos a nuestra confesión de fe.

LA MÁXIMA

“Manténgase lejos de la succión causada por los que marchan hacia atrás” E. K. PIPER.

LA CONFESIÓN DIARIA

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Con tremendas cosas me responderá Dios. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 2 de Octubre de 2016

Descargue el audio de la Predicación dominical del 2 de Octubre de 2016

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Deuteronomio 1

Martes

Deuteronomio 2

Miércoles

Deuteronomio 3

Jueves

Deuteronomio 4

Viernes

Deuteronomio 5

Sábado

Deuteronomio 6

Domingo

Deuteronomio 7

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Oremos por el ministerio radial de PAI. Todos los días por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM. A las 5:00 de la mañana. Los domingos la transmisión de la Escuela Dominical a partir de las 10:00 a.m. por AMBIENTE ESTÉREO 88.4 y por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM.

Sintonice todos los días a partir de las 9:00 de la noche AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE por Ambiente estéreo 88.4 FM y Emisora Nuevo Continente 1460 AM. Gracias por su ofrenda para este ministerio; usted y yo conformamos este equipo para bendecir a miles de oyentes.

 

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.