Print

LA SEMILLA 28 DE SEPTIEMBRE DE 2014

APUNTE PASTORAL

El Señor Jesucristo jamás careció de las cosas que necesitó en esta tierra para llevar a cabo su ministerio. Durante los 2.000 años de ministerio público el Señor alimentó multitudes, mantuvo a un equipo de doce predicadores a tiempo completo, y luego llamó a otro grupo de setenta personas. En total, por lo menos ochenta y dos personas con sus familias dependían de Jesús.

Según Lucas 8:3, había un grupo de mujeres importantes que le seguía por doquier y le servían con sus bienes.

El Señor Jesucristo admitió que vertieran un perfume costosísimo sobre su cuerpo, y hubo tantos ingresos en su ministerio que necesitó nombrar a un tesorero. Él tenía suficiente para dar ofrendas a los pobres, y podía sacar dinero de la boca de un pez. Este no es el cuadro de un Cristo pobre y necesitado.

Es el Hijo de Dios que está haciendo la obra que Su Padre lo envió a hacer, y que dispone de los ilimitados recursos del cielo y de la tierra para llevarla a cabo.

No sólo las riquezas de los magos de Oriente vinieron a sus manos, sino que incluso bienes que antes pertenecían a endemoniados llegaron a ser de Jesús para que éste pudiera seguir predicando y echando fuera más demonios. Lucas 8:2.

Aún de la casa de Herodes y de sus tesoros fluía dinero para el ministerio de Jesús. Lucas 8:3.

Mi oración es para que usted pueda ver estas verdades claramente.

Satanás tiene casi dos mil años de estar engañando a muchos cristianos con su historia del Cristo necesitado y en la absoluta pobreza. Ha llegado el tiempo en que el Espíritu de Dios está abriendo los ojos de Su pueblo para que renovemos nuestra mente con la Palabra Viviente del Padre.

Al relatar la crucifixión el Evangelio de Juan insiste en que los ambiciosos soldados romanos se repartieron la ropa de Jesús. Si se la repartieron es porque esta ropa era valiosa. Jesús no se vestía con harapos.

De acuerdo con Juan 19:23-24, Su túnica era de tan buena calidad que no se atrevieron a romperla, sino que se la jugaron a la suerte.

A modo de comparación leamos lo que escribió el apóstol Pablo a uno de sus discípulos en 2 de Timoteo 4:13 “Cuando vengas trae el capote que dejé en Troas, en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos.

En aquella época los libros eran un lujo que muy pocos podían permitirse, y los pergaminos eran sumamente caros, pero Pablo poseía ambos tipos de obras.

Además, ¿Qué clase de capa cree usted que el apóstol preso en Roma le pedía a Timoteo que recogiera en la ciudad de Troas? Si aquella capa hubiera sido un trapo viejo y de mala calidad, ¿Cree usted que Pablo se habría preocupado por ella hasta el punto de hacer un paréntesis en las revelaciones que estaba recibiendo y molestar a Timoteo con esta petición tan personal?

Jesús siempre hizo la obra de Dios con abundancia. Y aunque es verdad que el apóstol Pablo tuvo épocas difíciles en sus finanzas, y que conoció algunos días de escasez; también es cierto que él escribió en Filipenses 4:12 “sé tener abundancia”.

Usted ha tenido suficientes días de escasez en su vida, seguramente. Ya es hora de que aprenda a tener abundancia para que la disfrute con su familia y en su ministerio.

Es hora de empezar a poner en práctica las leyes bíblicas de la prosperidad.

A partir de hoy, usted debe empezar a sembrar con abundancia, a sembrar cualquiera que sea la circunstancia que esté pasando, y a esperar una cosecha abundante de parte de Dios.

Si usted es un pastor, un evangelista, o un empresario que está dedicado a la obra de Dios y ha recibido visión de parte de Él para soñar cosas grandes para su ministerio, debe saber que Dios ya ha preparado todos los recursos que usted necesita para realizar esa tarea.

Él no va a darle una visión de gigante y finanzas de enano. Empiece a poner en práctica estos principios. Satúrese de los pensamientos de Dios acerca de la prosperidad financiera. Hay una Unción de Dios sobre Su Palabra. Esta unción le enseñará la verdad, le dará gracia para obedecer, valor para sembrar y habilidad para cosechar en abundancia. Esta es una buena semana, los bendigo.

