Print

LA SEMILLA 12 DE OCTUBRE DE 2014

APUNTE PASTORAL

Estoy seguro que Dios quiere nuestra prosperidad. La principal razón que Dios tiene para bendecirnos con la prosperidad es que Él quiere que nosotros funcionemos como sus banqueros. Sabemos por la Palabra de Dios que la miseria no es algo para lo que hayamos sido predestinados, y que la abundancia nada tiene que ver con que seamos personas con mucha suerte, como algunos enseñan.

No es cuestión de suerte o predestinación, sino de conocer y obedecer las leyes divinas que rigen la prosperidad.

Durante muchos años yo prediqué y enseñé acerca del texto “Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” Juan 8:32. Por lo general lo apliqué como mensaje evangelístico, diciéndole a los oyentes que Jesús es la verdad, y que si aceptaba a Jesús como su Salvador, sería libre del pecado y la condenación.

Pero este versículo de la Biblia, nada tiene que ver con los no creyentes, ni se refiere a la salvación. Juan 8:31 aclara que el Señor se estaba refiriendo a algunos judíos que ya habían creído en Él.

Los primeros que escucharon esas palabras ya eran creyentes, pero sus mentes todavía estaban bloqueadas por algunas mentiras que los ataban y les impedían desarrollar todo el potencial de la nueva vida que Dios tenía planeada para ellos.

Nosotros los creyentes en Cristo, debemos permanecer en la Palabra para ser librados de los pensamientos engañosos que aprendimos de los religiosos.

Una de las ideas esclavizantes es la que Dios no se interesa por las cosas materiales, así que nosotros tampoco deberíamos preocuparnos por ellas. Esa es una falsedad.

El 20% de la Biblia está dedicada a hablar de trabajo, de oro, de tierras, de dinero, de ganado y de todo tipo de bienes y posesiones que podamos imaginar. Capítulos enteros y parábolas completas fueron escritas para que aprendamos que Dios sí quiere y se preocupa por nuestro bienestar material.

Con frecuencia escuchamos acerca de algún padre de familia desempleado que no puede alimentar a sus hijos, de una madre que no tiene dinero para enviar a su hija a la escuela, de una familia que está apunto de ser arrojada a la calle porque no puede pagar el alquiler de la casa, o de alguien que ve sus deudas se acumulan cada mes sin esperanza de poder cancelarlas.

Todas estas personas deben saber que Dios su se ocupa de sus necesidades, y que Cristo ya hizo la provisión para que ellos salgan de esa condición de miseria y empiecen a prosperar.

La pobreza por sí misma, nunca glorifica a Dios; sino que más bien produce desaliento, frustración y rebeldía.

Muchos hijos de pastores no son creyentes porque sienten rebeldía contra el Dios de sus padres. Toda su infancia y juventud la tuvieron en la miseria, con poca comida, vistiéndose con ropa desechada por otros hermanos, oyendo las conversaciones angustiadas de sus padres y creyendo que el Dios al que ellos servían era una persona tacaña.

Como necesitan nuestras familias e iglesias ser liberadas por la verdadera enseñanza de la Palabra de Dios.

La Palabra de Dios es viva, eficaz e inmutable. Dios quiere, Él desea nuestro bienestar. La prosperidad de Dios viene como resultado de nuestra fe, nuestra obediencia a la Palabra de Dios. La prosperidad no consiste simplemente en acumular tesoros en la tierra, la prosperidad es integral, y en ella no hay egoísmo. Si usted y yo pensamos los pensamientos de Dios acerca de la prosperidad, no podemos marginarnos del principio fundamental que está en el dar a la obra de Dios ofrendas y diezmos. Esta es la única forma como podemos liberar el poder para hacer las riquezas. Dios quiere que usted y su familia coman bien, hasta saciarse y vistan explendidamente. Isaías 23:18; pero no se olvide del Señor, porque Él es quien le da el poder para hacer las riquezas. Deuteronomio 8:18; Honra al Señor con sus bienes Prov. 3:9-10. Esta es una buena semana. Los bendigo.

LA FAMILIA

Los cristianos tienen la tendencia a caer en dos errores básicos en su actitud hacia el sexo. El primer error es considerarlo como una especie de mal necesario. Eso se deriva de la antigua idea griega de que el cuerpo es esencialmente malo, y que la única manera de ser verdaderamente espiritual es someter y suprimir el cuerpo tanto como sea posible.

