Print

LA SEMILLA 12 DE MAYO DE 2013

APUNTE PASTORAL

“La lengua apacible es árbol de vida; mas la perversidad de ella es quebrantamiento de espíritu” Proverbios 15:4. “Del fruto de la boca del hombre se llena su vientre; se sacia del producto de sus labios. La muerte y la vida están en poder de la lengua; el que la ama, comerá de sus frutos”. Proverbios 18:20-21.

El noventa y cinco por ciento de los fracasos vienen de personas que tienen el hábito de hacer excusas. Usted nunca es una persona fracasada hasta que comienza a culpar a otra persona. Deje de echarle la culpa a otros. Cuando la persona es buena haciendo excusas, no es bueno para ninguna otra cosa. Las excusas son las herramientas que usan las personas sin propósito ni visión para construir grandes monumentos llenos de nada. Usted puede aprender de sus errores si no malgasta el tiempo negándolos o defendiéndolos. Deryl Pfizer dijo: “Me parece que en estos días las personas que admiten que están equivocadas llegan mucho más lejos que las que tratan de probar que están en lo cierto”. Lo mismo que el veneno es a la comida, son los expertos a una vida productiva. El libro de los Proverbios dice: “En toda labor hay fruto; mas las vanas palabras de los labios empobrecen”.

“Algunos hombres tienen miles de razones por las cuales no pueden hacer lo que quieren hacer, cuando todo lo que en realidad necesitan es una razón por lo cual lo pueden hacer” Willis Whitney.

Uno de los pretextos más grande es lamentarse, poner excusas. No deje ninguna excusa en el campo de juego; invierta su todo en el juego de la vida. “Lo más valioso que he aprendido de la vida es a no lamentarme por nada” Somerset Maugham.

Elimine sus pretextos, las cosas por las cuales se lamenta, porque la verdad es que mil pretextos no pagan ni una deuda. Cuando uno se lamenta está desperdiciando energía; no se puede construir sobre eso. Sólo sirve para sumirse en la lástima de sí mismo.

Cuando un ganador comete un error, dice: “Me equivoque”; cuando un perdedor comete un error dice: “No fue culpa mía”. Un ganador explica; un perdedor trata de justificarse.

A las personas que no hacen nada no les faltan excusas. La palabra no puedo por lo general quiere decir que usted no va a tratar. “No puedo”, debilita nuestra resolución y muchas veces hace más daño que las calumnias o las mentiras. “No puedo”, es la peor excusa y el mayor enemigo del éxito.

Tenemos muchas razones para el fracaso pero no una verdadera excusa. Las excusas siempre reemplazan al progreso. La Biblia dice en Filipenses 2:14-15 “Haced todo sin murmuraciones ni contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa”.

Los pretextos y las excusas deberían ser cremados y no embalsamados. La persona que siempre se excusa en realidad se acusa a sí misma. Negar una falta es duplicarla. “Los mejores años de su vida son aquellos en los cuales usted decide que sus problemas son suyos. No los achaca a la familia, al medio ambiente o al presidente. Usted admite que controla su propio destino” Albert Ellis.

No viva dando excusas. Deberíamos vivir nuestra vida al igual que Florence Nightingale, quien dijo: “Atribuyo mi éxito a esto: nunca di o acepte una excusa”. Esta es una buena semana. Los bendigo.

LA FAMILIA

Los padres deben mantener su posición sobre el conocimiento que están en lo correcto. Deben demandar obediencia a aquello que saben es lo correcto.

La obediencia voluntaria está basada sobre el fundamento más íntimo de la reverencia. No es solamente una virtud; es la única virtud del niño. Incluye todo lo bueno que puede requerirse o esperarse de él.

A primera vista parece que consiste en una simple obediencia a la voluntad del hombre. Sin embargo ya es obediencia a Dios. Pues al someterse a la voluntad de los padres, los hijos aprenden a someterse a una voluntad más alta que la de ellos. La sumisión a los padres es una escuela para la obediencia independiente y directa a Dios que tendrán que manifestar cuando ya no vivan bajo la autoridad de los padres. Es para esto que educamos a nuestros hijos, para que a su debido tiempo puedan seguir la voluntad de Dios, y la guía de Su Espíritu, no por compulsión externa, sino con un acto consciente, y por impulso venido de adentro.

