LA SEMILLA 27 DE MAYO DE 2018

APUNTE PASTORAL

“Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mi primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo. Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra. Entonces ella fue e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días. Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la tinaja menguó, conforme a la Palabra que Jehová había dicho por Elías”. 1 de Reyes 17:13-16.

La viuda de Sarepta de Sidón tuvo que darle al profeta Elías una torta pequeña del poquito de harina y aceite que le quedaba para entonces recibir el milagro de la multiplicación de la harina y el aceite. De esta manera esta mujer conservó su vida y la de su hijo.

Ella activó la ley de la siembra y la cosecha, Dios honró la fe de esta mujer y le dio toda la provisión que ella y su hijo necesitaron para vivir toda la vida en abundancia.

Jesús recibió unos panes y unos pececillos. Luego de orar y dar gracias los partió y dio de comer a una multitud de miles de personas. Al final sobraron doce canastas llenas de panes y peces. ¿De dónde vinieron los primeros panes y peces? De un jovencito que decidió creerle a Dios y puso en las manos de Jesús lo que tenía. ¿A dónde fueron las doce canastas de panes y de peces que sobraron después que la multitud se alimentó hasta quedar saciada? Seguramente fueron a las manos del jovencito que dio su alimento al Señor. Esta fue la recompensa que Dios le dio a este joven de fe. Cuando usted da por fe en la Palabra de Dios esa dádiva es una semilla que se multiplicará milagrosamente.

La Biblia dice: “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra”. Como está escrito: “Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre. Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de vosotros acción de gracias a Dios”. 2 de Corintios 9:7-11.

¿Ha pensado lo que son los frutos de justicia? Esos frutos son sus dádivas y esos frutos son los que Dios quiere aumentar. Usted es un hijo de su justicia y sus frutos o dádivas ayudarán a establecer el Reino de Dios aquí en la tierra. ¿Cuántos niños mueren sin medicinas y sin alimentos? ¿Cuántas naciones subdesarrolladas gimen a causa de tanta necesidad? Nosotros somos los hijos de Dios. El tiene un programa de prosperidad, un sistema para multiplicar Su bendición.

Cuando haya tomado la decisión en su espíritu de ser un ayudador para la gloria de Dios, toda su vida habrá cambiado. Vivirá para dar, y mientras más de, más vivirá.

Haga esta oración: “Padre, en el nombre de Jesús te alabo porque comprendo que Tú quieres que yo sea prosperado. Te doy gracias porque Tú aumentarás mis frutos de justicia y yo viviré la vida abundante y disfrutaré de Tú Reino aquí en la tierra. Me comprometo a seguir la dirección de Tu Espíritu y a cambio bendecirás toda obra de mis manos. En el nombre de Jesucristo, Amén”.

ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

LA FAMILIA

La carga del hombre y de la mujer ha sido escogida de manera que caiga más pesadamente sobre las inclinaciones naturales de cada uno. En el estado natural, el hombre y la mujer encuentran que la carga es verdaderamente una maldición. Si es inaguantable, no es de sorprenderse, porque debiera ser así. El yugo debiera ser tan pesado para ellos que no pudieran sobrellevarlo sin la ayuda de Dios. La carga de esta vida debiera compelerles a buscar a Dios.

Muchas personas que en otros casos manifestarían sensibilidad, tratan de forzar al matrimonio a funcionar de modo contrario a su naturaleza. Una persona que condujera su automóvil más allá de un barranco, esperando que éste volara, presentaría un cuadro ridículo, si es que no trágico; el volar es totalmente contrario a la naturaleza de un automóvil. Dios le ha asignado un cierto papel en el matrimonio a cada uno de los cónyuges. Estos papeles respectivos son una parte de la naturaleza básica del matrimonio. Ignorarlos, o inventar nuestros propios sustitutos, es buscar el fracaso matrimonial.

¿Qué diremos si la decisión del esposo es llevar a la familia al desastre? ¿No debe la esposa hacer algo cuando existe la amenaza de una situación semejante? ¿No hay límites, cualesquiera que estos sean, para este asunto de la sumisión?

La Biblia dice: “Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor” Colosenses 3:18. Con toda claridad, el apóstol muestra que es propio o adecuado que la esposa esté sujeta a su marido. Sin embargo, aparece la implicación de que su obediencia debe ser en el Señor, esto quiere decir que no puede conducirla a algo que podría directamente denominarse pecado. Esto no quiere decir que la esposa deba ir contra la autoridad de su esposo cuando meramente se trata de una diferencia de opiniones sobre un asunto relacionado con la vida espiritual de ella o de sus hijos.

