Print

LA SEMILLA 10 DE NOVIEMBRE DE 2013

APUNTE PASTORAL

“Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; aunque contra mí se levante guerra, yo estaré confiado… luego levantará mi cabeza sobre mis enemigos que me rodean, y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de júbilo” Salmo 34:3,6.

No envidie a los que lo rodean, anímese y camine por encima de la condición que en este momento está atravesando. No abra espacios en su vida para la envidia, el resentimiento, la frustración ni ningún otro pensamiento mezquino que empobrece al ser humano. No se deje arrastrar por el miedo a la competencia. Si la regla de la competencia fuese lo que determina el éxito empresarial, entonces no existiría la variedad de negocios que podemos ver en los centros comerciales. La realidad es lo contrario, cada vez hay más y más empresas buscando estar allí donde están los otros negocios.

Si alguien quisiera levantarse contra usted y hacerle la competencia, eso en nada le podría perjudicar porque usted siempre podrá superarse con la fe puesta en Dios. Cuando Isaac cavó los pozos de su padre, sus enemigos vinieron a reclamar su autoridad sobre ellos. Isaac, nos cuenta la Biblia, que no se dejaba dominar del negativismo por aquellas controversias, se iba más adelante a abrir otros pozos. Luego que abrió varios pozos más, sus enemigos lo tuvieron que dejar en paz.

Como podemos ver, solamente usted mismo se puede hacer daño creando un estado interior negativo. Usted triunfará en sus negocios, no porque los demás no vendan su misma mercancía, sino mientras su espíritu y su mente se mantengan positivos y honrando a Dios. Deje de quejarse de la competencia. Nadie tiene el poder para acabar con usted. Si usted se concentra el ellos, es usted quien está renegando contra la verdad de Dios. No importa cuán difícil sea la situación, permítale a Dios dirigir su embarcación. Siga hacia delante con fe en el Dios de la prosperidad. Invoque su presencia en todo lo que emprenda. Recuerde siempre sus Palabras: “El que tiene fe, todo lo puede”.

No maldiga a sus enemigos, mantenga sano su corazón y comprométase a hacer siempre el bien. El Señor dice: Bendecid a vuestros enemigos, bendecid y no maldigáis” Rom. 12:14 “Amad a los que os ultrajan y os persiguen”. “No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres”. Rom. 12:17.

Hay una ley divina que dice que nadie lo podrá vencer si usted sigue el bien de Dios. Crea en esa ley. Confíe en ella de todo corazón, hágalo parte de su estándar de vida. Entienda que Dios es sabio y él creo todas las leyes que rigen el universo para que funcione.

Lo mejor que podemos hacer es confiar en Dios y no dejarnos llevar por las emociones negativas. Recuerde: Si Dios lo dijo; Él lo hará. Esta es una buena semana. LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

“El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; más el que lo ama, desde temprano lo corrige” Prov. 13:24. Es sentimentalismo, y no amor, lo que detiene la disciplina.

La Biblia usa un lenguaje todavía más fuerte. Lo denomina aborrecimiento. La enseñanza que no está respaldada con la disciplina bíblica no le comunica amor y comprensión a un niño. Lo que le comunica es una falta de preocupación.

Un psiquiatra contó una vez a un grupo de personas creyentes acerca de una pequeña de siete años que le había tocado tratar en calidad de paciente.

En cierto punto del tratamiento la niña hizo una declaración que le sorprendió y lo hizo escuchar con atención. “Mi mamá no me quiere, dijo la niña, nunca me castiga”.

La Biblia usa las expresiones más fuertes con respecto a la necesidad de la disciplina. ¿Cuál es entonces el significado de esa suavidad que demanda una crianza sin disciplina? Solamente puede explicarse como una rebelión interna contra la disciplina y la ley, que no cree ni en juicio ni en juez eterno, que rehúsa al gobierno el deber de la retribución, que priva a todo castigo judicial de seriedad judicial, y entonces, como una consecuencia necesaria, le niega al padre el poder de castigar.

