Print

LA SEMILLA 28 DE ABRIL DE 2013

APUNTE PASTORAL

“Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde” Malaquías 3:10; “Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es; es cosa dedicada a Jehová” Levíticos 27:30; “Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”. Lucas 6:38.

Cuando nosotros pagamos los diezmos, la verdad es que aunque sumen millones, todavía no hemos dado ni un centavo de lo nuestro. Lo único que hicimos fue devolverle a Dios lo que Él nos reclama como suyo.

A causa de esta obediencia, Él abrirá sobre nuestra vida las ventanas celestiales y nos prosperará sobreabundantemente.

Es de esta sobreabundancia que debemos ofrendar.

El diezmo mide nuestra obediencia, mientras que la ofrenda expresa nuestra fe y generosidad. Algunos dicen que ellos prefieren darles sus diezmos a los pobres, a una iglesia necesitada o a alguna otra causa noble.

Eso es una muestra de ignorancia o de rebelión, pues para suplir esas necesidades no deben emplearse los diezmos.

Dios, que es el dueño de los diezmos, dice que debemos pagarlos en Su casa, en el lugar donde somos alimentados espiritualmente.

Si usted quiere bendecir a los pobres o a otros ministerios, eso está muy bien. Puede ofrendarles todo el noventa por ciento que le queda para hacerlo.

Lo que nunca debe hacer es destinar la parte de Dios para un propósito diferente al que Él la dedicó.

La Biblia dice: “Ninguno se presentará delante de Dios con las manos vacías; cada uno con la ofrenda de su mano, conforme a la bendición que Jehová tu Dios te hubiere dado”. Deuteronomio 16:16-17.

Nuestras ofrendas, se convierten en la semilla que sembramos para cosechar al ciento por uno, como lo disfrutó Isaac. Génesis 26:12 “Y sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó aquel año ciento por uno; y le bendijo Jehová”. Esta es una buena semana. Los bendigo.

LA FAMILIA

Los tan ponderados métodos modernos sobre la crianza de los hijos conceden una gran importancia al sentido intuitivo de bien y mal, de justicia e injusticia en los niños. Sobre los padres se coloca una gran carga como es la de tratar siempre con el niño, con el fin de darle el mandato “correcto”, lo que lleva en sí la implicación de que un niño puede y decide y aun hasta llega a rebelarse contra un mandato “equivocado”. Sin embargo, la Biblia no dice, “Hijos, obedeced a vuestros padres cuando tienen la razón”. Lo que en verdad dice es: “Obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo”- ¡aun si ellos están equivocados! Ef. 6:1. El hijo que obedece un mandato “erróneo” aun permanecerá bajo la luz de la aprobación de Dios. A la larga, será un niño más feliz y mejor adaptado que uno a quien se le ha dado la libertad de desafiar y poner en tela de juicio la autoridad de los padres.

Es cierto que un padre debe buscar por todos los medios tratar en justicia, correctamente, y en el más tierno amor con sus hijos. Pero los padres son humanos y falibles. Aun más, la mayor parte de la gente se convierte en padres mientras todavía son bastante jóvenes. No han alcanzado mucha sabiduría, y esto es particularmente cierto en lo referente a la crianza de los hijos. No se puede esperar que algo tan importante como la obediencia de un hijo dependa de la perfección del juicio de un padre ante cada situación. La responsabilidad del niño no es la pasar y evaluar las decisiones de los padres obedeciendo aquellas que a él le parecen correctas, y rechazando aquellas con las cuales no esta de acuerdo. Los padres son quienes tienen la responsabilidad de las decisiones. La responsabilidad del hijo es simplemente obedecer.

Muy pronto llega a la vida el tiempo en que el hijo crece y llega a ser responsable por los juicios y decisiones. Pero Dios ha estructurado la familia de tal manera que un niño es relevado de la responsabilidad de emitir juicios y tomar decisiones, teniendo únicamente ante sí el sencillo mandamiento de obedecer a sus padres. Solamente de esta manera puede él quedar al cubierto de vagar o transitar los innumerables desvíos de necesidad, ignorancia y perversidad.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Es una necedad creer que las riquezas de Dios en esta tierra han sido puestas para que los creyentes las controlen; Dios las creó para que nosotros las disfrutemos y usemos en Su plan de amor para la gente. Pero como Dios no va a ir en contra de la voluntad de uno, debe esperar hasta que usted se atreva a desear tener esas bendiciones. Hace un tiempo aprendí que si yo quiero lo que Dios quiere, entonces ese deseo es santo y bueno y tendré lo deseado. ¿Qué quiere Dios?

1. Él quiere lo que quiso en el principio; Él quiso que Adán y Eva fueran felices, saludables, productivos y vivieran en abundancia.

2. Entonces, satanás les tentó; rechazaron la integridad de Dios y perdieron el derecho a poseer el estilo de vida y las riquezas que Dios había creado para ellos.

3. Pero Dios les amó demasiado para verles languidecer en la pobreza, la soledad, la culpabilidad y el deterioro.

4. Dios dio a Jesucristo, Su Hijo, para que viniera y asumiera el castigo que sus pecados merecían, estableció una sola condición: Que creyera en Él. Si usted creía en El, le justificaría para que quedara como si jamás hubiera pecado. Entonces Dios podría vivir en usted de nuevo y todos los derechos que había perdido les serían restaurados y usted sería restaurado a Dios.

