Print

LA SEMILLA 17 DE MAYO DE 2015

APUNTE PASTORAL

Dios nos ha estado hablando a través de Su Palabra, el Espíritu Santo nos ha estado revelando los pensamientos de Dios acerca de la prosperidad financiera, esto es lo que va a revolucionar nuestra vida y la de nuestra familia.

Estamos a las puertas de un gran avivamiento mundial en el cual el poder del Espíritu Santo va a moverse sobre toda carne. Este avivamiento incluirá una cantidad sobrenatural de finanzas para aquellas personas, ministerio e iglesias que han demostrado su fidelidad y que poseen la unción y la visión que se necesitan para alcanzar a las naciones con la potencia del Evangelio. Dios va a prosperar nuestra iglesia, PAI, y la única manera que Él tiene para hacer eso es prosperándolo a usted, y a otros millones de personas que Él va a levantar en todo el mundo. El mundo ha menospreciado a la Iglesia porque a ésta le ha faltado santidad, poder y autoridad. Faltan señales y prodigios. Falta amor y compasión por los perdidos.

En estos tiempos Dios está levantando ministerios proféticos dentro de Su cuerpo para llamarnos al arrepentimiento y la consagración en todas estas áreas. También tenemos que reconocer que la iglesia carece de recursos económicos, y esta carencia genera varios problemas. Uno de esos problemas es que a los no convertidos les cuesta mucho tomar en serio a un grupito de gente mal vestida que se reúne en casas no bien adecuadas y que cantan que su Padre es rico y Todopoderoso. Eso está bien en época de persecución y martirio, pero ese no es el caso nuestro.

Debemos aprovechar la libertad que tenemos para golpear las puertas del infierno con todas las armas a nuestro alcance. Utilizando los medios de comunicación, enviando misioneros y plantando nuevas iglesias en las ciudades y pequeños municipios de nuestro territorio. Para eso se requieren recursos abundantes. Si de verdad nos arrepentimos y nos consagramos, las finanzas sobreabundarán en nuestra iglesia.

Hablemos un poco de las ofrendas. Cuando alguien paga los diezmos está mostrando su obediencia al darle a Dios lo que es de Dios. Pero cuando esa misma persona comienza a ofrendar, demuestra su generosidad, porque ahora está dando del noventa por ciento que el Señor le había permitido conservar para sus propias necesidades y proyectos.

Los diezmos se pagan porque son ajenos. Son una deuda porque le pertenecen al Señor Levíticos 27:30. En cambio las ofrendas no se pagan, sino que se dan. Son voluntarias y espontáneas, pues provienen del dinero que Dios nos ha concedido para nuestros gastos. Recuerde la lección de la honra, el Salmo 96:8 dice: “Dad a Jehová la honra debida a su nombre; traed ofrendas y venid a sus atrios”. También la Biblia dice en el Salmo 20:1-3 que con nuestras ofrendas honramos a Dios; y cuando llegan los tiempo difíciles en la economía del país, Dios atiende sus oraciones, lo defiende, le envía ayuda, y hace memoria de todas sus ofrendas.

Dios tiene una memoria excelente para bendecir a los que ofrendan. Él recuerda todas y cada una de nuestras ofrendas. Incluso aquellas que hicimos hace muchos años, las que ya olvidamos cuándo y a quién se las entregamos. La primera ofrenda que se menciona en la Biblia es la de Abel, Génesis 4:4. La Biblia dice que Dios miró con agrado esa ofrenda. Lo maravilloso es que miles de años después, el Espíritu de Dios todavía recuerda la fe de Abel a través de sus ofrendas. Hebreos 11:4 Abel nunca predicó un sermón, nunca hizo un milagro, nunca echó fuera un demonio. Él no resucitó muertos, ni sanó a un enfermo.

Sin embargo, Dios menciona a Abel de primero en la larga lista de hombres y mujeres que se movieron en lo sobrenatural y que alcanzaron fama como personas de fe: “Por la fe Abel ofreció más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella”. Heb. 11:4 Esta es una buena semana. Los bendigo.

LA FAMILIA

Una vez un grupo de hombres estudiaban juntos la Biblia; se trataba de un pasaje sobre la relación matrimonial. Cada uno escribió los pensamientos que tuvo durante un tiempo de meditación silenciosa. Luego compartieron unos con otros lo que habían escrito. Mientras estudiaba el pasaje, uno de los hombres fue impulsado a pensar en su propio matrimonio. Vertió sus pensamientos en forma de una oración, esto fue lo que escribió: “Señor, te estoy agradecido por mi esposa, Cristina. Alabo tu plan y providencia divinos que me guiaron hasta ella. Te agradezco, Señor, por su paciencia y perseverancia y oraciones a través de doce años de matrimonio en que yo no te conocía. Te alabo, Señor, por tu salvación que finalmente me alcanzó, por medio de su paciencia perseverancia y oraciones. Señor, envía tus ángeles guardianes sobre ella y protégela. Gracias Señor.

