Print

LA SEMILLA 3 DE MAYO DE 2015

APUNTE PASTORAL

EL PODER PARA HACER LAS RIQUEZAS.

Cualquiera que sea la actividad económica a la que usted se dedique, espero que coincida conmigo en reconocer que Dios es quien le da la capacidad para prosperar. El mismo que hace descender la lluvia para el ganado y las cosechas es el que le ha dado la habilidad e inteligencia para el ejercicio de su profesión.

Es Dios quien le da la salud y la vida para que usted pueda trabajar cada día. El provee a los clientes el dinero que necesitan para que puedan comprar los productos y servicios que usted les vende. La Biblia dice en Santiago 1:17 “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces”. Si admitimos que la salud, la inteligencia, la fuerza y la capacidad para hacer negocios son un buen regalo, entonces debemos reconocer que provienen de Dios, del Padre de las luces.

Cuando damos dinero para la obra de Dios estamos reconociendo este principio. Le decimos al Señor que somos conscientes de que sin Él y sin su bendición no seríamos capaces de hacer nada que pudiera prosperarnos.

Usted debe entender que cuando alguien le paga por hacer un trabajo, realmente le está dando dinero a cambio de una parte de su vida. Si usted dedica ocho horas diarias a su empleo, entonces su patrón le está comprando más de doscientas horas de vida cada mes. Usted no puede decidir a dónde ir o que hacer durante ese tiempo, porque ya su patrón o sus clientes lo decidieron. Ellos le quitan ocho o más horas de vida cada día, y a cambio le entregan dinero. Ese dinero es valioso porque representa vida, sudor, esfuerzo e inteligencia. Por eso cuando lo invertimos en el reino de Dios, Él entiende que estamos invirtiendo una parte de nuestra propia vida. Él entiende que hemos muerto un poco para devolverle algo de lo mucho que nos ha dado. Y Dios se agrada de esa generosidad. Dios siempre se complace de una ofrenda que es producto de nuestro sacrificio y nuestra obediencia.

Este principio funciona desde los primeros días de la historia humana. Génesis 4:4 dice que “miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda”. La ofrenda de Abel fue muy especial porque implicaba sacrificio. Provenía de la fe y la obediencia, y Dios se agradó de ella. Usted puede estar seguro que Él también se agradará de sus ofrendas si cumple con esos requisitos.

Nunca debemos caer en el orgullo y la soberbia de creer que nuestra habilidad o nuestro esfuerzo son la causa de la prosperidad que disfrutamos. Deuteronomio 8:17-18 dice: “No digas en tu corazón: mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza, sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque Él te da el poder para hacer las riquezas”. La habilidad y el poder para prosperar son un don que Dios ha dado. Son una muestra de que Él tiene confianza en la fidelidad y la consagración de sus hijos. Si Dios nos ha dado la capacidad para hacer riquezas es porque éstas no tienen nada malo, pues de lo contrario Él jamás nos habría dado el poder para obtenerlas.

Los negocios que usted tiene, su empleo, su profesión, sus inversiones y ahorros, solamente son algunas de las herramientas que el Señor está utilizando para que usted prospere y haga riquezas. Si demuestra ser fiel en eso que Él le ha confiado hasta ahora, habrá muchas más formas en que las finanzas van a llegar hasta sus manos. Dios confía que cuando lleguen, usted las va a administrar de manera correcta. Que continuará siendo un mayordomo y que sembrará en Su obra de una forma constante y generosa. En Hechos 1:8 Jesús dice: “Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo”, para predicar el Evangelio a todas las naciones. En Deuteronomio 8:18 el Señor nos prometió que “Recibiríamos el poder para hacer las riquezas”, las que se necesitan para las misiones a todo el mundo. Debemos predicarle al mundo entero porque toda criatura necesita escuchar las buenas noticias. En Hechos 1:8 Dios nos ofrece la unción y la autoridad para que lo hagamos, y en Deuteronomio 8:18 se nos prometen las finanzas y recursos necesarios para la tarea.

En este momento Dios está desatando sobre su vida el poder para hacer las riquezas, para funcionar como banquero del reino y para administrar los abundantes recursos que provienen de Él. Esta es una buena semana. Los bendigo.

LA FAMILIA

Ser activa, inteligente y espiritual son cualidades nobles en una mujer; pero la mujer activa que deja a su esposo en la inactividad; la inteligente que lo deja a él callado y que por el brillo de su conversación deja en evidencia la torpeza de él; y, finalmente la espiritual, que deja que otros declaren que su esposo es menos iluminado o avivado que ella, son tres caracteres desagradables. Sin embargo el último de ellos, especialmente cuando está en combinación con el segundo, es el más desagradable de todos.

