Print

LA SEMILLA 27 DE JULIO DE 2014

APUNTE PASTORAL

No toda semilla posee el mismo valor. No es igual dar lo que nos sobra que dar de aquello que necesitamos.

El rey David, el hombre que según las Sagradas Escrituras era conforme al corazón de Dios, entendía perfectamente este principio, y por eso dijo en 2 Samuel 24:19-25 “Porque no ofreceré a Jehová holocaustos que no me cuesten”. Es la medida de nuestro sacrificio lo que va a dar el valor a la semilla.

Existe un tipo de semilla que es preciosa porque los hijos de Dios la han plantado con grandes sacrificios, en medio de su escasez, como en el caso de las dos viudas que la Biblia menciona en 1 Reyes 17:8-16 y Lucas 21:1-4; ellas dieron no de lo que les sobraba, sino de lo poco que tenían para su sustento. Recordemos que la Biblia dice que Dios no las desamparó, nunca les faltó nada después de haber sembrado la semilla dinero en la obra de Dios. Dios siempre devuelve al ciento por uno.

Lo mismo ocurrió en la historia mencionada por el apóstol Pablo en 2 Corintios 8:1-4 con respecto a la iglesia de la provincia europea de Macedonia. Estas iglesias estaban siendo perseguidas y atribuladas, por lo cual vivían en profunda pobreza, pero sembraron la semilla en la obra de Dios y el Señor los bendijo con toda clase de provisión sobreabundantemente.

Lo lógico, lo que nuestra mente carnal y no renovada haría en una situación de tribulación y pobreza profunda, sería ahorrar hasta el último centavo.

Recuerde que estamos hablando de mentes renovadas por la Palabra de Dios. De cambiar los pensamientos llenos de lógica y sabiduría humana, por los pensamientos del Señor, que son más altos que los nuestros. Pablo escribió que los miembros de estas iglesias acongojadas hicieron lo siguiente:

1. Abundaron en riqueza y generosidad. 2 Cor. 8:2.

2. Dieron con agrado 2 Cor. 8:3. Se gozaron en hacerlo y nunca lo consideraron como una carga.

3. Ellos dieron más allá de sus fuerzas 2 Cor. 8:3 Más de lo que parecía humanamente posible.

4. No hubo que rogarles para que dieran, sino todo lo contrario, ellos le pidieron a Pablo con muchos ruegos que los dejara ofrendar. 2 Cor. 8:4.

5. Consideraron un privilegio la oportunidad de dar para la obra de Dios 2 Cor. 8:4.

6. No solamente aportaron dinero, sino que se dieron así mismos. Se ofrendaron enteros para la obra del Señor. 2 Cor. 8:5.

Que impresionante ejemplo de cómo plantar una valiosísima semilla. Recuerde que el valor de la semilla siempre es variable porque depende del esfuerzo y sacrificio que hayamos hecho para plantarla.

El Salmo 126:5-6 dice esta verdad de la forma más poética posible:

“Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irán andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; más volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas”.

Cuando obedecemos a Dios, seguimos sus instrucciones en cuanto a la prosperidad financiera, no quedaremos frustrados, es decir, veremos los resultados milagrosos en nuestras finanzas.

Porque Dios estableció la ley de la reciprocidad, la ley de la siembre y de la cosecha, todo lo que sembremos en la obra de Dios con fe, con sacrificio y esfuerzo, Dios los multiplicará cien veces más. Dios no puede fallar.

