Print

LA SEMILLA 11 DE ENERO DE 2015

APUNTE PASTORAL

Las Escrituras tienen mucho que decir acerca de honrar a Dios y a otras personas. Como nuestra mente está siendo renovada por la Palabra de Dios, tenemos que aprender lo que ésta en realidad enseña acerca de la honra. Recordemos que honrar tiene que ver con las finanzas.

Proverbios 3:9 dice: “Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos”. Según este versículo, honrar a Dios no es solo ponerse de pie en el culto y dirigirle a Dios algunas palabras o canciones. Honrarlo tiene que ver con consagrarle a él nuestros bienes y la primera parte de nuestros productos.

Amán, aquel hombre que menciona la Biblia en el Libro de Ester y que era el enemigo del pueblo de Dios, entendía que la manera correcta de honrar a una persona es dándole bienes de calidad. Ester 6:7-8 dice la Biblia “Para el varón cuya honra desea el rey, traigan el vestido real de que el rey se viste, y el caballo en que el rey cabalga, y la corona real que está puesta en su cabeza”.

La Biblia nos enseña que debemos honrar a padre y madre, pero en Mateo 15:5-6 el Señor Jesucristo reprendió a los líderes religiosos de su época porque enseñaban que “Cualquiera que diga a su padre o a su madre: es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte, ya no ha de honrar a su padre o a su madre”.

Esta gente religiosa sabía que honrar tiene que ver con dar cosas materiales. Pero eran tan tacaños que, para no tener que darle dinero a sus padres les decían: “lo siento, pero he destinado para la ofrenda del templo este dinero con que te iba a ayudar, así que ya no me cada nada para ayudarte, pero aún así te amo mucho madre”. Jesús condenó esa actitud religiosa y mezquina, y la denunció como una hipocresía.

En 1 de Timoteo 5:17 dice la Biblia que los ancianos que trabajan en predicar y enseñar la Palabra de Dios deben ser “tenidos por dignos de doble honor”. Esto no significa decirles: oh hermano que maravilloso sermón, sino más bien invertir generosamente en sus vidas y ministerios. El apóstol Pablo afirma esta palabra al decir “digno es el obrero de su salario”.

Ahora usted puede estar seguro que doble honor se refiere al salario, a los bienes que deben percibir quienes viven para el Evangelio. Esto también concuerda con la orden dada por el apóstol en Gálatas 6:6 “El que es enseñado en la Palabra haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye”.

La doctrina de que los ministros de Dios deben vivir pobres y arruinados nació en el infierno, y allá es donde debemos devolverla. Cuando empecemos a honrar de la manera bíblica a quienes debemos honrar, la prosperidad de Dios será desatada sobre nuestras vidas.

En Efesios 6:2 dice la Biblia que cuando honramos a padre y madre con nuestros bienes estamos cumpliendo el primer mandamiento que incluye una promesa. Esa promesa dice así: “Para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra”. Si honramos con toda cosa buena a los que nos enseñan la Palabra, si les damos doble honra como enseña 1 Timoteo 5:17 y Gálatas 6:6; si sembramos en sus ministerios con generosidad, entonces tarde o temprano se cumplirá en nosotros la Palabra de Gálatas 6:7 que afirma que lo que “el hombre sembrare, eso también segará”. Si sembramos honra, es decir cosas buenas, salarios dignos y dinero abundante, entonces preparémonos porque eso es exactamente lo que vamos a cosechar.

Empiece hoy mismo a honrar a Dios, a honrar a su padre y a su madre, a honrar a los que le están enseñando los principios de la Palabra de Dios. Descubra que muy pronto la Palabra del Señor se cumplirá en su vida y Él empezará a honrarlo a usted con bienes delante de todo el mundo. Esta es una buena semana. Los bendigo.

LA FAMILIA

Un Esposo que protege a su esposa de las descortesías y abusos de los hijos, inculca en ellos un sentido de respeto por la mujer. Esto, unido a su propio ejemplo de cortesía y consideración hacia su esposa, es parte del legado que cada padre debiera dejar a sus hijos.

Finalmente, y lo más importante de todo, una mujer está expuesta también al ataque espiritual. El esposo permanece como un escudo y protector de su esposa contra el ataque del mundo invisible de “principados y potestades” Efesios 6:12.