Así como una mujer puede superar a su esposo en comprensión natural, del mismo modo puede ser el caso en relación con su espiritualidad. De veras, es más común encontrar más piedad en las mujeres que en los hombres. Sus mentes son más accesibles a las verdades cristianas, como quedó en evidencia en la primera época del cristianismo. Y ellas han sido las continuadoras de la fe, en lo cual aún los primeros discípulos de Cristo fueron sobrepasados por estas santas mujeres. De la misma manera también, es más común que en un tiempo de alejamiento de la fe, sean las mujeres las que vuelvan a ella antes que los hombres. Y a menudo sucede que una mujer cristiana debe sufrir maltrato por parte de su esposo, antes que lo opuesto.

Imaginemos el caso en que se encuentra esta incongruencia en la manera más conspicua y conmovedora; piedad genuina y profunda por parte de la esposa: Pensamiento mundano, incredulidad, y aspereza tiránica por parte del esposo. Sin embargo, de acuerdo a la ordenanza de Dios, la posición de la esposa no es alterada en lo más mínimo por ello. Su deber para con su esposo permanece exactamente igual: ella no está menos obligada a rendirle respeto que si el carácter de él fuese el más amable y el más espiritual. Por su conocimiento cristiano, este deber no es más aminorado, sino que se imprime con mayor fuerza. Tan cierto como que el lazo matrimonial es indisoluble, así el mandamiento de obediencia en el matrimonio permanece irrevocablemente firme. Que ninguna mujer ofenda la autoridad que el Señor ha designado, especialmente bajo el pretexto de un amor especial por Dios.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

En la medida que la visión en usted es más clara, los sueños comenzarán a producir anhelos y deseos profundos de tener lo mejor y usted comenzará a atreverse y a enfrentar los retos de la vida, a utilizar las habilidades que hay en usted y a actuar para hacerlo realidad.

La Biblia enseña que Dios recompensa la fe. La fe es el deseo dirigido hacia Dios. Tenga fe en el sueño, en el ideal que Dios tiene para usted. Permita a sus deseos elevarse hacia los niveles mismos de los deseos de Dios para usted; cambios milagrosos comenzarán a llevarse a cabo en su vida.

Dios quiere que usted reconozca que tiene la posibilidad interna para despojarse del manto del fracaso, para escapar del síndrome negativo del desaliento, para romper con los dogmas desmoralizantes de la derrota, para salir del aburrimiento del conformismo y para ir tras la obtención de la vida en su mejor forma, ya sea que la persona “corriente” lo haga o no.

Una de las verdades vitales que descubrirá es que Dios desea que tenga cosas buenas, pero Él debe esperar hasta que usted las desee para poder dárselas.

Cuando un hombre ciego clamó a Cristo, el Señor se detuvo y le preguntó: ¿Qué deseas que yo haga por ti? Lo que él deseaba era recuperar la vista y la recuperó.

De esa forma es que Dios obra. El desea que tenga y disfrute de lo mejor que Él tiene. Pero Él debe esperar hasta que usted desee lo que Él desea, para dárselo.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: IDENTIFICADOS CON CRISTO.

Texto Principal: Hebreos 10:12-14.

Introducción: Cuando Cristo ascendió al cielo obtuvo para nosotros con su sangre la redención eterna, con base en su muerte vicaria y en su resurrección. Cuando Cristo se sentó a la diestra del Padre todas las potestades quedaron sometidas bajo sus pies. Cristo resucitado fue exaltado por el Padre. Nosotros también fuimos exaltados juntamente con Él. Estamos identificados con Cristo. Fuimos legalmente redimidos de la muerte espiritual, física y eterna.

I. IDENTIFICADOS CON CRISTO EN LA CRUZ Gálatas 2:20; Romanos 4:25, 6:6.

Nuestra redención en Cristo se basa en la identificación de Cristo con nosotros y a la vez de nuestra identificación con Él en cada uno de los pasos que el Señor dio con el fin de redimirnos perfectamente del poder de las tinieblas. La cruz fue para los romanos y otras culturas la máxima pena que un ser humano debia pagar por causa de violar las leyes. Cristo fue crucificado, nosotros fuimos crucificados con juntamente con Él. Romanos 4:25 dice: "El cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación". Él fue entregado por nuestras transgresiones. Sobre la cruz el Padre hizo que Él se convirtiera en pecado por nosotros. Él llevó nuestra muerte espiritual y nuestras transgresiones. Él se identificó con nosotros sobre la cruz. Él fue nuestro sustituto.

