Print

LA SEMILLA 24 DE NOVIEMBRE DE 2013

APUNTE PASTORAL

“Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos” 2 Cor. 8:9.

“Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día”. Deuteronomio 8:18.

“Jesús dijo: Si puedes creer al que cree todo le es posible” Marcos 9:23.

Nuestro Señor Jesucristo expresó de una manera muy sencilla la ley para hacer las riquezas. Basta con creer, para lograr lo que se cree. Creer es poner en acción la fe. Es moverse a lo que ha deseado, ideado o soñado. Esta acción por más pequeña que sea es la ley que libera lo que parece imposible para la mente. El creer, habla con seguridad de que tendrá lo que cree. Es como la mujer embarazada en sus primeros días. Nadie puede notar ningún cambio físico todavía, pero ella sabe que está embarazada y no le importa si otros no creen. Ella cree y habla con seguridad. Entonces comienza ha hacer arreglos para su bebé que está por nacer.

El que cree ora con seguridad de que ya Dios ha provisto lo que desea. Le da gracias a Dios constantemente por lo que ya ha hecho, porque lo cree y para el que cree todo le es posible.

Cuando Jesús recibió la noticia de que Lázaro su amigo estaba enfermo, El dijo que aquella enfermedad no sería para muerte. En realidad lo que dijo fue que aquella enfermedad no terminaría en la muerte.

Pero Lázaro murió y fue enterrado, más cuando El llegó y oró al Padre todo lo que hizo fue darle gracias al Padre porque siempre lo oía. En otras palabras, aun cuando Lázaro llevara cuatro días de estar muerto, él había dicho que su enfermedad no terminaría en muerte.

Así que ordenó que quitaran la piedra y luego ordenó a Lázaro que saliera, y salió vivo. ¿Por qué tuvo tanto éxito en aquella orden? Jesús nunca dejó de creer y por eso Lázaro resucitó y salió fuera.

Si usted quiere riquezas, tiene que creer que existen las riquezas para usted. Ore por las riquezas y luego déle gracias a Dios por sus riquezas.

Luego de orar y darle gracias a Dios, comience a actuar hacia esas riquezas creyendo que le pertenecen y vendrán, no tardarán. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

El Nuevo Testamento reconoce la relación íntima entre amor y temor; está repleto de advertencias no solamente de que amemos a Dios, sino también que le temamos. La Biblia dice:

“Varones israelitas y los que teméis a Dios” Hechos 13:16.

“Cornelio… piadoso y temeroso de Dios” Hechos 10:1-2.

“Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales… con corazón sincero, temiendo a Dios” Col. 3:22.

Algunos intérpretes tratan de quitar la intensidad a pasajes como estos, diciendo que la palabra significa “respeto” o “reverencia”. Pero la palabra usada en los pasajes ya citados es la misma que se usa en los que vienen a continuación:

“Cuando llegó Pablo a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos; pero todos le tenían miedo, no creyendo que fuese discípulo”. Hechos 9:26.

“Y los alguaciles hicieron saber estas palabras a los magistrados, los cuales tuvieron miedo al oír que eran romanos” Hechos 16:38 “Porque esta noche ha estado conmigo el ángel de Dios… diciendo: Pablo, no temas…” Hechos 27:23-24.

La palabra es probeo, de la cual se deriva nuestra palabra castellana fobia, que de ningún modo es un término suave.

La disciplina de Dios sobre nosotros, sus hijos, está calculada para inspirarnos temor. Y esto actúa como un catalizador para el amor. Quien más teme a Dios, le amará en mejor forma. Si Dios, el Padre perfecto, disciplina de este modo a sus hijos para inspirarles temor, entonces debiéramos seguir su ejemplo en el trato con nuestros hijos.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Dios es bueno, generoso, ilimitado y abundante.

Para obtener la vida triunfante usted necesita descubrir la generosidad, la afluencia y la liberalidad de Dios. Necesita descubrir que la vida triunfante es la única vida que Dios planeó para usted y para todo ser humano. Desde el principio de la creación, Dios puso a Adán y a Eva en medio de toda afluencia, hermosura, salud, riqueza y felicidad.

Habiendo creado al mundo, ordenó a las aguas y a la tierra producir abundantemente. Génesis 1:20.