Este es un bello tributo a una paciente esposa. Pero es más que eso: Es también un testimonio al poder de Dios obrando a través de sus cauces designados de Orden Divino. La esposa desempeña en su vida el papel de quieta sumisión a su esposo, confiando en que Dios obraría en la vida de él. Dios premió su fe, salvó a su esposo, pero hizo todavía más que eso: el esposo pasó a asumir el papel que ella, en fe había mantenido cubierto para él. El llegó a ser en efecto la “cabeza”, su escudo y protector: es con verdadera autoridad espiritual que él invoca sobre ella la bendición del cielo, la protección de los ángeles. Ese es el orden divino en acción para la bendición de la familia, de la iglesia y de la nación.

Esposas, regocíjense en la autoridad que sus maridos tienen sobre ustedes. Sujétense a ellos en todas las cosas. Es un especial privilegio moverse bajo la protección de la autoridad de ellos. Dentro de ese patrón de Orden Divino es que el Señor quiere bendecirla y hacer de ustedes una bendición para sus maridos, para sus hijos, para la iglesia y para la comunidad.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

El verdadero mensaje de la Biblia es de Buenas Nuevas. La vida, la salud, la paz, la felicidad y la prosperidad económica le pertenecen a los hijos de Dios. Estas bendiciones son buenas y vienen de Dios. La voluntad de Dios es que todos sus hijos vivamos en salud, disfrutemos de la paz, la prosperidad económica y de la realización en todas las cosas que emprendamos.

La vida con Dios es buena, esta es la clase de vida –abundante- que Cristo vino a darnos. Juan 10:10. Usted no fue creado para vivir con culpa, condenación ni temor. El plan de amor que Dios le ofrece a usted es de paz interna y tranquilidad. El quiere que tenga felicidad, pero espera hasta que usted desee lo que Él desea.

La Salud física es buena. Usted no fue hecho para sufrir dolor, enfermedad o impedimentos físicos. El plan de amor de Dios para usted incluye la sanidad y la buena salud. El anhela que camine en Su salud infinita pero debe esperar hasta que usted desee tener la salud de Dios en usted.

La prosperidad material es buena. Usted nunca fue creado para vivir en la pobreza ni en la privación. El plan de amor del Dios para usted incluye la prosperidad, el éxito y la vida abundante.

Su deseo y voluntad es darle toda Su abundancia y bendición, pero Él debe esperar hasta que usted se canse de la pobreza. Cuando el fuego del deseo arda en su interior anhelando Su estilo de vida, entonces las cosas comenzarán a suceder. Jesucristo le dio a usted esta Palabra estupenda: “Todas las cosas que deseares, cuando las pidieres orando, creed que las recibirás, y las tendrás” Marcos 11:24. Dios le ha dado a usted y me ha dado a mi el equivalente a un cheque en blanco; puede llenar ese cheque como quiera, y lo hará cuando acepte la opinión que Él tiene de usted y comience a desear la vida de éxito que el creó para usted. DIOS ES BUENO.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: SENTADOS JUNTAMENTE CON CRISTO.

Texto Principal: Efesios 1:20; 2:6; Salmo 113:7,8; Apocalipsis 3:21.

Introducción: El Señor Jesucristo cuando aún estaba en el infierno fue justificado, y por la acción de la supereminente grandeza del poder de Dios, resucitó de entre los muertos. Él venció a los poderes de las tinieblas, a satanás y a la muerte y se sentó en el trono del Padre Apocalipsis 3:21. Y el Padre “juntamente con Él nos resucitó y así mismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús” Efesios 2:6. Esta es nuestra realidad, estamos sentados juntamente con Cristo, el Señor está compartiendo Su poder y autoridad con los creyentes.

Estar sentados con Cristo en los lugares celestiales se refiere al reino invisible que rodea nuestra presente situación diaria, la esfera donde se desarrolla la acción y actividad espiritual.

Nuestra lucha en este mundo hostil es contra los principados, contra las potestades, contra los gobernantes de las tinieblas de este mundo, contra las huestes espirituales de la iniquidad en las regiones celestiales Efesios 6:12. Pero por nuestra posición en Cristo, el vencedor, nosotros somos más que vencedores. Romanos 8:37.

I. TODA POTESTAD ME ES DADA EN EL CIELO Y EN LA TIERRA Mateo 26:18.

Jesucristo no se quedó en el infierno, Él resucitó y el Padre “lo exaltó hasta lo sumo y le dio un nombre que es sobre todo nombre” Filipenses 2:9-10. “Viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción”. Hechos 2:31.

1. El Cuerpo de Cristo resucitado es inmortal. Después de que el Espíritu de Cristo fue liberado del infierno, entró a su cuerpo, levantándolo a la inmortalidad. “Con previsión habló de la resurrección del Cristo, que ni fue abandonado en el infierno, ni su carne vio la corrupción”. Hechos 2:31 (Versión A.F.E.B.E.).

