Print

LA SEMILLA 27 DE ENERO DE 2013

APUNTE PASTORAL

Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos”. Malaquías 3:10-11.

El diezmo no pertenece a la Ley. Ese es un argumento satánico. El primer hombre que diezmó no fue Moisés, el padre de la ley; sino que fue Abraham, el padre de los creyentes.

Abraham vivió más de cuatrocientos años antes que Moisés y antes que existiera la Ley. Abraham es el padre de la fe, él fue el amigo de Dios. En Génesis 14:18-20 la Biblia nos habla de cómo fue que Abraham pagó los diezmos. “entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo diciendo: Bendito seas Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo”.

¿Puede ver el principio espiritual que existe detrás de este acto? Melquisedec es el tipo profético de Jesucristo. Él le ofreció a Abram pan y vino, elemento que representan el pacto, y que también nosotros recibimos cuando tomamos la Cena del Señor.

Melquisedec es también el rey de Salem, que significa paz. Jesús dijo: “Mi paz os dejo, mi paz os doy”. Juan 14:27. Además Melquisedec es sacerdote del Dios Altísimo, y Jesús es nuestro Sumo Sacerdote. Melquisedec bendijo a Abram, nosotros fuimos llamados para heredar bendición.

Todo lo que Abram recibió, usted ya lo ha recibido, incluso mucho más. Ante tantas bendiciones, Abram reaccionó como amor, con fe y con gratitud; y le dio a Melquisedec los diezmos de todo. Eso era una verdadera fortuna porque Abram no sólo era riquísimo, sino que acababa de regresar de una batalla donde había tomado el botín perteneciente a decenas de reyes, como lo dice la Biblia en Gen. 14:1-16.

¿Cómo va a reaccionar usted ante las abundantes bendiciones que Dios ha puesto en su vida? Hágalo de la misma manera que Abram, y empiece a darle a Dios los diezmos de todo.

Otro de los argumentos de satanás es que usted no debe pagar los diezmos porque en su iglesia no los necesitan. Note bien que Melquisedec tampoco necesitaba nada. Él era rey. Él fue quien buscó a Abram para bendecirlo y restaurar sus fuerzas con pan y vino después de la batalla. El principio de Dios es que no debemos esperar hasta que haya necesidad en la casa de Dios. Recuerde que estar en nivel de necesidad es estar bajo maldición, y Dos nos llamó para ser bendecidos.

En 2 de Corintios 9:7 dice la Biblia que Pablo operaba bajo el mismo principio revelado: “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre”.

Algunas personas creen que enseñar acerca de los diezmos es volver al legalismo, pero eso es otra mentira del diablo. Nosotros no damos porque seamos hijos de Moisés, sino que traemos nuestros diezmos ante Dios porque somos hijos de Abraham. Mire lo que la Biblia dice en Gálatas 3:7 “Sabed, por tanto, que los que son de fe, estos son hijos de Abraham”. Si usted es hijo de Dios entonces es una persona de fe, y eso lo convierte en descendiente de Abraham. Gálatas 3:29 dice “Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa”.

Es normal que cuando Dios nos colma con sus bendiciones reaccionemos igual que Abraham, puesto que somos sus descendientes. Abraham respondió a Melquisedec dándole los diezmos de todo. ¿Qué significa todo para usted? Esta es una buena semana. Los bendigo.

LA FAMILIA

En la relación de pareja, es importante distinguir entre sumisión y servilismo. Una esposa que ve que el juicio de su esposo es erróneo o imprudente, debiera decírselo con todo respeto, pero libre y sinceramente. El juicio, sabiduría y opinión de una amante esposa es uno de los más grandes bienes que puede tener un hombre. Le libra de muchos errores absurdos, y como esposo es un privilegio y responsabilidad recibir el consejo de su esposa. La esposa que dice tranquilamente: “Haz lo que te parezca mejor” sin ofrecer jamás una opinión aun cuando vea que su esposo está llevando la familia a tribulaciones, no está siendo sumisa, sino neciamente servil. Ella debe expresarle a él su opinión francamente y con tanta energía como pueda, sin dejar de lado su respeto, pero tampoco escondiendo sus sinceras dudas acerca de una decisión particular. Cuando ella ha hecho esto, entonces puede dejar que la decisión descanse en su marido, confiada en que Dios le dará buen juicio.

