Print

LA SEMILLA 10 DE MARZO DE 2013

APUNTE PASTORAL

El diablo es un adversario, un enemigo feroz que busca a quien devorar porque esa es su naturaleza, ya que él es el mismo devorador que menciona la Biblia en Malaquías 3:11 y 1 Pedro 5:8.

Satanás nunca se sacia, siempre tiene hambre, siempre quiere devorar. Esa es su única razón de ser, y no sabe hacer ninguna otra cosa sino robar, matar y destruir. Juan 10:10.

¿Por qué no devora a los cristianos verdaderos? ¿Por qué no mata, enferma o arruina a toda la iglesia de Cristo en el mundo?

Simplemente porque no puede. No es que le falte el hambre o los deseos, sino que le falta poder, debido a que Dios ha colocado un vallado, una cerca, una muralla invisible pero impenetrable alrededor de sus hijos.

La desobediencia a los principios divinos hace que la muralla se agriete. Satanás no puede destruirla desde fuera; pero espera que usted desobedezca y que la arruine desde adentro.

Pero no puede existir alguien tan ignorante como para hacer algo así.

El Padre de amor nos ha colocado en este planeta y a nuestro alrededor edificó un vallado invisible pero eficaz construido con su Palabra poderosa. Un vallado hecho con maravillosas promesas y con mandatos fáciles de cumplir.

Él nos advierte que al otro lado del vallado hay alguien tan peligroso como un león. Alguien que ruge de hambre porque desea devorar las almas de los seres humanos, enfermar sus cuerpos y destruir sus posesiones.

Nadie en sus cinco sentidos va a querer hacer portillo en una muralla. Nadie sensato va a querer quebrantar los principios de que está hecho el vallado, pues sabe que, de hacerlo, estaría preparando un lugar para que entre el devorador. Eclesiastés 10:8 dice: “al que aportillare el vallado le morderá la serpiente”.

La serpiente es un símbolo de satanás. Él no puede cruzar el vallado a menos que usted le abra algún portillo. Y eso no va a ocurrir nunca porque usted va a obedecer los principios de la Palabra de Dios que hemos venido enseñando. Si usted se mantiene fiel a la Palabra de Dios, el diablo seguirá rugiendo hasta que se desmaye, pero a usted no lo dañará ni devorará sus posesiones.

La serpiente no va a morder nuestras almas, el devorador busca destruir nuestra prosperidad y el que ruge como un león no va a destrozar nuestra familia porque Dios ha levantado vallado a nuestro alrededor.

Hoy usted pude comenzar a coser el saco roto de la desobediencia y a la vez usted puede comenzar a reparar los portillos que la ignorancia, el temor y la avaricia abrieron en su vida en los años pasados.

Ahora usted tiene una palabra rehema de Dios, aprópiese de ella. “Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huero de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan, y serás llamado restaurador de portillos”.

Este es el día de tomar las decisiones pertinentes, no espere más, comience a obedecer a la Palabra de Dios, honre al Señor con sus bienes, con las primicias de todos sus frutos y sus lagares rebosarán hasta reventar. Esta es una buena semana. Los bendigo.

LA FAMILIA

Dios ha dado grandes talentos y habilidades a las mujeres. Su inteligencia es igual a la de los hombres, su vigor y aguante emocional a menudo son superiores. Dios no desea que las mujeres sepulten sus capacidades, sino que les den cauce. La responsabilidad principal de una esposa es darse a si misma, su tiempo y su energía a su esposo, sus hijos y su hogar. Eso no significa que las mujeres no pueden tener cargos responsables como líderes y todavía estar en el plan de Dios. La verdad de las cosas es que Dios parece tener reservados honores especiales para las mujeres: fueron las que quedaron hasta lo último frente a la cruz, y las primeras en llegar a la tumba. Fue a una mujer, María Magdalena, que Jesús se apareció primero, después de su resurrección. El antiguo Testamento nos cuenta de María, que fue el instrumento para salvar la vida de Moisés mientras era todavía un bebé; Débora que dirigió a los israelitas en calidad de profetiza y juez; Ester, la reina valiente que salvó a su pueblo de la muerte. El Nuevo Testamento también habla de profetizas como Ana (una viuda), y las hijas (solteras) de Felipe, Lidia, una de las primeras convertidas bajo el ministerio de Pablo, era una mujer de negocios. Pero aquella que es “bendita entre las mujeres”, la mujer que ha recibido el más alto honor en todas las épocas… la madre de nuestro Señor Jesucristo… era nada más que una mujer sencilla que cumplió su misión en su carácter de esposa y madre en el hogar donde Dios la había colocado.

