Print

LA SEMILLA 22 DE JUNIO DE 2014

APUNTE PASTORAL

Cuando damos para la obra del Señor, debemos tener la esperanza de recibir al ciento por uno. Una más de las ideas religiosas que nos inculcaron es la que debemos dar desinteresadamente. Que estamos obligados a dar sin esperar a cambio algo.

Esta idea suena muy mística, parece correcta y espiritual; pero es totalmente falsa. Mire lo que Jesús dijo: “Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo” Lucas 6:38. Estas son las palabras del Maestro Jesús de Nazaret, así que olvide lo que otros le han enseñado y créale a Él. La ley espiritual de dar para recibir funciona de manera tan eficaz como cualquiera de las leyes físicas que rigen el universo. La ley de la gravedad dice que si usted sube a la azotea de un edificio de diez pisos e intenta caminar por el aire se romperá la cabeza. Ahora bien, usted puede aceptar por fe lo que le acabo de decir, o puede intentar comprobarlo experimentalmente.

Jesús enseñó que si una persona da, no podrá evitar recibir. Y le darán mucho más de lo invirtió originalmente. Note las palabras que Lucas usó para Describir la cosecha que será devuelta a los dadores: Buena, apretada, remecida y rebozando.

Dios mismo da con la esperanza de recibir. Juan 3:16 enseña que el Padre dio a Su Hijo unigénito con la esperanza de recibir a cambio millones de hijos e hijas. Es totalmente bíblico dar con la esperanza de recibir. Miremos por un momento la escena en la cual Pedro le preguntó a Jesús: “He aquí nosotros hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿Qué pues tendremos?” Mateo 19:27-29. Los discípulos habían dejado casas, barcos, redes y negocios por causa de Jesús. Ellos lo habían invertido todo para predicar el evangelio del Reino, y ahora Pedro cuestionaba con franqueza a Jesús acerca de la recompensa que debían esperar. Lo interesante es que el Señor no lo reprendió por su esperanza de recibir algo a cambio, sino que más bien le hizo una maravillosa promesa: “Cualquiera que haya dejado casas, parientes o tierra por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredarán la vida eterna”. Cada vez que demos, debemos esperar recibir multiplicado lo que sembramos. Decir que nosotros damos para Dios y que no esperamos recibir nada a cambio no es una muestra de espiritualidad, sino de ignorancia con respecto a los principios financieros de la Biblia.

Jesús ocupó todo su ministerio en dar. Dio sanidad, liberación, perdón, alimentos y, lo más importante, dio su vida en rescate de muchos. Pero Él también estaba dispuesto a recibir: recibió los panes y los peces de aquel joven, recibió el dinero que Judas administraba, recibió los bienes de las mujeres que lo seguían, alojamiento, comida, perfume, un pollino y también recibió el privilegio de ser declarado Señor y Cristo.

Damos para recibir, y nadie puede escapar de esa poderosa verdad espiritual. Uno de los textos del Nuevo Testamento está en Hechos 20:35 el apóstol Pablo afirma que debemos recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: más bienaventurado es dar que recibir. Estas palabras de Jesús no aparecen registradas en ninguna parte de los Evangelios. Sin embargo, el Espíritu de Dios las consideró tan importantes que se las reveló a Pablo para que pudieran llegar hasta nuestra vida. Jesús afirmó que aquellos que dan son bienaventurados, es decir, felices y dichosos. Y una de las razones para esta felicidad es porque el mismo Dios se encargará de utilizar muchas formas diferentes para que lo que ellos dieron vuelva multiplicado hasta sus manos. Esta es una buena semana, los bendigo.

