Print

LA SEMILLA 18 DE ENERO DE 2015

APUNTE PASTORAL

Durante las últimas semillas hemos enfatizado dos cosas: que es Dios quien desea prosperarnos; y que el propósito de esa prosperidad es que tengamos muchos recursos financieros para invertir en la proclamación del Evangelio. Creo que esto ya es claro para nosotros, ya que nos hemos basado en la Palabra de Dios para tratar estos temas y sabemos que esa es la voluntad de Dios para nuestras vidas.

Algunos creyentes se preguntan si es legítimo usar parte de esas riquezas para adquirir artículos costosos, como ropa de marca, una casa excelente y un automóvil último modelo.

Si usted ya arregló el asunto de sus prioridades, y si ya renovó su mente respecto al verdadero propósito de la prosperidad divina, la respuesta a esa pregunta es sí. Si usted permanece fiel a esos principios, Dios le confiará tanta abundancia que no sólo podrá satisfacer las necesidades de su familia e invertir en la obra del Señor, sino que le alcanzará para vivir arriba del nivel de suficiencia. ¿Recuerda la hermosa capa por la que Pablo estaba tan preocupado? ¿Y sus preciosos libros y pergaminos?

Vuelva a leer acerca de la túnica que usaba Jesús. No era de cualquier calidad, no era cualquier pedazo de trapo. Los soldados romanos no se atrevieron a romperla por lo valiosa que era. Según Marcos 14:2-9, Jesús no sólo permitió que lo ungieran con un perfume carísimo, cuyo precio equivalía al salario de un año, sino que alabó a la mujer que lo hizo y dijo que su ofrenda debía ser recordada donde quiera que se predique este evangelio.

Como las prioridades de Jesús y de Pablo eran las correctas, Dios le permitió a ambos recibir cosas que iban más allá de las necesidades básicas de la vida. De hecho, el primer milagro que hizo el Señor Jesús no fue sanar a un enfermo, ni alimentar a un hambriento; sino que fue un milagro para producir un artículo de lujo: el vino. Nadie iba a morir de sed en aquella fiesta en Caná, pues había agua más que suficiente para que todos bebieran, pero el Señor demostró que él desea suplirnos las cosas que nos indispensables. Según el pasaje bíblico, el Señor no se limitó a producir cualquier clase de vino, sino que hizo uno de tan excelente calidad que aquellos que lo probaron quedaron maravillados.

Cuando alguien es un dador generoso, Dios quiere honrarlo delante de las demás personas. El quiere que los demás sepan que el Padre celestial lo esta bendiciendo; usted no tiene que avergonzarse de esa bendición. En Mateo 6:4 el Señor dice: “Tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”

Ahora que su mente está siendo renovada, sus prioridades han sido arregladas, y está obedeciendo las leyes de la prosperidad; usted debe esperar que Dios lo recompense en público.

El problema no es el lujo o la abundancia, sino las prioridades. ¿A dónde va tu primer dinero? En Hebreos 11:26 leemos que Moisés tuvo “por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios”.

Cuando leemos esta palabra con una mente no renovada y religiosa, pensamos que Moisés eligió vivir pobre el resto de su vida para poder servir al Señor. Pero la verdad es otro muy diferente. Moisés era nieto adoptivo de Faraón y estaba destinado a ocupar el trono de Egipto algún día. Sin embargo, cuando Dios lo confrontó con su Palabra, él tuvo que tomar una decisión, o escogía obedecer a Dios, o se preparaba para gobernar a Egipto y administrar todos los tesoros del imperio.

El futuro libertador de Israel tomó la decisión correcta, pues se olvidó del trono y las riquezas, y por fe se dispuso a obedecer a Dios. Como Moisés decidió honrar a Dios, Dios decidió honrarlo a él.

Recuerde que en Éxodo 3:21-22 y Éxodo 12:36 aprendimos que, antes de abandonar a Egipto, todas las riquezas de Faraón pasaron a manos de Moisés y de su gente.

Si Moisés hubiera decidido quedarse en Egipto para gozar de sus tesoros lo hubiera perdido todo, porque los juicios de Dios dejaron esa tierra en ruinas. Pero como él eligió obedecer a Dios y actuar en fe; lo recibió todo. Recibió la aprobación de Dios y también los tesoros que había despreciado. Dios también lo está retando a usted con Su Palabra hoy. Si decide creerle a Él y moverse en fe no sólo tendrá Su aprobación sino que las riquezas que usted siembre volverán aumentadas a sus manos. Nunca podrá escapar de ellas, porque lo seguirán a donde quiera que vaya. Es a esta hermosa persecución a la que hace referencia el Salmo 23:6 “Ciertamente el bien y la misericordia del Señor me seguirán todos los días de mi vida”. Esta es una buena semana. Los bendigo.