Esta idea no esta del todo ausente del Nuevo Testamento. Al escribir a los Corintios, Pablo aboga firmemente a favor del celibato luego establece que, “si no tiene don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando” 1 Cor.7:9. Tal como sucede con muchas ideas erróneas, hay indudablemente un elemento de verdad en la creencia de que el mal tiene una vinculación especial con el cuerpo.

Es conveniente reconocer el poderoso potencial para un mal uno que reside en nuestros apetitos sexuales. Hablando la verdad con claridad, nuestros cuerpos pueden fácilmente ser incitados a la lujuria. Debemos estar en guardia contra esa tendencia mientras dure nuestra vida. Pero esto no debiera arrojar una sombra sobre la relación sexual entre el esposo y la esposa. Dios creó al hombre y a la mujer con capacidad para el placer sexual, y su intención ha sido que ellos gozaran de esto en el matrimonio.

El primer error- que considera al sexo como algo bajo y malo- no encuentra defensores en el día presente. Ni siquiera el más conservador de los clérigos sería cazado sosteniendo un alegato a favor de los escrúpulos victorianos. Sin embargo, merece que se mencione, pues aún ejerce cierta influencia sobre las actitudes inconscientes con relativa facilidad. Lo inconsciente tiende a adherirse a los patrones antiguos con tenacidad.

En su reacción contra este primer error, los cristianos han manifestado tendencias a caer en un segundo error más sutil: Esta es la tendencia a una súper- espiritualización del sexo.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

La acción produce el rico fruto de lo mejor de Dios en nuestra vida. La acción, sigue a nuestra confesión. La confesión de lo que la Palabra de Dios dice acerca de nosotros, siempre prevalecerá. Diga:

- El hecho de haber sido creado a imagen de Dios y colocado aquí en la tierra, me da toda la autoridad que necesito para el éxito, la felicidad, la salud y la prosperidad.

- Tengo el control de mi propia vida.

- Tengo el poder para creer y decidir el nivel de vida con el cual estaré satisfecho.

- Prefiero la excelencia antes que la mediocridad.

- Acepto responsabilidad plena por mis pensamientos, decisiones, metas, acciones, por todos los resultados que mi vida tenga.

- Jamás pondré estorbos a mis éxitos, felicidad, salud o prosperidad.

- Yo merezco la vida abundante. Estoy rodeado por el bien de Dios. Es mi fideicomiso; es mi derecho. Dios lo puso aquí para mí y me puso a mí aquí para ello.

- Tengo talentos. Tengo una buena mente y el poder para controlarla. Dios está obrando en mí por medio de las capacidades que El ha depositado y confiado en mí.

- No voy a esperar a que las cosas buenas del mundo vengan hasta mí. Yo aúno la acción a mi fe. Escojo actuar y obtener de lo mejor que Dios ha creado en este mundo.

- Estoy determinado a triunfar con la ayuda de Dios.

Dios no nos niega las cosas buenas de la vida. Todo lo que Dios creó, lo hizo por nosotros, para que lo disfrutemos y lo guardemos haciendo retroceder al enemigo hasta despojarlo. DIOS ES BUENO.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: LAS ACCIONES QUE LIBERAN LA FE.

Texto Principal: Hebreos 11:1-3; Josué 6:2-5, 16-20; Lucas 5:18-20; 24-25; Santiago 2:14-26.

Introducción: En la Biblia encontramos una gran lista de hombres y mujeres que se destacaron por las proezas que hicieron. Estas personas fueron tan normales como nosotros, lo que los distinguió fue la osadía para actuar de acuerdo con la Palabra de Dios, ellos pusieron la fe en acción y fueron capaces de hacer grandes maravillas. La Palabra de Dios se cumplió en ellos como dice el Salmo 60:12, En Dios haremos proezas, y él hollará a nuestros enemigos”. Si hacemos lo que ellos hicieron, nosotros también nos convertiremos en los prodigios de Dios.