Sumisión, un medio de poder espiritual.

Una esposa es más que madre, guardiana del hogar, cocinera, consejera y chofer. Ella no habrá de encontrar satisfacción para los anhelos más profundos de su corazón en las reuniones de padres de familia en el colegio de sus hijos, ni en las reuniones sociales. Por otra parte si su única fuente de felicidad yace en su esposo o en sus hijos, también está condenada a la frustración. Dios ha planeado las cosas de tal modo que sea imposible para el ser humano encontrar satisfacción verdadera sin tenerle a Él. Una esposa que pone a Jesús en primer lugar será motivo de gozo para su “señor” y para su “Señor y Salvador Jesucristo”.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

Nuestro Padre Dios nos prometió que cuando abrimos el corazón y aceptamos al Señor Jesucristo como nuestro Señor y Salvador por la fe, recibimos también la Nueva Creación convirtiéndonos en sus hijos legítimos, y portadores de Su naturaleza. Todo esto viene por la fe. Ahora que usted es un creyente en el Señor, aprópiese de estas realidades y declare:

El Dios Todopoderoso está en mi vida, El mora en mí tal como lo planeó originalmente cuando me creó. Creo que soy salvo. Dios y yo somos uno, por lo que Cristo hizo en mi lugar. El Señor Jesucristo pagó el precio completo de mis deudas, mis transgresiones, ya no queda más que yo tenga que pagar. Creo que tengo salvación, aquí, ahora y para siempre, por las Buenas Nuevas de lo que Tú llevaste a cabo cuando moriste en mi lugar. Ahora estoy restaurado ante Dios mi Padre, por medio de mi Salvador Jesucristo.

Creo que toda la abundancia que mi Padre Dios creó en esta tierra es para mi bendición. Yo se que mi Dios suplirá todo lo que yo necesite y me guiará a obtener toda esa abundancia.

El Señor Jesucristo es mi Médico por excelencia. El me conoce perfectamente y vive en mí. Su vida maravillosa es ahora mi fuente de sanidad permanente. De ahora en adelante no viviré en la soledad, porque Jesucristo es mi amigo y mi residente. Cuando Cristo murió en la cruz, mis pecados recibieron su castigo. No podrán ser castigados de nuevo. Mi deuda ya fue pagada. Ninguna deuda debe jamás pagarse dos veces. Soy salvo, aquí y ahora. Tengo fe, creo y quedo libre. Gracias Padre en el nombre de Jesús.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: LA VICTORIA DE CRISTO ES NUESTRA VICTORIA.

Texto Principal: 1 de Corintios 15:57; 1 de Juan 5:4-5.

Introducción: El temor de contemplar lo que somos en Cristo, y el miedo de actuar como lo que somos, ha mantenido en la esclavitud a muchos creyentes y los ha despojado de las bendiciones de la obra consumada de Cristo. Hemos sido muy lentos para actuar de acuerdo con lo que somos en Él. El Espíritu Santo por medio de la Palabra escrita de Dios, nos ha revelado nuestra nueva identidad en Cristo, a fin de que caminemos en esa nueva dimensión de la vida.


I. REDIMIDOS COMPLETAMENTE Efesios 1:7.

No es una redención teológica, no es una filosofía paulina. Es la descripción del Padre de lo que somos en Su Hijo. “En quien tenemos redención” Redimir “agorazo” quiere decir comprar afuera, especialmente de comprar a un esclavo con vistas a otorgarle la libertad. Este termino se utiliza metafóricamente de la liberación dada por Cristo a todos los cristianos. ¿Redimidos de qué?

Del dominio de satanás, de la esfera de la potestad de las tinieblas. Col. 1:13.