PRINCIPIOS PARA UNA VIDA TRIUNFANTE

El milagro de la vista debe estar entre las más grandes maravillas que existen en la vida. El mecanismo tan delicado de los ojos es sorprendente, sin embargo, no es con los ojos que realmente se ve; es con el cerebro que se ve.

Mientras se duerme con los ojos cerrados se pueden ver escenas completas que incluyen rostros, lugares y eventos con detalles tan perfectos que jamás se pueden olvidar, sin embargo, estas cosas no proceden del mundo material. Lo que “se ve” en los sueños, son visiones creadas por el cerebro.

Usted tiene la habilidad de ver en diferentes formas. Su cerebro percibe las imágenes de lo que aparece materialmente delante de los ojos.

Usted también tiene el poder para ver, formando cuadros mentales que no existen materialmente. Usted puede proyectar posibilidades, escenas y situaciones positivas o negativas.

El temor o la preocupación son producto del uso negativo de la imaginación. Usted proyecta situaciones imaginarias que no están ocurriendo y como resultado, experimenta sensaciones tales como ansiedad, dolores de cabeza, estómago revuelto, aumento en la presión sanguínea, aceleración del palpitar del corazón, respiración rápida y otros como si fueran situaciones reales.

Si su imaginación puede ser usada en forma negativa y destructiva, también puede ser usada deliberadamente en forma positiva y constructiva con el fin de obtener resultados positivos.

La visión es un alto privilegio que el Señor nos ha dado, para que a través de ella podamos poseer todas las cosas buenas de la vida que Él ya dispuso para cada uno de nosotros.

La visión es un principio espiritual que se complementa con la fe. Abraham, el padre de la fe, fue instruido y motivado por Dios para visionar. Este principio está en Génesis 13:14-17 “Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos y, desde el lugar donde estás, mira al norte y al sur, al oriente y al occidente. Toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu descendencia para siempre. Haré tu descendencia como el polvo de la tierra: que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada. Levántate y recorre la tierra a lo largo y a lo ancho, porque a ti te la daré”.

El principio de la visión esta funcionando hoy en cualquier persona que lo practique como funcionó con el padre de la fe.

EL MENSAJE DOMINICAL

Tema Principal: SE CREE CON EL CORAZÓN.

Texto Principal: 1 Tesalonicenses 5:23; Romanos 12:1-2; Lucas 16:19-25.

Introducción: El hombre es un espíritu, tiene un alma y vive en un cuerpo. La palabra corazón que es usada en las sagradas Escrituras no se refiere al órgano físico que hace circular la sangre a través de nuestro cuerpo y nos mantiene vivos. Eso seria creer en Dios con nuestro cuerpo. No podríamos creer con nuestro corazón físico mas de lo que podríamos creer con nuestra mano o nuestro dedo. La palabra corazón es usada para transmitir un pensamiento. Cuando hablamos del corazón de un árbol, nos referimos al centro, el mismo núcleo. Cuando Dios habla del corazón del hombre se esta refiriendo a la parte principal de él, el mismo centro de su ser, el cual es su espíritu.

I. EL HOMBRE ES UN ESPÍRITU 1 Tesalonicenses 5:23.

Los términos “espíritu del hombre” y “el corazón del hombre”, son usados intercambiablemente en toda la Biblia. Sabemos que el hombre es un espíritu porque fue hecho a la imagen y semejanza de Dios, y Jesús dijo: “Dios es Espíritu” Juan 4:24.

1. No es nuestro cuerpo físico el que se asemeja a Dios, la Biblia dice que Dios no es un hombre.

2. El hombre es un espíritu, tiene un alma y vive en un cuerpo. Romanos 2:28-29. Según este texto el corazón es el espíritu.

II. JESÚS Y NICODEMO Juan 3:1-15

“Es necesario nacer de nuevo”. Nicodemo siendo humano solo pudo pensar en lo natural, y por eso preguntó: “¿Cómo puede un hombre nacer de nuevo siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez al vientre de su madre y nacer?” El Señor Jesucristo le contestó: “Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del espíritu, espíritu es”.

1. El nuevo nacimiento es el renacimiento del espíritu humano. Efesios 2:1.

2. “Dios es Espíritu”. Juan 4:24 Esta declaración se la dijo el Señor a la Samaritana.

3. No podemos ponernos en contacto con Dios con nuestro cuerpo o con nuestra mente.

4. Solamente podemos ponernos en contacto con Dios con nuestro espíritu regenerado.

5. La mente no es el espíritu. Cuando hablamos en lenguas, esto no viene de nuestra mente, viene del espíritu. 1 Cor. 14:14.

