Print

LA SEMILLA 9 DE FEBRERO DE 2014

APUNTE PASTORAL

“También los de Gat huyeron y fueron a David, al lugar fuerte en el desierto, hombres de guerra muy valientes para pelear, diestros con escudo y pavés; sus rostros eran como rostros de leones, y eran ligeros como las gacelas sobre las montañas” 1 Crónicas 12:8.

Un anciano le preguntó a una niñita muy delgada que cargaba con esfuerzo a su hermano menor, porque se había caído: “¿No te pesa el niño?” A lo que ella le contestó: “No, él es mi hermanito”. La responsabilidad le dio fuerzas, le dio valor y le dio poder.

El mundo entero busca héroes, pero, ¿Qué es un héroe? ¿De qué están hechos los héroes? Los verdaderos héroes son aquellos que aceptan las responsabilidades de la vida. Son personas que no buscan a otros a quien echarles la culpa. Un héroe ve una necesidad y busca la forma de suplirla. Ve un problema y lo enfrenta aceptando la responsabilidad.

Cuatro hombres llevaban a un paralítico para que Jesús lo sanara. Cuando llegaron cerca de la casa donde estaba el Señor notaron que había tanta gente que no les sería posible entrar. Ellos pudieron haberse rendido en ese momento; después de todo el problema era realmente del paralítico. Pero ellos se sintieron responsables de hacer algo por su amigo. Si ellos no actuaban, aquel hombre quedaría enfermo para siempre. ¿Sabe lo que hicieron? Subieron al techo de la casa, y sin preguntar a nadie, hicieron una abertura y pasaron al paralítico hasta donde estaba Jesús. La Biblia dice que: “Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: “Hijo, tus pecados te son perdonados”. Marcos 2:5.

Jesús vio la fe de estos hombres y sanó al paralítico. El sentido de responsabilidad manifestó la fe, y estos hombres alcanzaron lo que querían: la sanidad de su amigo. Así que no busque ninguna excusa para eludir su responsabilidad. No importa cuan grande parezcan los problemas, si admite y asume su responsabilidad, Dios le dará lo que necesita para vencer.

Lo mismo sucede con las riquezas. Mientras los débiles comienzan a justificar su situación, mientras encuentran excusas para rendirse y no luchan más, hay una cantidad de nuevos recursos en espera de los valientes, de los héroes, de los campeones que no se rinden y que permanecen en la lucha en busca de respuestas a las dificultades que enfrentan.

Las personas que no quieren aceptar responsabilidad no triunfan porque siempre están esperando que su suerte cambie, que la buena suerte los alcance y así algún día obtener lo que desean. Pero la buena suerte es una coqueta, le ríe siempre a quien menos la necesita. Usted no puede depender de la buena suerte, sino de la bendición de Dios sobre usted. Depende de su obediencia, de su sentido de responsabilidad a la Palabra de Dios. Usted puede decir como lo dijo el apóstol Pablo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Fil. 4:13.

Dios no llama a vagos, sino a personas responsables, y a ellos les entrega Sus principios y Sus recursos.

Piense en lo que posee ahora mismo. Quizá le parezca que no es mucho, pero el Señor le dice hoy: “Si en lo poco fuiste fiel, en lo mucho te pondré”. Sea responsable en el uso de sus posesiones. Piense en la manera de multiplicarlas. Pida sabiduría si no la posee. Dios le revelará su poder, si está dispuesto a utilizarlo.

¿Qué es el dinero? Es sólo una idea para mercadear valores. Si somos responsables con estos valores, Dios nos confiará más y más dinero. Pruébelo y verá. Haga que su dinero sea su esclavo y no su amo. La Biblia dice que la raíz de todos los males es el amor al dinero. El dinero puede ser un gran esclavo, pero también un amo tirano. Es por eso que la responsabilidad de tomar decisiones es importante, y Dios espera que seamos responsables. Acepte hoy la responsabilidad en todas las áreas de su vida. No tema a la escasez, no tema a las limitaciones; actúe por fe y el resto le será añadido. Esta es una buena semana. LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

¿Cómo curar la soledad?