LA FAMILIA

Dios ha estructurado la familia siguiendo líneas bien definidas de autoridad y responsabilidad. Es importante reconocer esta estructura en el principio, pues es muy poco comprendida en nuestros días, y mucho menos puesta en práctica. Sin embargo, Dios ha hecho que el bienestar y la felicidad de la familia dependan enteramente de la observancia de este orden divinamente designado.

Cualquier cambio de aquello que su voluntad ha ordenado, produce únicamente algo deforme, para lo cual no hay otro remedio sino el volver al orden original de Dios.

El orden de Dios para los cónyuges.

En ninguna otra parte encontramos más clara y simplemente establecido el orden de Dios para los cónyuges que en el primer comentario bíblico sobre la relación hombre-mujer: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”. Génesis. 2:24. El “unirse a su cónyuge” incluye todos los aspectos de la relación entre esposo y esposa. No hay problema que pueda surgir entre cónyuges, para el cual no se halle solución en una comprensión más profunda de lo que significa unirse el uno al otro, llegar a ser “una carne” con su cónyuge.

Dios nos hizo macho y hembra como parte de su creación básica. Es parte de la más profunda expresión de Dios mismo. Cuando El creó la humanidad a su propia imagen, no creó simplemente al hombre. Algo faltaba, de modo que Dios dijo, “le haré ayuda idónea para él” Génesis. 2:18. Creó entonces a la mujer. Ahora tenía el asunto completo. El hombre y la mujer se unieron en matrimonio, manifestando el ideal de lo que Dios consideraba completo.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

La vida con amor y acción creadora que tiene sus bases en el conocimiento del plan del amor de Dios y en la fe de sus promesas, es una vida poderosa y creadora.

Tenga en cuenta los siguientes principios, aplíquelos y disfrute de la vida bendecida:

1. Decida qué quiere ser y lo que usted quiere.

2. Analice el por qué lo quiere.

3. Determine cuándo lo quiere.

4. Hágalo un cuadro vivo delante de usted.

5. Planee los pasos a seguir para obtenerlo.

6. Escriba sus metas y repítalas.

7. Actúe inmediatamente sin darse por vencido hasta llegar a ellas.

En tiempos de esfuerzo, no deje de esforzarse. En tiempos duros, póngase más duro. En tiempos tenaces póngase más tenaz. En tiempos débiles hágase más fuerte.

“Yo soy quien te manda que tengas valor y firmeza. No tengas miedo ni te desanimes porque yo, tu Señor y Dios, estaré contigo donde quiera que vayas”. Josué 1:9.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: LA FE DE ABRAHAM.

Tema Principal: DIOS RESPALDA SU PALABRA.

Texto Principal: 1 Tesalonicenses 2:13; Hebreos 4:12; 6:17-18; Mateo 4:4; Colosenses 1:29.

Introducción: La integridad de la Palabra de Dios es la base de la fe. La fe raquítica y la incredulidad se originan en la falta de seguridad en la inquebrantable Palabra de Dios. La Palabra de Dios siempre está en el ahora. Ha sido, es, y será la voz de Dios. Jamás se hace vieja, siempre está fresca y nueva. Para el creyente que está en comunión con el Padre, la Palabra está en el tiempo presente, y es una voz viva que viene desde el cielo. La Palabra es como Su autor: Viva, Inmutable, Viviente.

 

I. EL DIOS INMUTABLE.

Dios no cambia, Él es inmutable, Omnipotente, Creador del universo, Él es la fuente de la Vida.

1. El universo nació del Corazón de Dios, todo lo que Dios hizo para crearlo fue decir “sea” y fue hecho. Ahora podemos ver que Dios y Su Palabra son uno sola cosa. Génesis 1:1-26.

2. Dios Padre llamó a Jesús la Palabra Juan 1:1-3.

3. Dios se vinculó así mismo con Su Palabra, Él se hizo una parte con ella. Él no solo está en Su Palabra, sino tras Su Palabra. No podemos separar a Dios de Su Palabra. Jeremías. 1:12.

4. Dios juró por Él mismo que Su Palabra de bendición para Abraham se cumpliría en él y en su descendencia. Génesis 22:16-17, Abraham creyó la Palabra. Rom. 4:17. Ninguna Palabra de Dios dejará de cumplirse Isaías 45:23; 55:11.