Pablo se refiere a esto en 1 de Corintios 11:10; “Por consiguiente ella (la esposa) debiera estar sujeta a él (el esposo) y debiera tener una cubierta sobre su cabeza como una señal, un símbolo de su sumisión a la autoridad, por causa de los ángeles”. Sabemos que Pablo usa la palabra “ángel” (angelos) con referencia a los espíritus leales a Dios 2 Tesalonicenses 1:7 y a las huestes de satanás 1 Corintios 6:3, Romanos 8:38. El contexto aquí quizá sugiera que Pablo tiene en mente la aplicación última de las palabras.

Lo que a él lo preocupa no es meramente la convivencia del velo. El reconoce que una mujer que no esta protegida por la autoridad de su marido está expuesta a influencia (maligna) angélica.

San Pablo comprendió que las mujeres son vulnerables al ataque al ataque espiritual, especialmente al engaño, y de su protección está en refugiarse bajo la autoridad de un hombre. Esta es la razón para el consejo que encontramos en 1 Timoteo 2:12-14, el que de otro modo sería enigmático: “Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio… porque… Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada…” Las mujeres pueden prestar una gran contribución como maestras, predicadoras, pueden orar y profetizar públicamente. Joel 2:28-29; 1 corintios 11:5, pero no deben controlar a sus maridos.

Cuanto mal ha sobrevenido sobre el hogar y sobre la iglesia a causa de que las mujeres han perdido el escudo protector de la autoridad de un esposo. Le hemos permitido a satanás engañarnos al hacer creer que es degradante para una esposa el ser sumisa y obediente a la autoridad de su marido. La enseñanza total despreciada como una necia jactancia del “ego masculino”, como un vestigio del hombre de Neandertal al cual nuestra iluminada generación felizmente ha logrado sobreponerse. La Biblia, sin embargo, no tiene deseos de exaltar ego alguno, masculino ni femenino. El Orden Divino establecido para la familia atiende al elemental propósito de conceder protección espiritual. La autoridad de un esposo y la sumisión de una esposa a esa autoridad, es un escudo de protección contra las artimañas de satanás. Satanás sabe esto, y por eso es que usa todos los engaños para socavar y derribar el patrón de Dios del Orden Divino para la familia.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” Efesios 2:10; “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. 2 Corintios 5:17.

La voz amigable de Dios le exalta al recordarle el origen divino que usted tiene y que fue creado para el éxito. El propósito de su vida está dirigido a la obtención de logros. Usted es creación de Dios. Mire más allá de si mismo y mire a Dios. Comience a experimentar un sentido de dignidad y valor propio. Deje que su corazón salte movido por una esperanza nueva y diga: Quiero que Dios entre en mi vida, fui creado para tener grandeza.

He decidido responder positivamente a esta voz amigable y gentil que me trae buenas nuevas. Creo que es con ese fin que fui hecho. Ahora veo que ¡Esta es la ruta para lograr el éxito en la vida!

Soy una persona digna. Dios piensa que merezco tener todas las cosas que pagó cuando me redimió. Me da dignidad y autoestima; porque El me creó, ahora he descubierto lo que valgo, quien y para qué realmente soy.

Estoy agradecido; soy alguien. ¡SOY HIJO DE DIOS! Ahora entiendo porque fue necesario que yo descubriera este principio acerca de mi propio valor.

Ahora comprendo lo que Dios dice acerca de mi en Isaías 43:4 “Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida”. Si Dios dice que soy estimado y honorable, lo creo y lo acepto por que Dios lo dice y Él no miente.

A partir de hoy me comportaré tal cual Dios me ve y me valora. Amén.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: CORTE LA MALDICIÓN DE LA POBREZA.

Texto Principal: Jueces 6:1-15; Efesios 6:12.

Introducción: La pobreza es una maldición que se expresa con la miseria, la escasez o toda clase de deficiencia. En el Antiguo Testamento, la palabra hebrea es ‘aní’ que traduce: ‘pobre, débil, afligido y se usa en paralelismo sinónimo con ‘ebyón’ necesitado.

 

I. LOS PRINCIPADOS Y POTESTADES QUE EMPOBRECIAN EL PUEBLO DE DIOS: MADIANITAS Y AMALECITAS.

“Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y Jehová los entregó en mano de Madián por siete años… pues sucedía que cuando Israel había sembrado, subían los madianitas y los amalecitas y los hijos del oriente contra ellos; subían y los atacaban””. Jueces 6:1,3.

