Print

LA SEMILLA 31 DE AGOSTO DE 2014

APUNTE PASTORAL

El Tabernáculo de Moisés se construyó en medio de la abundancia y el Templo de Jerusalén también fue dedicado en medio de la abundancia.

Los hombres de Dios nunca tuvieron que mendigar desde el púlpito, no hubo que hacer rifas ni venta de refrescos, no hubo que presionar a nadie utilizando técnicas psicológicas ni de manipulación para recaudar los fondos para la construcción del Templo del Señor.

Es posible que usted se esté preguntando: ¿Qué tiene que ver eso conmigo? La respuesta se encuentra en 1 de Corintios 10. Dios dice que todo lo que le aconteció a los israelitas fue como ejemplo para nosotros y que esas historias “están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos” 1 Cor. 10:11.

Dios nunca ha cambiado, y por eso estamos seguros que su plan sigue siendo que la obra sea hecha con abundancia.

¿De dónde vino la abundancia increíble de que hablan los textos del Antiguo Testamento? Recordemos que los israelitas habían servido como esclavos en Egipto durante cuatrocientos treinta años, y que un esclavo no recibe salario. Por esta causa toda la nación de Israel vivía en la miseria. Los capataces egipcios los azotaban, sus hijos eran asesinados desde el momento de nacer.

Dios quería sacarlos con urgencia de la tierra de la esclavitud a la tierra de la abundancia. De la tierra de la escasez a la tierra que fluye leche y miel.

Seguramente usted ha oído predicar mucho acerca del Libro de Éxodo: Las diez plagas, la muerte del cordero, la sangre sobre las puertas, el cruce del Mar Rojo, y demás testimonios que encontramos en este hermoso Libro de la Biblia. Es posible que casi nunca usted haya escuchado predicar que el Dios que redimió y liberó a su pueblo del cautiverio egipcio también se ocupó de que ellos no salieran en pobreza y necesidad. Lea Éxodo 3:21-22.

“Yo daré a este gracia en los ojos de los egipcios, para que cuando salgáis, no vayáis con las manos vacías; sino que pedirá cada mujer a su vecina y a su huésped alhajas de plata, alhajas de oro, y vestidos, los cuales pondréis sobre vuestro hijos y vuestras hijas; así despojaréis a Egipto.

En Éxodo 12:36 está el cumplimiento de las Escrituras que acabamos de leer: Jehová dio gracia al pueblo delante de los egipcios, y les dieron cuanto pedían así despojaron a los egipcios”.

Hermano, es necesario que usted sepa que la redención de Egipto siempre incluye prosperidad. Muchos siglos después de los acontecimientos del Éxodo, el salmista recalcó esta verdad al afirmar que “Dios los sacó con plata y oro” Salmo 105:37.

Hermano, entienda de una vez que Dios no lo sacó del pecado, y de la maldición de servirle a Satanás, para permitir luego que usted se vaya con las manos vacías.

Egipto tuvo que pagarles a los miembros del pueblo de Dios por todos los años que éstos habían sido oprimidos. Durante siglos los israelitas habían vivido esclavizados y arruinados; pero el Salmo 107:20 declara: “Dios envió Su Palabra y los sanó, y los libró de su ruina”.

Es la voluntad de Dios que usted sea prosperado en todas las cosas, y que tenga salud, así como prospera su lama 3 Juan 2. Esta es una buena semana. LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

El más alto amor de Dios para con el hombre se demostró en el sacrificio de Cristo. La iglesia vino a la existencia por medio de ese sacrificio. Entre la iglesia y Cristo existe un vínculo de amor más santo, tierno y firme que cualesquiera que jamás haya existido entre Dios y el hombre. En el cristianismo está colocada ante el hombre y su esposa la tarea de representar sobre la tierra la imagen de esta unión entre Cristo y su iglesia- una imagen de auto sacrificio, devoción, fidelidad. En los tiempos antiguos el matrimonio había sido en el mejor de los casos una vinculación moral. En el matrimonio cristiano vemos algo más alto todavía- un misterio. Efesios 5:32.