Y Dios bendijo toda cosa viviente que había creado, diciéndole: Fructificad y multiplicaos. Génesis 1:21-22. Esa fue la idea que Dios concibió para el ser humano. La voluntad de Dios para usted no es diferente a la que tuvo hacia Adán y Eva.

Cuando Jesucristo vino volvió a hacer énfasis en el sueño, el ideal de Dios para la humanidad; dijo: Yo he venido para que tengan vida, y para que la vivan en abundancia Juan 10:10.

La Biblia dice en Efesios 1:3 “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo”.

Dios es bueno y Su bondad está a disposición de todo aquel que en él cree, los pensamientos de Dios nos han cambiado hacia nosotros, son pensamientos de bienestar y no de mal. “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros. Dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis. Entonces me invocaréis. Vendréis y oraréis a mí, y yo os escucharé. Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón”. Jeremías 29:11-13.

Porque somos hijos de Dios, tenemos el derecho legal de disfrutar de la abundancia y de la generosidad de nuestro Padre. Ánimo, no desista, lo mejor de la vida es suyo en Cristo Jesús.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: RESTAURANDO LOS CIMIENTOS GENERACIONALES.

Texto Principal: Salmo 11:3; Isaías 58:12; Efesios 6:1-2.

Introducción: La familia es el núcleo de la sociedad, por lo que, si la familia no está bien, la sociedad estará mal. Los fundamentos arruinados en la familia, dice Dios, deben ser levantados, los cimientos de generación y generación. La Biblia dice: “Si fueren destruidos los fundamentos, ¿Qué ha de hacer el justo?”. Nuestro Padre Dios es el Dios de toda carne, de todas las familias de la tierra.

En los días del profeta Isaías, el pueblo de Israel andaba apartado de Dios, se había inclinado a los dioses ajenos y habían perdido el rumbo de sus vidas. Esta nación le dio la espalda a Dios, perdieron los principios y valores espirituales llevando así a familia a una profunda crisis.

Levantar los cimientos generacionales, es la tarea que el Señor nos ha encomendado.

I. LA FAMILIA EN EL JUDAISMO.

Para los judíos, la familia es la célula más pequeña de la colectividad, y con su buen desenvolvimiento prospera la sociedad humana. Cada familia es un mundo distinto, un mundo cerrado, donde rigen leyes especiales, y de cierta manera diferentes. Es el mundo de la protección mutua, del amor y del cariño.

1. La institución de la familia: Dentro del judaísmo la familia ha sido una institución sagrada, de carácter importantísimo. Cecil Roth, historiador contemporáneo, escribe “El judaísmo –en contraste con el cristianismo- es la religión del hogar y no del templo”.

2. La responsabilidad de los padres: Para los judíos, el hogar fue siempre un santuario donde se observaba y practicaba la tradición y adonde regresaban los componentes de la familia después de su actividad diaria, para reanimarse y renovar fuerzas para continuar la lucha por la vida; donde los padres educan a sus hijos para que sean buenos hombres y buenos judíos.

3. La educación basada en el ejemplo de los padres: El hogar fue siempre el lugar de la educación moral de los jóvenes, por medio del buen ejemplo de los padres. Asimismo, era el lugar para la educación religiosa, mediante la observancia de las tradiciones; para mantener firme el sentimiento judío y para la salvaguardia de los valores espirituales del judaísmo.

4. El ambiente familiar: Los componentes de la familia intentaban crear un ambiente adecuado, basado en el amor y la comprensión, cuyo resultado es una vida armoniosa, firme en los conceptos de la tradición judía y en los verdaderos valores de la cultura universal.

5. La solidaridad: El hogar judío siempre fue conocido y respetado no sólo por su intimidad interna y su nivel espiritual más elevado, sino también porque sus puertas estaban siempre abiertas a los necesitados. Era el lugar de guemilut jasadím, de la beneficencia, donde, especialmente la mujer practicaba la mitzvá shel tzedaká, el deber religioso de la ayuda social.

 

II. LA RESPONSABILIDAD ES DE LOS PADRES.

“…Los cimientos de generación y generación levantarás,…” Isaías 58:12. Dios nos dio el privilegio de procrear, de traer a este mundo a los hijos; ellos son la cimiente bendita del Señor, son la herencia del Señor. Isaías 65:23 “…porque son linaje de los benditos de Jehová…”.

