Print

LA SEMILLA 24 DE AGOSTO DE 2014

APUNTE PASTORAL

“Mas bienaventurado es dar que recibir” Hechos 20:35 “El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado” Prov. 11:25.

El capítulo 29 del primer libro de las Crónicas nos revelan los principios de Dios para la prosperidad financiera.

Lo que nos dice la Biblia es este capítulo ocurrió mucho tiempo después de la construcción del Tabernáculo en el desierto en los tiempos de Moisés. Ahora Dios le ordenó a David que hiciera los preparativos para que su hijo Salomón construyera el Templo de Jerusalén. El Espíritu Santo nos describe lo que ocurrió al recoger la ofrenda para la construcción del Templo.

1. El rey David dio con todas sus fuerzas dinero perteneciente al reino de Israel. 1 Crónicas. 29:2.

2. Además David dio de su tesoro personal 142.560 libras de oro y 332.640 libras de plata refinada.

3. Los jefes de las familias y administradores trajeron 237.560 libras de oro, más otras 88 libras de oro (los diez mil dracmas), más 475.200 libras de plata, más 388.000 libras de bronce, más 108.000 libras de hierro.

4. Conforme al versículo 8, todo el que tenía joyas y gemas preciosas las puso en manos del tesorero Jehiel.

5. Según los versículos 10 y 11, el rey y el pueblo se alegraron muchísimo por haber podido traer la ofrenda voluntariamente. Recordemos que según 2 Corintios 9:7 “Dios ama al dador alegre”.

6. El versículo 12 enseña que las riquezas provienen directamente de Dios.

7. Como Dios es el dueño de todas las cosas, cuando damos para Su obra no hacemos otra cosa que devolverle lo que por naturaleza le pertenece. Versículo 14.

8. Nuestra vida es muy breve, versículo 15. Por esa causa Jesús ordenó que pusiéramos nuestro tesoro en un lugar que fuera eterno.

9. La generosidad está ligada a la rectitud del corazón. 1 Crónicas 29: 17-18.

Las cantidades de oro, plata y metales valiosos que se recogieron en aquella ofrenda fueron gigantescas. Cualquiera diría que después de dar una ofrenda de tal magnitud, David quedó arruinado y pobre.

La mente carnal nos dice que fue una locura ofrecer tal cantidad de riquezas. Que David habría sido más prudente si hubiera dado una ofrenda razonable, y reservado una buena cantidad para él y su descendencia. Pero lo cierto es que David dio una fortuna y sembró en abundancia porque su afecto, su amor, estaba en la casa de Dios.

¿Qué pasó con él en su vejez? David no tenía un ahorro pensional. ¿Sería que lo tuvo que mantener el Seguro Social? ¿Sería que David fue internado en un asilo para mendigos e indigentes? No. A pesar de los pensamientos de incredulidad y temor que satanás quiera poner en las áreas no renovadas de nuestra mente, David tampoco pudo escapar de las leyes eternas de la prosperidad. Él sembró en abundancia durante los años de su madurez. ¿Qué ocurrió con su vida en la ancianidad? Esa es una buena pregunta. Mire lo que dice el Espíritu Santo al respecto en 1 Crónicas 29:28 “Y murió en buena vejez, lleno de días, de riquezas y gloria”.

Apreciados hermanos, ¿Cómo les gustaría que fuera su vejez? Si no hemos sembrado abundantemente en los años anteriores, ¿qué cosecha podemos esperar levantar del Señor? Empiece hoy mismo a echar su pan sobre las aguas; Dios prometió que después de muchos días volverá a hallarlo. Esta es una buena semana. LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

El más alto amor de Dios para con el hombre se demostró en el sacrificio de Cristo. La iglesia vino a la existencia por medio de ese sacrificio. Entre la iglesia y Cristo existe un vínculo de amor más santo, tierno y firme que cualesquiera que jamás haya existido entre Dios y el hombre. En el cristianismo está colocada ante el hombre y su esposa la tarea de representar sobre la tierra la imagen de esta unión entre Cristo y su iglesia- una imagen de auto sacrificio, devoción, fidelidad. En los tiempos antiguos el matrimonio había sido en el mejor de los casos una vinculación moral. En el matrimonio cristiano vemos algo más alto todavía- un misterio. Efesios 5:32.

