Print

LA SEMILLA 28 DE DICIEMBRE DE 2014

APUNTE PASTORAL

Algunas personas que presumen de ser espirituales dicen que el dinero es solamente algo material, que realmente no es muy importante. Quienes así piensan nunca han visto a sus hijos con hambre, nunca han estado a punto de perder su casa y tampoco han sentido la carga por la evangelización del mundo.

Hay un texto bíblico que dice que “el dinero sirve para todo”. Eclesiastés 10:19. Seguramente usted no lo había leído antes, nunca escuchó predicar sobre este texto bíblico, pero ahí siempre ha estado en su Biblia.

Una de las muchas cosas para las cuales sirve el dinero es para probar el corazón del hombre. El dinero no es bueno ni malo en sí mismo. Es lo que hacemos con él lo que demuestra la calidad de nuestra fe y nuestro compromiso con Dios. El dinero puede ser un siervo o un amo en nuestras vidas, el Señor Jesucristo dice en Mateo 6:24 “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”.

Aquí hay varios principios que resultan indispensables para renovar nuestra mente:

1. No se puede ser cristiano a medias. Una mujer no puede estar embarazada a medias; lo está o no lo está. Una persona no está viva a medias. Nadie puede ser cristiano a medias; o es un incrédulo o Jesucristo es su Señor.

2. El dinero y las posesiones pueden llegar a convertirse en un señor, en un dios para algunas personas. Eso es terrible. Vivir para darle culto a una chequera, a un automóvil o a una casa es algo trágico.

3. Si dejamos que el dinero se convierta en nuestro señor terminaremos aborreciendo o menospreciando a Jesús.

4. Nadie puede servir a Dios y ser esclavo de sus posesiones materiales. Hay quienes se dicen cristianos pero no se congregan los domingos porque el es día de lavar el automóvil, o de pintar su casa, o de poner al día su contabilidad. Jesús dijo que esta clase de gente se engaña a sí misma.

Su actitud hacia el dinero y los bienes materiales prueba quien es su verdadero Dios; y todas las palabras, oraciones y actos religiosos que adopte no podrán cambiar esa verdad.

Si Jesús enseñó que no podemos servir a Dios y a las riquezas, sí podemos servir a Dios con las riquezas. Ese servicio es la prueba de nuestra fe y demuestra quien es nuestro Dios. Sigamos avanzado poco a poco, deje que su nueva mente se empape con los principios bíblicos acerca de la prosperidad financiera.

La Biblia nos habla del joven rico que quería seguir a Jesús. Este joven parecía un buen prospecto: era respetuoso, tenía una buena religión, guardaba los mandamientos de Dios y quería unirse al grupo de los Discípulos. Marcos 10:17-22 Jesús decidió probarlo en el punto de las riquezas, y el muchacho falló la prueba.

Él estaba dispuesto a obedecerle a Dios en el asunto del adulterio, de honrar a los padres, de ser honesto, de no dar falso testimonio y guardar todos los otros mandamientos; pero su obediencia y su deseo de servir al Señor se acabaron en el momento en que el Señor habló de las posesiones materiales.

Es el cuadro de muchos que se dicen ser creyentes en la actualidad. Están dispuestos a cantar, leer la Biblia e ir al culto, hasta podrían animarse a orar por los enfermos. Pero cuando se llega al asunto de ser fiel con las finanzas ellos “se afligen por esa palabra, y se van muy tristes”.

Que bueno que nosotros no somos así. Nuestras mentes están siendo renovadas y ahora entendemos el propósito por el cual Dios ha puesto riquezas en nuestras manos, y continuará aumentándolas. Ya no nos ponemos tristes cuando escuchamos que debemos servir a Dios con nuestros bienes, porque hemos entendido lo que dice la Biblia en 2 Corintios 9:7 “Dios ama al dador alegre”.

Dios es la fuente de las riquezas, nosotros somos los medios de distribución, cosas tremendas hará Dios con nosotros. Esta es una buena semana. Los bendigo.

