Print

LA SEMILLA 28 DE JULIO DE 2013

APUNTE PASTORAL

“Mi decisión es tal vez; y es una decisión final”. ¿Lo representa eso a usted? Ser decidido es esencial para una vida exitosa. Si usted se niega a comprometerse, ¿qué va a hacer con su vida? Todos los logros, los grandes y los pequeños, comienzan con una decisión. La elección y no la casualidad, determina su destino. Usted no puede darle un batazo a la pelota si su bate está apoyado en su hombro. Nunca se ha hecho nada grande sin haber tomado una decisión. Demasiadas personas van a través de la vida sin saber lo que quieren pero con el sentimiento de que no lo tienen. Herbert Prochnow dijo: “Hay un tiempo en el cual debemos escoger con firmeza el curso que seguiremos, o el implacable flujo de los acontecimientos tomará la decisión por nosotros”.

A menudo la gente es como las carretillas, los remolques o las canoas: deben ser empujadas, haladas o remadas. Usted o está moviendo a otras personas para que tomen decisiones, o ellas lo están moviendo a usted. Decida hacer algo ahora para mejorar su vida. La elección le corresponde a usted. David Ambrose dijo lo siguiente: “si tiene la voluntad para ganar, ha alcanzado la mitad de su éxito, si no la tiene, ha alcanzado la mitad de su fracaso”.

Lou Holtz dijo: “Si usted no hace un compromiso total con lo que sea que esté haciendo, entonces comenzará a querer irse en cuanto el bote comienza a hacer agua. Es lo suficientemente difícil traer el bote a la orilla cuando todos están remando y mucho mas cuando una persona se pone de píe y comienza a ponerse el chaleco salvavidas”.

En el momento en que usted hace un compromiso, Dios comienza a moverse también. Toda clase de cosas suceden para ayudarlo. Edgar Roberts dijo: “Cada mente humana es un gran poder dormido hasta que es despertada por un agudo deseo y una resolución definida de hacer”. Kenneth Blanchard hizo la siguiente observación: “Hay una diferencia entre el interés y el compromiso. Cuando usted está interesado en hacer algo, solamente lo hace cuando es conveniente. Cuando usted está comprometido con algo, no acepta excusas, solo resultados”.

La falta de decisión ha causado más fracasos que la falta de inteligencia o habilidad. Maurice Witzer dijo: “Muy pocas veces se obtiene lo que se persigue a menos que se sepa lo que se quiere”. La decisión a menudo le da una ventaja a la otra persona porque él o ella pensaron de antemano. “La ciencia puede haber encontrado la cura para la mayor parte de los males; pero no ha encontrado remedio para el peor de todos: la apatía de los seres humanos”. Helen Keller.

Las palabras de aliento de Josué fueron: “Escogeos hoy a quién sirváis” Josué 24:15. No deje para mañana una decisión que debe hacer hoy. Bertrand Russell dijo: Nada es tan extenuante como la indecisión y nada es tan inútil”. De igual manera, Joseph Newton dijo estas palabras: “No lo que tenemos, sino lo que usamos, no lo que vemos, sino lo que escogemos, estas son las cosas que dañan o bendicen la felicidad humana”.

Recuerde, no sea una persona que camina por el medio del camino, porque el medio del camino es el peor lugar para tratar de avanzar. Como dijera James Hightower “No hay nada en el medio del camino sino líneas amarillas y armadillos muertos”. Usted puede hacer todo lo que debería hacer, una vez que ha tomado una decisión. Decida hoy seguir su sueño. Esta es una buena semana. Los bendigo.

LA FAMILIA

Nada aprovecha lamentarse por las normas morales bajas a las cuales ha llegado el mundo en nuestros días. El mundo no está interesado en la modestia. Un cristiano debe establecer sus propias normas a pesar de las normas que prevalezcan en el mundo que le rodea. Cuando una cultura comienza a desintegrarse moralmente, el pueblo de Dios debe esperar que la diferencia entre su modo de vivir y la del mundo sea más pronunciada. Si no estamos preparados a aceptar la desaprobación que puede traer esto, entonces haríamos bien en preguntarnos si en verdad estamos dispuestos a ser seguidores de Jesús.

Establezca reglas. La enseñanza de cualquier clase incluye el establecimiento de ciertas reglas. En este punto debemos reconocer dos peligros opuestos e iguales: Por una parte la no existencia de reglas firmemente establecidas, y por la otra una super- abundancia de regulaciones caprichosas.

La anarquía, y una sobre carga de reglas y prohibiciones sobre los niños son dos males contradictorios, sin embargo, son parientes uno del otro. Son igualmente insatisfactorios.