La sumisión no es un asunto de mera forma externa, sino de actitud interior. Una esposa puede ser una persona de fuertes opiniones, aun hasta llegar al punto de expresarlas, y todavía ser sumisa a la autoridad de su marido, si es que en lo más íntimo ella lo respeta y está completamente preparada y contenta de que él sea quien tome la decisión final. Por otra parte, una esposa que escasamente abre la boca para expresar sus opiniones, que nunca discute las decisiones de su esposo, y que está lista a aplicar todos los esquemas de él sin importarle si son absurdos, puede estar alimentando interiormente una profunda y repentina rebelión. Tarde o temprano Dios la pondrá en situación en que esto se manifestará abiertamente y ella tendrá que enfrentar la situación, pues Dios está interesado en la condición de nuestro corazón y no meramente en nuestra conducta externa.

PRINCIPIOS PARA LA VIDA TRIUNFANTE

El Hijo Dios tuvo que estar sujeto a las tentaciones de pecado igual que todo ser humano. El debía ser exactamente igual a usted y resistir lo que ningún otro ser humano había resistido. Debía probar que el Plan original de Dios podía dar resultado, que los seres humanos podían escoger la Palabra de Dios y jamás deshonrar Su integridad.

Jesucristo debía ser tentado por el diablo igual que lo fueron Adán y Eva; por eso, tan pronto llegó a la edad adulta, Cristo fue llevado al desierto donde el diablo vino para tentarle exactamente igual como había tentado a Adán y a Eva en el huerto del Edén.

Cada vez que el diablo trató de cuestionar la Palabra de Dios, Cristo rechazó sus sugerencias y fue directo en Su afirmación de lo que Dios había dicho. Mateo. 4:1-11 Bajo las más difíciles tentaciones y circunstancias, Jesucristo creyó en la Palabra de Dios.

La Biblia dice que a través de todo el ministerio terrenal de Cristo, El fue probado en todo sentido igual que nosotros, pero nunca cometió pecado. Heb. 4:15.

Jesucristo fue perfecto. El no fue tocado por la semilla del pecado. Eso explica porqué pudo ser sustituto suyo. Siendo que no tenía pecado en El y nunca cometió pecado pudo asumir los pecados suyos y dar su vida en rescate por nosotros. Si El asumía la pena de muerte que usted merecía, quedaría absuelto legalmente de esa pena.

Como ninguna deuda se debe pagar dos veces ni ningún crimen puede ser castigado dos veces, usted quedaría restaurado como si jamás hubiera hecho nada malo.

Puesto que Jesucristo sufrió la pena que usted y yo merecíamos y lo que hizo fue a favor suyo, usted deja de ser culpable delante de Dios y jamás necesitará ser juzgado por ningún pecado que haya cometido. Este es el punto más prominente del Plan del amor de Dios que llamamos salvación y que se encuentra en la Biblia.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: EL MINISTERIO DEL ESPÍRITU SANTO.

Texto Principal: Juan 14:15-17; 16:7-15.

Introducción: El advenimiento del Espíritu Santo al mundo y su ministerio es tan real como lo fue la encarnación y el ministerio terrenal de Cristo.


I. ¿POR QUÉ HA SIDO TAN MISTERIOSO EL MINISTERIO DEL ESPÍRITU SANTO PARA NOSOTROS HOY?

Ha sido tan vago y misterioso el ministerio del Espíritu Santo para nosotros porque no ha habido una revelación del Espíritu Santo a los sentidos físicos del hombre como la hubo del Señor Jesucristo.

El ministerio de Cristo requirió que Él se hiciera hombre a fin de tomar legalmente el lugar del hombre. Por consiguiente, Él fue revelado a los sentidos físicos del hombre, Juan dijo “Lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos mirado, y palparon nuestras manos tocantes al Verbo de Vida”. 1 Juan 1:7.

Cristo como hombre, pudo ser visto y tocado por el hombre, por lo tanto, su ministerio ha sido más real para nosotros que el ministerio y la persona del Espíritu Santo, con el cual no podemos comunicarnos por medio de los sentidos físicos. Podemos formar un cuadro mental de Cristo, pero no del Espíritu Santo.