Los filósofos neoplatónicos miraban al matrimonio con sombría severidad- como una contradicción a la naturaleza espiritual del hombre. La más rígida secta de los tiempos de Jesús- los esenios- veían al matrimonio como una traba para la preparación para el reino de los cielos. Pero la familia cristiana ha sido formada para ser la imagen misma del reino de Dios en la tierra. No es simplemente una escuela que nos prepara para el cielo; en cierto sentido es el mismo reino de Dios anticipado.

En la familia cristiana debiera verse, en pequeña escala, la sabiduría y suavidad de mando, la buena disposición para la obediencia, la unidad y la firmeza de la confianza mutua que habrá de caracterizar el reino perfecto de Dios. En sentido exacto, esto puede decirse únicamente de la iglesia cristiana; la iglesia esta por encima de la familia. Sin embargo, no hay una edificación de la iglesia sin la edificación de la vida familiar. En las familias cristianas los hombres debieran reconocer con gozo la bendición que Dios derrama a través de la iglesia. Por otra parte, la fortaleza de la iglesia debiera estar fundada en las familias cristianas. El orden y desarrollo que sigue el apóstol Pablo en la Epístola a los Efesios no es accidental. Comienza con el más elevado consejo que podríamos encontrar en cualquier parte del Nuevo Testamento, concerniente a Dios y a la iglesia. Luego prosigue hasta el orden de la vida familiar, pues es en la vida familiar de los cristianos donde puede encontrarse en incremento de la Iglesia y su aproximación a la perfección.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

La palabra “creer” es simbólica de un poder que no tiene limitaciones dentro de la razón humana. Los creyentes son personas de poder, gente de acción, gente entusiasta, gente con energía. El milagro supremo que está a su disposición es la capacidad de conocer; es el derecho de escoger y de moverse; es el poder que tiene para visualizar sus metas como si fueran tangibles; es el privilegio que tiene de entrar en acción e ir tras la obtención de vida plena, bendecida, la vida que Dios ha diseñado para usted.

Usted es el custodio de todo ese poder ahora mismo. Cualquier cosa en la vida que sea buena y que usted desee está a su alcance, esta a su disposición ahora mismo.

Las cosas que hacen que valga la pena vivir la vida como: logros, invenciones, descubrimientos, adelantos en la industria, la ciencia y las artes, han brotado todas del poder creador y de la dedicación de las personas que: creyeron en su valor, se atrevieron a desear subir más alto en la vida, creyeron en las riquezas de Dios, soñaron con mejores posibilidades o con una vida mejor, Determinaron sus metas, Se entregaron a la acción y lucharon contra los obstáculos hasta que triunfaron.

Usted es una de esas personas triunfadoras. Ahora conoce y es poseedor de los principios para serlo. “Con Dios, todo es posible”.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: LA FE DE ABRAHAM.

Texto Principal: Romanos 4:16; Heb. 11:1.

Introducción: Abraham aparece trescientos sesenta y siete años después del diluvio. Noé vivió todavía cincuenta años después que nació Abraham. El mundo había caído en la idolatría, apartado de Dios. Abraham vivió entre paganos e idólatras hasta la edad de setenta y cinco años.

 

I. EL LLAMAMIENTO DE ABRAHAM Génesis 12.

Abraham había nacido y vivido en Ur de los Caldeos, una de las ciudades antiguas más grandiosas. Fue allí donde Dios lo llamó. Podemos comprender por qué Dios se reveló a Abraham.

1. El conocimiento de Dios estaba prácticamente perdido.

2. Dios los llamó para preservar la línea de Mesiánica por medio de la cual pudiera Dios enviar a su Hijo.

3. Tenía que escoger a un hombre que le conociera para hacer de Él una nación que preservara el conocimiento del único Dios sobre la tierra.