LA FAMILIA

Cuando una mujer vive bajo la autoridad de su esposo, puede moverse con gran libertad en las cosas espirituales. Protegida de muchas de las artimañas satánicas que podrían afectarla, puede moverse con poder y efectividad en la vida de oración, y en el ejercicio de los dones espirituales.

La intención de Dios es que el esposo permanezca entre su esposa y el mundo, absorbiendo muchas de las presiones físicas, emocionales y espirituales que de otro modo vendrían contra ella. Es el esposo, no la esposa, el principal responsable de lo que sucede en el hogar, en la comunidad y en la iglesia. Cuando él rehúye su responsabilidad, o cuando la esposa la usurpa, el hogar y la comunidad que rodea al hogar sufren las consecuencias. Naturalmente surge la pregunta: ¿Qué es de la mujer soltera o de la viuda? ¿Cómo es que recibe ella protección? El Nuevo Testamento considera a la iglesia como la protectora de “viudas y huérfanos” Hechos 6:1; Santiago 1:27; 1 Timoteo 5:3-16.

Cuando una mujer no tenía la protección de un padre (o pariente varón), ni de un esposo, había de mirar a los dirigentes de la iglesia como su “cabeza” espiritual. De ellos debiera recibir consejos y protección espiritual. Sus necesidades materiales también habrían de llegar a ser preocupación de la iglesia local.

Sería difícil concebir un arreglo más sabio para la mujer que no vive bajo la autoridad directa de un padre o un esposo. La iglesia tiene el poder y la autoridad espiritual necesarios para constituirse en el escudo protector que una mujer necesita. Y al encargar esta responsabilidad a un grupo (como los diáconos) lea Hechos 6:3, la situación podía ser manejada con mayor efectividad.

Sin mas reparos, la mujer debe estar bajo la autoridad de un varón, ya sea su esposo o su padre o en su defecto la iglesia local.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Con el precio que pagó por usted, Dios mismo demostró lo mucho que le estima; ese precio fue Su Hijo. Su acción de amor confirma todo lo que vale. Una vez lo reconozca, estará preparado para la experiencia más poderosa y dinámica que un ser humano pueda vivir; ya está listo o lista para identificarse con este Dios en un encuentro personal. Este es el principio de la identidad, es la clave más poderosa porque le abre las puertas de la riqueza, la salud, el éxito y las bendiciones de Dios.

Usted debe entender quién es Jesucristo; el por qué el vino al mundo; el por qué lo mataron; el por qué resucitó de los muertos y cómo es que hoy El está vivo. Debe identificarse con El en una forma personal, porque El es su enlace con Dios y con el Éxito.

Para entender el por qué Jesús vino al mundo y entender cómo identificarse con El, usted necesita comprender el problema que existió con la raza humana en el comienzo de la historia.

El ideal, el sueño de Dios para la humanidad aparece escrito en la Biblia en el libro de Génesis. Su plan era reproducirse a Si mismo en Adán y Eva y tener compañerismo con ellos.

Dios no exigió ni forzó a Adán y a Eva a respetarle de manera diferente a la que le exigirá a usted. Dios los puso en el huerto del Edén y les dio todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto. Gen. 2:9 Ellos desobedecieron a Dios y pecaron. Ahí empezó la gran tragedia.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: LLAMADOS PARA LIBERAR A LA NACIÓN.

Texto Principal: Jueces 6:11-21; Mateo 19:26; Lucas 4:18; Efesios 6:12; 2 Timoteo 1:9.

Introducción: “VE CON TU FUERZA, Y SALVA A LOS OPRIMIDOS” Los israelitas estaban pasando por una situación muy difícil a causa de Madián, “la mano de los madianitas prevalecía contra Israel” Jueces 6:2. El pueblo se había apartado de Dios.

En medio de esa situación precaria, empobrecidos, débiles y afligidos ellos clamaron a Dios y el Señor les respondió. La Biblia dice: “Y vino el Ángel de Jehová, y se sentó debajo de la encina que está en Ofra…” Jueces 6:11. El Ángel de Jehová, una teofanía, o auto manifestación de Dios. El mismo Jehová, Elohim, es quien está hablando con Gedeón.

 

I. VARÓN ESFORZADO Y VALIENTE Jueces 6:11-12.

Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar en un acto de desesperación, para esconderlo con el fin de que los madianitas no lo descubrieran y se apoderaran de esa pequeña cantidad que era el sustento de su familia.

1. “Jehová está contigo…” Jueces 6:12, es decir, Dios junto a Gedeón. Las habilidades, la capacidad y la fuerza de Dios, estaban a disposición de Gedeón.