Bendigo su obediencia, su siembra en la obra de Dios y profetizo sobre sus finanzas, que sus negocios sean prosperados, sus ingresos se incrementen y sea completamente libre de toda deuda, en el nombre de Jesús, Amén. Esta es una buena semana, LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

¿De dónde y por qué viene la soledad? La soledad es el producto de varias causas o factores que componen el comportamiento humano y de la sociedad. Existen muchas causas, pero la falta de comunicación puede ser la principal. Vivimos en una era donde las comunicaciones han sido revolucionadas. Podemos ver eventos en el mismo momento en que ocurren al otro lado del mundo. Podemos hablar con una persona en un instante, no importa cuan lejos esté, a través de los satélites que circundan la tierra; pero que difícil es la comunicación entre los cónyuges y entre padres e hijos. Nos podemos dirigir la palabra, pero no necesariamente nos estamos comunicando. Cuando falta la comunicación entre familiares, es porque falta la sinceridad, ocultando algo que al sacarlo a relucir puede ser causa de más disgusto. Los disgustos causan ofensas y no nos gusta que nos ofendan. Si dejamos de lado nuestro egoísmo y nos abrimos a la comunicación, lo que nos ofende apenas será un recuerdo y nos daremos cuenta que los problemas se pueden arreglar. Se mantendrá la familia unida cuando se enfrenta la vida con sinceridad, firmeza y decisión.

Los monosílabos en nuestra conversación deben dar lugar a conversaciones francas, abiertas y aunque abran heridas, pronto se cerrarán y, aunque no lo creamos, serán instrumentos para unirnos y reconocer los errores. No olvidemos que los monosílabos son enemigos de toda buena comunicación.

La falta de comunicación es condenar a la otra persona a la soledad o a la búsqueda de otra persona que quiera escuchar o brindar un poco de cariño a quien lo necesite, que este condenado a la soledad.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Jesucristo fue siempre una persona de acción; la mayoría de los maestros acostumbra a aplicar las cosas. Cristo hizo las cosas.

El pudo haber dado discursos acerca de la honra que hay en la dedicación al trabajo. En lugar de eso trabajo en el taller de carpintería.

El pudo haber explicado las teorías acerca de la tentación. En lugar de eso, fue al desierto, se enfrentó con el tentador y lo venció.

El pudo haber dado detalles de la filosofía de la felicidad. En lugar de eso, fue a las bodas, banquetes, fiestas y compartió la felicidad con la gente.

El pudo haber hablado interminablemente acerca de la vida infinita del alma. En lugar de eso, resucitó al muerto.

El pudo haber enseñado en seminarios acerca del valor y la importancia de los niños. En lugar de eso, reunió a los niños a Su alrededor, los amó y los bendijo.

El pudo haber dado conferencias acerca de la urgencia que hay de que la gente se ayude una a otra y que se brinden apoyo mutuo. En lugar de eso, fue, ayudó a las personas y las transformó.

El pudo haber dado lecciones valiosas acerca de la igualdad y el valor de la mujer. En lugar de eso, trató a las mujeres exactamente igual que a los hombres; las sanó, bendijo, compartió la vida con ellas e inclusive las comisionó para que dieran Su mensaje; perdonó a la mujer tomada en adulterio y restauró su dignidad; echó fuera los demonios de una dama y la transformó en la primera mensajera de Su resurrección.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: JUSTIFICADOS POR LA FE.

Texto Principal: Romanos 3:21-31; 5:1.

Introducción: La justificación es una forma de vida. Es el más alto honor, la más alta posición que nosotros podamos disfrutar como hijos e hijas de Dios. Aceptar la justicia de Dios nos libera de la condenación del pecado, nos permite vivir saludables, prósperos financieramente y con una nueva identidad.

 

I. JUSTIFICADOS POR GRACIA Rom. 3:24.

La justicia es un regalo gratis de Dios, provisto por Cristo Jesús en el Calvario a través de Su sacrificio expiatorio.

1. La justicia de Dios por la fe en Cristo. Rom. 3:22.

2. Cristo, tomo nuestro lugar, cargo con nuestros pecados y maldiciones.

3. Cristo padeció por nosotros “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios” 1 Pedro 3:18.

4. La justicia es lo que usted es, es Dios en nosotros.

5. No es la forma como usted se comporta, sino su posición en Cristo.

6. La justicia de Dios obra en usted, es suya por medio de la fe. Romanos 3:21-25.

 

II. POR LA JUSTIFICACIÓN DISFRUTAMOS DE LA PRESENCIA DE DIOS.

Ser justificado es: Tener la habilidad para estar en la presencia del Padre Dios sin sentimiento de culpa, pecado, condenación o inferioridad. La justicia es un atributo de Dios. Dios es justo. Romanos 5:1; 3:21-26.