4. Para hacer de él una nación grande y bendecir a todas las familias de la tierra.

 

II. CREYÓ ABRAHAM A DIOS Y LE FUE CONTADO POR JUSTICIA Rom. 4:3.

Justicia significa santidad, ser inocente, rectitud. La justificación es el la manifestación de la justicia divina en la persona que cree en Él, de modo que Dios la considera recta, justa, sin culpa e inocente.

1. Abraham fue declarado justo cuando creyó la Palabra de Dios.

2. La fe le fue contada por justicia. Rom. 4:5

3. Abraham por la fe fue constituido heredero del mundo. Roma. 4:13

4. Abraham fue confirmado como padre de muchas naciones. Rom. 4:17

III. ABRAHAM CREYÓ EN ESPERANZA CONTRA ESPERANZA.

“El cual, contra esperanza, creyó en esperanza, para llegar a ser el padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia” Rom. 4:18 (Biblia Textual). Aquí hubo un extraño combate: la fe lucho contra la esperanza. En la mayoría de los casos, la esperanza gana, pero con Abraham, perdió.

1. Contra toda esperanza, Abraham creyó y esperó.

2. Abraham contó la cosa que esperaba como suya, y resueltamente hizo a un lado la esperanza y reclamó el hijo que Dios le había prometido.

3. Abraham hizo caso omiso de todas las circunstancias que se oponían a su deseo. Rom. 4:19.

a. No se debilitó su fe al considerar su cuerpo prácticamente muerto. (casi de 100 años).

b. Hizo caso omiso de la esterilidad de Sara y de su edad.

c. Fortaleció su fe dando gloria a Dios.

d. Abraham creyó a pesar de la esperanza e hizo a la esperanza a un lado, se aferró a la Palabra que Dios le había dado. “Serás padre de muchas naciones”. Rom. 4:17.

 

IV. LA FE ES CONVICCIÓN DE LO QUE NO SE VE Heb. 11:1.

Abraham se convenció plenamente de que Dios es poderoso para hacer todo lo que ha prometido. Rom. 4:22.

1. “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Heb. 11:1.

a. Otra versión: “Fe es el título de propiedad de las cosas que se esperan, poniendo a prueba las cosas que no se ven”.

b. La versión del centenario: “es dar sustancia a las cosas que se esperan”

Creer significa actuar. La fe es la causa de la acción. Tú puedes ver en esto que la fe es traer al tiempo presente las cosas que todavía están en el futuro para nosotros.

2. La fe es la substancia de aquello que inútilmente esperábamos.

3. La esperanza no tiene substancia, es una nube vacía.

 

V. LA ESENCIA DE LA FE DE ABRAHAM ES LA PALABRA DE DIOS.

Cuando Dios le reveló Su Palabra a Abraham, él la acepto en su corazón –espíritu-, se dejó persuadir, aceptó la declaración de Dios.

1. La fe viene por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios. Rom. 10:17.

2. La fe que nace de la Palabra de Dios, llama las cosas que no son como si fueran. Rom. 4:17.

Conclusión: Lo que debemos hacer ahora, es aceptar la declaración de la Palabra de Dios como absolutamente cierta, la Palabra de Dios nunca dejará de ser, esta Palabra no volverá vacía, sino que hará… Isaías 55:11.

LA MÁXIMA

“Yo creo que el mejor medio de hacer bien a los pobres no es darles limosna, sino hacer que puedan vivir sin recibirla”. BENJAMIN FRANKLIN.

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Soy hijo de Dios, redimido, justificado y bendecido. Tengo salud, paz y prosperidad. Mi familia es poderosa. En mi casa hay bienes y riquezas. Cosas tremendas hará Dios conmigo, este es un buen día. SOY BENDECIDO.

 

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 31 de Agosto

LECTURAS DIARIAS

Lunes

2 Corintios 11

Martes

2 Corintios 12

Miércoles

2 Cotintios 13

Jueves

Gálatas 1

Viernes

Gálatas 2

Sábado

Gálatas 3

Domingo

Gálatas 4

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.