Print

LA SEMILLA 20 DE JULIO DE 2014

APUNTE PASTORAL

Si el cajero de un banco tiene un puñado de billetes de cincuenta mil pesos, no puede apreciar ninguna diferencia entre ellos, porque para él todos poseen el mismo valor.

Pero si en la ofrenda dominical de una iglesia hay un puñado de billetes de cincuenta mil pesos, cada uno posee un valor diferente a los ojos de Dios. No representa el mismo valor espiritual el billete de cincuenta mil pesos ofrendado por una persona que posee millones de pesos en su cuenta bancaria, que el billete ofrendado de manera sacrificial por alguien que sólo posee cien mil pesos para cubrir todas sus necesidades.

En San Marcos 12:41-44 encontramos ilustrado este principio. Jesús estaba sentado frente al arca de las ofrendas del Templo de Jerusalén, observando la forma como el pueblo ofrendaba. Note que no dice que Jesús examinaba cuánto daban, sino cómo ofrendaban.

La Biblia dice que muchos ricos echaban mucho, pero ellos no recibieron ninguna alabanza de parte del Señor. Sin embargo, una viuda pobre dio dos blancas, la moneda más pequeña que circulaba en aquella época, y Jesús se conmovió tanto que llamó a sus discípulos para explicarles que esta mujer había dado más que todos los que habían desfilado ante el arca de las ofrendas.

La verdadera razón para que esta ofrenda hubiera impactado tanto al Señor Jesús es que esta mujer había dado “todo lo que tenia” todo su sustento.

Aquella viuda sembró en medio de su pobreza y necesidad, y sé que Dios no permitió que ella muriera de hambre al día siguiente por falta de sus dos moneditas.

En el antiguo Testamento también encontramos el mismo principio: el profeta Elías viaja a Sarepta y encuentra a una mujer viuda que está preparando el último puñado de harina que le queda. Ella mezcla esa harina con las últimas gotas de aceite y se dispone a hacer una torta para compartirla con su hijo y acostarse a esperar la muerte, pues era época de sequía y hambruna, y no les quedaba absolutamente nada para alimentarse. 1 Reyes 17:8-16.

Elías le pidió alimento a esta viuda y ella invirtió la última semilla que poseía para alimentar al hombre que era la voz de Dios en aquella época. La viuda no murió de hambre, ni tampoco su hijo; sino que más bien, “la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la Palabra que Jehová había hablado”.

Vida, abundancia y prosperidad son los maravillosos resultados que tendremos cada vez que actuamos conforme a la Palabra que el Señor ha hablado, y no conforme a los impulsos del temor, la avaricia y la mentalidad del mundo. Usted puede ver claramente en estas dos historias que cuando estamos en escasez Satanás va a moverse para poner temor en nuestro corazón y tratar de que nos comamos las semillas de la bendición que Dios ha puesto en nuestras manos.

El Señor siempre nos proveerá de oportunidades para que actuemos en fe y obediencia, para que sembremos en Su reino y para que Él pueda darnos una abundante cosecha. Esta es una buena semana. Los bendigo.

LA FAMILIA

Quizá lo peor que produce la soledad es el deseo de suicidarse. Sabemos que cuando una persona decide atentar contra su vida, es porque no le ve futuro a la vida, no se siente capacitada para enfrentarla ni tiene una mano amiga que le brinde apoyo en los momentos necesarios. Se dice que el suicidio es el acto más valiente de un cobarde, lo cual indica el deseo que el suicida tiene de escapar de sus responsabilidades.

El temor también es producto de la soledad. Se define como miedo, aprensión, alarma, inquietud y espanto. Aunque parezca paradójico, las personas buscan la soledad por el temor del trato con el semejante, pero esto lo que hace es aumentar los temores y las aprensiones. Hay ocasiones en que la soledad crea rebeldía que se puede definir como la actitud de ocupar el tiempo en realizar lo prohibido.