La primera cosa que se necesita de manera urgente es reparar los canales dañados de la comunicación tanto en la emisión como en recepción del mensaje en el marco familiar. Es un deber sagrado de toda la familia trabajar unida para lograr este fin. Sugerencias: convocar a una reunión para evaluar el trabajo de cada uno de los componentes familiares, en la cual se exprese su opinión y se determine cual debe ser la manera de manejar las relaciones, a partir de aquella reunión. Para hacer esto se requiere madurez. No será fácil, por la exposición al rechazo de lo que somos o pensamos. Esto también nos expone a que se nos digan nuestras debilidades y a nadie le gusta que públicamente se las saquen a relucir, aunque sea en el círculo familiar.

Cada cual tiene derecho a expresar lo que siente, pero debe hacerlo con respeto, ya que si no se hace con sabiduría y respeto, puede provocar más enclaustramiento de la persona a la cual tratamos de sacar de la soledad. Si actuamos dentro de los parámetros del respeto y la sabiduría, traeremos crecimiento en el amor propio y en el respeto. No olvidemos que el crecimiento no solo depende del tiempo sino de la madurez y el deseo personal de crecer.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Somos nuevas criaturas, somos hijos legítimos de Dios, tenemos Su naturaleza. Desde el momento que recibimos a Jesucristo por la fe en nuestro corazón. Afianzar estas verdades en nuestro pensamiento y espíritu, es la clave para vivir la vida triunfante. Entonces, jamás volveremos a hacer nada para dañar, deteriorar o destruir a alguien por quien Dios pagó tanto para sanarle, restaurarle y salvarle. Jamás volveremos a devaluar, desacreditar ni desprestigiar a alguien por quien Dios pagó tanto para darle la dignidad y para hacerle linaje real. Jamás volveremos a criticar ni a ultrajar lo que Dios estima de un valor tan infinito. Cuando usted cree que Jesucristo está en usted, entonces puede ver la vida verdadera que Dios creó para usted. Usted es muy valioso para Dios. Considérese tal como Dios lo ve. Ámese así mismo, tal como Dios lo ama. Crea en el Cristo resucitado que ha venido a vivir en usted, para realizarlo, levantarlo y proyectarlo como persona especial que es. Recuerde, con Dios obrando en usted, imposible fracasar. Memorice y repita la siguiente declaración: Quien en mi estoy viendo, es Cristo en mi viviendo. Ahora puedo llegar a ser, todo lo que en visión puedo ver. Del inútil yo me liberté, y atrás lo deje. Ahora veo el nuevo yo, que en mi El creó. Ahora su embajada, está en mi ubicada. En lujos viviendo, estoy descubriendo, Nueva melodía, gozo y alegría. La clave encontré, por tanto decretaré. Quien en mi estoy viendo, es Cristo en mi viviendo. Como El vive en usted, la vida nueva que tiene es realmente la vida de Cristo en usted. Diga: He aquí mi cerebro; piensa por medio de él. He aquí mi rostro; brilla a través de él. El Señor toca por medio de mis manos. Mira por medio de mis ojos. Escucha por medio de mis oídos. Habla por medio de mi boca y ama por medio de mi corazón. Aprendamos a practicar el estar conscientes de que Cristo está en nosotros.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: JESUCRISTO EL SANADOR.

Texto Principal: Isaías 55:8-9; Salmo 103:3; Fil. 2:13.

Introducción: Los pensamientos de Dios son más altos que nuestros pensamientos. ¿Cuáles son los pensamientos de Dios acerca de la sanidad? Miremos lo que dice las Sagradas Escrituras.