1. La palabra traducida por justicia literalmente significa “estar justificado”. Es estar justificado con Dios.

2. La justificación es una condición posicional, Dios nos libró y nos trasladó del reino de las tinieblas al Reino de Su amado Hijo. Colosenses 1:13.

3. Fuimos justificados cuando nacimos de nuevo, desde el día cuando aceptamos a Jesús como nuestro Señor y Salvador personal Juan 1:12; 3:3,5.

4. Cuando aceptamos a Jesús como nuestro único y suficiente salvador, Dios nos dio la posición de hijo. Gálatas 4:7 Esto fue posible gracias a la Justicia de Dios en nosotros.

 

III. LOS PRIVILEGIOS DE LOS HIJOS DE DIOS.

Consecuentemente con la justificación tenemos especiales privilegios, derechos y libertades en Cristo Jesús. Por ser hijos legítimos de Dios, somos sus herederos.

1. Herederos de Dios Rom. 8:17; Gálatas 4:7.

2. Podemos estar en la presencia de Dios libres de todo sentimiento de indignidad, culpa y condenación.

3. Somos miembros de la familia de Dios Romanos 8:16.

4. Tenemos el derecho legal de usar el Nombre de Jesús en oración. La Biblia dice: “…todo lo que pidieres al Padre en mi Nombre, El lo concederá”. S. Juan 16:23.

5. Podemos hacer las obras que Cristo hizo. S. Juan 14:12.

 

IV. RECONOZCA SU POSICIÓN EN CRISTO.

Desarrolle la conciencia de justicia, apóyese en la Palabra de Dios y en la posición que ahora tiene en Cristo.

1. Las tormentas de la vida se detendrán cuando usted ejerza presión sobre ellas con la Palabra de Dios y el poder del Espíritu Santo.

2. Así como Jesús disfrutó de su posición como Hijo de Dios cuando vivió aquí en la tierra, usted también puede disfrutar de su posición en la familia de Dios.

3. Jesús conocía sus derechos en el Reino de Dios, El nunca dudó de poner las manos sobre las personas necesitadas y orar por ellos para bendecirlos. Usted puede hacer lo mismo, puede experimentarlo en su propia vida.

4. Usted tiene una acta de derechos celestiales, el Nuevo Testamento, el cual le dice: “Pondrá las manos sobre los enfermos y sanaran” S. Marcos 16:18.

5. Desarrolle la conciencia de justicia y su vida de oración cambiará.

6. Reconozca que el Padre lo ama y acérquese confiadamente (con confianza, sin temor) al trono de la gracia, con sus necesidades y peticiones. Hebreos 4:16; 1 Juan 5:14-15.

7. Su justicia es por la fe en Cristo Jesús. Rom. 3:21-26 no por sus propios esfuerzos

Conclusión: Cuando usted descubre su posición en Cristo, toda su existencia, su salud, su vida financiera tomará un nuevo significado. Ahora, ejerza presión sobre las fuerzas satánicas con la Palabra de Dios y el poder del Espíritu Santo que habita en usted. Usted puede reinar como un rey bajo su Señor y Salvador, Jesús de Nazaret. Aleluya.

LA MÁXIMA

“No permitas que el sentimiento de desánimo haga presa de ti, y finalmente triunfarás” ABRAHAM LINCOLN

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Yo escojo vivir en salud, abundancia, bienestar familiar, prosperidad económica, y ser el mejor diezmador. Amén. Cosas tremendas hará Dios conmigo. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

 

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 27 de Julio

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Romanos 8

Martes

Romanos 9

Miércoles

Romanos 10

Jueves

Romanos 11

Viernes

Romanos 12

Sábado

Romanos 13

Domingo

Romanos 14

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.