La soledad rebaja el amor propio. Esto sucede cuando no reconocemos nuestras habilidades, restando así las posibilidades de triunfo en la vida. El que no tiene un amor propio fuerte basado en la realidad de las posibilidades, tendrá también un rechazo u odio de sí. Es cierto que la Biblia dice que nadie tenga más alto concepto de sí que el que debe tener; pero un contexto tácito también quiere decir: Nadie tenga más bajo concepto de sí que el que deba tener.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Dentro de nosotros existe el poder para resolver cualquier cosa. Dios ha hecho su habitación en nosotros, Dios está con y en nosotros por lo tanto no seremos derrotados. Recuerde que Dios nunca ha sido ni será un perdedor. Trabajemos con Él y todo saldrá bien.

Controle las imágenes que permita formarse en sus pensamientos, y asegúrese que esas imágenes estén de acuerdo con la imagen que Dios tiene de usted. En 2 de Corintios 3:18 dice: “Nosotros todos miramos la gloria del Señor, y somos transformados en esa misma imagen”. Los conceptos de debilidad, fracaso o pobreza son destructivos y desmoralizantes. Le reducirán al nivel que ellos ocupan. Son sus enemigos mortales, son ladrones viciosos que le roban la felicidad, la salud, el éxito y la abundancia.

Resista, como resistiría a los mismos demonios, las ideas de que usted es una persona indigna, pobre, limitada, débil o inferior. Esas ideas son mentiras. Usted nació para tener éxito y no fracasos.

Cuando Jesucristo dijo en Lucas 17:21 “El reino de los cielos está dentro de vosotros”, Él estaba diciéndole a usted que toda su generosidad y habilidad creadora son construidas en su interior para garantizarle lo mejor que El tiene en la vida.

Cuando comprenda que la visión que usted desarrolla es cual semilla de poder, y que esta semilla “siempre produce según su género”, entonces comenzará a entender el poder que tiene una idea, la fuerza de una visión.

El poder de la idea y el poder de la visión son semillas de poder. En su cerebro hay ideas que tienen poder que solo esperan nacer, crecer y producir. Según los científicos usted tiene capacidad para tres mil millones de ideas. Decida dejar que alguna de esas ideas adquiera vida y se hagan extensivas en su vida para beneficio suyo y del mundo. Se dice que como máximo, usted está usando sólo el diez por ciento del poder de sus pensamientos. Eso quiere decir que Dios, quien está obrando en su vida, tiene disponible como máximo sólo el diez por ciento del potencial que El usó en usted cuando le creó.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: JESÚS Y LA ORACIÓN MODELO.

Texto Principal: Mateo 6:5-13.

Introducción: El Señor Jesucristo nos dejó el Padre nuestro como el modelo de la oración de fe. Él no dice que debemos repetir el Padre nuestro, lo que el Él nos enseña en esta oración modelo son los principios que debemos observar en nuestra vida de oración.

La semana pasada iniciamos el estudio de estos principios y meditamos en los primeros tres como son: 1) Orando al Padre en calidad de hijos; 2) El privilegio que tenemos de llevar el mismo nombre de nuestro Padre –Santo-, y 3) El principio de buscar primeramente el Reino de Dios, es decir, que Dios sea el primero en nuestra vida, primero Dios.

Ahora continuamos estudiando los principios que contiene la oración modelo, el Padre nuestro.

 

I. EL PRINCIPIO DE LA ORACIÓN DIARIA “El pan nuestro de cada día…”. Mat. 6:11.

El Señor quiere que oremos en todo tiempo y le presentemos nuestras peticiones. Él quiere que le pidamos por la provisión diaria para que nuestras necesidades sean suplidas. Filipenses 4:19.