El aprender obediencia es aprender una ley básica de la vida espiritual. Porque la autoridad de Dios a menudo se abre paso hasta nuestra vida a través de la autoridad humana. Cuando conocemos el lugar que nos corresponde bajo la autoridad, podemos relajarnos; el relajamiento o reposo y la confianza son de ayuda para la recepción del Espíritu Santo. Soren Kierkegaard, el filósofo danés, escribió: “Es difícil creer, no porque sea difícil comprender, sino porque es difícil obedecer”. Podemos enseñar y razonar con nuestros hijos tanto como queramos, y aun así mantenerles alejados de un genuino encuentro con Dios, a menos que con nuestra enseñanza también inculquemos en ellos un sentido de obediencia. Dios no se revela a los teóricos de poltrona, sino a aquellos que obedecen.

Hijos: ¡Obedeced a vuestros padres! Este es el plan de Dios para vosotros. Al obedecerles, es a él a quien obedecéis. De este modo conoceréis la presencia y bendición de Jesús en vuestra vida.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Como pueblo de Dios no fuimos creados para ser un don nadie. Romanos 8:17 afirma: Somos herederos de Dios, coherederos con Cristo Jesús.

Santiago 2:5 declara: Somos herederos del reino de Dios, que Él ha prometido a los que le aman.

Nosotros somos lo que Dios es en nosotros. 1 de Juan 4:17 dice: Como Él es, así somos nosotros en este mundo.

El principio acerca del deseo es vital a la fe. Creer para recibir algo es desearlo. Orar por algo es desearlo. La oración es el deseo dirigido hacia el cielo. Proverbios 13:12 dice: El deseo cumplido, es árbol de vida.

Un árbol produce frutos cuando está vivo. El fruto de la vida es la abundancia de bendiciones y provisiones en esta tierra que hacen la vida plena, fructífera, disfrutable y productiva. La buena vida es una idea concebida por Dios.

Proverbios 11:23 dice: El deseo de los justos es solamente el bien. Cuando Dios está vivo en usted, los deseos suyos son los deseos de Él, son buenos deseos.

La religión en sus muchas formas y nombres enlaza la pobreza con la piedad, el sufrimiento con la virtud, las cargas con la humildad y la escasez con la santidad.

Emerson, el gran filósofo norteamericano, dice que desde que era muchacho quiso escribir un ensayo que tratara acerca de la teología tradicional, la cual adoctrina a la gente en contra de desear el éxito, los logros y la prosperidad material.

En su estilo inimitable, dijo que “la vida real, como la gente la vive, va por delante de la teología y que la gente sabe más que los predicadores religiosos”

Luego explica cómo un predicador habló acerca de la vida y del juicio final como si todas las cosas tuvieran que esperar que ese momento llegara. El enseñar esa doctrina, el predicador religioso ignoraba el hecho de que se cosecha lo que se siembra, aun aquí en esta vida.

El señor Emerson fue impactado por la doctrina de ese predicador religioso porque enfatizaba que solo los malvados deben tener éxito en este mundo y que la gente buena debe probar su humildad y piedad viviendo vidas de miseria.

Este no es el pensamiento de Dios para sus hijos. La religión y la tradición han acondicionado a los fieles a un estilo de vida diferente a la que Dios diseñó para los seres humanos.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: ES CUESTIÓN DE MENTALIDAD: PIENSE EN GRANDE Y ACTÚE EN GRANDE.

Texto Principal: Josué 1:2; Génesis. 28:12-22

Aplicación Principal: El único poder aplastante sobre el ser humano, es pensar negativamente. ¿Cómo llegar a ser la persona que queremos ser? La respuesta está en las Sagradas Escrituras. Comencemos identificando la fuerza que nos ha mantenido en el lugar que ocupamos, y luego apliquemos en nuestro diario vivir los principios que Dios nos ha revelado en Su Palabra para poder ver los resultados que queremos ver en nuestra familia, salud, bienestar financiero y espiritual.


I. LA MENTALIDAD DEL SIERVO.

La mentalidad del siervo es muy diferente a la mentalidad de un hijo; la mentalidad de un siervo es inferior a la mentalidad de su señor. La mentalidad de un siervo está por debajo del nivel de la mentalidad del rey.

1. No somos esclavos sino hijos de Dios Gálatas 4:7 Porque somos hijos, tenemos derecho a la herencia de nuestro Padre Gálatas 4:4; Rom. 8:17 Tenemos posición en la familia de Dios.

2. No somos esclavos, ahora somos reyes y sacerdotes Apocalipsis 1:6 Porque somos reyes, tenemos la posición de gobierno Salmo 113:7; 1 Pedro 2:9 Tenemos la autoridad en el nombre de Jesús para gobernar los mundos, espiritual y físico.

