Print

LA SEMILLA 15 DE MARZO DE 2015

APUNTE PASTORAL

“Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde” Malaquías 3:10. Aquí encontramos varios principios de bendición que son muy prácticos para los que ya tomaron la decisión de honrar al Señor no sólo de labios, sino con sus bienes:

- Llevamos los diezmos a la casa del Señor para que haya alimento en ella. Usted debe dar sus diezmos en el lugar donde está recibiendo su alimento espiritual.

- El principio del diezmo es la única doctrina bíblica en que Dios nos reta para que lo probemos. Las leyes de la prosperidad son tan reales y efectivas que tienen la garantía de Dios contra toda falla. Anímese a probarlas.

- No postergue la decisión. No deje para el próximo mes. El Señor dice probadme ahora en esto.

¡Sorpresa! Aparte de los tres niveles de finanzas que ya conocemos, escasez, suficiencia y abundancia; Dios dice que Él va a crear un cuarto nivel para aquellos que le honren y obedezcan en sus diezmos y ofrendas: La sobreabundancia. Derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

Si todas estas promesas son ciertas, ¿Por qué razón la vida de tantos creyentes y de muchas iglesias no sólo no sobreabunda, sino que todavía están en el nivel de escasez? La respuesta es muy sencilla: Porque Dios todavía no ha abierto las ventanas de los cielos sobre ellos. Las ventanas que dan acceso a la cámara del tesoro de Dios están clausuradas para esas personas. Y al cerrarlas el Señor, como siempre tiene razón, por cuanto sus hijos no han obedecido este principio de los diezmos.

Usted no deja las puertas de su caja fuerte de par en par si la casa está llena de desconocidos, ni dejaría las ventanas de su casa abiertas si supiera que hay ladrones en el vecindario. Esa es exactamente la actitud del Señor cuando alguien retiene lo que Él dice que le pertenece: se considera estafado, afirma que hay ladrones en su vecindario y cierra bien sus ventanas.

En Malaquías 3:8 el Señor pregunta: ¿robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Usted desea prosperar y Dios quiere prosperarlo. Asegúrese de que no está apoderándose de lo que el Señor reclama como suyo para que Él no tenga que acusarlo de robo, pues sería una cosa terrible que Dios nos considerara ladrones.

El Señor quiere convertirnos en sus banqueros, pero un ladrón no sería un buen candidato para convertirse en banquero de nadie, ¿Verdad? Dios cierra las ventanas de la bendición y la prosperidad cuando sabe que alrededor de su casa se mueve gente que está tomando lo que le pertenece a Él.

Si demostramos ser honestos y fieles, si demostramos ser gente de confianza en el manejo de los dineros y propiedades del Señor; entonces Él abrirá las ventanas celestiales de par en par, y la bendición vendrá sobre nosotros ya no sólo en abundancia, sino hasta que sobreabunde. A ese mismo nivel de bendición es al que se refiere Deuteronomio 28:11-12: “Y te hará Jehová Sobreabundar en bienes… te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo. Y prestarás a muchas naciones y tú no pedirás prestado”. Que hermosa Palabra para los que quieren ser prosperados a la manera divina.

Cuando el Señor puede confiar en sus hijos. Él se deleita abriendo para ellos Su bien tesoro, el cielo. Abrirá las ventanas de los cielos y derramará bendición sobre usted hasta que sobreabunde, hasta que tenga que decirle ¡Señor, basta ya! Ya está bueno por este año.

Usted sabe que satanás aborrece que se enseñe acerca de los diezmos. Él ha puesto temor en el corazón de pastores y maestros para que no les enseñen a los creyentes estas preciosas verdades. Existen cuatro razones principales para que satanás haya soltado las huestes del infierno contra la doctrina de darle a Dios lo que es de Dios, es decir, sus diezmos. Estas son las cuatro razones:

1. Satanás sabe que los diezmos son de Dios, y él odia todo lo que le pertenece a nuestro Padre celestial.

2. Satanás sabe que si usted siembra sus diezmos va a recoger una cosecha de prosperidad, y él no se goza en la prosperidad de los creyentes, sino en verlos arruinados y asfixiados por las deudas.

3. Si abundantes diezmos empiezan a fluir hacia las iglesias con visión y unción de Dios, las naciones no tardarán en ser evangelizadas. Satanás hará todo lo posible para que los perdidos no escuchen el Evangelio.

