Print

LA SEMILLA 27 DE ABRIL DE 2014

APUNTE PASTORAL

“Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mi primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo. Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra. Entonces ella fue e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días. Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la tinaja menguó, conforme a la Palabra que Jehová había dicho por Elías”.

La viuda de Sarepta de Sidón tuvo que darle al profeta Elías una torta pequeña del poquito de harina y aceite que le quedaba para entonces recibir el milagro de la multiplicación de la harina y el aceite. De esta manera esta mujer conservó su vida y la de su hijo. Ella activó la ley de la siembra y la cosecha, Dios honró la fe de esta mujer y le dio toda la provisión que ella y su hijo necesitaron para vivir toda la vida en abundancia.

Jesús recibió unos panes y unos pececillos. Luego de orar y dar gracias los partió y dio de comer a una multitud de miles de personas. Al final sobraron doce canastas llenas de panes y peces. ¿De dónde vinieron los primeros panes y peces? De un jovencito que decidió creerle a Dios y puso en las manos de Jesús lo que tenía. ¿A dónde fueron las doce canastas de panes y de peces que sobraron después que la multitud se alimentó hasta quedar saciada? Seguramente fueron a las manos del jovencito que dio su alimento al Señor. Esta fue la recompensa que Dios le dio a este joven de fe.

Cuando usted da por fe en la Palabra de Dios esa dádiva es una semilla que se multiplicará milagrosamente.

En 2 de Corintios 9:7-11 dice:

“Cada uno de cómo propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra”. Como está escrito: “Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre. Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de vosotros acción de gracias a Dios”.

¿Ha pensado lo que son los frutos de justicia? Esos frutos son sus dádivas y esos frutos son los que Dios quiere aumentar. Usted es un hijo de su justicia y sus frutos o dádivas ayudarán a establecer el Reino de Dios aquí en la tierra. ¿Cuántos niños mueren sin medicinas y sin alimentos? ¿Cuántas naciones subdesarrolladas gimen a causa de tanta necesidad? Nosotros somos los hijos de Dios. Él tiene un programa de prosperidad, un sistema para multiplicar Su bendición.

Cuando haya tomado la decisión en su espíritu de ser un ayudador para la gloria de Dios, toda su vida habrá cambiado. Vivirá para dar, y mientras más de, más vivirá.

Haga esta oración: “Padre, en el nombre de Jesús te alabo porque comprendo que Tú quieres que yo sea prosperado. Te doy gracias porque Tú aumentarás mis frutos de justicia y yo viviré la vida abundante y disfrutaré de Tú Reino aquí en la tierra. Me comprometo a seguir la dirección de Tu Espíritu y a cambio bendecirás toda obra de mis manos. En el nombre de Jesucristo, Amén”. Esta es una buena semana. LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

La carga del hombre y de la mujer ha sido escogida de manera que caiga más pesadamente sobre las inclinaciones naturales de cada uno. En el estado natural, el hombre y la mujer encuentran que la carga es verdaderamente una maldición. Si es inaguantable, no es de sorprenderse, porque debiera ser así. El yugo debiera ser tan pesado para ellos que no pudieran sobrellevarlo sin la ayuda de Dios. La carga de esta vida debiera compelerles a buscar a Dios.

Muchas personas que en otros casos manifestarían sensibilidad, tratan de forzar al matrimonio a funcionar de modo contrario a su naturaleza. Una persona que condujera su automóvil más allá de un barranco, esperando que éste volara, presentaría un cuadro ridículo, si es que no trágico; el volar es totalmente contrario a la naturaleza de un automóvil. Dios le ha asignado un cierto papel en el matrimonio a cada uno de los cónyuges. Estos papeles respectivos son una parte de la naturaleza básica del matrimonio. Ignorarlos, o inventar nuestros propios sustitutos, es buscar el fracaso matrimonial.

¿Qué diremos si la decisión del esposo es llevar a la familia al desastre? ¿No debe la esposa hacer algo cuando existe la amenaza de una situación semejante? ¿No hay límites, cualesquiera que estos sean, para este asunto de la sumisión?

La Biblia dice: “Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor” Colosenses 3:18. Con toda claridad, el apóstol muestra que es propio o adecuado que la esposa esté sujeta a su marido. Sin embargo aparece la implicación de que su obediencia debe ser en el Señor, esto quiere decir que no puede conducirla a algo que podría directamente denominarse pecado. Esto no quiere decir que la esposa deba ir contra la autoridad de su esposo cuando meramente se trata de una diferencia de opiniones sobre un asunto relacionado con la vida espiritual de ella o de sus hijos.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

El milagro de la vista debe estar entre las más grandes maravillas que existen en la vida. El mecanismo tan delicado de los ojos es sorprendente, sin embargo, no es con los ojos que realmente se ve; es con el cerebro que se ve.

Mientras se duerme con los ojos cerrados se pueden ver escenas completas que incluyen rostros, lugares y eventos con detalles tan perfectos que jamás se pueden olvidar, sin embargo, estas cosas no proceden del mundo material. Lo que “se ve” en los sueños, son visiones creadas por el cerebro.

Usted tiene la habilidad de ver en diferentes formas. Su cerebro percibe las imágenes de lo que aparece materialmente delante de los ojos.

Usted también tiene el poder para ver, formando cuadros mentales que no existen materialmente. Usted puede proyectar posibilidades, escenas y situaciones positivas o negativas.