3. Josué había estado en la posición de siervo respecto a Moisés Éxodo 24:13 pero ahora le llegó la hora de su promoción Números 27:12-23; Deuteronomio 31:7-8,23; 34:


II. CAMBIE DE ACTITUD.

Esta palabra significa recobre vida, resucite, cambie de actitud. Dios le dijo a Josué “Levántate”.

1. Usted no puede cumplir con la designación a menos que se “levante”.

2. Los que avanzan hacia la conquista, son los que están “vivos”.

3. Despójese de los pensamientos de muerte, piense en grande, actúe en grande. Dios es grande.

4. Fortalézcase en el Señor y en el poder de Su fuerza. Salmo 92:10; Efesios 6:10.


III. JOSUÉ DESIGNADO POR DIOS.

Todos nosotros tenemos una designación de Dios y un propósito por el cual fuimos creados. La designación es la destinación que tenemos para cumplir con el fin o la tarea determinada desde antes de la fundación del mundo.

1. Josué fue designado por Dios para liderar la entrada del pueblo de Israel a la tierra prometida.

2. La meta inmediata para Josué fue la de tomar posesión de la tierra de Canaán.

3. La meta eterna fue la de establecer el gobierno de Dios en la tierra.

4. ¿Cuál es su meta inmediata? La meta eterna no ha cambiado, es la misma que el Señor le designó a Josué; establecer el gobierno de Dios aquí en la tierra.


IV. ES POR GRACIA, NO POR OBRAS Efesios 2:8-9.

La noticia de la muerte de Moisés no era nueva para Josué, él ya lo sabía. Lo que Dios le esta diciendo es que la etapa de Moisés terminó.

1. Moisés representa la ley, el legalismo, la religiosidad.

2. Ahora estamos en la dispensación de la gracia. Efesios 2:8-10.

3. Deje la religiosidad y el legalismo. Es por gracia, no por obras.


V. PIENSE EN GRANDE -EL PODER DE LA VISIÓN- Isaías 55:7-9; Génesis. 25:24-26.

La Biblia dice: “Donde no hay visión, el pueblo se extravía…” Prov. 29:18. Todas las ideas, deseos y anhelos de las buenas cosas que usted anhela, nacieron de Dios.

1. No es cuestión de suerte, para triunfar se necesita tener una visión clara de lo que queremos ser, tener y hacer en la vida. Jacob no se dio por vencido.

2. La visión de la escalera de Dios. Génesis. 27: 12-13 La escalera que Dios pone delante de nosotros es el reto que tenemos para progresar. Cada peldaño de la escalera, significan las etapas que tenemos que superar en la vida. En este camino, contamos con la Presencia de Dios. Así como creemos en Dios y en Su Palabra, debemos creer en nosotros mismos. “Con Dios, todo es posible” Luc. 18:27.


VI. HABLE GRANDE. Luc. 17:5-6; Marcos 11:23.

Salga de la mediocridad y el conformismo. Si piensa que usted es inferior, sufrirá un rotundo fracaso. Usted no es inferior a nadie. Efesios 2:10; Génesis. 1:26; 2 Cor. 5:17.

1. No diga: “no puedo”, “no tengo derecho”, “no lo merezco”. Rom. 8:31; Fil. 4:13; Mar 9:23.

2. Hable grande, es decir, declare la palabra de Dios por encima de las circunstancias.


VII. ESTE ES EL DIA “Ahora, pues” Josué 1:2.

“Este es el día que hizo el Señor” Salmo 118:24. Es el es día que marcará su historia.

1. Este el día de la promoción. Es el día de tomar posesión de lo que nos pertenece en Cristo.

2. Cambie esa vieja imagen negativa dominante en su vida. Sueñe los sueños de Dios.

3. Dios no lo dejará solo. Es cuestión de acción.

Conclusión: Las cosas buenas de la vida cuestan. Se requiere de esfuerzo y valentía para superar los obstáculos que encontraremos en el camino hacia la meta que nos hemos propuesto. Recuerde: Con Dios, todo es posible.

LA MÁXIMA

“Diga el débil: Fuerte soy” Joel 3:10.

LA CONFESIÓN DIARIA

Para todo tengo recursos en Cristo que vive en mí. Con tremendas cosas me responderá Dios. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 12 de Mayo 

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Lucas 9

Martes

Lucas 10

Miércoles

Lucas 11

Jueves

Lucas 12

Viernes

Lucas 13

Sábado

Lucas 14

Domingo

Lucas 15

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.