1. Gálatas 2:20: "...estoy juntamente crucificado con Cristo".

2. Romanos 6:6: "Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con Él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado".

II. IDENTIFICADOS CON CRISTO EN SU MUERTE Romanos 6:5,8.

Romanos 6:5: "Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte..." y Romanos 6:8 "...y si morimos con Cristo...". Cuando Él murió, nosotros morimos con Él. Cristo no hubiera muerto físicamente si primero no hubiera tenido sobre su espíritu la muerte espiritual. Así que, como resultado de nuestra identificación con Él en la crucifixión siguió la muerte de su cuerpo, que se había vuelto mortal, "sujeto a la muerte", igual a lo que había sucedido con el de Adán cuando él murió espiritualmente.

1. Nosotros morimos con Él. Cuando su espíritu dejó su cuerpo físico y fue al infierno, nosotros nos identificamos con Él.

2. ¿Qué significan las palabras que Cristo le dijo al ladrón mientras El estaba en la cruz? "¿Qué quiso decir el Maestro cuando le dijo al ladrón en la cruz: “...de cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso?". Una traducción más exacta podría ser la siguiente: "Te digo a ti hoy, tú estarás conmigo en el paraíso". Él no dijo "Tú estarás conmigo en el paraíso hoy", sino "Te digo a ti hoy que me encontraré contigo en el paraíso". Cristo no podía ir al paraíso sino hasta cuando Él hubiera pagado el castigo de las transgresiones del antiguo pacto que habían sido cubiertas únicamente con sangre.

III. IDENTIFICADOS CON CRISTO EN EL SEPULCRO.

Romanos 6:4: "Porque somos sepultados juntamente con Él para muerte por el bautismo" y Colosenses 2:12 "sepultados con Él en el bautismo...". El bautismo es una especie de sepultura con Cristo; su cuerpo estaba en la tumba, pero su espíritu sufrió en el infierno y Él pagó el castigo que le correspondía al hombre.

1. Él pagó el castigo del hombre adecuadamente porque cumplió con las demandas de la justicia, ya que había sido identificado con el hombre.

2. El castigo que pagó no fue suyo sino del hombre con quien se hizo uno. En la mente de Dios éramos nosotros los que estábamos en ese lugar de tormento, llevando el juicio que nos correspondía. Con base en esta identificación, el hombre que reciba la obra redentora de Cristo no necesita ir al infierno, porque ya está libre.

3. Cuando se pagó el castigo de la alta traición del hombre, éste quedó libre de toda atadura de Satanás.

4. Estamos identificación con Cristo en su crucifixión, en su muerte, en su sepultura. Romanos 6:1-11.

a. Se destruyó el cuerpo del pecado, o sea el cuerpo de la muerte espiritual (Romanos 6:6).

b. El hombre quedó libre de la muerte espiritual (Romanos 6:7), porque él había muerto en Cristo y había pagado en una forma adecuada su pena.

c. Cuando se pagó esta pena, el hombre se paró delante de Dios completamente justificado, declarado como justo. Nos regocijamos de saber el significado de la palabra "justificación".

La palabra "justificación" significa "La capacidad que tiene el hombre de poder llegar o entrar a la presencia de Dios libre del pecado y de la condenación, como si nunca hubiera habido dentro de su espíritu ninguna muerte espiritual".

d. Cuando Dios declaró al hombre justo y legalmente libre de la muerte espiritual, Él tuvo derecho de impartir la vida, su propia naturaleza al espíritu del hombre.

Conclusión: Así que después que Cristo fue declarado justo en su espíritu, porque ya había pagado nuestro castigo. Él nació a la vida. La identificación del hombre con Cristo, que había sido completa en la cruz, continúa. Porque Cristo resucitó de entre los muertos, nosotros también resucitamos con Él.

LA MÁXIMA

“Aprende de los demás. Un enano encaramado sobre los hombros de un gigante, puede ver mas lejos que el gigante”. BURTON.

LA CONFESIÓN DIARIA

Estoy identificado con Cristo en Su muerte y resurrección. Porque Cristo vive, yo vivo, la vida de Dios está en mí, soy una nueva criatura. Las cosas viejas pasaron; ahora todas son hechas nuevas. Cosas tremendas hará Dios conmigo, este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 3 de Mayo de 2015

LECTURAS DIARIAS

Lunes


1 Reyes 15

Martes

1 Reyes 16

Miércoles

1 Reyes 17

Jueves


1 Reyes 18

Viernes


1 Reyes 19

Sábado

1 Reyes 20

Domingo

1 Reyes 21 y 22

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.