2. Jesucristo justificado se enfrentó a satanás y lo conquistó. Fue por razón de su identificación con nosotros, que como hombre tuvo que enfrentarse a Satanás en sus propios dominios y conquistarlo. Él se presentó allí como nuestro representante y sustituto. “Para destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte, es saber, al diablo”, Hebreos 2:14. Otra versión del griego dice: “Él dejó sin poder al que tenía el dominio de la muerte, esto es, al diablo”.

3. Jesucristo desarmó y exhibió a los gobernantes a quienes desarmó y exhibió como trofeos de guerra en la misma sala del trono satánico. “Y despojando a los principados y potestades, los expuso a publica vergüenza, triunfando de ellos en la cruz”. Colosenses 2:15 (Versión Española A.F.E.B.E.).

4. Antes de su ascensión para sentarse a la diestra del Padre, apareció a sus discípulos diciéndoles que le había sido dada toda autoridad en el cielo y en la tierra”. “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra”. Mateo 26:18.

5. Nosotros estuvimos identificados con Cristo quien triunfo sobre Satanás, porque Él siempre es y será más poderoso que el diablo.

6. Fue por razón de su identificación con nosotros, que Cristo como hombre tuvo que enfrentarse a Satanás en sus propios dominios (el infierno) y conquistarlo.

7. Él se presentó allí como nuestro representante y sustituto. Su victoria fue nuestra victoria. Cuando Él despojó a Satanás de su autoridad, fue como si nosotros mismos lo hubiéramos hecho.

8. Después de la justificación de Jesús, Satanás ya no tenía dominio sobre Él. Nuestra identificación con Cristo nos hace tan libres como Jesús lo es.

II. ESTAMOS SENTADOS JUNTAMENTE CON CRISTO

Cristo como hombre, poseía autoridad sobre los gobernadores del mundo de las tinieblas espirituales. Con esa autoridad se sentó a la diestra del padre. Lo hizo por nosotros y para nosotros. La Biblia dice: “Porque David no subió a los cielos; empero, él dice: Dijo el Señor a mi Señor, siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado a tus pies”. Hechos 2:34-35 y Tenemos un cántico de alabanza dirigido al Hijo en que el Padre dice: “Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado a tus pies”. Hebreos 1:13; 10:13.

1. Todas las cosas están bajo los pies de Jesucristo Resucitado. La Biblia dice en Efesios 1:20-23 “Que la supereminente grandeza del poder de Dios obró en Cristo resucitándolo de los muertos, y sentándolo a Su diestra en los cielos, por encima de todo principado y potestad, poder y dominación, y sobre todo nombre que se nombre, no solo en este siglo, sino también en el venidero. Y todo lo sometió bajo sus pies, y lo dio por cabeza suprema de todo a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que lo llena todo en todo”. (Versión de Straubinger).

2. Él puso legalmente todas las cosas bajo sus pies, (esto es, bajo su cuerpo, la iglesia) en su resurrección, y esta esperando hoy que sus enemigos (enemigos del hombre: Satanás, el pecado, la enfermedad) sean vitalmente puestos bajo sus pies.

3. Nosotros estamos sentados con Él. “Y juntamente con él nos resucitó y nos hizo sentar en los cielos en Cristo Jesús”. (Efesios 2:6) (Straubinger). Él esta esperando que nosotros, en su nombre, tomemos vitalmente lo que ya es nuestro legalmente, y que en su nombre pongamos todos nuestros enemigos bajo nuestros pies a fin de que reinemos como reyes como reyes con Él.

Conclusión: Romanos 5:17. Nuestra identificación con Cristo destruyó la obra de Satanás en la humanidad porque Cristo se identificó con nuestra naturaleza humana y fue a la cruz como nuestro sustituto para pagar la pena que nosotros debíamos pagar por la transgresión de Adán. Jesucristo enfrentó a satanás y lo venció. La victoria de Cristo es nuestra victoria, las potestades de las tinieblas están vencidas y no podrán prevalecer contra los hijos de Dios Mateo 16:18 “… Las puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia”.

LA MÁXIMA

“Nuestra imaginación es el único límite para lo que podemos esperar en el futuro” CHARLES KETTERING

LA CONFESIÓN DIARIA

Yo soy lo que Dios dice que soy, yo tengo lo que Dios dice que tengo, yo puedo hacer lo que Dios dice que puedo hacer. Con tremendas cosas me responderá Dios, este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 17 de Mayo de 2015

LECTURAS DIARIAS

Lunes


2 Reyes 8

Martes

2 Reyes 9

Miércoles

2 Reyes 10

Jueves


2 Reyes 11

Viernes


2 Reyes 12

Sábado

2 Reyes 13

Domingo

2 Reyes 14

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.