2. “Varón esforzado y valiente”

a. Esforzado, Heb. jayil: Vocablo que quiere decir fuerza, medios u otros recursos; ejército, riqueza, valor, fortaleza: apto, capaz esforzado, fuerte, guerrero, poderoso e ilustre.

b. Valiente: Heb. guibbor: Poderoso, gigante, grande de gran vigor y valeroso.

 

II. DIOS NO MIRA LO QUE MIRA EL HOMBRE… 1 Samuel 16:7.

El ser humano es la obra exclusiva de Dios; somos excepcionales, creados a imagen y semejanza de Dios para representarlo aquí en la tierra. Ante los ojos de Dios somos de gran valor, y la valoración que Dios nos ha dado no depende del lugar donde nacimos, ni del color de piel, tampoco de los bienes materiales que poseamos.

1. La manera como pensamos, actuamos o decidimos es el resultado de la autoestima que tenemos de nosotros mismos. La autoestima es el conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamientos dirigidas hacia nosotros mismos. Es la percepción evaluativa de nosotros mismos.

2. La tendencia del ser humano promedio, es aceptar el menosprecio como consecuencia de sus pensamientos negativos externos o internos por causa de sus errores, fracasos, debilidades y circunstancias por las que ha tenido que pasar.

3. Gedeón no era consciente del potencial que tenía, él se consideraba como una persona apocada, innoble, sin ningún mérito para aspirar a vivir una vida mejor. Él le dijo a Dios:

· ¿Con qué salvaré yo a Israel?

· Mi familia es pobre: Afligido, débil, desvalido, indigente, menesteroso.

· Soy el menor en la casa de mi padre: Sin derecho a la bendición del primogénito.

4. Dios mira el corazón 1 Samuel 16:7. En usted están las habilidades de Dios, usted es una persona excepcional, única, porque Dios lo creó a Su imagen y semejanza.

 

III. VE CON ESTA TU FUERZA Jueces 6:14.

Fuerza, Heb. kóakj: ‘capacidad de realizar bien un trabajo, para ser productivo’. También quiere decir riquezas y propiedades.

1. Lo primero que se debe cortar en su mente es el pensamiento de pobreza. Dios le dijo a Gedeón usted posee riquezas -“Ve con esta tu fuerza”-. Las riquezas y la gloria proceden de Dios. 1 Crónicas 29:12.

2. Gedeón tenía todos los recursos necesarios para vivir la vida exitosa; pero no los había visto.

 

IV. DIOS MIRA CON AGRADO LA OFRENDA Jueces 6:18-21.

Hay varias palabras en el idioma hebreo que se refieren a la Ofrenda, ‘minjah’: donación, tributo, presente. Usualmente sin sangre y voluntaria. La expresión ‘terúmah’ -ofrenda alzada-, quiere decir exaltar, elevar. Estas ofrendas eran elevadas en alto al colocarlas sobre el altar. “Di a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda; de todo varón que la diere de su voluntad, de corazón, tomaréis mi ofrenda. Esta es la ofrenda que tomaréis de ellos: oro, plata, cobre,”. Éxodo 25:2-3; 35:5.

1. Gedeón le presentó la ‘terúmah’, esta es la ofrenda que indica los donativos o contribuciones a Dios, es la ofrenda que le pertenece al Señor y debe presentarse libremente, de buena voluntad y con corazón generoso.

2. También le presentó al Señor la minjah, que es el don o presente, o el tributo que se le paga a Dios. Podía ser vegetal (granos o cereales), como también animal (sacrificio de sangre). Es el mismo minjah que Caín y Abel le presentaron al Señor.

3. Dios aceptó la ofrenda. “Y subió fuego de la peña, el cual consumió la carne y los panes sin levadura…” Jueces 6:21, así como Dios se agradó de la ofrenda de Abel. “Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda”. Génesis 4:4.

Conclusión: Dios no solo nos salvó, también “nos llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” 2 Timoteo 1:9. Nos corresponde consumar el propósito eterno de Dios que Él nos asignó. Tenemos la capacidad, las habilidades de Dios para establecer Su Reino aquí en la tierra. Enfrentemos a las potestades de las tinieblas que oprimen a las gentes, liberémoslas en el nombre del Señor Jesucristo. Para esto nos llamó el Señor.

LA MÁXIMA

“Los sabios son dignos de honra, pero los necios solo merecen deshonra” EL REY SALOMON

LA CONFESIÓN DIARIA

Para todo tengo recursos en Cristo que vive en mí. Cosas tremendas hará Dios conmigo. Este es un buen día, SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 18 de Enero 

LECTURAS DIARIAS

Lunes


Josué 9

Martes

Josué 10

Miércoles

Josué 11

Jueves


Josué 12

Viernes


Josué 13

Sábado

Josué 14

Domingo

Josué 15

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.