4. Satanás sabe que si usted empieza a diezmar, Dios lo reprenderá a él, y el ladrón odia que Dios lo reprenda. Acuérdese como rogaban los demonios a Jesús para que no los echara fuera. Dios promete a todos los que diezman que Él mismo hará algo especial a favor de ellos: “Reprenderé por vosotros al devorador; y no os destruirá más el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril”.

Esta es una buena semana, los bendigo.

LA FAMILIA

El Dr. Bruno Bettelheim, destacado psicólogo y autor, director del Centro Ortogenético para niños perturbados, advierte que muchos esposos están representando el papel de “madres asistentes” en sus propios hogares. “Tomemos como ejemplo el cuidado de los niños”, dice él. “En incontables familias, el padre es simplemente el pequeño ayudante de la madre. Ella le dice: “¿Por qué no mudas al bebé? ¿Qué te parece si le das su alimento mientras yo voy de compras? Vístelo, yo estoy ocupada.”

Muchos expertos en asuntos familiares recomiendan este proceder. Ellos insisten en que el padre moderno debiera actuar en parte de su tiempo en calidad de niñera, de modo que fuera “enriquecido emocionalmente” como lo es la madre. “Pero este es un consejo necio. La filosofía y psicología masculinas no están hechas para esto. Con esto no queremos decir que haya algo de malo en que un padre le dé ocasionalmente el biberón al bebé, si es que la situación lo requiere, o si goza en hacerlo. En donde está el error es en pensar que esto podría contribuir a hacerlo un mejor padre. Cuando un hombre trata de ser un “mejor” padre actuando como una madre, no solamente se ve disminuido como padre, sino también como hombre. La relación de un padre con sus hijos no puede construirse principalmente sobre las experiencias del cuidado de los niños. ¡Si es así, es un sustituto para la madre, no un padre! “De manera similar, si bajo este matriarcado un padre cansado es empujado a servir como ayudante de cocina o niño de mandados, eso de ninguna manera enriquece la calidad de padre. En realidad una esposa que hace traspaso de sus tareas hogareñas desagradables a su esposo está rebajando sus propias actividades ante los ojos de los niños.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Cuando da la bienvenida a Jesucristo y lo recibe en su vida por fe, se producen varios resultados milagrosos. Estos resultados pueden cumplirse en usted hoy, ahora. 2 de Corintios 6:2 dice: “Ahora es el tiempo aceptable; ahora es el día de salvación para usted”.

- Usted nace de nuevo, es creado otra vez, restaurado con Dios y hecho de nuevo. Viene a ser un hijo de Dios.

- Recibe una vida espiritual nueva, la vida milagrosa de Dios por medio de Jesucristo en usted. 2 de Corintios 5:17 dice: “Si está en Cristo es una nueva criatura. Todas las cosas son hechas nuevas.” Y en San Juan 10:10 dice: “Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia”

- Recibe paz total. La ansiedad, la hipertensión, el temor, la culpa, y la condenación desaparecen para siempre. En San Juan 14:27 Cristo dijo: “La paz os dejo, mi paz os doy” Romanos 5:1 dice: “Justificados pues, por la fe, tienes paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

- Queda restaurado para tener amistad, comunión y vida con Dios para vivir en esta tierra, según el plan de Dios. 1 de Juan 1:3 dice: “Su comunión verdadera es con el Padre y con Su Hijo Jesucristo”.

Su cuerpo físico es afectado tan positivamente por esta nueva paz interna con Dios, que la enfermedad desaparece y usted experimenta una nueva salud física y mental. Éxodo 23:25 dice: “A Jehová Dios serviréis, y él quitará toda enfermedad de en medio de ti” Salmo 103:3: declara: “El Señor perdona todas tus iniquidades; El sana todas tus dolencias”.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: AGOTADOS PERO PERSISTIENDO.

Texto Principal: Jueces 8:4.

Introducción: No pierda de vista el propósito para el cual fue creado, aunque las experiencias pasadas lo hayan exigido al extremo y haya tenido fracasos espirituales, financieros y sus fuerzas físicas estén mermadas, no puede abandonar su objetivo. Usted esta aquí para consumar el propósito de Dios en su vida.

I. CUMPLIENDO CON EL LLAMADO DE DIOS.

La verdadera realización del ser humano consiste en consumar el propósito eterno de Dios por el cual fue creado. Este propósito nos lo reveló Dios de forma personal y el cumplir este propósito debe ser la meta principal que debemos perseguir hasta alcanzar.