 

I. LA FE EN ACCIÓN Josué 6.

Jericó era una ciudad muy fortificada, lo que le daba el dominio sobre toda la región del bajo jordán y los montes occidentales. La única manera en que los israelitas podían avanzar al interior de la tierra de Canaán, era tomando la ciudad. Dios le dijo a Josué que ya le había entregado la ciudad en su mano, pero esto no significaba que Josué y el pueblo de Israel podian sentarse y relajarse mientras que los habitantes de la ciudad automáticamente se rendían. Ellos actuaron alineados con la Palabra de Dios.

1. Creyeron la Palabra de Dios y actuaron conforme a lo que Dios les dijo que hicieran.

2. Actuar de acuerdo con la Palabra de Dios es la fe en acción.

a. Tenían que marchar al rededor de los muros, y marcharon.

b. Tocaron los instrumentos musicales y gritaron como el Señor les indicó.

c. Gritaron cuando los muros todavía estaban en pie. Cualquiera puede gritar cuando los muros se han derrumbado, para hacer esto no se necesita fe.

d. Esta gente puso la fe en acción. Ellos “gritaron con gran vocerio”, y el muro se derrumbó.

3. Muchas personas están esperando que algo suceda. Ellos están con la fe pasiva en vez de una fe activa, esperando que algo suceda.

4. Ore, crea y actue, y el milagro sucedera.

 

II. LA FE EN ACCIÓN OBRA MILAGROS Lucas 5:18-20,24,25.

Mientras Jesús estaba en una casa enseñando la Palabra de Dios, unos hombres trajeron a su amigo a Jesús para que lo sanara. El hombre era paralítico y estaba postrado en cama.

1. La multitud era muy grande que estos hombres no podían llegar a donde Jesús estaba.

a. La fe en acción vence todos los obstáculos. Los cuatro amigos no se rindieron, tomaron la determinación de encontrar un medio de llevar a su amigo a Jesús.

b. Se subieron al techo e hicieron una abertura en el tejado y bajaron al hombre en el lecho hasta donde estaba Jesús.

2. Por la fe el paralítico fue sanado. La Biblia dice: “Al ver Jesús la fe de ellos”. Ellos es prural. Fue la fe de todos, puesta en acción lo que produjo el milagro de la sanidad.

3. Hubiera sido fácil para los amigos del hombre regresar a casa diciendo, bueno por lo menos tratamos, hicimos lo que pudimos. Pero ellos no se dieron por vencidos, lo subieron al techo de la casa.

4. El hombre enfermo mostró tener una gran fe, porque ¿cuántos inválidos permitirían ser subidos a un tejado? Aun más, cuando Jesús le dijo que se levantara y caminara, él no estaba mejor, este hombre estaba acostado tan indefenso como siempre. El hubiera podido haber dicho: “Yo no me puedo levantar”.

5. Cuando Jesús le dio la orden “Levántate y anda”, él comenzó a moverse y el resultado fue el milagro.

 

III. LOS MILAGROS SON PARA TODO AQUEL QUE CREE.

Fe es “creer”, la palabra “creer” es un verbo y como tal implica acción. La Biblia dice que “la fe sin las acciones que le corresponden está muerta” Santiago 2:17.

1. La fe es convicción.

2. La fe viene por el oír la Palabra de Dios Romanos 10:17.

3. No es suficiente tener fe, es necesario liberarla.

4. La fe se libera a través de las acciones.

5. Actúe basado en la Palabra de Dios; la Palabra de Dios no volverá vacía Isaías 55:11.

Conclusión: Una de las mejores definiciones de la fe es: Si crees vas a actuar. Si crees la Palabra de Dios, actuarás como si fuera verdad. “ahora es, pues la fe la certeza de lo que se espera, la conviccion de lo que no se ve”. Heb. 11:1 La fe es dar sustancia a las cosas por las que se espera.

LA MÁXIMA

“Al que cree, todo le es posible” JESÚS DE NAZARET Marcos 9:23.

 

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Yo soy lo que la Biblia dice que soy, yo tengo lo que la Biblia dice que tengo, yo puedo hacer lo que la Biblia dice que puedo hacer. Con tremendas cosas me responderá Dios. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

 

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 12 de Octubre

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Hebreos 1

Martes

Hebreos 2

Miércoles

Hebreos 3

Jueves

Hebreos 4

Viernes

Hebreos 5

Sábado

Hebreos 6

Domingo

Hebreos 7

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.