Los filósofos neoplatónicos miraban al matrimonio con sombría severidad- como una contradicción a la naturaleza espiritual del hombre. La más rígida secta de los tiempos de Jesús- los esenios- veían al matrimonio como una traba para la preparación para el reino de los cielos. Pero la familia cristiana ha sido formada para ser la imagen misma del reino de Dios en la tierra. No es simplemente una escuela que nos prepara para el cielo; en cierto sentido es el mismo reino de Dios anticipado.

En la familia cristiana debiera verse, en pequeña escala, la sabiduría y suavidad de mando, la buena disposición para la obediencia, la unidad y la firmeza de la confianza mutua que habrá de caracterizar el reino perfecto de Dios. En sentido exacto, esto puede decirse únicamente de la iglesia cristiana; la iglesia esta por encima de la familia. Sin embargo, no hay una edificación de la iglesia sin la edificación de la vida familiar. En las familias cristianas los hombres debieran reconocer con gozo la bendición que Dios derrama a través de la iglesia. Por otra parte, la fortaleza de la iglesia debiera estar fundada en las familias cristianas. El orden y desarrollo que sigue el apóstol Pablo en la Epístola a los Efesios no es accidental. Comienza con el más elevado consejo que podríamos encontrar en cualquier parte del Nuevo Testamento, concerniente a Dios y a la iglesia. Luego prosigue hasta el orden de la vida familiar, pues es en la vida familiar de los cristianos donde puede encontrarse en incremento de la Iglesia y su aproximación a la perfección.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

La palabra “creer” es simbólica de un poder que no tiene limitaciones dentro de la razón humana. Los creyentes son gente de poder, gente de acción, gente entusiasta, gente con energía.

El milagro supremo que está a su disposición es la capacidad de conocer; es el derecho de escoger y de moverse; es el poder que tiene para visualizar sus metas como si fueran tangibles; es el privilegio que tiene de entrar en acción e ir tras la obtención de vida plena, bendecida, la vida que Dios ha diseñado para usted.

Usted es el custodio de todo ese poder ahora mismo. Cualquier cosa en la vida que sea buena y que usted desee está a su alcance, está a su disposición ahora mismo.

Las cosas que hacen que valga la pena vivir la vida como: logros, invenciones, descubrimientos, adelantos en la industria, la ciencia y las artes, han brotado todas del poder creador y de la dedicación de las personas que:

Creyeron en su valor, Se atrevieron a desear subir más alto en la vida, Creyeron en las riquezas de Dios, soñaron con mejores posibilidades o con una vida mejor, Determinaron sus metas, Se entregaron a la acción y Lucharon contra los obstáculos hasta que triunfaron.

Usted es una de esas personas triunfadoras. Ahora conoce y es poseedor de los principios para serlo. “Con Dios, todo es posible”.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: LA FE DE JESÚS.

Texto Principal: Romanos 3:26.

Introducción: Entre más audaz es la fe, mayor es el éxito. Cuando la fe muere, el éxito dobla las manos. Nuestro lema de vida debe ser: “Mas para Dios todo es posible”. Mateo 19:26. La Biblia dice que mayor es el que está en nosotros, que el que está en el mundo”. 1 Juan 4:4. Porque Dios vive en nosotros, todas las cosas son posibles. Si le damos libertad a Dios que vive en nosotros y lo dejamos actuar, nos hacemos ilimitados en nuestra esfera de acción. Jesús dijo: “Al que cree todo le es posible” Mar. 9:23.