1. EL Señor dice: “Clama a mi, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tu no conoces”. Jeremías 33:3.

2. El Padre nos dice hoy: “…Pide lo que quieras que yo te de” 1 Reyes 3:5.

3. El rey Salomón oró: “Señor dame sabiduría” 2 Reyes 3:6-9.

4. Usted puede orar a Dios en el nombre del Señor Jesucristo con fe, basado en la Palabra creyendo que es la voluntad de Dios concederle los deseos de su corazón. Salmo 37:4-5.

5. “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy”. Mateo 6:11 esto no quiere decir que cada mañana vendrá un panadero a traernos pan fresco gratis, que alguien se presentará y tocará nuestra puerta para dejarnos un mercado.

a. Lo que Jesús esta diciendo es que le pidamos al Padre Dios que nos de nuevas ideas para que podamos ser productivos y con Su ayuda generemos recursos suficientes para poder suplir las necesidades que nuestra familia.

b. Pídale al Señor que lo ilumine, dígale que quiere ser un exitoso empresario, comerciante e inversionista en Su Obra.

 

II. ORANDO SOBRE LA BASE DEL PERDÓN.

“Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores”. Mateo 6:12.

En el Nuevo Testamento se usan varios términos para traducir la palabra ‘perdón’. En el idioma griego por ejemplo: a) Aphesis, ‘enviar, liberar, remitir’. b) Aphiémi, se traduce ‘perdonar’. c) Apoluó, significa dejar, despedir, también se traduce perdón. d) Pheidomai, ‘dejar, escatimar’, quiere decir perdonar y, e) Charizomai, ‘se traduce perdonar (entregar, conceder, dar gratuitamente).

1. Hay dos aspectos del perdón que la Biblia nos presenta: La mente y el pensamiento de Dios hacia el pecador al que Él perdona. Sobre la base del sacrificio de Cristo, Dios no solo deja de considerar culpables a aquellos que han creído en la Sangre de Cristo, sino que además les concede su favor. Dios dice: “Nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones”. Hebreos 10:17.

2. Todo sentido de imputación de pecado desaparece de la mente de Dios. Efesios 4:32; “Yo sanaré su rebelión, los amaré de pura gracia; porque mi ira se apartó de ellos”. Oseas 14:4.

3. El culpable fue liberado por la fe en la Sangre de Cristo.

4. Crea que sus pecados ya fueron le fueron perdonados y disfrute de su libertad. No viva bajo la esclavitud de la culpa y la condenación.

5. Perdone a sus deudores: Mateo 6:14,15 “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas”.

6. Dios nos llamó a perdonarnos unos a otros, liberémonos de ese espíritu duro e implacable como es la venganza.

7. La oración no obra resultados cuando no se ha perdonado de corazón.

8. No podemos mantener rencor contra alguien, y mantener una vida de oración que tenga resultados.

 

III. NO NOS METAS EN TENTACIÓN.

“Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal;…” Mateo 6:13.

1. La palabra tentación quiere decir examen o prueba.

2. Muchas tentaciones o pruebas pueden ser desviadas de nuestra vida, si gozamos de la comunión con el Padre a través de la oración.

Conclusión: “Porque tuyo es el reino, y el poder y la gloria, por todos los siglos. Amén”. Mateo 613 La oración que inicia reconociendo la paternidad de Dios y alabándolo por lo que Él es, termina con alabanza. Apliquemos estos principios en la oración, los resultados serán poderosísimos. AMEN.

LA MÁXIMA

“Una consistencia estúpida es el duende de las mentes pequeñas” RALPH WALDO EMERSON.

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Yo soy lo que Dios dice que soy, yo tengo lo que Dios dice que tengo, yo puedo hacer lo que Dios dice que puedo hacer. Con tremendas cosas me responderá Dios. ESTE ES UN BUEN DÍA, SOY BENDECIDO.

 

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 20 de Julio

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Romanos 1

Martes

Romanos 2

Miércoles

Romanos 3

Jueves

Romanos 4

Viernes

Romanos 5

Sábado

Romanos 6

Domingo

Romanos 7

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.