Donde no hay reglas firmemente establecidas y mantenidas, la vida de un niño es agitada por cambiantes ondas de los sentimientos y del impulso- ya sea el del niño mismo o de sus padres. Los niños prosperan sobre la base del orden y de la rutina establecida. Puede que luchen contra las reglas por el hecho de que todavía son indisciplinados; están sujetos al capricho o al impulso pasajero. Sin embargo dependen, a sabiendas o no, de sus padres para que establezcan orden en sus vidas. El niño que crece sin encontrar jamás una regla firmemente establecida ante la cual inclinar su voluntad y conducta, es un “niño indigente” en su sentido más elemental: tiene padres perezosos e indisciplinados. Encaremos el asunto: se precisa esfuerzo, voluntad y determinación para establecer y mantener reglas. Por el momento generalmente resulta más fácil ceder ante la presión de un niño para hacer a un lado las reglas. Pero el resultado es anarquía creciente en el hogar, y un trastorno del Orden Divino.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Dios depositó en usted el poder y las habilidades propias para triunfar en la vida. Sólo usted lo controla. Nadie más lo puede usar. Es algo indispensable para obtener éxito. Descubra el secreto del poder interior que Dios le dio y utilícelo para obtener éxito y avanzar en la vida. Recuerde estos principios, porque de ahí dependerá el secreto de su poder interior.

1. Descubrir su propio valor. Sin ese descubrimiento podrá pasar el resto de su vida en la mediocridad y la inferioridad sin jamás conocer la autoestima y la autorrealización que Dios planeó para usted.

2. Su identificación con Jesucristo. Su identificación con el Señor Jesucristo y la relación íntima que ahora disfruta por la restauración delante de Dios, de manera que no queda ninguna barrera entre usted y Él. Con Él viviendo en usted y actuando a través suyo, está conectado a todo lo que Dios es por herencia y, por tanto, nada es imposible para usted y Dios juntos.

3. El deseo de las buenas cosas. El deseo que usted tiene de las buenas cosas que Dios creó aquí, en este mundo, para usted y el reconocimiento de que sus deseos son los deseos de Dios expresados a través suyo.

Siga adelante buscando alcanzar las buenas cosas que Dios creó, con la fe y la confianza de que tiene derecho a desear las cosas buenas de la vida. Usted, y no otra persona, organización, influencia o agencia, tiene el control para escoger las opciones y las decisiones que toma en la vida.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: EXOUSIA: PODER Y AUTORIDAD.

Texto Principal: Colosenses 3:10; Romanos 8:11; Efesios 1:19-20; Luc. 10:19.

Introducción: Autoridad es una apalabra griega “Exousia”, significa: Dominio, imperio, potestad. También se traduce como autoridad delegada. Jesús dijo “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” Mateo 28:18. Cuando el Señor Jesucristo resucitó, recibió del Padre toda la autoridad sobre la creación, y sobre el mundo espiritual invisible. Jesucristo es el Señor. Satanás fue derrotado junto con todos los poderes de las tinieblas. ¿Cuál es la base legal de nuestra autoridad espiritual? Nosotros sabemos que satanás es un enemigo derrotado. Jesucristo nos dio su nombre que es el poder notarial, para que lo usemos contra el adversario el diablo. No solo necesitamos decirle esto al mundo, también necesitamos demostrarlo por el poder de Espíritu Santo, contra el enemigo vencido.

 

I. EL DIABLO ES UN SER CAIDO Y DERROTADO. Lucas 10:18; Apoc. 12:9-11; Heb. 2:14.

Desde la caida de Adán en el huerto de Edén Gén. 3, Satanás se convirtió en el verdugo, el opresor y acusador de la humanidad. El diablo reinó en el reino de la muerte y esclavizó a todos los seres humanos. Ningún ser humano después de Adán, pudo liberarse de ese dominio. Por esta razón, se necesitó que viniera un redentor que pudiera liberarnos. Ese Redentor fue el Señor Jesucristo, la Biblia dice en Hebreos 2:14-15 que Cristo vino “…para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre”. El Señor Jesucristo vino a redimirnos.

1. El nos redimió del reino de la muerte Gál. 3:13.

2. El derrotó al diablo. 1 Juan 3:8; Hebreos 2:14. El Señor Jesucristo se enfrentó a satanás y lo despojó del poder de la muerte Heb. 2:14; Ap. 1:18. El ladrón es el diablo, los principados y potestades son los ángeles malignos, Jesucristo los venció.

3. El Señor Jesucristo le arrebató el botín de guerra al diablo. El botin es tierra y gente. Isaías 53:12; 42:13; 49:24.

4. En la cruz, el Señor Jesucristo despojó a los principados y potestades. El Señor los avergonzó públicamente en la cruz y triunfó sobre ellos. Colosenses 2:15.

5. Jesús descendió a las regiones tenebrosas del infierno para desarmar y encadenar al diablo. Le quitó su armadura y lo puso a desfilar junto con todos sus demonios delante de los ángeles y delante de Dios el Padre.