 

I. LA PALABRA DEL PADRE FUE EL FUNDAMENTO PARA LA FE DE JESÚS.

El Señor Jesucristo dedicó el tiempo necesario para escudriñar las Sagradas Escrituras, Él meditó en la Palabra del Padre acerca de todo lo que ella decía de Él. Lucas 24:27.

1. La Palabra del Padre estuvo en el Espíritu de Jesús. Juan 14:10.

2. La fe de Jesús estaba en Su Palabra.

3. La fe es el título de propiedad de las cosas que se esperan.

4. La fe de Jesús siempre triunfó.

 

II. LA FE DE JESÚS ES PODER CREATIVO.

Dios es un Dios de fe. La fe es un atributo de Dios. La Biblia dice “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la Palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”. Heb. 11:3.

1. La fe es una fuerza creadora y dominante.

2. La fe es constructora.

3. La fe que emana de la Palabra de Dios y del espíritu recreado, nos da todo lo que es bello y real, todo lo que es santo, todo lo que es realmente digno de la vida.

 

III. JESÚS ERA DIOS MISMO HABLANDO.

Les dijo Jesús: “Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces conoceréis que yo soy y que nada hago por mi mismo, sino que, según me enseñó el Padre, así hablo”. Juan 8:28.

1. Jesús habló la Palabra del Padre. Juan 12:49-50.

2. Jesús dijo: “La Palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió. Juan 14:24.

3. Él pudo despertar de su siesta y, levantarse, reprender la tormenta y hubo intensa calma. Marco 4:39.

4. Él le hablo a Lázaro, lo llamó a resurrección, y después de cuatro días de estar sepultado se levantó de la tumba. Juan 11:43-44.

5. Jesús le ordenó a la higuera que se secara, y la higuera se secó desde la raíz. Mar. 11:20-21.

6. Con Su palabra sanó a los enfermos y echó fuera a los demonios. Mateo 8:16.

 

IV. JESÚS NUNCA TUVO UNA CRISIS DE FE.

La fe que viene por la Palabra de Padre, es la fe creativa, osada, atrevida e ilimitada. En la medida que la Palabra de Dios mora en abundancia en nuestros corazones –espíritu renacido-, y la ponemos por obra, la fe fluirá abundantemente,

1. El Señor Jesucristo no tuvo problemas porque su fe estaba débil.

2. Él actúo siempre confiado en que Dios no dejará que Su palabra vuelva vacía. Isaías 55:11.

3. La fe no se siente, la fe siempre estará ahí, en el corazón de la persona que ha interiorizado la Palabra de Dios.

4. La fe siempre se levantará en el momento que necesitemos un milagro.

 

V. LA FE DE JESÚS: FE DE RESURRECCIÓN.

“…y lo es delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos y llama las cosas que no son como si fuesen”. Rom. 4:17.

1. Jesús activó su fe para la resurrección de muchos que habían muerto.

2. Resucitó a la hija de Jairo Mar. 5:41-42.

3. Resucitó al hijo de la viuda de Naín. Luc. 7:11-17.

4. Muchos de los que habían muerto, el día que Jesús entregó Su Espíritu en la cruz los sepulcros se abrieron y cuando Él resucito, los muertos resucitaron salieron de los sepulcros. Mat. 27:51-53.

Conclusión: Ahora que conocemos acerca de la fe de Jesús, no podemos seguir siendo pasivos. La fe de Jesús es la fe la misma fe que tenemos en nuestro corazón, es la fe que nace de la Palabra de Dios. Ahora levantémonos y actuemos con base en la Palabra de Dios. Dios no dejará que Su Palabra vuelva vacía.

LA MÁXIMA

“Triunfador es quien reconoce que ha nacido para llegar a la cima”.

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Cosas tremendas hará Dios conmigo. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

 

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 24 de Agosto

LECTURAS DIARIAS

Lunes

2 Corintios 4

Martes

2 Corintios 5

Miércoles

2 Cotintios 6

Jueves

2 Corintios 7

Viernes

2 Corintios 8

Sábado

2 Corintios 9

Domingo

2 Corintios 10

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.