Algunos alegan que mediante el castigo corporal no se produce ningún efecto moral, pues éste actúa únicamente sobre los sentidos. Sostienen que en el futuro la persona evitará el mal por temor al castigo corporal. De esta manera el niño sería conducido por estos mismos medios disciplinarios a actuar por motivos físicos y no por aquellos que son más altos, lo opuesto de toda moralidad, lo opuesto de todo lo que debiera ser efecto de nuestra instrucción.

Debemos como hijos de Dios, a quienes el Señor nos ha confiado este gran privilegio de cuidar y formar a los hijos que son la herencia de Él, el Padre Dios, tomar en serio la Palabra que esta en Hebreos 12:5-6 “… Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él, porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo”.

Esta Palabra debe ser el marco de referencia que todos los padres de familia debemos establecer en la crianza y formación de los hijos.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Usted tiene cerebro y mente propia. Usted tiene el control del mayor de los secretos para poseer poder en la tierra para su propia vida, ese poder es el derecho que tiene de escoger y de tomar sus propias decisiones.

Manténgase al control de este derecho o será manipulado por los caprichos, las opiniones y las influencias negativas de las demás personas.

Usted es demasiado vital y de gran valor como para estar sujeto o ser manipulado por otras personas que una vez está abajo o caído se marcharán y lo dejarán, olvidándolo como si jamás hubiera existido.

Dios no es esa clase de asociado o compañero; Él cree y confía en usted; desea lo mejor para usted y se identifica con usted; Él hace Su palacio en su casa; Él depende de usted; Él lo creó; Él le extiende Su mano y vive en usted. Mateo 19:26 dice: Todas las cosas son posibles para Dios en usted. Por lo tanto:

1. Escoja lo que quiera en la vida y decida actuar para obtenerlo; use el secreto de la fuerza que posee.

2. Piense por cuenta propia y de valor a sus propias ideas.

3. Acepte todo lo que Dios es en usted y crea en Su amor, en su poder, en Su presencia y en Su abundancia.

4. Actúe en el hecho de que Dios está en usted y extienda las manos para alcanzar las estrellas.

5. Póngase de pie con la frente en alto, igual a Dios.

6. Marche al sonido de su música.

7. Póngase en acción. Suba hasta la cumbre con Dios.

Aplique estos principios y rompa así los límites de su mundo. Entre en la nueva dimensión de la vida triunfante.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: PENSANDO LOS PENSAMIENTOS DE DIOS PARA LA FAMILIA – I PARTE-

Texto Principal: Isaías 55:7-9; Salmo 112:1-3; Efesios 5:21 – 6:4; 1 Corintios 11:6-9.

Introducción: “Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Su descendencia será poderosa en la tierra; la generación de los rectos será bendita. Bienes y riquezas hay en su casa, y su justicia permanece para siembre”.

Ningún tema está más cerca del corazón de Dios que la prioridad de la familia, el que también atrae la atención de todas las personas sensibles y llenas del Espíritu Santo.

Cuando las personas reestablecen su relación con Dios a través de la fe en Cristo, es necesario según las Sagradas Escrituras que den prioridad al estudio de las enseñanzas bíblicas, sobre el orden de Dios para la familia.

 

I. LA INSTITUCIÓN DEL MATRIMONIO Génesis 2:24.

Dios estableció la base de la familia al instituir el matrimonio, ya que su deseo era que el hombre no estuviera solo Génesis 2:18, 21-23. Dios creó la ayuda idónea para el hombre.

¿Qué dice la Biblia acerca del matrimonio?

1. El matrimonio es una sociedad permanente entre un hombre y una mujer. Está en la Biblia, Mateo 19:5-6, "el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre"

2. Otra definición del matrimonio es: “El matrimonio es una entrega total y un compartir de la persona total con otra persona, hasta la muerte”.