Vea el valor que usted tiene, porque fue creado a imagen de Dios. Identifíquese con lo que Cristo hizo por usted y crea que recibe de nuevo la vida de Dios. Desee lo que Dios ha restaurado para usted. Actúe para hacerlo suyo y obtenga el éxito y la prosperidad integral. No es malo desear aquello que Cristo proveyó cuando murió. Si pagó por ello, es porque Él desea que lo tenga. Eso hace que sea correcto que usted desee este nuevo estilo de vida y actúe para obtenerlo.

Reconozca que sus deseos son realmente los deseos mismos de Dios expresados por medio de usted. La medida con la que le permita a Dios ser, hacer o tener en y a través de usted, depende de la intensidad de los deseos que tenga para ser, hacer o tener en la vida.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: LA QUEJA ES LA VOZ DE LA INCREDULIDAD; LA ALABANZA ES LA VOZ DE LA FE

Texto Principal: 1 Corintios 10:10-11; Salmo 34; Filipenses 4:4.

Introducción: A todos nos resulta tan fácil murmurar que muchas veces no nos damos cuenta de lo que estamos haciendo. Murmurar es completamente lo contrario a dar gracias. La queja es lo contrario a la confianza.

El diccionario define a la queja como una acusación. Al lamentarse y quejarse está acusando a Dios de administrar mal los detalles de su día. La actitud de alabanza libera el poder de Dios en nuestras vidas, y la actitud de murmuración o de lamentación impide el fluir del poder.


I. LA MURMURACIÓN.

Los israelitas en su peregrinación hacia la tierra prometida, provocaron a Dios con sus murmuraciones, y tuvieron terribles consecuencias.

1. Dios les había dado pruebas maravillosas de Su Presencia mostrándoles a través de los milagros Su Omnipotencia: Dividió el mar rojo, los alimentó con maná, los protegió de sus enemigos, la nube y la columna de fuego siempre estuvieron con ellos.

2. Israel se quejó por el hambre Éxodo 16:2-3.

3. Murmuraron por falta de agua Éxodo 17:2-3.

4. Se quejaron por el maná que El Señor se estaba dando Núm. 11:1-6.

5. Desanimados se quejaron y quisieron volver a Egipto Núm. 14:2-29.

6. El pueblo culpa a Moisés y a Aarón por la muerte de los rebeldes Núm. 16:41; 17:5.

Dios satisfizo a sus hijos, suplió sus necesidades. Los israelitas no confiaron en Dios. Ellos no aprendieron, fueron incrédulos. Se quejaron amargamente: Por la falta de agua, se cansaron de la comida que Dios les proporcionaba, se lamentaban por cosas insignificantes.

7. Las consecuencias: 40 años en desierto, no entraron a la tierra prometida, padecieron la muerte prematura Núm. 21:4-9.


II. LOS LÍDERES TAMBIÉN MURMURARON Núm. 13:31-33.

Moisés escogió a doce líderes del pueblo para que fueran a expiar la tierra prometida. Ellos vieron que allí había gigantes y ciudades fortificadas. En lugar de regocijarse de los obstáculos y alabar a Dios, los israelitas se rebelaron contra Dios.

1. Ninguno de los que se quejó, vivió para pisar la Tierra Prometida.

2. Ellos vagaron por 40 años en el desierto y allí quedaron sus huesos.


III. EL PROBLEMA ES DE MENTALIDAD Efesios 4:23; Romanos 12:2; Heb. 3:10.

Mentalidad tiene que ver con el estado de ánimo, modo de pensar. La mentalidad de ellos estaba entenebrecida.

1. La falta de la renovación del entendimiento a través de la Palabra de Dios, es la causa de los fracasos y derrotas.

2. La mente es el lugar donde se sepultan los sueños de los cobardes.

3. La mente también es el lugar donde se condecoran a los soñadores persistentes, a los hombres de fe en Dios.

4. “Mirad hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo” Heb. 3:12.

5. La falta de fe es la raíz de las pequeñas quejas.

6. Por la incredulidad los israelitas no entraron a la Tierra prometida. Heb. 4:1,3.


IV. NO TEMAS, CREE SOLAMENTE Marcos 5:36.

“Lo que es imposible con los hombres, posible es con Dios” Lucas 18:27. Hay un lugar que Dios preparó nosotros, es un nuevo estilo de vida. Esto es ahora, no después de la muerte.

1. No sea incrédulo, no murmure, no se queje.

2. “Dad gracias a Dios en todo…” 1 Tesalonicenses 5:18.

Conclusión: Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado… por lo demás hermanos, gozaos en el Señor. A mi no me es molesto el escribiros las mismas cosas, y para vosotros es seguro”. Fil. 2:14-16;3:1 ¡ESTAD SIEMPRE GOZOSOS!

LA MÁXIMA

“Debemos ajustar nuestro pensamiento continuamente para que podamos vivir bien” JOHN MAXWELL

LA CONFESIÓN DIARIA

Soy hijo de Dios, redimido, bendecido y prosperado, Con Dios obrando en mí puedo cambiar mi mundo, ahora soy bendición para mis generaciones. Cosas tremendas hará Dios conmigo. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 28 de Abril

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Marcos 11

Martes

Marcos 12

Miércoles

Marcos 13

Jueves

Marcos 14

Viernes

Marcos 15

Sábado

Marcos 16

Domingo

Lucas 1

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.