Print

LA SEMILLA 1 DE DICIEMBRE DE 2013

APUNTE PASTORAL

“Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor: Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía”. Santiago 5:7.

Una vez que usted ha operado la ley de la fe en la provisión divina, creyendo que se hará una realidad en su vida, y luego de sembrar una semilla de fe en la obra del Señor, entonces todo lo que tiene que hacer es esperar con paciencia que el fruto comience a manifestarse.

Las riquezas son su herencia, así como también su cosecha. Tenga por cierto que usted cosechará lo que haya sembrado. Es sólo cuestión de tiempo.

Un minero que junto a otro decidió excavar en las faldas de una montaña, luego de pasar algunos días en ese lugar excavando, se rendía y se movía a otro lugar. Esto hizo varias veces abandonando esos lugares al poco tiempo de haber comenzado a excavar. Otros mineros venían luego y comenzaban sus labores donde él ya se había rendido.

Estos con menos trabajo fueron encontrando vetas de oro que el primero perdió por no tener paciencia de continuar laborando firmemente hacia su meta.

Tenga usted paciencia en todo lo que emprenda. Las riquezas pueden estar más cerca de lo que usted se imagina.

Ser paciente no significa estarse sin hacer nada. No es ser negligente, perezoso, descuidado. Ser paciente es ser perseverante, firme y determinado.

No permita que nadie le quite su sueño, su entusiasmo, su fervor. Haga siempre la oración del hombre paciente. “Yo soy como el labrador que espera con paciencia el fruto de su siembra”.

Dios mismo, siendo Dios y habiendo podido crear el mundo en un instante, tomó su tiempo con paciencia para crearlo todo en seis días.

Aprender a ser paciente es indispensable para recibir las riquezas que como hijos de Dios nos pertenecen.

Controle su mente, para que no se deje caer en la impaciencia. No ore como el que le pide a Dios paciencia diciéndole: “Señor, quiero que me des paciencia, pero que me la des ahora”.

La paciencia es una ley que opera teniendo pensamientos positivos. Ordenando sus oraciones, confesiones y comentarios en forma positiva.

Mucha gente vive con la mente ocupada solamente en lo que no quisieran. Por eso la paciencia se pierde. Si alguien le preguntara ¿qué es lo que usted quisiera tener? Responderían:

“No quiero ser pobre”, “No quiero pasar necesidad”, “Yo no quisiera tener deudas”. Están en una actitud de negación y esto lo que causa es que se queden en el mismo lugar batallando impacientemente para salir de ahí. Para que la paciencia tenga su resultado positivo, usted tiene que ponerse positivo. Esa es la ley. Piense en lo que quiere y no en lo que no quiere. Haga oraciones afirmativas y positivas. Diga lo que desea y no lo que no desea. Así verá como es más fácil desarrollar la paciencia. Esta es una buena semana, los bendigo.

LA FAMILIA

La mayoría de los padres comete el error de usar la paliza como un último recurso. Cuando los razonamientos, alegatos, lisonjas, sarcasmo y amenazas fracasan, el padre airado y desesperado le da una paliza a su hijo. No ha sido la intención de Dios de que la paliza fuera la ultima línea de defensa de un padre acorralado. Debe ser la primera acción que tome un padre, en obediencia a Dios, para corregir la desobediencia de un hijo. Es el medio correctivo positivo designado por Dios para librar y proteger a un niño de las garras de su propia terquedad. “La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentido avergonzará a su madre” Prov. 29:15.

Los padres deben recordar este hecho simple: Los padres son una autoridad para su hijo. Dios lo ha establecido. No deben discutir con su hijo para que le obedezca. Ni debe amenazarle – ¡Haz esto o te castigo! No, el padre pronuncia una palabra de autoridad. Una palabra correcta, una palabra bien considerada, una palabra que el niño pueda entender y llevar a cabo, una palabra que Dios pueda aprobar y respaldar. Su hijo debe ser enseñado a obedecer su palabra.

Si un niño rehúsa obedecer, debe llevarlo aparte y administrarle la disciplina cabal y bíblica, luego conducirlo de vuelta y repetirle la palabra. Cuando se hace temprano en la vida y de manera consistente, pronto el niño aprenderá que la autoridad de su padre no es cosa de poca monta. Un niño disciplinado de esta manera requerirá con muy poca frecuencia una paliza. Será un niño feliz, seguro y obediente viviendo bajo la autoridad de su padre y viviendo también de acuerdo con el orden divino.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Es agradable ver a alguien trascender la mediocridad y vivir la vida en su mejor forma. Dios se alegra cada vez que alguien es motivado a salirse de las tinieblas del negativismo para estar bajo el resplandor de su vida de riquezas.

El mundo mejora cada vez que alguien descubre que Dios quiere que los seres humanos estén saludables, tengan éxito y sean prósperos.

Es alentador ver los milagros de sanidad física y espiritual que se llevan a cabo en la gente que reconoce la bondad de Dios.

Existe un principio que tiene que ver con la buena vida. Este principio que tiene que ver con las riquezas, afluencia y generosidad de Dios. Si aplica este principio básico, usted podrá adquirir todas las cosas buenas que siempre ha esperado tener en la vida y además:

1. Puede reconocer lo que es vivir libre de preocupación y de temor y llevar una vida altamente feliz.

2. Puede hacer que la enfermedad deje su cuerpo e inclusive logrará prolongar los días de su vida.

3. Puede adelantar en su empleo, aumentar sus ganancias o establecer un negocio nuevo que le traiga éxito. Puede tener un auto nuevo, tener su casa propia o una casa nueva, aumentar su influencia y ser respetado en la comunidad.

4. Puede descubrir la forma de sacar provecho de los recursos ilimitados que ya están dentro de usted para crear por medio de ellos.