1. Liberados del dominio del pecado Rom. 6:14.

2. Liberados de la ley y su maldición.

3. La enfermedad Rom. 8:11; 1 de Pedro 2:24.

4. La muerte prematura Juan 10:10.

5. La pobreza 1 Crónicas 29:12; Deuteronomio. 8:18; Gén. 13:1-2.


II. NUEVA CREACIÓN 2 de Corintios 5:17; Juan 1:12-13.

No sólo tenemos una redención que es literal y absoluta, sino que somos además una Nueva Creación. Nosotros somos ahora lo que el Padre soñó. Satanás no tiene dominio sobre nosotros. Jesucristo es la cabeza y Señor de esta Nueva Creación.

1. La enseñanza religiosa. Por tanto tiempo y de una manera persistente hemos sido enseñados acerca de nuestras flaquezas y falta de habilidades y de nuestra indignidad; que difícilmente nos atrevemos a confesar lo que Dios dice de nosotros. Tenemos temor de que la gente nos malentienda y piense que nos volvimos fanáticos.

2. La enseñanza bíblica. El Padre dice: “Somos hechura suya” Ef. 2:10 Cuando Cristo se levantó de entre los muertos la obra de la Nueva Creación fue consumada.

3. Esta obra se convirtió en realidad dentro de nosotros cuando aceptamos al Señor Jesucristo como nuestro salvador y Señor. Rom. 10:10.

4. El Padre ha declarado en Su Palabra que nosotros estamos en Su Hijo. Esta es una verdad.

5. Aunque no nos hayamos desarrollado a la altura de esta verdad, o ni la hayamos percibido, pero allí esta, con los brazos abiertos invitándonos a disfrutar de toda la plenitud que nos pertenece.


III. ILIMITADOS EN CRISTO Marcos 9:23; Juan 14:12-13.

El Padre ha declarado en Su Palabra todo lo que nosotros podemos hacer en el Nombre de Jesús. Tal vez no lo haya apreciado, pero Él nos otorgó una carta de poder notarial para usar el Nombre de Su Hijo. Juan 16:24

1. El Nombre de Jesús lo usamos contra los demonios Fil. 2:9-10. Este nombre es sobre todo nombre, para que al escuchar el nombre de Jesús toda rodilla se doble.

2. Jesús dijo después que se levantó de entre los muertos. “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” Mat. 28:18.

3. El Nombre de Jesús nos da acceso al Padre. Es la absoluta garantía de la oración contestada. La vida de oración se basa sobre el conocimiento absoluto del nombre de Jesús y no sobre emociones, sentimientos ni teorías de hombres. El conocimiento se basa en la Palabra viviente.


IV. DESPIERTE ANTE ESTA REALIDAD Efesios 5:14.

Cuando usted se de cuenta dentro de su corazón que en realidad es lo que Dios dice que es, lo manifestarás delante de todo el mundo tanto en sus hechos como en sus palabras.

1. El callar lo que somos y expresar lo que satanás esta haciendo en nuestros cuerpos y en nuestras mentes, es negar lo que somos en Cristo.

2. Cuando Jesús dijo “Al que cree todo le es posible”, El quiso decir que todas las cosas son posibles para el creyente.

3. Todo lo que el Creyente necesita hacer para llegar a ser los que Dios dice que puede hacer, es saber lo que es en Cristo, levantarse y tomar su lugar.

Conclusión. ¡Qué autoridad Él ha hecho de nosotros! ¡Cuán invencibles somos! ¿Por qué permanecemos hablando de debilidad, necesidad, y de nuestras incapacidades para emprender algo? “De Su plenitud hemos recibido todos” y la gracia y la habilidad de Dios están a nuestro alcance para que disfrutemos de todo lo que somos en El.

LA MÁXIMA

“Nuestra imaginación es el único límite para lo que podemos tener en el futuro” CHARLES KETTERING.

LA CONFESIÓN DIARIA

Mi Padre Dios vive en mí. El y yo estamos asociados. Los deseos de Dios son mis deseos. En el nombre de Jesucristo resisto al diablo y a todas sus maquinaciones. Con tremendas cosas me responderá Dios. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 10 de Marzo

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Zacarías 8

Martes

Zacarías 9

Miércoles

Zacarías 10

Jueves

Zacarías 11

Viernes

Zacarías 12

Sábado

Zacarías 13

Domingo

Zacarías 14

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.