 

I. EL ORIGEN DE LAS ENFERMEDADES

El origen de la muerte y las enfermedades está en el pecado. El hombre fue hecho a imagen y semejanza de Dios, creado perfectamente, creado para vivir saludable eternamente, él no fue creado para los sufrimientos físicos y morales.

1. Por el pecado, la muerte entró en el mundo, así la muerte pasó a todos los hombres. Rom. 5:12.

2. Por la violación a las leyes de Dios, las enfermedades aparecen en la vida del ser humano.

II. LAS ENFERMEDADES NO VIENEN DE DIOS

Las enfermedades son azotes, aflicciones, congojas, tormentos.

1. Dios es bueno y todas las cosas buenas descienden del Padre de las luces. Santiago. 1:16-17.

2. Las enfermedades son maldiciones Gálatas. 3:13; Deuteronomio 28:15-68.

III. JEHOVÁ- RAFAH “Jehová que te sana” Éxodo. 15:26.

Uno de los siete nombres que se refieren a la redención de Dios, es “Yo soy Jehová tu sanador”.

1. Dios es la fuente de la salud.

2. Dios dice: “yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti”. Éxodo. 23:25.

3. “Él es quien sana todas tus dolencias”. Salmo 103:3.

IV. LOS PENSAMIENTOS DE DIOS ACERCA DE LA SANIDAD.

Desde el libro del Génesis hasta el Apocalipsis el Señor nos revela su voluntad sanadora, es decir, Él quiere que vivamos en salud. 3 Juan 2.

1. “Abraham oró a Dios; y Dios sanó a Abimelec y a su mujer, y a sus siervas...” Gén. 20:17.

2. “… Yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”. 2 Crónicas. 7:14.

3. “… Y por sus llagas fuimos nosotros sanados”. Isaías 53:5.

4. “He aquí yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad”. Jeremías 33:6.

5. “Y recorrió Jesús toda Galilea… sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo”. Mateo. 4:23.

6. “Y cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él”. Hechos 10:38.

7. “… y las hojas de aquel árbol eran para la sanidad de las naciones”. Apocalipsis. 22:2.

V. JESUCRISTO ES EL SANADOR INMUTABLE Heb. 13:8.

“Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”. Jesús siempre predicaba y enseñaba, y luego sanaba a los enfermos.

1. En todas partes que vemos al Maestro sanando a los enfermos en las calles, en los mercados, en las riberas del mar o en las sinagogas. Por todas partes él estaba sanando a todos los enfermos.

2. Su compasión por los enfermos, nunca le permitía pasar por alto el clamor de los necesitados. Mateo 9:35-36.

3. Así como Cristo hace dos mil años anduvo sanando a todos los oprimidos por el diablo, si Él físicamente hoy pasara por este lugar, ¿qué cree usted que pasaría?

4. Si Cristo viniera a este templo físicamente, no ignoraría el clamor de los que sufren por causa de la enfermedad.

5. Físicamente no podemos verlo hoy aquí, pero la realidad es que Él esta con nosotros hoy. Mateo 28:20.

6. Nosotros somos los representantes de Cristo aquí en la tierra.

7. Si creemos Su Palabra, es igual a tenerlo a Él en persona

Conclusión. Jesucristo es el sanador y su compasión por los que sufren por causa de las enfermedades no ha menguado. Él es el mismo, inmutable. Él sana hoy.

LA MÁXIMA

“Debemos ajustar nuestro pensamiento continuamente para que podamos vivir bien” JOHN MAXWELL.

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Soy hijo de Dios, redimido por Su sangre. Mis pecados ya fueron borrados y el Señor me declaró justo. Tengo derecho a vivir una buena vida. La salud, la paz, la felicidad y la prosperidad me pertenecen. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 9 de Febrero aquí 

Descargue La Semilla de la familia #3

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Isaías 64

Martes

Isaías 65

Miércoles

Isaías 66

Jueves

Jeremías 1

Viernes

Jeremías 2

Sábado

Jeremías 3

Domingo

Jeremías 4

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.