LA FAMILIA

En Proverbios 31:10-31 se nos presenta el más completo y hermoso cuadro bíblico de lo que debe ser una buena esposa. Capaz, llena de aspiraciones, trabajadora; es bondadosa, sabia, digna de confianza, alegre, provee para los de su casa y aun llega más allá. Ella sabe cuál es su propio valor. Usa su inteligencia, su fuerza física y su carácter temeroso de Dios con un buen propósito. Hace que la vida sea generosa con su esposo, sus hijos y aun con los pobres y necesitados que están más allá de su circulo familiar. ¡Ella es una mujer notable!

¿Cuál es el resorte que hace funcionar todo este esfuerzo creativo? ¿Es acaso un esposo que sostiene sobre ella el látigo en la mano y de este modo la hace permanecer sumisa? Por el contrario, es un esposo que expresa su más franca admiración por ella: “Y su marido también la alaba: muchas mujeres hicieron el bien; más tú sobrepasas a todas.” En los casos en que la sumisión de la esposa se considera a costa de la áspera demanda del esposo, el Orden de Dios ha sido tirado por la borda, y lo que queda es una mera autoridad humana. Pero donde el esposo cumple también su papel dentro del Orden de Dios- que le exige: “Amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas” Colosenses 3:19 entonces la sumisión de la esposa llega a ser para él una fuente de mutuo amor y de devoción, algo de belleza moral y espiritual incomparable.

¿Mujer virtuosa, quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de su marido está en ella confiado”: Prov. 31:10.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Por miles de años la forma de llegar a lo mejor de Dios en la vida ha estado claramente definida en la Biblia. Pero, debido a sus prejuicios religiosos, el ser humano no siempre acepta esas ideas hermosas.

La enorme cantidad de conflictos de las doctrinas religiosas asusta a la gente y la aleja de Dios. Por muchos siglos el humanismo ha intentado hacer una afirmación más atractiva basada en la lógica y en la razón. Buscando aplacar la conciencia del ser humano, el humanismo clama: “!la humanidad es buena! Por otro lado los oradores religiosos dicen: “¡No! ¡Debemos enfatizar la verdad básica de que la humanidad es mala!”

Ninguno de los dos argumentos acierta, pues dirigen su atención hacia el ser humano en sí.

En lugar de afirmar que la gente es mala o que la gente es buena, se debe tomar la opción positiva que trasciende toda evaluación humana y que edifica sobre los fundamentos de que “Dios es bueno”

Si Dios es bueno, usted también puede ser bueno. Como El lo creó a su imagen y semejanza, usted puede tener dignidad y valor propio. Usted jamás exaltará a Dios denigrando a Sus hijos.

Me han criticado porque no me paro frente a los que me escuchan para exponer, atacar o condenar los pecados de la gente.

El ser humano que no ha encontrado el camino para llegar a Dios ya está consciente de su culpa y de su condenación.

Yo prefiero mostrarle el camino a Dios que es bueno. El le ama sin importar el estado en que se encuentre. Y le ama tanto que pagó el precio supremo al dar a Su Hijo. Jesucristo, para redimirle de todo pecado. El, tomando el lugar suyo, sufrió el castigo que sus pecados merecían y lo hizo antes de que usted supiera que lo necesitaba. El hecho de que El le amó tanto, aun cuando usted ignoraba su bondad, debe darle motivos para creer que tiene valor y dignidad divinos.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: OBEDEZCA LAS CONDICIONES DEL PACTO CON DIOS PARA QUE PROSPERE EN TODO LO QUE HAGA.

Texto Principal: Deuteronomio 29:9; Josué 1:7, 8; Génesis 39:23; 41:35-49.

Introducción: La palabra “prosperar - heb. tsaléakj” quiere decir: Empujar hacia delante, éxito, lograr, pasar, avanzar, engrandecer. Prosperidad es estar en paz, sabiendo que se tiene todo lo necesario para triunfar en la vida. La prosperidad viene como resultado de seguir obedientemente los principios de la Palabra de Dios.

 

I. DIOS PROSPERA A LOS QUE ESTÁN EN PACTO CON ÉL.

“Y te hará Jehová abundar en toda obra de tus manos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, en el fruto de tu tierra, para bien; porque Jehová volverá a gozarse sobre ti para bien, de la manera que se gozó sobre tus padres”. Deuteronomio 30:9.