6. El diablo tiene que devolver todo lo que se robó: cuatro, cinco y hasta siete veces lo robado. Ex. 22:1-3; Prov. 6:30-31; “Devoró riquezas, pero las vomitará” Job 20:15.

 

II. LA EXALTACIÓN Y ENTRONIZACIÓN DE CRISTO Hechos 2:33; Efesios 1:19-20.

En el infierno, Jesucristo venció al diablo de una vez y para siempre. Fue en el infierno donde el Señor le propinó al diablo la herida mortal Gén. 3:15, lo despojó del botín y destruyó el imperio de la muerte.

1. Cuando Jesús resucitó, fue elevado por encima de todo poder demoníaco. Fil. 2:5-10.

2. Jesucristo fue exaltado y se sentó en el Trono a la diestra del Padre. Todos sus enemigos están debajo de sus pies. Hechos 2:34-35; Efesios 1:22.

3. El Padre le dio toda autoridad en el cielo y en la tierra Mateo 28:18.

4. La exaltación del Señor Jesucristo fue el premio que el Padre le dio por haber vencido. Dios lo exaltó por encima de todo Filipenses 2:9.

5. Jesucristo es el Señor de señores, el Rey de reyes. Él está por encima de todo lo visible y lo invisible. Efesios 1:21.

6. Fuimos resucitados juntamente con Cristo Efesios 2:5,6. Ahora somos el cuerpo de Cristo y toda fuerza demoníaca ha sido puesta bajo nuestros pies. Lucas 10:19; Rom. 16:20.

 

III. LA REVELACIÓN DE JESUCRISTO GLORIFICADO Mateo 28:18.

La revelación de Cristo que el apóstol Juan recibió de Dios y que la escribe en el libro de Apocalipsis 1:12-17, no es la de Cristo en los días de su carne, es la revelación del Cristo glorificado.

1. El apóstol Juan había conocido a Cristo según la carne, a través de sus sentidos 1 Juan 1:1-4.

2. El conocimiento que el apóstol Juan tiene ahora del Señor Jesucristo, no lo recibió a través del conocimiento sensorial, lo recibió por el conocimiento por revelación –conocimiento espiritual-.

3. Juan ahora lo conoce como el “Primero y el último, el que vive. Estuvo muerto pero vive por los siglos de los siglos, amén. Y tiene las llaves de la muerte y del Hades”. Apoc. 1:17-18.

IV. CRISTO NOS DELEGÓ SU PODER Y AUTORIDAD Mateo 16:18-19; Lucas 10:19.

“A ti te daré las llaves del reino de los cielos: todo lo que ates en la tierra será atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos” Mateo 16:19. La palabra atar significa prohibir, impedir; desatar es permitir. Considerese como Dios el Padre lo ve: “Hijo redimido, perdonado y justificado de Dios”. Dios siempre ha estado a su lado. Él estaba con usted, y ahora está en usted.

1. El Señor Jesucristo glorificado nos delegó Su autoridad. La autoridad espiritual está en el nombre de Jesús. Hechos 3:6,16; Hechos 16:18.

2. Ahora nuestra responsabilidad es:

a. Demostrar la derrota de satanás.

b. En el poder del Espíritu Santo y en la autoridad del nombre de Jesús usted puede demostrar la derrota de satanás. Satanás fue juzgado y condenado Juan 16:8,11.

c. No actúe con temor 1 Tim. 1:7 Satanás es un enemigo derrotado. En la medida que tenemos la revelación de la Palabra de Dios, encontraremos la seguridad que Jesús venció a satanás de una vez y para siempre.

Conclusión. Cuando Jesús murió en la cruz, fue un momento espantoso, una hora de terrible conflicto entre las fuerzas espirituales. Cristo murió para derrotar a satanás, y resucitó para ser Señor y para justificarnos. Después que Jesús ascendió al Padre y roció su sangre, Él nos concedió el derecho de que nuestros cuerpos se convirtieran en Templos del Poderoso Espíritu Santo. Ahora podemos participar de la dinámica sobrenatural y ejercer el dominio sobre todas las cosas aquí en la tierra.

LA MÁXIMA

“Cobra ánimo y pórtate como hombre” EL REY DAVID 1 Reyes 2:2.

 

LA CONFESIÓN DIARIA

Fui resucitado con Cristo. Tengo la vida de Dios. Las fuerzas de las tinieblas están derrotadas. Tengo poder sobre la enfermedad, la pobreza y la muerte. Cosas tremendas hará Dios conmigo. Este es un buen día. CON CRISTO SOY MAS QUE VENCEDOR.

 

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 28 de Julio

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Romanos 15

Martes

Romanos 16

Miércoles

Gálatas 1

Jueves

Gálatas 2

Viernes

Gálatas 3

Sábado

Gálatas 4

Domingo

Gálatas 5

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.