Print

LA SEMILLA 12 DE ENERO DE 2014

APUNTE PASTORAL

“Renovaos en el espíritu de vuestra mente” Efesios 4:23.

Usted tiene el derecho de pensar en grande. La misma intensidad mental que necesita para pensar en cosas pequeñas, es la que necesita para pensar en grande. La intensidad que necesita para pensar en un carro viejo, usado o de peor clase, es la misma que necesita para pensar en un carro nuevo de mayor comodidad. La intensidad que necesita para pensar en un trabajo o negocio pequeño y sin oportunidades, es la misma intensidad que necesita para pensar en un trabajo o negocio verdaderamente productivo. Por lo tanto, comience ahora mismo. Piense en un negocio más amplio, en mejores oportunidades, en planes y proyectos de mayor envergadura. Haga el hábito de pensar en cada cosa que lo rodea y en cómo se puede mejorar o cambiar. Y, sobre todo, recuerde que su amigo está con usted siempre.

Cuando haga esto, se sorprenderá al ver como Dios le abrirá las puertas del éxito y la victoria.

A partir de hoy ensaya su poder de pensar en grande. Ponga a Dios en todos sus pensamientos, pues nada puede ser más grande que Él. Cuando Abraham le pidió a Dios un hijo, Dios le indicó que saliera de su carpa y lo puso a contar las estrellas. ¿Para qué? Para que su mente cambiara, para que pensara en grande. Al ver que no podía contarlas todas, Dios le dijo: “Así será tu descendencia”.

El salmista David dijo: “¡Cuán grandes son tus obras, oh Jehová! Muy profundos son tus pensamientos” Salmo 92:5.

El autor francés Edmundo Rostand dijo a través de su personaje “Cyrano y Bergerac”; “No me traigan hombres, tráigame gigantes”. Debido a que nosotros fuimos creados a la imagen de Dios tenemos el derecho de pensar en grande.

Pero no es pensar de vez en cuando, sino siempre, en cada cosa, en cada momento. Detenernos a repasar nuestros pensamientos. Ver si son grandes, y si no lo son, cambiarlos. Todo se puede mejorar, superar o cambiar; pero el primer cambio comienza en su pensamiento.

Dios llevó al profeta Ezequiel al desierto. Allí le mostró un valle de miles de huesos secos. El profeta dijo que los huesos “eran secos en gran manera”. Un cuadro como este no estimularía la mente a pensar positivo ni al más formidable pensador. Lo único grande que el profeta pudo pensar fue que eran secos en gran manera Ezequiel 37:2 entonces Dios para cambiarle los pensamientos al profeta le preguntó: “Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? El profeta no podía imaginárselos vivos. Se requiere imaginación, se requiere deseo, pero sobre todo, se requiere fe para poder comenzar a pensar en grande. Dios le dijo al profeta: “Profetízale a los huesos; diles que se unan cada hueso con su hueso, que suban tendones y nervios, y carne y piel”. Cuando el profeta obedeció, cuando estuvo dispuesto a abandonar sus pequeños pensamientos, sus dudas y temores, cuando aceptó el reto y dio la orden, toda la tierra se estremeció y los huesos comenzaron a unirse cada hueso con su hueso, y subió la carne, nervios y tendones y piel. Y dijo el profeta: estuvo delante de mi un gran ejército”. Sin embargo, no tenían espíritu. Entonces Dios le dijo al profeta que reclamara al espíritu que viniera de los cuatro vientos. Cuando el profeta lo hizo, se escuchó un estruendo, un viento recio, y el espíritu penetró en cada cuerpo. “Y vivieron”, dijo el profeta. ¡Esto si es pensar en grande! Pensar que podemos reclamar vida para aquellos que están muertos espiritualmente. Que podemos cambiar aún las estructuras tradicionales de nuestra sociedad. Pensar que no hay límites, que si podemos creer, “para el que cree, todo le es posible”. Haga usted también el ejercicio mental de pensar en grande. Esta es una buena semana. Los bendigo.