1. Abraham Génesis 13:1-2.

2. Isaac Génesis 26:12-14.

3. Jacob Génesis 30:43.

4. José hijo de Jacob Génesis 39:2,23.

 

II. ESTAMOS EN PACTO CON DIOS POR LA SANGRE DE CRISTO Mateo 26: 28.

El Antiguo Pacto fue públicamente ratificado, escrito y ratificado de nuevo Éxodo 24:1-8.

Había una variedad de rituales para ratificar un pacto tales como: sacrificio de sangre, Éxodo 24:1-8, Pasar a través de los pedazos de animales sacrificados (Génesis 15:10,17) y Participar juntos de una comida Génesis 31:54.

Cristo se entregó a sí mismo en sacrificio y con base en su preciosa sangre ratificó el Nuevo Pacto con todos los que creen en él. El Nuevo Pacto. El Nuevo Testamento, o el nuevo arreglo de Dios con los hombres, basado en la muerte y resurrección de Cristo. El mensaje del Nuevo Pacto se centra en:

1. La persona que se dio para la remisión de los pecados Mateo 26:28.

2. Las personas que han recibido al Señor Jesucristo como su salvador personal.

3. Los beneficios del Nuevo Pacto son para todo aquel que cree. Creer en la muerte, resurrección y exaltación de Cristo.

4. Todos los beneficios del Nuevo Pacto los reveló Dios a través del Nuevo Testamento –el arreglo de Dios con los hombres a través de Cristo, basado en el Nuevo Pacto.

 

III. DIOS HIZO SU PARTE A TRAVÉS DEL SACRIFICIO DE SU HIJO AMADO.

“Así que, por eso es mediador de un Nuevo Pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna” Hebreos 9:15.

1. Cristo fue hecho fiador del Nuevo Pacto Hebreos 7:22.

2. El nuevo arreglo de Dios con los hombres: “Este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré, añade: nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones. Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado”. Hebreos 10:16-18.

 

IV. ¿QUÉ ES LO QUE DIOS DEMANDA DE NOSOTROS? OBEDIENCIA.

La obediencia es la fe en acción. Es decir, la Palabra de fe que ha sido plantada en nuestro espíritu, cuando la accionamos, obramos con base en ella, eso es obediencia. Literalmente la palabra obediencia en el Antiguo Testamento quiere decir: ‘oír inteligentemente, con docilidad, prestar atención fielmente’. En el Nuevo Testamento la obediencia es ‘escuchar con atención, acatar sumisamente, oír bajo (como subordinado).

1. Reconoce la autoridad de quien le habla, reciba el mensaje con atención y póngalo por obra.

2. Guarde el mandamiento, la Palabra de Dios.

3. Esto es lo que Dios dice: “Ahora, pues, oh Israel, oye los estatutos y decretos que yo os enseño, para que los ejecutéis, y viváis, y entréis y poseáis la tierra que Jehová el Dios de vuestros padres os da”. Deuteronomio 4:1.

4. El éxito viene como resultado de la obediencia a la Palabra de Dios.

5. Obedecer es actuar sobre la Palabra de Dios.

6. Dios quiere prosperarnos sobrenaturalmente 3 Juan 2.

 

V. EL PODER PARA HACER LAS RIQUEZAS Deuteronomio 8:18.

Nuestro Padre Dios nos dio el poder para hacer las riquezas, es decir, todos tenemos la habilidad para hacer las riquezas. ¿Cómo desarrollamos esta habilidad?

1. Piense en grande. Piense en abundancia.

2. Hable en grande.

Conclusión. Recibir la Palabra de Dios con docilidad, reconocer la autoridad de nuestro Padre Dios, recibir Su Palabra con atención y ponerla por obra es el fundamento para ser prosperados en todas las cosas.

LA MÁXIMA

“Amar a las personas y servirlas, es el valor más grande de la vida” MARY KAISER.

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Soy hijo de Dios. Él está trabajando en mí. Estoy aquí para triunfar. Rechazo toda limitación de temor, enfermedad, condenación, indignidad y pobreza. Cosas tremendas hará Dios conmigo. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

 

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 28 de Diciembre

LECTURAS DIARIAS

Lunes


Deuteronomio 22

Martes

Deuteronomio 23

Miércoles

Deuteronomio 24

Jueves


Deuteronomio 25

Viernes


Deuteronomio 26

Sábado

Deuteronomio 27

Domingo

Deuteronomio 28

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.