 

II. DIOS EL FIADOR DEL PACTO ABRAHAMICO Hebreos 6:13-18.

Dios le aseguró a Abraham que Su pacto con él se cumpliría. “Y llamó el ángel de Jehová a Abraham segunda vez desde el cielo, y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos”. Génesis 22:15-17. “Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento”. Heb. 6:17.

1. La promesa que Dios le hizo a Abraham, la respaldó con el juramento. “Dios juró por sí mismo”. Heb. 6:13. ¡No hay otro mayor que Dios! La promesa de Dios fue: “De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente”. Heb. 6:14.

2. Abraham creyó a la Palabra que el ángel le dio.

3. Cuando el ángel de Jehová le habló a Abraham, se resolvió el problema; Dios estaba comprometido con Su Trono. Ahora Abraham podía descansar en la veracidad de Dios y Su Palabra.

 

III. JESÚS ES EL FIADOR DEL NUEVO PACTO Hebreos 7:22.

Jesús es el fiador de cada Palabra del Nuevo Testamento, comenzando desde Mateo 1:1 hasta Apocalipsis 22:21. Todo el cielo respalda la Palabra, el Trono de Dios respalda la Palabra; y Jesús y el Padre respaldan ese Trono. El Padre, El Hijo, y El Espíritu Santo son parte de esta Palabra.

1. Él vigila Su Palabra para que se cumpla. Jeremías 1:12 “El cumple el consejo de sus mensajeros” Isaías 44:26.

2. El Nuevo Pacto está respaldado por el Señor Jesucristo, Él es el fiador.

3. La Palabra de Dios no puede fallar. Jesús es la Palabra viviente.

 

IV. Y LA PALABRA SE HIZO CARNE.

“Aquel que es la Palabra se hizo carne y vivió entre nosotros. Y hemos visto su gloria, la gloria que recibió del Padre, por ser Su Hijo único, abundante en amor y verdad” Jn 1:14 (Biblia Dios Habla Hoy)

1. Esta Palabra es el eterno LOGOS, el propio Hijo de Dios. Jesús dijo: “Salí del Padre, y he venido al mundo; otra vez dejo el mundo, y voy al Padre”. Juan 16:28 Esa fue la Palabra que se hizo carne.

2. En todo el Nuevo Testamento, es decir, los cuatro Evangelios y hasta el Apocalipsis, Dios se coloca así mismo en las palabras del creyente. Dios que está en Su Palabra y Él hace las obras. Juan 14:10.

3. Los hermanos de la iglesia de Tesalónica abrazaron –recibieron- la Palabra de Dios.

4. La Palabra de Dios actúa poderosamente en cada creyente. 1 Tesalonicenses 2:13.

5. La Palabra de Dios es viva y eficaz Hebreos 4:12.

6. El actuar de acuerdo a la Palabra de Dios no apela a los sentidos. Hasta que la mente sea renovada, la Palabra jamás tomará su lugar en la vida del creyente.

7. La Palabra del Padre en los labios de Jesús realizó muchos milagros: Calmó al tempestad, resucitó a los muertos, alimentó a las multitudes y echó fuera a los demonios.

8. Su Palabra viviente hará lo mismo a través de los labios de fe, es decir, de las palabras de los creyentes que decidan hablarla con fe y autoridad.

Conclusión. Recuerde que la fe en Dios es la fe en Su Palabra. La Palabra es Dios mismo hablando. El poder de la Palabra de Dios no pierde Su poder en los labios del creyente que se atreva a declararla con fe y autoridad. Es la Palabra viva e inmutable.

LA MÁXIMA

“El silencio es el elemento donde las grandes cosas se forjan” TOMAS CARLYLE

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Para todo tengo recursos, en Cristo que vive en mí. Con tremendas cosas me responderá Dios, este es un buen día. SOY BENDECIDO.

 

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 28 de Septiembre

LECTURAS DIARIAS

Lunes

1 Timoteo 1

Martes

1 Timoteo 2

Miércoles

1 Timoteo 3

Jueves

1 Timoteo 4

Viernes

1 Timoteo 5

Sábado

1 Timoteo 6

Domingo

2 Timoteo 1

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.