LA FAMILIA

C. S. Lovett en su libro “Poder Femenino” muestra como las mujeres pueden testificar exitosamente a un esposo inconverso. “Su buen comportamiento es pisoteado”, dice él, “la predicación está prohibida, el uso de la fuerza bruta es imposible, los argumentos son inútiles, la crítica es peligrosa; ¿Qué puede hacer ella entonces? Lovett ofrece lo que él llama la “técnica del cascanueces”. ¿Puede usted imaginarse los dos brazos de un rompenueces presionando a una nuez?” pregunta él. ¿Se fijan como la bisagra une los dos brazos para formar una palanca? Ahora considero el rompenueces de Dios. También tiene dos brazos. Uno se llama luz, el otro, obras. El Espíritu Santo es quien hace las veces de bisagra para unir los dos brazos, haciendo posible la presión. Ponga a su esposo en un lugar donde pueda usar la luz y las obras juntas y lo tendrá en el rompenueces espiritual. “Supongamos, por ejemplo, que su esposo prefiere café molido. Pero usted le ha estado dando café instantáneo. Ahora está haciendo planes de someterse a su preferencia. El hacer eso es un acto de sumisión, una obra. Sin embargo eso es solamente uno de los brazos del rompenueces. Se necesitan dos para hacer el trabajo. De modo que usted trae la cafetera hasta la mesa, sosteniéndola de modo que el aroma le dé en el rostro. El reacciona complacido. Parece que hoy vamos a tener un poco de café genuino. Aquí es donde viene la luz, el otro brazo. – Le he estado pidiendo al Señor que me ayude a ser una buena esposa para ti. Y El me ha puesto en el corazón hacer algo que te agrade. Ha añadido palabras a sus obras. Ya podrá darse cuenta lo que esa cafetera le sugerirá a él cada mañana de ahí en adelante. Hay centenares de cosas que una esposa puede hacer y decir para hacer funcionar el rompenueces de Dios con la acción LUZ-OBRAS. Lo más grande es que funciona. Lo que proporciona el apretón es el haber honrado a Cristo y al Espíritu Santo. Antes de que pase mucho tiempo su esposo estará encontrando al Señor. Pronto se dará cuenta de que todo el deleite y gozo de su hogar se debe a Jesús.

 

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

“Porque mía es toda bestia del bosque, y los millares de animales en los collados. Conozco a todas las aves de los montes, y todo lo que se mueve en los campos me pertenece. Si yo tuviere hambre, no te lo pediría a ti; porque mío es el mundo y su plenitud”. Salmo 50:10-12.

Nuestro Padre Dios es el creador y dueño de todas las cosas buenas, Él las creó para sus hijos e hijas las disfruten. Usted debe desear sinceramente las cosas buenas que Dios creó en este mundo. Debe creer que han sido puestas aquí para usted, en sociedad con Dios, para disfrutarlas y usarlas para el mejoramiento de su mundo. Debe saber que el deseo que tiene de las cosas buenas es el deseo de Dios expresado en usted.

En Proverbios 4:10 al 13 la Biblia dice: “Escucha, hijo mío; acoge mis palabras, y los años de vida aumentarán. Yo te guío por el camino de la sabiduría, te dirijo por sendas de rectitud. Cuando camines, no encontrarás obstáculos; cuando corras, no tropezarás. Aférrate a la instrucción, no la dejes escapar; cuídala bien, que ella es tu vida”. Un campesino que cultiva la tierra con un pedazo de palo afilado, desconoce el deseo de tener un arado de acero. Una vez que sepa de ese arado, nuevas ideas llenarán su mente; sus ambiciones se encienden; se propone adquirir mejores herramientas y una vida mejor.

El propósito del plan del amor de Dios en la Biblia es mostrarle a usted Su mejor camino. Santiago 1:17 dice: “Toda buena dádiva y todo don perfecto es de lo alto y viene del Padre”. Dios quiere que conozca que no es malo desear progresar o vivir mejor. Usted nació para disfrutar la vida de éxito y abundancia.

Una vez conectado con Dios, no hay límites a la fuente que le provee autorrealización. Desde el día en que Dios creó a Adán y a Eva en un medio ambiente de abundancia, felicidad, salud y autorrealización, El jamás ha cambiado Su ideal hacia su pueblo. Usted nació para vivir dentro del sueño, del ideal de Dios y con Su estilo de vida. Tiene la capacidad milagrosa, que ninguna otra criatura tiene de pensar, planear, creer y progresar. Cuando reconozca a Dios en usted y descubra que sus deseos hacia usted jamás han cambiado, comenzará a tener sueños nuevos para tener la visión del estilo de vida que Dios creó para usted; comience a levantarse, a subir y a crecer. Recuerde: “Con Dios, todo es posible”.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: EL ESPÍRITU SANTO NOS AYUDA EN NUESTRA DEBILIDAD.

Texto Principal: Romanos 8:26; 1 Corintios 14:13-28.