5. Puede descubrir la gran conexión que tiene con las provisiones abundantes de Dios y sus bolsillos jamás volverán a estar vacíos.

Puede transformar sueños en realidades; puede descubrir riquezas, felicidad, éxito y salud que están a su alcance.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: EDIFIQUE SU CASA SOBRE LA ROCA.

Texto Principal: Isaías 58:12; Mateo 7:24-28; 1 Cor. 10:4; Gálatas 5:22-23; Santiago 4:17.

Introducción: La familia que se sobrepone a toda clase de peligros y aflicciones, es la que se edifica sobre fundamentos sólidos, sobre la Roca –es Cristo-, y los valores espirituales que son los frutos del Espíritu Santo.

 

I. LOS VERDADEROS VALORES ESPIRITUALES.

La familia es el lugar donde se implantan los principios y valores espirituales. Si los padres se apartan de la Palabra de Dios, formarán a sus hijos en un mundo donde “todo vale” y donde las conductas transgresivas y la perversidad, reemplaza a los mandamientos esenciales que señalan la diferencia entre lo sano y lo enfermo, entre lo prohibido y lo permitido, entre lo justo y lo injusto, entre la responsabilidad y la culpa, entre el erotismo y la obscenidad, entre lo íntimo y lo público.

La ausencia de los principios y valores espirituales en la familia, hace que los hijos vivan sin normas, caigan en el cinismo, en la violencia y en conductas adictivas. Si las funciones de los padres se diluyen, los hijos corren el riesgo de criarse en confusión en cuanto a su identidad. Los valores morales y espirituales perfeccionan a las personas llevándolos a vivir en armonía, haciéndose mas humanos y con mayor calidad de vida. De nada nos sirve tener muy buena salud, ser muy creyente, o muy inteligente si no se es justo. La Biblia dice: "El que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.” Santiago 4:17.

1. LA HONESTIDAD: Este es uno de los valores que más se han perdido en nuestra sociedad, por lo que nosotros como hijos de Dios, no sólo debemos enseñarlo a nuestros hijos, sino que debemos practicarlo para que nuestros hijos lo vean como un ejemplo de vida. Este valor espiritual hará en nuestros hijos personas honradas, honorables, autenticas, íntegras, transparentes y sinceras.

a. Por el contrario, la deshonestidad, hace a las personas, mentirosas, manipuladoras, astutas y tramposas;

b. “Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada y cubierto su pecado” Salmos 32:1.

2. LA TOLERANCIA: Este valor es un fruto del Espíritu Santo “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, Mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.” Gálatas 5:22-23.

a. Quien posee este valor, es respetuoso, paciente, comprensivo, amable, amistoso, compasivo y sereno.

b. Pero el que carece de ese valor, es intolerante, irrespetuoso, intransigente, autoritario, arrogante, egoísta, agresivo, violento, desconsiderados e insensibles.

3. LA LIBERTAD: La palabra de Dios nos lleva a caminar en libertad más no en esclavitud. “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” Juan 8:31-32.

a. Este valor nos hace ser, independientes, autónomos, responsables, dignos, valientes francos espontáneos.

b. Lo contrario es la esclavitud, la cual hace a las personas cobardes, inservibles, conformistas, independientes, cortos de espíritu, e inseguros.

4. SOLIDARIDAD. La solidaridad, es uno de los valores que nos hace sentir buenos, leales, generosos, compasivos y fraternales.

a. La solidaridad nos hace entender que la razón de existir no es exigir si no dar, el ejemplo lo tenemos en el Señor que no vino a ser servido si no a servir, y que se dio a sí mismo en sacrificio vivo por la humanidad. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Juan 3:16.

b. La falta de solidaridad, nos hace ser negligentes, egoístas, codiciosos, mezquinos, indiferentes y apáticos.”

5. LA BONDAD. Es uno de los frutos del Espíritu Santo.

a. El amor enriquece a la persona, haciéndola amable, accesible, compasiva, generosa, fuerte en sus convicciones.

b. Lo contrario representa una personalidad de maldad, presentándose insensibilidad, desconfianza, rencor crueldad hasta llegar a poseer conductas criminales, recordemos lo que la Biblia dice a cerca de algunos cristianos.

6. EL AMOR. 1 Corintios 13:1-7 Dios se ha manifestado a través del amor, el Señor fue a la cruz por amor, Dios es amor. Todo lo que hacemos bajo este fruto da los mejores resultados.

a. El amor une y edifica.

b. El odio separa, y destruye.

7. LA JUSTICIA. La justicia es un valor espiritual que implica rectitud, integridad y ajustarse siempre a la verdad.

a. La Biblia relaciona la justicia con la prosperidad. “El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano. Plantados en la casa de Jehová, En los atrios de nuestro Dios florecerán. Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes, Para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto, Y que en él no hay injusticia.” Salmo 92:12-15.

b. La injusticia nos lleva a ser insensibles, arbitrarios, desconsiderados y falta de humanidad.

Conclusión: Los valores y principios espirituales se implantan en el hogar, y es responsabilidad de los padres cumplir con esta tarea. En la medida que los hijos son instruidos en la Palabra de Dios, haremos de ellos los hombres y mujeres bendecidos, exitosos y poderosos en la tierra. Salmo 112:1-3.

LA MÁXIMA

“Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto” Proverbios. 4:18.

 

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Cosas tremendas hará Dios conmigo. Este es un buen día, SOY BENDECIDO.

 

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 1 de Diciembre aquí 

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Cantares 1

Martes

Cantares 2

Miércoles

Cantares 3

Jueves

Cantares 4

Viernes

Cantares 5

Sábado

Cantares 6

Domingo

Cantares 7 y 8

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.