1. Madián, el hijo que Abraham tuvo con Cetura, su padre lo envió al país de oriente, hacia el desierto, donde se estableció y sus descendientes son la tribu que lleva su nombre, los madianitas. Madián significa ‘disputa’. Génesis 25:2-4.

a. Madián, es la potestad espiritual que se opone al propósito eterno de Dios para con sus hijos.

b. Fueron los madianitas los que compraron a José y lo llevaron a Egipto donde lo vendieron como esclavo Génesis 37:36.

c. Los madianitas aliados con los moabitas, sedujeron a Balaam para que maldijera a los hijos de Israel y los atrajo a un culto idolatra e inmoral. Números 24:4-6.

2. Los Amalecitas. Nómadas de la región del desierto de Siria descendientes del nieto de Esaú Génesis 36:12.

a. Madián atacó a Israel por la retaguardia y destruyó a los rezagados. Deuteronomio 25:17-18.

b. Eran los cananeos más salvajes e inhumanos. Persiguen a los hijos de Dios para causarle heridas y provocar la derrota. Números 14:45.

c. El perverso Amán hijo de Hamedata agagueo, un enemigo de los descendientes de Isaac, era descendiente de Amalec. 1 Samuel 15:8,33.

 

II. ¿POR QUÉ EMPOBRECE EL PUEBLO DE DIOS?

Los hijos de Dios hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, es decir, le dieron la espalda a Dios, quebrantaron el Pacto de bendición yendo tras los dioses paganos.

1. La maldición de la pobreza viene como consecuencia de apartarse de Dios.

2. El pueblo de Israel se había apartado de Dios, por lo que los madianitas los invadieron aterrorizándolos y el pueblo vivía escondido en las cuevas en los montes. Jueces 6:2.

3. Todo lo que el pueblo de Dios sembraba, Madián y Amalec lo destruían porque Israel se había apartado de Dios.

 

III. VUÉLVASE A DIOS Oseas 12:6; Zacarias 1:3.

El primer paso para cortar con la maldición de la pobreza es volver a Dios. “Diles, pues: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos”. Zacarías 1:3.

1. Los hijos de Israel clamaron a Dios. “Y cuando los hijos de Israel clamaron a Jehová, a causa de los madianitas…”. Jueces 6:7-8.

2. Dios oye la oración y responde a las peticiones. Jeremías 33:3; Salmo 34:15-19.

 

IV. GEDEON: EL CORTADOR DE LA MALDICIÓN DE LA POBREZA.

El nombre Gedeón significa ‘cortante’. Hijo de Joás, de la familia de Abiezer, de la tribu de Manasés; vivía en Ofra.

1. Cortar, hebreo karát, que significa separar, destruir o consumir, quebrar, quitar o desaparecer.

2. Gedeón y el Ángel de Jehová. Jueces 6:11.

3. Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar en un acto de desesperación para que los madianitas no los descubriesen y se apoderaran aún de la pequeña cantidad que habian recogido.

4. Gedeón, varón esforzado y valiente. “Y el Ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente”. Jueces 6:12 “… Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón”. 1 Samuel 16:7.

Conclusión: El espíritu de Madián y Amalec que empobreció a los hijos de Israel en los días de Gedeón, es el mismo que está atacando nuestras vidas con el fin de afligirnos con la pobreza. Pero, el Espíritu Santo que operó en Gedeón para cortar esa maldición y derrotar a esas potestades, es el mismo Espíritu Santo que nos da el poder y la fuerza para romper y paralizar a esas potestades de las tinieblas. Levantémonos en el poder del Espíritu y en fe, cortemos con esa maldición de pobreza que tanto daño ha causado a nuestras familias.

LA MÁXIMA

“La verdadera prueba de que alguien es verdaderamente grande es su humildad” JOHN RUSKIN.

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Cosas tremendas hará Dios conmigo. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 11 de Enero 

LECTURAS DIARIAS

Lunes


Josué 2

Martes

Josué 3

Miércoles

Josué 4

Jueves


Josué 5

Viernes


Josué 6

Sábado

Josué 7

Domingo

Josué 8

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.