Introducción: Orar en el Espíritu no es algo que solo lo pueden hacer ciertos cristianos. Este es un derecho que le pertenece a todo cristiano. Los cristianos que han practicado la oración en el Espíritu, han logrado grandes resultados en todas las áreas de sus vidas. Cuantos resultados veríamos en nuestro mundo, y en el mundo espiritual si más cristianos oraran en el Espíritu Santo.

I. LA ORACIÓN EN EL ESPÍRITU.

La oración en el Espíritu, es la oración que el Espíritu Santo hace a través del cristiano; esta oración se expresa con sonidos ininteligibles, es decir, no los puede comprender la mente natural. Es la oración que la Biblia define como el “hablar en lenguas”. 1 Corintios 14:2.

1. La oración en lenguas para la edificación. 1 Corintios 14:4.

2. Todo cristiano que habla en lenguas, debe orar para poder interpretarla 1 Cor. 14:13.

3. Si podemos interpretar nuestra oración en el Espíritu, nuestro entendimiento no quedaría sin fruto.

4. Será de gran ayuda saber qué es lo que estamos orando en el Espíritu. Hay algunas cosas por las que estamos orando y necesitamos saber su interpretación. 1 Corintios 14:14.

II. ORANDO CON EL ESPÍRITU Y CON EL ENTENDIMIENTO.

“¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento”. 1 Corintios 14:15. Significa que podemos orar de las dos maneras: con el espíritu y con el entendimiento.

1. Ore con el Espíritu.

2. Ore para poder interpretar la oración en el Espíritu.

III. LA INTERPRETACION DE LENGUAS.

El hecho que uno pueda interpretar la oración de lenguas, no quiere decir que uno sea un intérprete. Las dos cosas están relacionadas pero no son lo mismo. 1 Corintios 14:27-28.

1. Hay quienes son intérpretes por cuanto han sido capacitados para servir en la Iglesia con esa función. “Y si no hay interprete…” 1 Corintios 14:28. Ellos han recibido el don para interpretar la oración en lenguas, en público, para la edificación de la iglesia.

2. La oración en lenguas y su interpretación no son solamente para uso público.

3. El uso principal de la oración en lenguas en privado. Usted puede pedir en oración la interpretación de sus oraciones en el Espíritu, las que hace en privado, esa interpretación es para usted que ha hecho la oración en lenguas en privado.

4. La Biblia dice: “Por lo cual el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla”. 1 Corintios 14:13. ¿Interpretar qué? Interpretar su oración.

5. Si en la reunión no hay un intérprete, el que tiene el mensaje en lenguas, debería quedar en silencio. Esto implica que un intérprete siempre puede interpretar los mensajes en lenguas.

IV. EL ESPÍRITU INTERCEDE POR NOSOTROS CON GEMIDOS INDECIBLES Rom. 8:26.

“Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”.

1. Si no sabemos cómo pedir como conviene, podemos orar en el Espíritu y luego interpretar.

2. Así sabremos por qué oramos.

3. Así oramos con el Espíritu, pero también con el entendimiento.

4. Cada creyente debe orar en el Espíritu y también con el entendimiento, no solo una oración con su entendimiento, pero si orar para poder interpretar la oración con el Espíritu -la oración en lenguas- para poder entender lo que oró con el Espíritu.

Conclusión: “Por lo cual, el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla”. 1 Corintios 14:13. Jesús dijo: “Y estas señales seguirán a los que creen. En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas;” Marcos 16:17. Todos los cristianos podemos orar con el Espíritu, podemos orar en lenguas e interpretar esa oración que hicimos en privado. Recuerde que es el Espíritu Santo el que está orando a través de nosotros, de esa manera nos ayuda intercediendo por nosotros. Usted también puede disfrutar de esta clase de oración.

LA MÁXIMA

"La alegría es la piedra filosofal que todo lo convierte en oro." FRANKLIN D. ROOSVELT


LA CONFESIÓN DIARIA

Para todo tengo recursos en Cristo que vive en mí. Este es un buen día. CON CRISTO SOY MAS QUE VENCEDOR.

 

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 22 de Junio 

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Hechos 1

Martes

Hechos 2

Miércoles

Hechos 3

Jueves

Hechos 4

Viernes

Hechos 5

Sábado

Hechos 6

Domingo

Hechos 7

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.