1. El Ministerio del Espíritu Santo. El propósito del ministerio del Espíritu Santo sobre la tierra no es el mismo que el ministerio terrenal de Cristo.

a. Cristo vino como el sustituto del hombre para pagar la pena de alta traición de Adán. Eso demandó que identificara con el hombre.

b. Él nos fue manifestado como hombre, en un cuerpo como el nuestro. El ministerio terrenal de Cristo fue local, Él estaba solamente en un lugar sobre la tierra. Ahora Él tiene su posición como Mediador entre Dios y el hombre.

2. El Espíritu Santo no podía venir en un cuerpo humano como vino Cristo.

a. Su ministerio no podría realizarse de esa manera.

b. Él vino para impartir la naturaleza de Dios al espíritu del hombre.

3. Él no vino en un cuerpo humano sino para habitar en los cuerpos de aquellos que han llegado a ser nuevas creaciones en Dios.

4. Él, la Tercera Persona de la Divinidad, está realmente aquí sobre la tierra actuando en y por medio del Cuerpo de Cristo.


II. ¿POR QUÉ EL ESPÍRITU SANTO NO HABÍA SIDO DADO?

El Espíritu Santo no había venido aún a cumplir su ministerio sobre la tierra porque Jesús no había sido glorificado: Juan 7:39. “Y esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en Él: pues aún no había venido el Espíritu Santo: porque Jesús no estaba aún glorificado”. El Espíritu Santo no podía venir hasta que Cristo hubiera sido glorificado.

1. Cristo tenía que morir por los pecados del hombre, y tenía que resucitar cuando el Cristo hubiese sido declarado justo. Romanos 4:25, y entrara al lugar santísimo con su propia sangre obtenida la redención eterna para el hombre. Juan 20:17; Hebreos 9:12.

2. Cristo vino para que el hombre pudiera tener vida. Juan 10:10.

3. El objetivo de su muerte y de su resurrección fue libertar al hombre del dominio de Satanás Hebreos 2:14 y hacerle posible recibir la vida Divina Juan 1:12.

4. El Espíritu Santo vino para impartir la naturaleza de Dios al espíritu del hombre en el nuevo nacimiento Juan 3:36 y luego llenar e esta nueva criatura 2 corintios 5:17 con la plenitud de Dios Efesios 3:19.

5. El hombre no podía recibir la naturaleza Divina hasta que el Padre hubiera aceptado la sangre de Cristo. Cuando Cristo entró al lugar Santísimo, se sentó a la diestra de Dios. Hebreos 9:11-12; 10:12.

6. Él tenía que quitar el pecado Hebreos 9:26. La aceptación de la sangre de Cristo por el Padre significó que la redención del hombre ya estaba completa.

7. Ahora el hombre tenía el derecho legal de recibir la naturaleza Divina. La sangre de Cristo se convirtió en el sello de la redención del hombre.

8. Cristo llegó a ser el mediador entre Dios y el hombre 1 Timoteo 2:5.

9. El hombre podía disfrutar del privilegio de acercarse a Dios por medio de su Mediador y recibir la vida Divina.

10. Ahora el hombre ya podía recibir el Espíritu Santo. Jesús había sido glorificado y la redención del hombre era completa.

Conclusión: Cristo enseñó a sus discípulos que otro Consolador vendría a tomar su lugar. Si el Espíritu Santo toma el lugar de Cristo, sabemos que Él está haciendo lo que Cristo haría si estuviera aquí. Si Cristo estuviera aquí en forma corporal como lo estuvo antes de su ascensión, su ministerio consistiría en revelar al hombre lo que Él hizo por medio de su muerte y resurrección. El Espíritu Santo no solo esta en la tierra cumpliendo con Su ministerio, Él está morando en el corazón de cada creyente en Cristo, ahora nosotros somos el templo del Espíritu de Dios. 1 Corintios 3:16; 6:19.

LA MÁXIMA

“Doy gracias a Dios que me abrió las puertas para llegar a donde he llegado” HARRISON FORD"

LA CONFESIÓN DIARIA

Para  todo  tengo  recursos  en  Cristo  que  vive  en  mí.  Cosas  tremendas  hará  Dios conmigo. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 17 de Febrero 

LECTURAS DIARIAS

Lunes

Joel 1

Martes

Joel 2

Miércoles

Joel 3

Jueves

Amós 1

Viernes

Amós 2

Sábado

Amós 3

Domingo

Amós 4

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.