El temor o la preocupación son producto del uso negativo de la imaginación. Usted proyecta situaciones imaginarias que no están ocurriendo y como resultado, experimenta sensaciones tales como ansiedad, dolores de cabeza, estómago revuelto, aumento en la presión sanguínea, aceleración del palpitar del corazón, respiración rápida, constricción arterial y otros, como si fueran situaciones reales.

Si su imaginación puede ser usada en formas negativas y destructivas, también puede ser usada deliberadamente en formas positivas y constructivas con el fin de obtener resultados positivos.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: EL PODER DEL ACUERDO EN LA ORACIÓN.

Texto principal: Mateo 18:18-20; Deuteronomio 32:30: Romanos 8:26.

Introducción: Hay un poder ilimitado que se activa cuando dos o tres se ponen de acuerdo en oración, cualquier cosa que necesiten y la pidan, la recibirán. De todas las promesas que encontramos en la Biblia, ésta, que está en Mateo 18:19 tiene gran significado. Muchos cristianos tienen conocimiento de ésta Palabra, sin haber logrado los resultados esperados en sus vidas.

Dios no nos dejó estas promesas en la Biblia relacionadas a la oración sólo para llenar espacios. Él las dejó para nuestro bien, podemos usarlas y podemos actuar conforme a cada uno de los principios que el Señor nos ha revelado respecto a la oración.

 

I. CUALQUIER COSA QUE PIDA LE SERÁ HECHO POR EL PADRE Mateo 18:19.

El Señor Jesucristo dice: “…Les será hecho por mi Padre que está en los cielos” Mat. 18:19. Esta es la afirmación que el Señor Jesucristo está haciendo y que es tan poderosa por cuanto está respaldada por el Trono mismo de Dios. Jeremías 1:12.

1. Lo que Jesús prometió: “…les será hecho por mi Padre…”. Mateo 18:19.

2. “Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré” Juan 14:14. Lo que el Señor Jesucristo está diciendo es: “Si pidieres cualquier cosa en mi nombre, y no la tengo, entonces yo lo haré por ti”. (Esta es la traducción más literal del versículo tomada del griego)

 

II. LA AUTORIDAD PARA ATAR Y DESATAR Mateo 18:20.

“Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Este versículo lo podemos relacionar con las reuniones en el templo; pero lo que el Señor Jesús está diciendo es que donde quiera que estén dos o tres personas y se pongan de acuerdo, allí está él para validar lo que declaren en el nombre que es sobre todo nombre: el Nombre de Jesús.

1. Cualquier cosa que atemos en la tierra, será atada en el cielo, y cualquier cosa que desatemos en la tierra, será desatada en el cielo”.

2. Tenemos la autoridad para atar o desatar. El cielo nos respaldará en todo lo que hagamos.

3. No permita que el diablo ate su familia, su salud, o sus finanzas.

4. Atar significa impedir; desatar quiere decir permitir.

5. Usted puede liberar el poder para atar y desatar, póngase de acuerdo con uno o dos creyentes más y en el nombre de Jesús reprenda al diablo, ate a los demonios, échelos fuera y permita que las bendiciones del Señor, las que le pertenecen como hijo de Dios se derramen sobre su vida, familia, finanzas y en su nación.

6. Créalo con el corazón y confiéselo con su boca, lo que diga le será hecho.

 

III. EL PODER DEL ACUERDO PARA LA MULTIPLICACIÓN Deuteronomio 32:30.

¿Cómo podría perseguir uno a mil, y dos hacer huir a diez mil, si su Roca no los hubiera vendido y Jehová no los hubiera entregado? Podemos ser poderosos en oración, pero podríamos ser más poderosos y exitosos si nos unimos con alguien que esté creyendo a la Palabra de Dios.

1. La Biblia dice que uno puede perseguir a mil, pero dos pueden hacer huir a diez mil.

2. Con alguien poniéndose de acuerdo con nosotros en oración, podemos hacer diez veces más que nosotros solos. No tiene que haber un gran número.

3. Un esposo y una esposa, si oran en el acuerdo, es suficiente. Sólo dos.

4. La gente sencilla cree la Palabra de Dios y obtiene los resultados. No es con la mente que se cree, es con el corazón.

5. Dios es Todopoderoso, Dios honra Su Palabra, no importa quién sea la persona, ni qué nivel educativo tenga, Dios honra Su Palabra.

 

IV. LA ORACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO Romanos 8:26.

“Y de igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues que hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”. Romanos 8:26. La versión griega dice en la última parte de este versículo: “Con gemidos que no pueden ser expresados con lenguaje articulado”. Esto quiere decir, orar en lenguas.

1. El Espíritu Santo y nuestro espíritu unidos en oración. 1 Corintios 14:14.

2. Mi espíritu, a través del Espíritu Santo en mí, ora. No sabemos qué hemos de pedir como conviene, pero el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad.

3. Nosotros somos responsables por nuestra vida de oración, el Espíritu Santo nos ayuda en cada aspecto de nuestra vida.

Conclusión: Jesús dijo: “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos”. Mateo 18:19.

LA MÁXIMA

“Al que cree, todo le es posible” JESÚS DE NAZARET.

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Yo habito al abrigo de mi Padre Dios, moro bajo la sombra del Todopoderoso. El Señor me libra del lazo del cazador y de la peste destructora. No me sobrevendrá mal, ninguna plaga tocará mi familia. Con tremendas cosas me responderá Dios. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

 

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 27 de Abril

Descargue La Semilla de la familia #14

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Ezequiel 17

Martes

Ezequiel 18

Miércoles

Ezequiel 19

Jueves

Ezequiel 20

Viernes

Ezequiel 21

Sábado

Ezequiel 22

Domingo

Ezequiel 23

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.