1. Gedeón “…estaba sacudiendo el trigo en el lagar…” Jueces 6:11-12.

2. Los madianitas se habían enseñoreado de Israel y los tenían amedrentados, nadie quería enfrentarlos.

3. “Mirándolo Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza y salvarás a Israel de manos de los madianitas…” Jueces 6:14. La misión que Gedeón debía cumplir era salvar a su pueblo de manos de Madián.

II. CANSADOS Jueces 7:20-25.

La batalla contra los madianitas había terminado, la victoria que el Señor le dio aquel día a su pueblo fue extraordinaria, el campamento de los madianitas fue tomado por los trecientos hombres de Gedeón, y ellos huían de la presencia de Gedeón. Los trecientos hombres que acompañaban a Gedeón estaban cansados y con hambre pero aún quedaban los reyes Madián y ellos tenían que alcanzarlos y derrotados.

1. Es común la ausencia de solidaridad de las personas cercanas, Jueces 8:5-9. Los de Sucot y los de Peniel no le brindaron ayuda a Gedeón, ni un pedazo de pan a estos guerreros cansados.

2. Las circunstancias no deben desviarnos de la meta. El cansancio es normal en la persona esforzada. Dios nunca nos dejará, ni nos desamparará. El Señor es la fortaleza de nuestra vida Salmo 27:1,10.

III. LA PERSISTENCIA CONDUCE AL ÉXITO.

La persistencia es una cualidad que encontrará en la vida de toda persona que ha logrado algo que valga la pena. Si queremos ser exitosos, debemos tomar la decisión de persistir hasta alcanzar las metas.

1. Un individuo no es un fracasado solo porque fracasa. Ser un fracasado y tener un fracaso son dos cosas distintas. Todo triunfador tiene gran cantidad de fracasos. La diferencia esta en que el triunfador se levanta cada vez que es derribado. Usted no es un fracasado mientras no se de por vencido.

2. Una prueba no significa que deba renunciar a la meta. Una prueba no significa “deténgase aquí”. Es una oportunidad de aprender una valiosa lección en su camino de alcanzar sus metas. Usted podría enfrentar un problema que debe resolver, pero no considere ese obstáculo como una barrera permanente e insuperable. ¡Busque la manera de pasar por encima de ese obstáculo!

3. En cada fracaso, encontrará la semilla para un logro. Decida aprender algo de toda equivocación. Cada vez que experimente un fracaso o cometa un error. Cuando aprende lo que no debe hacer, se clarifica lo que sí debe hacer.

4. Entierre sus fracasos. No enmarque sus fracasos ni los reviva con remordimiento. Entiérrelos y siga adelante. Si necesita perdón, pida a Dios y a los demás que lo perdonen. Pero luego perdónese y ocúpese nuevamente de seguir tras las metas que Dios le ha dado. La única razón para recordar un fracaso o un pecado es evitar cometerlo de nuevo.

5. Perdone con rapidez a los demás. Usted puede quedar tan atrapado en la trampa de culpar, que pierde todo impulso en la persecución de sus metas.

IV. GEDEÓN ALCANZÓ Y VENCIÓ A SUS ENEMIGOS.

La meta que Gedeón debía alcanzar era derrotar a los madianitas, para esto era necesario no solo perseguirlos, sino vencer a sus reyes y despojarlos del botín de guerra, para que su pueblo tuviera paz.

1. Gedeón prendió a los reyes de Madián luego de atacar su campamento.

2. Gedeón tomó el botín de guerra Jueces 8:24-26.

3. Gedeón consumó el propósito por el cual Dios lo había creado. El nació para vencer a los madianitas.

Conclusión. Aunque cansados, todavía persiguiendo hasta alcanzar la meta que el Señor quiere que alcancemos. Si nos desviamos del propósito de Dios, todo lo que hagamos será un rotundo fracaso. No se detenga, persista aunque no cuente con el apoyo que usted le pide a sus más cercanos, siga adelante, Dios nunca lo desamparará.

“En la vida no hay situaciones desesperadas; solo hay hombres que se desesperan a causa de ellas” CLARE BOOTH LUCE.

LA CONFESIÓN DIARIA

Soy hijo de Dios. Redimido, justificado y bendecido con toda bendición. Lo que Cristo hizo en la Cruz, lo hizo por mí. Soy libre de la muerte, el pecado, las enfermedades y la pobreza. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 15 de Marzo 

LECTURAS DIARIAS

Lunes


1 Samuel 16

Martes

1 Samuel 17

Miércoles

1 Samuel 18

Jueves


1 Samuel 19

Viernes


1 Samuel 13

Sábado

1 Samuel 20

Domingo

1 Samuel 21

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.