LA FAMILIA

¿Qué puede decirse del padre que rehuye su deber en cuanto a la instrucción moral y espiritual de sus hijos, con el fin de adquirir riquezas, o posiciones de honor a las cuales no esta llamado por el deber? ¿Quién le ha indicado que elija una condición en la vida que le impide cuidar del bienestar espiritual de sus hijos? ¿Quién puede justificarse por el hecho de estar yendo tras la ganancia y el éxito material en forma tal que no le queda tiempo para consagrar a su familia? Nada sabe de su deber y dignidad de padre el que no esta listo para hacer cualquier sacrificio de tiempo o dinero con el fin de cumplir su responsabilidad como padre y cabeza de su casa. El cristiano aparta el Día del Señor para descansar de la actividad material; sabe que Dios habrá de bendecir la labor de los seis días de trabajo. Del mismo modo, un padre debe apartarse de su trabajo un rato cada día, con el fin de servir a Dios en sus hijos. Los frutos de una ocupación tal serán una recompensa más dulce que cualquier otra ganancia. Al entregarse a tales obligaciones, él puede esperar con mucha mayor confianza la ayuda y protección que viene de arriba. El darse tiempo para sus hijos no significa que debe ponerse a disposición de ellos, e inmiscuirse en sus actividades, aun cuando de vez en cuando uno puede hacer esto. Pero es igualmente efectivo, y generalmente mas emocionante para el niño, el ser incluido en alguna actividad del padre. Por ejemplo, salir a practicar un deporte, o simplemente a comprar algo que se necesite para el trabajo o la casa. Estas maneras naturales de incluir al niño en sus actividades, estrechan los vínculos de cariño entre padres e hijos.

La mayoría de los padres jamás pensaría en negar a sus hijos las cosas esenciales de la vida (buena comida, vestuario, atención médica adecuada, y educación). La verdad es que la tendencia actual es ir más allá de las meras necesidades. Hoy los padres tienden a errar por el lado de dar a sus hijos demasiados bienes materiales personales, demasiadas cosas que son de ellos, y esto es a menudo el pago de la culpa de no darse verdaderamente ellos mismos. La codicia natural de un niño debe estar sujeta a restricción y disciplina. Debe enseñársele que la prosperidad es motivo de agradecimiento, de generosidad a la obra de Dios, y para ayudar a los menos afortunados, pero no para ostentación simplemente.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Dios no lo creó a usted para el sufrimiento, la pobreza ni la muerte. Su destino es la realización y la vida buena y triunfante. La única manera de permanecer en la pobreza es no estando conciente de las riquezas de Dios en usted. Filipenses 4:19 dice: Dios suplirá todo lo que os haga falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. Proverbios 10:22 dice: La bendición del Señor es la que os enriquece. La bendición es la fuerza de atracción de las cosas buenas que Dios nos ha dado y que opera en nosotros. La Biblia manifiesta abundantemente la bondad, la generosidad y la abundancia de Dios y evidencia que las riquezas de este planeta fueron puestas aquí para quienes creen en Él. Tenemos algo del cielo aquí en la tierra. En el cielo habrá calles de oro. Dios también creó oro aquí en la tierra para nosotros. En el cielo hay gemas y piedras preciosas de precio incalculable. Dios también creó abundancia de ellas aquí en la tierra para nosotros. En el cielo hay árboles que producen frutos. Dios también los creó aquí en la tierra para nosotros. ¿Por qué, entonces, existe la idea religiosa de que las riquezas son malas y la pobreza es santa? Los pensamientos de Dios acerca de nosotros, son pensamientos de paz y no de mal. Dios es bueno, generoso y Omnipotente. El quiere obrar en y a través de usted.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: JESÚS QUIERE BENDECIR SU CASA.

Texto Principal: Lucas 19:5; Hechos 16:31; Josué 2:9-14; 6:22-25; Hebreos 2:31; Santiago 2:25.

Introducción: La Biblia nos habla de las acciones de la fe y uno de los ejemplos es el de Rahab, la mujer de Jericó. La fe de esta mujer, no solo la salvó a ella sino que por su intercesión su familia también fue salva, ella creyó que Dios traería salvación a su casa y activó su fe con las acciones, el resultado fue inmediato. El apóstol Santiago afirma en su Epístola que la “…Fe sin las obras que corresponden está muerta” Santiago 2:26.

 

I. CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERAS SALVO, TÚ Y TU CASA Hechos 16:31.

La palabra creer implica acción. Dios quiere salvar nuestra familia, usted y yo tenemos que activar la fe para salvación. Toda nuestra descendencia será salva y servirá al Señor con amor y compromiso, ninguno se perderá.