Este privilegio está acompañado de una gran responsabilidad, como es la de fundamentar a la familia en los principios y valores que Dios nos prescribió en Su Palabra, y por su puesto, debemos darle a nuestra descendencia dirección como el valiente lo hace con sus saetas. Salmo 127:3-4.

La responsabilidad de los padres para con los hijos, no se limita solamente en la provisión para sus necesidades básicas, también abarca la formación espiritual, moral, intelectual y física.

1. El rol del padre: Ser padre es algo más que proveer dinero, va más allá, sin dejar de hacer lo primero el padre es el portador de la autoridad delegada por Dios y la cabeza visible de la familia.

2. El rol de la madre: Las madres tienen dones inigualables para nutrir a sus hijos y construir las relaciones familiares. Por lo general, la madre determina el ambiente moral y espiritual del hogar.

 

III. CUMPLIENDO CON LA TAREA DE PADRES.

La tarea de levantar los cimientos generacionales es indelegable. Los padres no deben delegarle al Estado esta responsabilidad, ni siquiera a la escuela y mucho menos a la sociedad. Levantar los cimientos generacionales es la tarea que solo les compete a los padres de familia. ¿En qué consiste la tarea? Los valores deben enseñarse en la familia. Los Mandamientos de Dios nos ayudan en el fortalecimiento de la familia.

1. Los valores espirituales, morales y sociales.

· El principio de amar a Dios sobre todas las cosas,

· La integridad,

· La confianza y la preocupación por el bienestar de los demás.

· Enseñarle a los hijos el camino de Dios. “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán en tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes”. Deuteronomio 6:6-7. Esta es la clave para que nuestros hijos tengan éxito y no se aparten del Señor.

a. Fundamentos para el desarrollo de la personalidad: La instrucción: “Instruye al niño en su camino, y cuando fuere viejo no se apartará de él”. Proverbios 22:6; Deuteronomio 4:9.

· Los padres deben proveer para sus hijos: “Pues no deben atesorar los hijos para los padres, sino los padres para los hijos”. 2 Corintios 12:1.

· La disciplina. “…Sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” Efesios 6:4; Colosenses 3:21; Proverbios 13:24. el objetivo de la disciplina, es enseñarles a ser auto disciplinados. ¡Como Padres debemos trabajar para evitarnos más trabajo!

· El dominio propio: Controlar a los hijos. “Que tengan a sus hijos en sujeción y honestidad…que gobiernen bien sus hijos y sus casas” 1 Timoteo 3:4,12 La práctica de disciplinas positivas ayuda a evitar los extremos de la permisividad, que no tiene control, y el autoritarismo, que controla demasiado. “El objetivo del control es enseñarle a nuestros hijos a controlarse a sí mismos”.

· El afecto: Amarlos. “…Y amar… a sus hijos”. Tito 2:4.

· Los padres no deben provocar a ira a sus hijos. “Y vosotros padres no provoquéis a ira a vuestros hijos” Efesios 6:4.

Conclusión: Dios quiere que nuestra descendencia sea poderosa en la tierra Salmo 112:1-3. Todos como padres, hemos cometido errores en la crianza de nuestros hijos, pero nunca es tarde para iniciar la tarea de levantar correctamente los cimientos sobre los cuales nuestra generación será edificada y a la vez proyectada según los pensamientos de Dios. Con Dios, todo es posible.

LA MÁXIMA

“Cuando un hombre tiene un ideal o un sueño, y se ha propuesto una meta, poco importan las murallas que se erijan ante él para impedirle el paso, aunque parezcan llegar al cielo. Él encontrará o abrirá la brecha por donde poder pasar. JOSÉ MARTÍ.

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Yo soy lo que la Biblia dice que soy, yo tengo lo que la Biblia dice que tengo, yo puedo hacer lo que la Biblia dice que puedo hacer. Con tremendas cosas me responderá Dios. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 24 de Noviembre aquí 

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Eclesiastés 5

Martes

Eclesiastés 6

Miércoles

Eclesiastés 7

Jueves

Eclesiastés 8

Viernes

Eclesiastés 9

Sábado

Eclesiastés 10

Domingo

Eclesiastés 11 y 12

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.