El propósito de Dios es que cuando dos personas se casan deben compartir todo: sus cuerpos, sus posesiones, sus percepciones, sus ideas, sus habilidades, sus problemas, sus éxitos, sus sufrimientos, sus fracasos, etcétera.

3. El esposo y la esposa son un equipo y lo que cada uno hace debe ser por amor a la otra persona o al menos no debe ser en detrimento del otro. Cada uno debe preocuparse tanto por las necesidades de la otra persona como por las propias Ef. 5.28; Prov. 31.12, 27.

4. Los esposos ya no son dos sino una carne, y este concepto de una carne debe manifestarse en maneras prácticas, tangibles y demostrables. Dios no desea que sea solo un concepto abstracto o una teoría idealista sino una realidad concreta. La intimidad total y la profunda unidad son parte del plan de Dios para un buen matrimonio.

5. Del mismo modo, el marido y la mujer pueden ser muy diferentes en algunos aspectos, pero no deben permitir que esas diferencias obstaculicen su unidad porque el propósito de Dios para el matrimonio es la unidad total.

6. Tres principios eternos que dan al matrimonio su fuerza:

a. Permanencia: “Se unirá a su mujer”. Dios quiere que el marido y la mujer se adhieran el uno al otro, “ya no son más dos, sino uno. Por tanto lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.” Mar 10.79.

b. Unidad: “Y serán una sola carne”. Génesis 2:24. En el nivel más elemental, esto se refiere a relaciones sexuales, la unión física. 1 Corintios 6.16. Dentro de los límites del matrimonio, las relaciones sexuales son santas, buenas y hermosas, pero fuera del contexto de «dejar» y «unirse», son negativas, degradantes y pecaminosas Heb. 13.4.

Sin embargo, el ser «una sola carne» involucra más que el acto sexual en el matrimonio. En verdad, ese acto matrimonial es el símbolo o la culminación de una unión más completa, de una entrega total a la otra persona. En consecuencia, si la unión más completa no es una realidad, las relaciones sexuales pierden su sentido.

c. Intimidad: “Estaban desnudos y no se avergonzaban”.

 

II. DIOS CUIDA DE LAS FAMILIAS.

Dios identifica a la gente por sus familias y Su propósito siempre es cuidar de ellas, por ejemplo:

1. Noe y su Familia Génesis 6:18; 8:18; 9:1.

2. Abraham y su descendencia Gálatas 3:29.

3. David y su descendencia 1 Crónicas 17:10-14, 26, 27.

 

III. FUNDAMENTOS PARA LA FAMILIA.

En las Sagradas Escrituras podemos encontrar los fundamentos sobre los cuales las familias deben establecerse con el fin de que las generaciones sean sanas y fuertes.

1. La comunicación.

2. La relación llena de amor. El amor cubre multitud de pecados. 1 Pedro 4:8.

3. Conocer y obedecer la Palabra de Dios sobre el orden divino para la familia. Deut. 6:4-8.

4. La confianza.

5. El respeto, honra. Ester 1:20.

6. El cuidado y compromiso mutuo.

7. La tolerancia, Romanos 15:1-2; Gálatas 6:1-3.

Conclusión: Recuerde que la familia Cristiana se edifica en casa dependiente de Dios, crece y se fortalece congregándose y compartiendo con sus hermanos en fe la nueva vida en el Señor Jesucristo.

LA MÁXIMA

Desde Alabama hasta el África, los hombres se han levantado y han roto sus cadenas. Es que han reconocido que son hijos de Dios, y a un hijo de Dios le es imposible ser sujetado por algún tipo de yugo. MARTIN LUTHER KING.

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Para todo tengo recursos, en Cristo que vive en mí. Cosas tremendas hará Dios conmigo. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 10 de Noviembre aquí 

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Proverbios 22

Martes

Proverbios 23

Miércoles

Proverbios 24

Jueves

Proverbios 25

Viernes

Proverbios 26

Sábado

Proverbios 27

Domingo

Proverbios 28

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.