III. EL HOMBRE: SER TRIPARTITO 2 Cor. 4:16; Lucas 16:19-25.

La Biblia declara que hay un hombre exterior y un hombre interior. El hombre interior es el espíritu; el hombre exterior es el alma y estos viven en un cuerpo. El hombre interior y el hombre exterior 2 Corintios 4:16.

1. El cuerpo: Golpeo mi cuerpo y lo pongo en servidumbre. 1 Cor. 9:27. Si el cuerpo fuera el hombre real, Pablo hubiera dicho, “yo me golpeo y me pongo en servidumbre”. El cuerpo debe estar sujeto al espíritu renacido en el creyente.

a. El cuerpo que miramos no es el hombre verdadero, es solamente la casa donde vivimos.

b. Presentemos nuestro cuerpo físico a Dios en sacrificio vivo. Rom. 12:1.

2. El Hombre exterior (El alma): El alma del ser humano es el asiento de la personalidad. En el alma esta la voluntad, las emociones y el intelecto.

a. La voluntad del hombre debe estar sujeta a la voluntad de Dios y al espíritu del hombre regenerado. Mat. 6:10; Lucas 22:42.

b. Las emociones deben ser liberadas de lo que la cautivan, y sujetarse al espíritu humano regenerado.

c. El intelecto – la mente: La Biblia dice que renovemos nuestra mente. Rom. 12:2 esto es algo que nosotros hacemos, no Dios. La renovación de la mente es a través de la Palabra de Dios.

3. El Hombre interior (el espíritu humano): El hombre es un espíritu hecho a imagen y semejanza de Dios.

a. Dios tomó algo de sí mismo y lo puso en el hombre. El hizo el cuerpo del hombre del polvo de la tierra, pero puso en las fosas nasales del hombre el aliento de vida. La palabra aliento en hebreo significa “espíritu” y es traducido Espíritu Santo. Gén. 2:7.

b. Dios es Espíritu, así que tomó algo de sí mismo, lo cual es Espíritu y lo puso dentro del hombre.

c. El hombre se volvió consciente de sí mismo porque el cuerpo estaba muerto sin espíritu.

Conclusión: No podemos conocer a Dios a través de nuestro conocimiento humano, a través de nuestra mente. Dios solo se revela al hombre a través de Su Espíritu. Es el espíritu del hombre el que hace contacto con Dios, porque Dios es Espíritu.

LA MÁXIMA

“Al que cree, todo le es posible” JESÚS DE NAZARET

LA CONFESIÓN DIARIA

Dios es íntegro. La Palabra de Dios es íntegra y permanece eterna en los cielos; no puede volver vacía, ella hace lo que Dios dice que haga. Con tremendas cosas me responderá Dios. Este es un buen día. SOY BENDECIDO.

DESCARGAS

Descargue La Semilla del domingo 27 de Mayo de 2018

Descargue el audio de la Predicación dominical del 27 de Mayo de 2018

LECTURAS DIARIAS

Lunes

2 Reyes 15

Martes

2 Reyes 16

Miércoles

2 Reyes 17

Jueves

2 Reyes 18

Viernes

2 Reyes 19

Sábado

2 Reyes 20

Domingo

2 Reyes 21

NUESTRAS ACTIVIDADES

PAI sede Principal

Jueves: 6:30 pm Reunión de Oración e interseción.

Domingo: 7:00 am y 9:00 am Escuela Dominical. 4:00 Reunión de Oración.

PAI sede Contador

Martes: 9:00 am Ayuno.

Sábado: 4:00 pm Ministración con énfasis en el Mensaje Dominical.

Domingo: 11:00 am Escuela Dominical.

Oremos por el ministerio radial de PAI. Todos los días por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM. A las 5:00 de la mañana. Los domingos la transmisión de la Escuela Dominical a partir de las 10:00 a.m. por AMBIENTE ESTÉREO 88.4 y por la Emisora Nuevo Continente 1460 AM.

Sintonice todos los días a partir de las 9:00 de la noche AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE por Ambiente estéreo 88.4 FM y Emisora Nuevo Continente 1460 AM. Gracias por su ofrenda para este ministerio; usted y yo conformamos este equipo para bendecir a miles de oyentes.

Contáctenos

Sede Principal , Calle 17A # 33 - 61, Barrio Cundinamarca, Teléfonos: 7442851 - 2476106

Sede Norte, Calle 135 # 17A - 39, Barrio Contador, Teléfono: 8120058

Bogotá D.C. Colombia - E-mail: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.