1. La fe de Rahab la ramera. El conocimiento que tenía esta mujer acerca de Dios estaba basado en la información obtenida a causa de todos los prodigios y señales que el Señor había hecho para liberar a Su pueblo de la esclavitud de Egipto. Josué 2:9-11.

a. Este conocimiento de la Palabra de Dios produjo en ella fe para salvación. Rom. 10:17.

b. Rahab creyó que la salvación de Dios también alcanzaba a su familia.

c. Rahab intercedió por su familia, para que fueran salvos el día que los israelitas entraran a Jericó.

d. Por el poder de la intercesión su familia fue salva Josué 6:22-25.

2. La declaración de Josué: “… pero yo y mi casa serviremos a Jehová”. Josué 24:15.

 

II. CONSÁGRELE SU HOGAR AL SEÑOR.

Si en el hogar se escucha y comenta la palabra de Dios y si el estudio y la práctica andan juntos, nuestros hogares se convierten en santuarios, es decir, en lugares consagrados, y nuestras mesas se transforman en altares de Dios. Jesucristo debe ser el centro de nuestro hogar.

1. Por medio de nuestros actos y pensamientos.

2. Si la paz y la armonía reinan entre los miembros de la familia;

 

III. LA ORACIÓN EN EL HOGAR.

En el hogar judío nunca falta la oración matutina y vespertina. Las bendiciones antes y después de las comidas otorgan un valor espiritual a la vida y manifiestan la gratitud hacia Dios. Por medio de la oración, se alcanza la autoconfianza y la fuerza para enfrentar las dificultades de la vida.

IV. HOY JESÚS QUIERE QUEDARSE EN SU CASA Lucas 19:5.

“…Jesús le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa”, “Hoy ha venido la salvación a esta casa, por cuanto él también es hijo de Abraham”. Lucas 19:5, 9.

La Presencia de Dios en el hogar hará de éste un “Centro de salvación y de preparación de los profetas niños y jóvenes del Reino”.

1. Dios quiere liberar a las familias de las maldiciones de inmoralidad y divorcio a través de Su pueblo.

2. Nuestros corazones se enfocarán en edificar a nuestra familia.

3. La familia será sanada y restaurada a plenitud.

 

V. LA BENDICIÓN DE OBED-EDOM 1 de Crónicas 13:14.

Cuando el Arca de la Presencia de Dios estuvo en la casa de Obed –edom, la bendiciones del Señor comenzaron a manifestarse en su vida y en todo lo que él tenía.

1. En la casa donde se adora al Señor Jesucristo se manifestará una extraordinaria bendición física, material y espiritual como sucedió a la familia de Obed-Edom.

2. Todo lo que usted haga y tenga será bendecido.

3. Toda su casa y toda su familia será bendecida.

 

VI. ESTE ES EL DÍA DE LA GRAN TRANSFERENCIA DE LA RIQUEZA.

Este es el día profético donde Dios está haciendo la gran transferencia de las riquezas del mundo a las manos de los hijos de Dios, para que las administremos y seamos los mejores ofrendadores y diezmadores en la Obra de Dios, la iglesia. Eclesiastés 2:26.

1. Dios tomará la riqueza del impío y se la dará a los justos adoradores.

2. Es el año de la transferencia profética de la riqueza.

3. Llegó la sobreabundancia a su barbecho. Prov. 13:22; Job 22:23-26.

4. La riqueza viene para los que han sido fieles e íntegros.

5. Si su corazón está en la Casa de Dios y en el Reino de Dios, usted es el gran candidato para la transferencia de riqueza.

6. La gente con prioridades claras y enfocadas en el Reino recibirá riqueza milagrosamente.

Conclusión. Este es el año del rompimiento más grande del manto de tinieblas sobre nuestras familias a través de la Adoración en cada hogar. Unámonos a este llamado divino, nuestras familias no pueden perecer en sus pecados, la salvación de Dios y la restauración para la familia es ahora.

LA MÁXIMA

“Elige ser el dueño de tu destino y el capitán de tu alma” V. HENLEY

LA CONFESIÓN DIARIA

El Señor es mi pastor; nada me faltará. El señor es la fortaleza de mi vida. El Señor es mi guardador. El enemigo no podrá hacerme daño porque mi familia y yo estamos bajo la protección de la Sangre de Cristo. Cosas tremendas hará Dios conmigo. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

 

 

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 12 de Enero aquí 

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Isaías 36

Martes

Isaías 37

Miércoles

Isaías 38

Jueves

Isaías 39

Viernes

Isaías 40

Sábado

Isaías 41

Domingo

Isaías 42

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.